Cartas a Rebelión
Cartas de la 1 a la 10 de un total de 1234 cartas.


09/01/2019
La evidencia que la derecha española es extrema derecha

A los diplomáticos catalanes, que intentan explicar a otros países porqué Cataluña necesita la independencia de España para poder vivir una democracia plena, la cosa que más les cuesta es hacer entender que España no es un país democrático equiparable a los de la Unión Europea. Por eso los otros países no entienden que España no esté negociando con Cataluña.

Para entender que España no ha conseguido construir un verdadero sistema democrático, más allá de un caparazón formal, sirve explicar que España vivió un genocidio durante la dictadura fascista de Franco (1936-1975) con más de 150.000 asesinatos extrajudiciales (compárese con los 3.500 de la dictadura chilena o los 30.000 de la dictadura argentina) y que al pasar a la democracia, como el fascismo no fue derrotado, pervive en las instituciones del Estado (sobre todo al poder judicial, policía y ejército), grandes empresas y medios de comunicación. El padre del actual Rey, fue designado directamente por Franco. El gran partido de la derecha (PP) fue fundado por un ministro de Franco. Los partidos de derechas (PP y Cs) no condenan el franquismo. La Fundación Franco, que difunde el legado del dictador, no está prohibida y recibe subvenciones públicas.

Por tanto, dentro de España es más fácil darse cuenta que el PP es un partido de extrema derecha con planteamientos franquistas. Desde 2006 sus votos se reparten con Cs, otro partido de derechas nacionalista español que nació para ir contra toda singularidad política y cultural de Cataluña.

Pero las elecciones andaluzas no han dejado lugar a dudas respecto el verdadero carácter de la derecha española. Se ha presentado Vox, un partido explícitamente de extrema derecha (contra Cataluña, contra los inmigrantes, contra la igualdad de género ...). Curiosamente PP, Cs y Vox han hecho campaña criticando el independentismo catalán en vez de proponer políticas para Andalucía. Resultado: La izquierda 50 escaños (33 PSOE y 17 AA), la derecha 47 escaños (26 PP y 21 Cs) y la extrema derecha de Vox ha entrado, por primera vez, con 12 escaños. ¿Qué han hecho PP y Cs? Ningún cordón sanitario contra la extrema derecha. No han tenido ningún problema en pactar con Vox, al contrario, al principio pareció que les llenaba de alegría. Además auguran que esta alianza con la extrema derecha se repetirá en toda España. PP y Cs muestran que, en realidad, son también de extrema derecha bajo una apariencia de partidos democráticos. A PP, Cs y Vox (los tres encabezados por antiguos militantes del PP) los une el ultranacionalismo español contra Cataluña y contra la necesidad de la sociedad catalana, plural y diversa, de poder decidir su futuro, sea el que sea, democráticamente en un referéndum.

Jordi Oriola Folch, realizador audiovisual

Jordi Oriola Folch
04/01/2019

LA LIBERTAD PARADÓJICA Y EL DECHADO DE LA AUTOEXPLOTACIÓN

La concepción de hombres-cosa-mercancía impuesta por el sistema capitalista fue algo que supo vislumbrar Carlos Marx en su obra maestra El Capital. La conquista, anexión y colonización de la vida por parte de los mercados, parafraseando al sociólogo, filósofo y ensayista polaco Zygmunt Bauman, es un hecho tan cierto y tan cotidiano como la luz del sol. Cuestión que no sorprende al común de la gente; sin que esta misma gente, además, sepa explicarse a cabalidad el cómo y el por qué ocurren las diferentes circunstancias que le afectan a diario.

En una sociedad que tiende cada día a ser más fragmentada y dispersa, en lo que configura un desarrollo social absolutamente negativo bajo el imperio de la lógica capitalista, esta concepción de hombres-cosa-mercancía (lo que incluye, obviamente, a las mujeres) consigue que la heterogeneidad cultural ceda paso, sin mucha resistencia, a una uniformidad inspirada en los rasgos que caracterizan a la sociedad de consumo estadounidense; lo cual, además, refuerza la concepción eurocentrista, gracias a la cual el mundo se divide entre pueblos salvajes y pueblos civilizados. De este modo, en un mundo subordinado a la lógica preeminente del capitalismo neoliberal, toda ética y toda moral opuesta a la explotación, la desigualdad y la discriminación de las personas estará sobrando, por lo que se procura exaltar la individualización de las mismas en vez de exaltar todo aquello que enaltezca el sentido de justicia social, de solidaridad, de apoyo mutuo y de comunidad.  

Esta situación ha creado, en consecuencia, un nuevo tipo de sujeto. Uno que se adapta, a expensas de sí mismo, a las exigencias de rendimiento máximo del mercado capitalista; volviéndose prácticamente un esclavizado voluntario, a fin de encajar en el mundo competitivo de hoy. En su obra «La sociedad del cansancio», el profesor de estudios de filosofía y estudios culturales en la Universidad de las Artes de Berlín, Byung-Chul Han, revela que «el sujeto de rendimiento se abandona a la libertad obligada o a la libre obligación de maximizar el rendimiento. El exceso de trabajo y rendimiento se agudiza y se convierte en autoexplotación. Esta es mucho más eficaz que la explotación por otros, pues va acompañada de un sentimiento de libertad. El explotador es al mismo tiempo el explotado. Víctima y verdugo ya no pueden diferenciarse”. En muchas personas insertas en este nuevo paradigma, afirma Byung-Chul Han, «la preocupación por la buena vida, que implica también una convivencia exitosa, cede progresivamente a una preocupación por la supervivencia».

La imposición de esta nueva realidad (absolutamente contrapuesta a los ideales democráticos que enarbolaran pueblos e individuos a lo largo de la historia) ha sido astutamente perfilada desde mediados del siglo pasado, sobre todo durante las dos últimas décadas del presente. Así, la socialización creada por el capitalismo neoliberal, gracias a las tecnologías que han «democratizado» la información y la comunicación en todo el orbe, tiene matices impersonales que tienden a expresarse y a multiplicarse en los demás ámbitos de la existencia humana. De este modo, se contribuye a fragmentar el espíritu gregario de personas y comunidades en función de la satisfacción egoísta de deseos y necesidades particulares. Esto, además, tiende a ampliarse a medida que mucha gente se convence a sí misma de hacer lo correcto, en un nuevo tipo de sociedad que Byung-Chul Han define como la sociedad neoliberal del rendimiento. 

En ésta, como lo establece Han, «el imperativo neoliberal de la optimización personal sirve únicamente para el funcionamiento perfecto dentro del sistema. Bloqueos, debilidades y errores tienen que ser eliminados terapéuticamente con el fin de incrementar la eficiencia y el rendimiento. Todo se hace comparable y mensurable, y se somete a la lógica del mercado. En ningún caso, el cuidado de la vida buena impulsa a la optimización personal. Su necesidad es sólo el resultado de coacciones sistémicas, de la lógica del cuantificable éxito mercantil». Dicho en breves palabras: la autoexplotación total. Con ello, el régimen capitalista neoliberal se asegura de generar un mayor rendimiento de forma incesante de cada persona subordinada a su lógica, instalada «en un campo de trabajo en el que es al mismo tiempo víctima y verdugo. En cuanto sujeto que se ilumina y vigila a sí mismo, está aislado en un panóptico en el que es simultáneamente recluso y guardián. El sujeto en red, digitalizado, es un panóptico de sí mismo. Así, pues, se delega a cada uno la vigilancia».

Aparte de lo ya anteriormente referido, el mundo contempla actualmente sin mucho aspaviento cómo las minorías hegemónicas hacen gala de sus artilugios de manipulación masiva en función de sus propios intereses, tanto dentro como fuera de sus fronteras, haciéndole ver a muchos que todo ello se hace para lograr un bienestar colectivo seguro y sin complicaciones. Gracias a tales artilugios, pocas personas se conmueven ante la represión sufrida por algún sector social o pueblo a manos de policías o militares, evandiéndose de tal asunto con sólo admitir que nada de lo sucedido les afecta directamente o, sencillamente, que nada pasaría si todos nos comportáramos del modo «correcto», es decir, sin ir en contra del orden establecido. El error está en que semejantes personas no quieren (o no saben) advertir, precisamente, que su conducta responde al interés fundamental de estas minorías de perpetuar su hegemonía y, en consecuencia, alcanzar mejores resultados que sus antecesores de siglos anteriores: una libertad paradójica (prefigurada por Mussolini, Hitler y Stalin) y un dechado de autoexplotación, del cual no tengan conciencia y se sientan orgullosos quienes resulten ser sus víctimas, sean pueblos o individuos. -

Homar Garcés
26/12/2018
La hermosa inocencia de los niños y nuestro futuro 

Cuando estoy con mi hijo pequeño es fácil darse cuenta de la hermosa inocencia de los niños, esa que por desgracia para la vida en el planeta no tenemos los adultos. Inocencia que se refleja en el constante sonreír, en la tierna mirada, en la ausencia total de maldad y en el permanente deseo de jugar; inocencia infinita que brota de cada poro de la piel de mi pequeño; inocencia que me hace recordar con nostalgia mi propia niñez. Tener la oportunidad de estar con mi hijo y poder jugar con él a las escondidas o a las encestadas, por ejemplo, es tan maravilloso y mágico que hace que valga la pena vivir, sólo para tener la oportunidad de seguir disfrutando de su compañía y de reír a su lado, al menos mientras aún conserva la inocencia.

Evidentemente  mi hijo crecerá, es inevitable, y casi con total seguridad será influenciado negativamente de alguna manera por tanta porquería que envuelve a la humanidad actual. Y esto hace que me pregunte lo siguiente: ¿Es mucho pedir algo de la inocencia infantil en la interacción social de nuestros días?, ¿permitiremos que la maldad adulta continúe dominando en el mundo, maldad responsable en gran parte de las desgracias sociales y ecológicas que incluso pueden ocasionar la extinción próxima de la especie humana?, ¿Es imposible para la minoría poderosa que controla el orbe y para los millones de imbéciles que se dejan manipular por dicha minoría,  rescatar algo de la inocencia que alguna vez tuvieron?

El peor de los panoramas espera a la humanidad entera de no entrar en razón, y no contagiarnos al menos un poquito de la hermosa inocencia de los niños, o no mantener algo de la niñez al llegar a la adultez. El hombre nuevo deberá preservar en alguna medida su inocencia infantil para originar una nueva sociedad, libre de la maldad propia del capitalismo.  


Rubén Alexis Hernández
20/12/2018

No puedo dejar de recordar las semanas de Mayo de 2003 -cuando se produjeron las elecciones presidenciales apuradas ante la crisis generada por el asesinato de los chicos de Avellaneda - donde con un grupo de militantes oriundos de la carrera de Geografia de la Facultad de Filosofia y Letras de la UBA decidimos formar un grupo politico en apoyo a Nestor Kirchner via Eduardo Luis Duhalde recorriendo por la noche las calles de Buenos Aires colocando sus afiches con el lema La Hora de los Pueblos.                                 

Se remaba contra la corriente, casi no habia recursos, la apatia sociopolitica era total apoyando desinteresadamente a un desconocido gobernador sureño. Fue mi primer voto peronista puro , despues de haber votado en 1995 a Octavio Bordon. 

A la Alianza en 1999 no me le anime ... decidi por la Izquierda. 

Tuve una de las suertes historicas al vivenciar el retiro del ballotage de Menem de la palabra de Nestor en el Hotel Republica, lo que le permitio consecuentemente convertirse en Presidente. Ya en funciones pude estrechar su mano en Casa de Gobierno siempre el con su saco amplio, mano extendida y sonrisa. 

A 15 años de ese acontecimiento siento que estamos vivenciando una escena parecida ante nuestra decision politica del año venidero de elegir un presidente. Pero como bien dice Inti- Illimani no se trata solamente de elegir un presidente sino que esta en juego, profundas razones geopoliticas, ante una avance furtivo de la reaccion en el Cono Sur. 

No podemos hacernos los distraidos ni mirar para un costado.

El Peronismo tiene que vencer.


Ezequiel Beer
12/12/2018

Ese cajón de sastre de la izquierda

En ese cajón de sastre que todo lo contiene, donde todo incomoda, nada se admite y en el que todo se rechaza, todo se devasta y nada queda. Se trata de un marco en el cual la hipótesis individual se impone al criterio común y a la praxis, mientras el enemigo progresa como una precisa y organizada maniobra a través de un embudo de ignorancia que gesta el fanatismo.

¿Cuál es la utilidad del desentendimiento ante un enemigo común, inicuo, peligroso y arraigado? Nos hallamos en el interior de un toril harto de toros bravos corneándose entre ellos  para afrontar solos y maltrechos a la cuadrilla. La lidia ha comenzado y no existe plan alternativo.

En ocasiones me pregunto si merece la pena una sola ideología, una sola idea, cuyos límites se enaltezcan con tal rigurosidad que impidan cualquier brizna de entendimiento. Sin solidaridad se extingue la esperanza, se desvanece el sueño y el cambio sucumbe al estatismo. Si  no  recae sólo en los opresores, seguro que la culpa, la gran culpa, carga también las espaldas de los insolidarios.

De forma simultánea a la indolencia de izquierdas formada por subterfugios, acusaciones y prescripciones teóricas, soberbia de salón al fin y al cabo, los oprimidos se asfixian desamparados. Cuando la petulancia es el génesis de una lucha, parece obvio que el colectivo tienda a dispersarse, de forma que sea sencillo para los otros irrumpir sin más en la arena abanderando el odio.

No sé si tenemos lo que nos merecemos, pero si es cuestión de méritos, es execrablemente cierto que en el futuro, de igual forma, es posible que tengamos lo que nos merezcamos. De nosotros depende pretenderlo o renunciar, y sólo existen dos alternativas.


David Peña Pérez
10-12-2018
Elecciones en Andalucía: lo que no se ha dicho

Creo que el encabezamiento de esta carta es un poco largo, no obstante pienso que aún puedo aportar algo al debate que lleva una semana saturando espacios informativos, sobre todo entre los contertulios televisivos, que a fin de cuentas son quienes crean opinión.

Los periodistas

Prácticamente todos los que han analizado el sorprendente resultado de esta consulta electoral consideran que los elementos que han propiciado este resultado son dos: el conflicto catalán y la emigración.

El paro en Andalucía ¿no ha influido?; el perfil, la personalidad, el intelecto –que se les supone- de los presidenciables ¿tampoco?; el proyecto, las soluciones a la crisis, las ideas, las propuestas… ¿no han sido valoradas por los votantes?

No he escuchado a un solo de estos periodistas y/o contertulios reflexionar sobre qué incidencia ha tenido, tanto en los resultados como en la abstención, la corrupción del PSOE en Andalucía.

Los ciudadanos

En Sanlúcar de Barrameda –que tuve el placer de conocer, vivir y trabajar- el paro se sitúa en el 33,14%. Las poblaciones de La Línea de la Concepción, Jerez de la Frontera, Chiclana y Puerto Real, tienen una tasa de paro del: 32,75 %, 32,28%, 30,46% y 29,29% respectivamente.

En Andalucía se encuentran los niveles de paro más altos de España desde hace demasiados años ya. Esto supone una inquietud, desazón y desesperanza permanentes que… ¿no han motivado una alta abstención y/o que muchos “se hayan echado al monte”… de Vox?

Imagínense ustedes la siguiente y teatralizada situación:

“Somos mayores… con nuestra escasa y penosa jubilación tenemos que ayudar a nuestro hijo que está en paro, y al que hemos avalado su hipoteca. La Mari, mi nuera, trabaja de limpiadora… está sin contrato y le pagan en negro. Nos ocupamos de los nietos… los cuidamos… damos de comer… y los domingos se llevan la fiambrera con algo de “la olla” para ir tirando durante la semana. Esto no parece que vaya a solucionarse. Y encima nos han subido la luz… ¡Jesús… a este paso vamos a volver al brasero de “cisco”! (brasero con ascuas de leña, cubierto de ceniza para que dure más horas. Tradicional en muchos lugares del mundo rural).

Y luego… estos –pongan ustedes lectores el adjetivo- de políticos de la Junta se han llevado “los cuartos” con eso de los ERE, Mercasevilla… y ya no sé cuántos chanchullos más… ¿Qué pasará cuando los viejos nos hayamos ido? ¿Qué va a ser de nuestro hijos y nietos?”

Me imagino que en gran parte del extenso y fértil campo andaluz (he vivido y trabajado en las provincias de: Cádiz, Málaga, Jaén, Córdoba y Huelva –en la que más-, en estos últimos cuarenta años y creo conocer bien la sociedad rural) habrá miles de familias que algo parecido habrán pensado.

Personas que ven la tele y escuchan los resultados económicos de: La Banca, los Fondos de Inversión, Telefónica, empresas tecnológicas, las eléctricas… Me imagino que alguno se preguntará: “Si España se ha recuperado de la crisis… ¿Por qué los españoles seguimos sin levantar cabeza?”

Me imagino, queridos lectores, que todos estos a quienes describo, -andaluces no sólo de Jaén, no todos aceituneros… no altivos… sino con dignidad- hayan caído en la desesperanza: “Yo ya no voy a votar… pa qué… si son todos iguales. Mucho prometer hasta meter… y una vez metido… nada de lo prometido”

Más aún cuando ven dónde van a sestear –“es que me aburro soberanamente –González dixit-” los ex presidentes, ex ministros y ex altos cargos de las administraciones… a las eléctricas que nos sablean, por ejemplo

Creo sinceramente, que muchos votantes responden al perfil que acabo de relatar líneas arriba.

Los políticos

Comencemos por los perdedores: PSOE y “Andalucía Adelante”. Sus respuestas y valoraciones han sido iguales: desviar la atención a Vox y crear el temor del advenimiento de la ultraderecha. No han realizado la más mínima autocrítica.

Susana Díaz no tiene el carisma ni el tirón popular que se ella supone. En su contra obra que fuese designada a dedo por la cúpula del PSOE andaluz. Chaves y Griñán –sus valedores- se encuentran procesados por corrupción.

Su actuación en la “Noche de los cuchillos largos” en la sede del PSOE, en la Calle Ferraz, cuando defenestraron a Pedro Sánchez (“Este chico no sirve, pero nos sirve”) le granjearon una gran animadversión por parte de los afiliados de base del PSOE, que veían en Díaz una intrigante aspirante a la candidatura del PSOE a las Elecciones Generales. En la concentración que se formó esa noche –a la salida de los altos cargos- de la sede, se podía leer en una pancarta de una afiliada: “Fuera Gusana Díaz”.

Teresa Rodríguez, la candidata de Adelante Andalucía, no da la talla. Recuerdo como en una entrevista en la televisión –hace ya tiempo- fue acosada por dos periodistas muy de derechas (Isabel San Sebastián era una, no recuerdo quien era la otra) Y “se la comieron”, no supo contestar. Es inmadura, como gran parte del partido que ha querido crear al margen de la marca Podemos. Otro error. Una de sus propuestas era la creación de una Conserjería de Feminismo. Algo que no fue bien recibido por una sociedad –la andaluza- que está más preocupada por llegar a fin de mes que por una ocurrencia similar. Juan Manuel Moreno Bonilla sobreactúa como si hubiese ganado las elecciones. Su presencia, nivel comunicador y seriedad, están fuera de duda: No tiene. A veces parece un clown. Y no me refiero sólo a su famosa y delirante charla con la vaca. Hace ya tiempo, en marzo de 2015, en un mitin cayó en la profundidad filosófica que le caracteriza y le espetó a su audiencia: “¿Sabe usted qué es dolor? El dolor es cuando le duele a uno algo”.

Sobre lo que Wyoming, en su programa, dijo: “Hombre… el Jean-Paul Sartre de Sierra Morena”-.

Es tal la poca confianza que en él tiene la nueva dirección del PP, que Casado se convirtió en el compañero de su existencialista candidato para dar un poco de seriedad a Moreno Bonilla y que sus mítines no pareciesen una performance.

Ahora voy con los ganadores.

Juan Marín, el candidato de Ciudadanos, tiene tan poca: imagen, discurso, proyecto… que –al igual que Moreno Bonilla- tuvieron que venir en su socorro Albert Rivera e Inés Arrimadas para apoyarlo, ayudarlo y salir en la foto de tan: gris, apático, inodoro, incoloro e insípido aspirante, que no se sabe qué vendía: Socialdemocracia… no (abjuraron de ella), conservadurismo tardo-franquista… no (para eso está el PP) andalucismo identitario… no. Si acaso neoliberalismo. Pero… eso no lo puede vender, menos aún en un territorio tan necesitado de solidaridad y de un justo reparto de la riqueza. ¡Sólo faltaba que en Andalucía se aplicasen las medidas del neoliberalismo que está arrasando Europa y EEUU!

Santiago Abascal. De él… mejor no hablar.

Todos los que ahora se rasgan las vestiduras por el resultado de Vox. “¡Precisamente en Andalucía… Quién se lo iba a imaginar!” No recuerdan que este señor y muchos de las cabezas ¿pensantes? del partido… no han caído del cielo y tampoco han aparecido de la nada. Estaban en el PP.

La única sorpresa es que el sector más ultraderechista del PP se haya escindido de la madre ideológica –es un decir-, base política que es el PP. Precisamente ahora que Pablo Casado ha girado a las esencias más retrógradas y obscuras de la tramontana derecha aznariana Marca España.

Algunos políticos y “opinadores” agradecían al PP que acogiese en su maternal regazo a la ultraderecha española. Que hiciese de nuestro dolorido y machadiano país una “excepción” en el auge de la extrema derecha europea.

Pues no. Se repite uno de los grandes errores de la tan ensalzada Transición: Pasar la página de la Historia sin explicarla, ni enseñarla, ni asumirla; actuar como si los desmanes cometidos por la derecha española connivente con la dictadura franquista no hubiesen sucedido. Y… claro, de aquellos conscientes olvidos… aparecen ahora las consecuencias.

En un programa de Wyoming, una periodista salió a la calle para realizar una entrevista a jóvenes en edad de terminar el bachillerato y/o primero de Universidad. La pregunta era: ¿Sabes quién fue Franco? De los seis –o siete, no recuerdo bien- entrevistados sólo uno sabía quién era. El resto contestaron: “Creo que era comunista” “Lo fusilaron… ¿No?” Y respuestas similares.

¿Y ahora nos rasgamos las vestiduras con el resurgimiento de la ultraderecha? ¡Si estaban en el PP! ¿Es que las calles dedicadas a personajes de La Dictadura, opresores, La División Azul, generales varios… no eran un signo de anormalidad democrática? ¿Un anacronismo impensable en Alemania e Italia… que sí saben qué historia no ha de volver?

Regresemos a la: dulce, querida, vital, creativa, intensa, sabia, entrañable, coloreada y perfumada (azahar, jazmín y romero...) Andalucía de Lorca, Alberti, Cernuda, Luis García Montero, Ángeles Mora, Pilar Pasamar y ¡tantos otros!

Me parece un grave error que los políticos –y los periodistas- hayan interpretado que el resultado de las elecciones en Andalucía sea la consecuencia de la situación en Cataluña y la emigración.

Puede que en localidades donde abundan los inmigrantes que, bajo invernaderos de plástico, en cultivos de fresas, “frutos rojos”, tropicales… etc. trabajan dura y mal pagadamente, haya habido un rechazo al emigrante musulmán. Pero… Andalucía es también: la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas (es la misma cadena montañosa que así se llama) la sierra onubense, el interior de Córdoba, Jaén, Las Alpujarras… y una población dispersa por la geografía interior andaluza. A la hora de votar ¿su mente se hallaba en Cataluña y los emigrantes de: Campo de Dalías (Almería), Motril o el Plan Almonte-Marismas/Moguer/Palos de la Frontera en Huelva?

Muchos de los votantes de las extensa tierra andaluza no han ido, vivido o trabajado en Cataluña. ¿Les preocupa más la posible independencia de ese territorio que su propia situación económica, cuando a quienes en realidad votan es a sus más directos gestores? No lo creo.

Las valoraciones del PP y Ciudadanos, recién terminadas las elecciones, acusando a Sánchez por su actuación en el conflicto catalán y la emigración, no eran más que el inicio de la campaña electoral de unas elecciones adelantadas que están –o se pretende- por venir.

Epílogo

Preocupantes son los resultados de las elecciones. Y no me refiero sólo a Vox. Que las dos primeras formaciones políticas, con millones de votos, sean quienes tienen a cientos de altos cargos políticos procesados por corrupción… ¿no ha sido relevante para ningún medio de comunicación, periodista, contertulio? No me extraña: La Comunidad de Madrid y la de Cataluña continúan siendo gobernadas por los bucaneros que la asaltaron.

En algunos aspectos estos resultados sí que me hacen recordar a Cataluña: a la familia Pujol, CiU, el “tres per cent” (a veces el 4% pues “Convergència pedía más” –caso Palau-).

Cuando los ciudadanos andaluces delegan su voluntad en forma de voto a quienes les han robado y engañado, sí se asemejan a lo que sucede en Cataluña.

Allí la punta de lanza de la ¿rebelión? independentista la configuran los: CDR, juventudes republicanas, independentistas varios… Mientras los del “tres per cent” desfalcos y comisionistas varios… están esperando tranquilos –en el exilio o en un sillón de la Generalitat- los frutos de la revuelta.

Ya ven ustedes, Andalucía y Cataluña tienen más que ver entre sí de lo que sus dirigentes –algunos de ellos de identidad nacional y étnica muy acusada, y de bolsillos llenos- o en espera de algún puesto en grandes empresas, nos hacen creer.

Julia Uceda (1925) Relataba su tierra:

“Ciudad donde la lluvia es una dama extraña. Hermosa luz, equívoca alegría, fresca sombra, homenaje de los siglos, que la aturdían como un vino”.

Nota PS. La luz y el color de Andalucía. Sus ciudades y pueblos blancos bajo un cielo azul intenso cuajado de nubes algodonosas, allí arriba colgadas… Has de ir… conocer Andalucía.

Otra poetisa andaluza, Elena Medel, nos confiesa:

“Mentí durante diecisiete años. Mentí después en todos mis poemas. He mentido durante los diez años siguientes.

Acércate, soy como tú. Arranca el poema que da nombre al libro.”

PS. Creo que ese inmenso y bello libro se podría titular: “Andalucía”
Francisco Lozano Sanz

08-12-2018

Lo que aprendí leyendo a Chomsky

Leyendo a Noam Chomsky aprendí que a Estados Unidos le da pavor la posibilidad de que se desarrollen los países dominados, y que ese miedo explica su campaña de terror contra países como Cuba o Vietnam. Que la Guerra Fría no fue tanto un enfrentamiento entre dos imperios, sino un mecanismo a través del cual los imperios controlaban a sus satélites. Que la Unión Soviética no fue socialista, porque socialismo significa que sean los trabajadores quienes tomen las decisiones importantes con respecto a su trabajo. Que «liberalismo» y «capitalismo» no son sinónimos, porque el liberalismo clásico, en esencia, se opone al individualismo posesivo. Que el anarquismo y el Estado del bienestar no se excluyen entre sí, porque el desarrollo industrial del Estado puede ser el paso previo para una futura reconstrucción social radical. Leyendo a Chomsky aprendí también que los intelectuales no son ángeles, sino individuos que a menudo trabajan justificando los crímenes de los poderosos, y que suele ser la clase más culta la que consume sus ficciones. Que lo que llamamos democracia en realidad debería llamarse plutocracia, porque el 70 por 100 más pobre de la población no tiene influencia política. Y que, a pesar de todo, los ciudadanos podemos juntarnos y organizarnos en busca de alternativas, porque «nadie sabe lo bastante para predecir lo que la voluntad humana puede lograr».


Santiago Suquillo
04/12/2018

A peor si cabe”

En un escrito de opinión dirigido al Sr. Darpón el día 23, se quejaban de lo dilatado de la lista de espera (fin de febrero) para un familiar con enfermedad de EPOC que el médico de cabecera derivó al especialista. Esta situación me trae a la memoria lo que pudimos leer en carta de opinión hace 11 años: “Sra. Gloria Quesada, Directora General de Osakidetza, es cierto que esta empresa gasta 1/3 del presupuesto total del GV; pero también que el 90% se emplea en salarios y que la descapitalización por desvío de pacientes a la privada para disminuir las listas de espera va en aumento; que ni el Tribunal Vasco de Cuentas Públicas es capaz de conocer cuáles son las cantidades que destina Osakidetza a los conciertos con centros privados...Se esmeran mucho en hacernos saber cuanto gastan, pero poco sabemos de cómo lo gastan. La realidad interna de Osakidetza, se refleja en una radiografía en blanco y negro que hoy Vd. y sistemáticamente el consejero Inclán la desmienten para presentarla como fotografía en color”.

En junio, en el ambulatorio de Amara Berri mi traumatologo, determina cirugía para prótesis en mi rodilla. Por dolor progresivo, el 7 de noviembre mi médico de cabecera envía volante y a los cuatro días me citan en el Hospital Gipuzkoa. Una vez en la consulta, el especialista me hace saber que puedo elegir cirujano por lo que declino hacerlo con él, pero quedo desolado cuando el ambulatorio de Hernani me da cita con mi traumatologo-cirujano para el 21 de marzo.

Curso reclamación el 14 de noviembre a la Oficina de Atención al Paciente. El día 21 me contestan por teléfono que no es posible acortar ni un solo día...en 85 días, a como mínimo 15 visitas al día, ¿no hay un solo paciente al que le puedan trasladar la fecha (como alguna vez me lo han pedido a mi y lo he comprendido) o todos están con urgencia? Pedí la confirmación de la negativa por escrito....pero también hay larga lista de espera para tan simple trámite.

¿Tendrá que ver con lo que denuncia ELA?: “El GV para 2.019 dispondrá menos dinero que hace 10 años para las funciones que le son propias (sanidad, educación, vivienda, prestación social, etc.), con incremento del PIB en igual período de un 23%”...pocas dudas.


Iulen Lizaso

14-11-2018

¿Atracos o ganancias?

La Asociación de ladrones que administran los bancos del Ecuador, obtuvieron en los diez primeros del año 2018, la obscena “ganancia” de CUATROCIENTOS CINCUENTA Y NUEVE MILLONES DE DOLARES, lo que significa el 41% MAS que el año pasado.

Los ecuatorianos somos más pobres en 459 millones de dólares, “gracias” a las tasas de usura que cobra el sistema financiero, a las comisiones y servicios con precios irracionales, y a la complicidad del gobierno de turno, conjuntamente con la Superintendencia de Bancos y demás testaferros.

Esta ganancia debió contabilizarse, descontando la devolución de los cobros indebidos, la condonación de intereses y multas, al SRI, IESS, al lavado de activos y otros.

El “gobierno de todos” los banqueros y traidores, trabaja incansablemente para favorecer a la plutocracia; mientras reduce el presupuesto para la educación, salud y minusválidos que reciben el bono.

El “gobierno de todos” los hipócritas y sinvergüenzas, debe terminar con el subsidio del gas y la gasolina extra, para subsidiar a los empresarios que le rodean.

Este es el retrato de la “lucha contra la corrupción” que tanto se llena la boca el farsante. Lucha contra los corruptos de ayer para favorecer a los corruptos de hoy.

El capitalismo más rampante y depredador está de moda en el gobierno de la traición y los atracos.


Luis Torres Rodríguez
11/11/2018

Según los datos registrados por el Ministerio del Interior y la Organización Internacional para las Migraciones, entre enero y octubre de 2018 alcanzaron las costas españolas 1.775 pateras con un total de 47.684 inmigrantes a bordo, habiendo perecido ahogados cerca de 600, (EL PAÍS, 4, 7 y 8/11/2018). Es más que “llamativo” que Marruecos controle a los saharauis con un Muro de más de 2.700 Km que atraviesa y divide todo el territorio saharaui de Norte a Sur y sea “incapaz” de controlar una parte de su costa más cercana a España… Desde noviembre de 1988, más de 6.700 personas han muerto en el Estrecho, (EL PAÍS, 2/11/2018), https://elpais.com/politica/2018/10/31/actualidad/1541019436_484192.html

Como señala SOROETA LICERAS, J., profesor de Derecho Internacional Público en la Universidad del País Vasco: <<(…) entender mejor en qué medida han influido en sus sentencias [del Tribunal de Justicia de la UE] las enormes presiones de que ha sido objeto el TJ tanto por parte de las instituciones de la UE como de algunos Estados, que consideran prioritario, por encima del cumplimiento del Derecho internacional, salvaguardar las insanas relaciones que unen a la UE y Marruecos, basadas en la permanente amenaza de este Estado de abrir sus fronteras a la inmigración ilegal (el rey alauita maneja como nadie el grifo de la inmigración, que abre y cierra cada vez que considera que la UE se aleja de sus intereses). No es casualidad que desde que el TJ dictara la sentencia de 2016 se haya producido la mayor crisis migratoria en las costas españolas desde 2006, algo que, por si cabía alguna duda, ya había sido anunciado por el propio gobierno marroquí tras conocer el contenido de la mencionada sentencia (…).>>.

<<“El 6 de febrero de 2017 el Ministerio de Agricultura marroquí emitió un comunicado en el que advertía de que cualquier obstáculo a la aplicación de los acuerdos agrícolas y de pesca conllevaría el riesgo de que se reanudara “el flujo migratorio que Marruecos, mediante un esfuerzo sostenido, ha conseguido gestionar y contener” (www.elpais.com/politica/2018/07/29/actualidad/1532857983_281726.html, consultado por última vez el 12 de octubre de 2018)>>. Véase “La Jurisprudencia del TJUE en relación con la legalidad de la explotación de los recursos naturales del Sahara Occidental o el dogma de la inmaculada legalidad de la acción exterior de la Unión Europea y sus consecuencias”, Revista General de Derecho Europeo 46 (2018), p. 68. 


Luis Portillo
más cartas...
Mensaje para cartas a Rebelión