Cartas a Rebelión
Cartas de la 1 a la 10 de un total de 67 cartas.


24/01/20

”El agua como fuente de vida”

¿Que seguridad nos da el agua del grifo, a los menos que aún la bebemos? 

En España se usa el cloro libre en forma de hipocloritos (lejía), por ser el más barato, pero el riesgo de generar compuestos cancerígenos (THM) al reaccionar en el proceso químico-potabilizador, exige a las mancomunidades, comparar con el ozono o dióxido de cloro (clorito), siendo este, eternamente usado como esterilizador hospitalario, saludable y sin sabor, a decir de los cordobeses.

El consumo de agua del grifo se da en familias de bajo poder económico y-o personas con sensibilidad ecológica, porque el agua envasada supone un plus de gasto familiar y agresión medioambiental por generar basura. Es injusto ahorrar en plástico y lo paguemos en salud personal y gasto público sanitario.

Aún siendo tercer consumidor de agua envasada de la UE, alcanzamos el 11% de cánceres de vejiga asociados al uso de agua del grifo. Paises escandinavos, centroeuropeos y Benelux, no alcanzan 0,6% de media (0,2% en Alemania) a pesar de que beber agua del grifo es generalizado en sus casas y restaurantes. Desde la sostenibilidad ecológica (plástico), huella de CO2 (transporte), salud pública y economía social, no aparece en la agenda política del Gobierno Vasco.

Un silencioso e invisibilizado problema nacional global...de obligada reparación

Con el innegable cambio climático nos desvían la atención, agitando el señuelo del CO2. Las grandes envasadoras de agua, pudieran estar haciendo lo propio con el agua del grifo. Pero aún siendo así, el problema de la contaminación de las costas con envases de plástico y el aire por transporte innecesario de agua, la inmoralidad que supone derrochar 3 litros de agua para fabricar una botella de plástico de medio litro, exige gritar ¡basta! a nuestros gobernantes y parar esta “locura” con un bien cada vez mas escaso como es el agua de boca.

El agua que bebemos del grifo y fuentes, originalmente tiene vida y memoria de Salud. El agua envasada, si nos quita la sed, pero perdió esa sinergia de memoria vital planetaria. Los alimentos vivos de luz, lo son gracias a la Memoria vital estelar del agua de la lluvia. El agua del mar azul con sus frias memorias polares lunares en defunción.... ya cumplieron su razón de existir.

En la década anterior, se llevaron a cabo cambios en los sistemas de recogida de basuras a favor de otros mas saludables como mínimo para el medio ambiente y la economía circular. En esta le toca al Agua viva y la economía de la salud de las personas, del medioambiente y la sostenibilidad de los recursos que a diario nos regala los reinos del Planeta: mineral, vegetal y atmósfera-luz.

Si, no con agradecimiento, como mínimo, con reconocimiento de que, nuestra existencia, se la debemos al Planeta; y hasta el espacio que nuestro cuerpo ocupa, es herencia recibida de este planeta Madre....nos dió un trocito de si.


Iulen Lizaso
23/01/2020
Mientras, a causa del estallido social que vive Chile desde el 18 de octubre, ni un solo carabinero ni militar ha pasado siquiera un segundo en la cárcel por sus delitos de lesa humanidad, hoy, la fiscalía y la judicatura chilenas -aliadas de Sebastián Piñera en las mutilaciones y las torturas que padece el pueblo chileno a manos de esos carabineros y esos militares- tienen en la cárcel a un profesor por escribir un poema de Benedetti en la calle.  

¿Qué opinarán al respecto mis admirables y estimados [email protected] [email protected]?

Muy Atte.,

Noé Felipe Bastías
Profesor de filosofía, Chile.

Referencia:
Citar Tweet
Mario Aguilar
@AguilarMario
· 38min
Profesor de Talca Mario Oyarzún fue detenido y sometido a proceso x fiscalía, por el "gravísimo delito" de escribir este poema de Benedetti en las escalinatas de pergola de plaza de Talca. Mientras los que han dejado gente ciega, violado y torturado, siguen libres #ChileDesperto

Noé Bastías
22/01/20

Meridiana, 100 días resistiendo

Mañana, martes 21, el movimiento vecinal llevaremos cien días cortando la Av. Meridiana, manifestándonos por la sentencia del TS contra nuestros/as representantes políticos y sociales, así como en recuerdo de nuestros/as exiliados/as. En estos días hemos ido haciendo actividades de todo tipo, reivindicativas y lúdicas, con lluvia, viento y las inclemencias que vengan, pues no olvidamos que los que están en la prisión o exilio, realmente lo pasan peor.

Asimismo, podríamos escribir una recopilación de hechos contrarios a nuestra manifestación pacífica: algunas actividades policiales, algunos conductores y viandantes agresivos, las intimidaciones unionistas (ahora ya programadas), la presencia del “maquinavaja”, etc.

A pesar de todo ello, seguimos pensando que debemos seguir como recordatorio de la injusta situación de nuestros/as dignos/as presos/as y exiliados/as.



Amadeu Palliser Cifuentes
21/01/20

EL GOBIERNO DE LA COMUNIDAD DE MADRID SE TOMA CON MUCHA CALMA EL TRANSPORTE PÚBLICO

El 21 de septiembre de 2017 la entonces presidenta de la Comunidad de Madrid anunciaba el proyecto de prolongación de la línea 11 de metro desde Plaza Elíptica hasta Conde de Casal. El coste estimado era de 285 millones de euros, con una previsión de puesta en funcionamiento para 2023.

El 11 de diciembre pasado (27 meses después), el Vicepresidente de la Comunidad de Madrid anuncia que las obras incluirán una estación en el barrio de Comillas, elevando el coste total estimado a los 410 millones de euros y con un plazo de ejecución de 45 meses (o sea, hasta 2025).

En poco menos de dos años, y sin que todavía se hayan empezado las obras, el presupuesto crece más de un 40% y los plazos un 33,3%. Ni la nueva estación justifica este sobrecoste, ni la celebración de las elecciones (que por supuesto eran conocidas) la demora de dos años más.

Estos datos fueron confirmados por la Vice-consejera de Transportes de la Comunidad en la reunión celebrada con la Asociación de Vecinos de Carabanchel Alto el pasado 18 de diciembre. Y todo ello a la espera de la contestación escrita a las alegaciones presentadas al proyecto allá por el mes de julio pasado.

El trasporte en superficie no corre mejor suerte. Como es conocido, esta Asociación de Vecinos realizó un detallado estudio de la frecuencia de paso de los autobuses de la línea 34 a lo largo de todo un día (13-11-2019), cuyos resultados están publicados en el siguiente enlace: https://carabanchelalto.org/informe-control-de-la-linea-34-de-la-emt. Una de las principales conclusiones era que se necesitaba, al menos, un  incremento de 10 autobuses en la línea para que sus frecuencias de paso fueran similares a la línea 27, que también fue objeto de estudio ese mismo día.

La razón de comparar estas dos líneas es porque se trata de las que más viajeros transportan de toda la red de autobuses de la EMT (de nuevo en 2019 la línea 34 es la primera con 8,98 millones de viajeros y la 27 la segunda con 8,23 millones), prestándose el servicio en ambos casos con autobuses articulados.

Sin embargo la respuesta que el Consorcio Regional de Trasportes de la Comunidad de Madrid da a esta situación de largas esperas y continuas aglomeraciones que se producen en la línea 34 es la de dotarla con 1 solo autobús más: Eso y nada, es prácticamente lo mismo. Alegan falta de medios, pero no explican el por qué unas líneas (por ejemplo la 27 que recorre el eje financiero y de oficinas) están mejor dotadas que otras (como la 34 que da servicio a barrios populares y periféricos)

No podemos admitir estas demoras e insuficiencias en un transporte público del que no sólo se benefician las vecinas y vecinos de Carabanchel Alto, sino de buena parte de la ciudad, y cuya mejora contribuiría a reducir el uso del vehículo privado y por lo tanto de las emisiones de CO2.

Madrid, 21 de enero de 2020

Asociación de Vecinos de Carabanchel Alto

Asociación de Vecinos de Carabanchel Alto

10-01-2020

“Ha sido rápido, el dolor vendrá después”

Con este nuevo comentario inoportuno, el rey, y los partidos del 155 (PSOE incluido, a pesar del actual discurso), se expresa una desafección con el sentir popular, que en Catalunya sigue movilizado, como lo demuestran las múltiples concentraciones: Meridiana, Marina, Girona y todas las que se realizan en gran cantidad de localidades, solidarias todas ellas.

Hoy hemos visto como el TS ha vuelto a seguir en sus trece, intentando mantener su “pica en Flandes”, al coste que sea; asimismo, podemos constatar, nuevamente, que el poder estatal desatiende las demandas sociales y, subliminalmente, nos lanzan mensajes como los observados en la foto oficial del despacho real, en la firma del nombramiento del presidente, ante Batet.

Pero, a pesar de todo ese poder estatal, la población no olvidamos a nuestros políticos en prisión o en el exilio, ni tampoco a los menos mediáticos, como Germinal Tomás y Jordi Ros, ni a las víctimas racistas de Sagrera; y éste es nuestro dolor, no el citado por el rey. Y, no entendemos ni entenderemos, que ante esta situación, ERC intente blanquear el sistema, con hipotéticos beneficios futuros.


Amadeo Palliser Cifuentes
13/12/2019
Al fascismo no se le debate, se le destruye

Si Trump pudiera organizar a grupos armados para salir a las calles a quemar, a destruir, a perseguir, ya lo habría hecho, creo que ganas no le faltarían. Trump cuenta con el apoyo de buena parte de las fuerzas armadas, policías, millonarios y, claro, su base principal, mujeres y hombres blancos conservadores.

Quizás Trump no sea un fascista declarado a sí mismo como tal, pero lo cierto es que sí es un individuo doble moral y simulador con tintes fascistoides, que ha llegado para darles a los grupitos neofascistas una agradable comodidad para que hagan de las suyas y que se ensañen, principalmente, contra los inmigrantes.

Las consignas del trumpismo tienen, desde luego, ese toque fascistoide, como el «que deporten a todos», «que se construya el muro y que México lo pague», «que Estados Unidos vuelva a ser un país de blancos, por blancos, para blancos»…

Trump, con su consciente desinterés para condenar a la ideología neofascista, ha dado a estos grupos un permiso para salir a promover su falaz teoría de que la raza blanca es la «víctima» de todo. Porque, eso sí, los grupos neofascistas asesinan, insultan, humillan y discriminan pero, según su modo de ver las cosas, las «víctimas» son ellos.

La historia del fascismo alemán, muy presente en la memoria colectiva, nos enseña que a dicha ideología no se le debe permitir expandirse, pero ni tantito. El fascismo es un enemigo común al cual no se le puede ignorar por muy pequeño que parezca.

Siempre y cuando existan fuerzas de esa calaña, al mismo tiempo jamás faltarán los movimientos de resistencia que les hagan frente. Porque, como lo plantean quienes ayer y hoy han combatido al fascismo:

«Al fascismo no se le debate, se le destruye».


Marco I. Dávila C.
12/12/2019

Barcelona, cortes avenida Meridiana: conflicto de intereses

Al analizar la actuación de los Meridianos/as, y conociendo los derechos de los conductores, la normativa legal sobre las manifestaciones y reuniones, la reglamentación policial, etc, todo muy loable que hace falta defender, pero de forma ponderada, cuando hay un conflicto que algunos consideramos superior, como es la denuncia de una sentencia y una actuación judicial que, como mínimo, creemos que es amoral.

Ante esta situación, siendo legalistas, nuestra expresión “minoritaria”, unos cientos de Meridianos/as, puede ser tratada de forma estricta, dura e indiscriminada, como estos últimos días, o de forma flexible e inteligente, ya que hay alternativas para superar los inconvenientes de unos cortes de un par de horas.

Es cuestión de empatía de los dirigentes políticos, de los conductores y también de los Meridianos/as; siendo conscientes que el equilibrio es dificil, y que lo fácil es “impedir”, censurar, la expresión pacífica de los más débiles, que soportan el frío, el viento, la lluvia, así como la crítica de los que expresan que eso no sirve para nada; y a pesar de todo eso consideramos que tiene un valor simbólico para hacer prevalecer el humanismo sobre la ley del más fuerte (teoría de la evolución: Darwin/Lamarck)



Amadeo Palliser Cifuentes
05-11-2019
ESPAÑA CONDENA LOS LÍDERES CATALANES A MUCHOS AÑOS DE CÁRCEL SIN RAZÓN LÓGICA

La Justicia española dictó el 14 de octubre su sentencia de 493 páginas –previamente filtrada a la prensa, a pesar de estar prohibido y de que haberlo hecho haya sido cruel con los acusados–, justo antes de que se llegara al plazo máximo de 2 años que permitía mantenerlos en prisión preventiva. Además, fruto de la sentencia han sido reactivadas las euroórdenes para que, tanto Bélgica como otros países de Europa, devuelvan los políticos catalanes que se exiliaron porque estaban seguros de que no tendrían un juicio justo en España. Es obvio que ha habido un antes y habrá un después de esta sentencia: ya nada será igual, y es de esperar que todo ello acelere el proceso hacia nuestra definitiva libertad como pueblo, que tanto nos merecemos y para la que tantas miles de personas han luchado. No será fácil, pero vamos a salir adelante, porque todo termina cayendo por su propio peso: una ley física obvia. En cuanto a la repetición de elecciones en España por cuarta vez en cuatro años, ello provoca que la Justicia disponga nuevamente del poder para decir qué se puede hacer o qué no se puede hacer en periodo electoral. Ahora la Justicia aprovecha para hacer quitar las pancartas y los lazos amarillos colgados para recordar los presos políticos y los exiliados. Tampoco en las televisiones no se puede hablar de: "presos políticos", "exiliados", "Consejo por la República" (un gobierno catalán en el exilio que se reúne en Bruselas con el Presidente legítimo de Cataluña, Carles Puigdemont, destituido por el Gobierno español en 2017), ni de la "Asamblea de Cargos Electos" (organización que agrupa a los alcaldes independentistas de Cataluña). Así estamos en Cataluña tras la sentencia: Indignados y movilizados, permanentemente pero pacíficamente, aunque los gobernantes hagan creer lo contrario.

Agustí Casals i Guiu
01-11-2019
LA VIOLENCIA POLICIAL EN CATALUÑA

Estoy conmocionado por la violencia que vivimos en Cataluña. Cuando el Parlamento catalán legisló la hoja de ruta para la independencia, en septiembre de 2017, España decidió que el proceso independentista, masivo y pacífico, sería estigmatizado. En la obsesión del Estado para detener el referéndum, querían encontrar las urnas y pruebas de malversación, y registraron la sede de la conselleria de Economía. Miles de manifestantes se concentraron allí para protestar y, por ello, la Justicia española acusó de sedición los convocantes y los encarceló. Ahora, tras una farsa de juicio, les han caído nueve años a cada uno, lo que ha sido muy violento. Por referéndum del 1-O de 2017, el Estado envió 10.000 policías a pegarnos e hirieron a mil personas. También fue muy violento ver cómo mentían sobre los policías heridos. La Justicia española hizo aprisionar otros siete consejeros, mientras el resto del gobierno se exilió. También han procesado alcaldes y concejales por todo el país. Han atizado grupos de ultraderecha y neonazis que campan libremente por Cataluña agrediendo independentistas y periodistas. Nos han violentado diciendo que los nuestros no son presos políticos, cuando han sido apresados por cumplir un programa electoral. Tampoco han dejado que nuestros elegidos en las elecciones europeas puedan representar sus dos millones de votantes. Nos han violentado cuando han acusado a algunos independentistas de ser un grupo terrorista, poniendo más gente en la cárcel. También con una sentencia injusta de 100 años de cárcel para nuestros políticos, que supera las penas a los golpistas militares de 1981. Nuestra indignación estalló durante una semana y el Estado ha enviado más policía y ha detenido y encarcelado a mucha más gente, la mayoría muy jóvenes, dejando 600 heridos, con atropellados y 4 ojos perdidos por el uso de balas de goma, una munición prohibida por el Parlamento de Cataluña desde el año 2014. Y los medios de comunicación nos insultan diciendo que somos nosotros los violentos y terroristas, cuando lo que realmente queremos es poder votar.

Jordi Ribera Llonc
22/10/2019

Sábado Gris


18 de octubre. Hito inolvidable.

Gobierno anuncia Ley de Seguridad Interior del Estado, como otra medida de represión para controlar y recuperar el orden. Manifestantes no cesaron y Metro de Santiago, por uso como representación del descontento social, suspendió servicios en toda su extensión. Un colapso vial total.

El fogón de las protestas ardió con más fuerza, esparciéndose por distintas comunas de la capital, generando un incendio forestal incontenible. La fuerza de la indignación social histórica, arrastrada, reprimida y silenciada por años; se descentralizó hacia comunas periféricas. Se iluminó Santiago en llamas.

Cacerolas a la calle y Carabineros de Chile acuartelado. De un momento a otro, los encargados del control y orden social se retiran de escena. Ahora cada individuo, en apoyo de sus pares, debían velar por su seguridad y la de todos. Era compañerismo, una sincronía que, sin palabras de por medio, todos entendían que era el camino. Un desquite visceral.

Ante el presente escenario, la autoridad demostró falta de contención e incapacidad de ceder ante el alza de precios del transporte público, decretando Estado de Emergencia en provincias de Santiago y Chacabuco tras intensa jornada de discordia. Desde 1983 que en Santiago no acudían a militares para controlar y, tal como señalaba el general Javier Iturriaga del Campo, ‘recuperar la normalidad de nuestra ciudad, el orden que nos caracteriza’.

19 de octubre. Militares a la calle.

El general encargado de la defensa nacional, en su primer discurso público, acentuaba el retorno a la normalidad, como si nada hubiese pasado. Hacía un llamado a las herramientas más efectivas de distracción y analgésico social: el fútbol. En ese sentido, hoy sonaba fuerte en la radio canciones de románticas que son un bálsamo histórico para tragar el ácido de la injusticia y maltrato cotidiano, un amnésico por excelencia.

La vocera de gobierno declara: ‘Que tranquilizante amanecer en un ambiente de paz’. Una paz caracterizada por un despliegue de militares a lo largo del gran Santiago y un Estado de Emergencia vigente; destrucción masiva de red Metro de Santiago, larga lista de detenidos, un número importante de personas con daños físicos y una invaluable cifra de damnificados.

Es un día confuso, con indefiniciones de límites de libertad, recuerdos de sensaciones que, por la herida abierta de la dictadura de 1973, se creía no se volverían a experimentar. La violencia, de momento simbólica, de militares armados, resguardando espacios públicos, forzando un orden que esconde un descontento social reproducido y agudizado por una sistemática vulneración de derechos humanos básicos: salud, vivienda, educación, transporte, política e institucionalidad. Es una situación que resiente una grieta kilométrica y profunda, lejos de ser reparada, se destruye más. La institución impune de las atrocidades de la dictadura cívico-militar, vuelve a ser protagonista del presente y futuro nacional.

Con todo el arsenal en la calle, las dudas se acentúan; la ansiedad de la incertidumbre se hace sentir. ¿Tendrá límites el actuar militar? Una pregunta que las horas responderá y sin duda alguna que las provocaciones no se retrasarán.


Rodrigo Jofré
más cartas...
Mensaje para cartas a Rebelión