Cartas a Rebelión
Cartas de la 1 a la 10 de un total de 25 cartas.


21-05-2019
España reprime a Cataluña
España es percibida como un país europeo con estado de derecho y separación de poderes. Pero es un país que tuvo una dictadura muy sangrienta, nacionalista y de derechas, desde 1936-1975 y de la que no ha podido hacer una verdadera transición a la democracia. Sigue teniendo la misma estructura de poder y los mismos valores aunque se ha dotado de una capa de pintura moderna y democrática. Y sólo aflora su verdadera personalidad en casos puntuales, como cuando un partido de izquierdas, Podemos, parecía que podía ganar. Activaron contra este partido la guerra sucia desde el estado, pero rápidamente el partido bajó en las encuestas. En cambio, esta guerra sucia sigue contra el movimiento por la independencia de la nación catalana (una nación histórica con lengua y cultura propia y anexionada a una España centralista hace sólo 300 años) que se moviliza para lograr una verdadera democracia en Cataluña y dejar atrás esta post-dictadura española. Fue conocida, a nivel internacional, la represión policial española contra el referéndum de autodeterminación de Cataluña celebrado a finales del 2017. Este referéndum intentaba que España no siguiera ignorando este movimiento que llevaba años organizando manifestaciones de millones de personas. Pero la respuesta de España fue no negociar nada, criminalizar el movimiento y perseguirlo usando la ley como arma política. Aún así, los catalanes siguen votando masivamente a los partidos independentistas. En las elecciones españolas del 28 de abril, ha ganado el PSOE de Pedro Sánchez (igualmente nacionalista y contrario a dialogar sobre el derecho de autodeterminación de los catalanes), pero en Cataluña no ha ganado el PSOE sino ERC, un partido independentista de izquierdas. Y ahora se celebrarán las elecciones europeas y volverá a haber un triunfo independentista en Cataluña. La Junta Electoral Central (JEC), órgano que regula los procesos electorales, intentó impedir que el Presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, destituido hace dos años por el gobierno español, se pudiera presentar. Puigdemont vive exiliado en Bélgica para no ser encarcelado e injustamente juzgado como lo están siendo otros miembros del gobierno catalán que confiaron en la justicia española. La JEC le intentó vetar, pero ante el escándalo judicial, finalmente el Tribunal Supremo español tuvo que desautorizar la JEC y aceptar que se podía presentar. Todo parece indicar que, en Cataluña, el ex-presidente Puigdemont tendrá un voto masivo. Europa y el mundo no deberían tolerar que España reprima este movimiento político tan legítimo como cualquier otro. Necesitamos respeto a los derechos humanos y políticos.

Jordi Oriola Folch
21/05/2019

El apoyo de TVE al festival de Eurovisión y su evidente fracaso (su representante quedó 5º por la cola), demuestra que la televisión pública está mal gobernada porque no respeta los Derechos Humanos y los principios democráticos.

Celebrar el festival en Israel supone lavarle la cara a un Estado Judío, que es el último título que se ha autoimpuesto, despreciando unas veces y masacrando otras muchas a los palestinos que lo habitan y que trata de exterminar. Que este estado sea democrático sólo lo defienden Trump y las mafias financieras, porque muchos países están reclamando el bloqueo financiero por el apartheid que ejerce sobre la población palestina. La medida que se ejerció contra Sudafrica y que contribuyó a su democratización, no se está imponiendo aquí porque la banca judía tiene los brazos muy largos, que como vemos llegan también a nuestro país.

Eurovisión no es Arte ni Cultura, sólo Mercado, y así se justifica la celebración en un lugar que es la sucursal de la banca judía que trata de controlar el petróleo de Oriente Medio.

“Todo por la audiencia” es un principio de Mercado y no lo puede ser de la Democracia porque, en este caso no se respetan los DDHH y la audiencia no ha llegado ni al 20% de los españoles.

Los responsables de esta infamia deberían ser destituidos, porque mientras tanto no podemos confiar ni en esta empresa pública, ni en el gobierno que la gestiona.


Antonio Campuzano

03-05-2019

España: Irregular juicio a los presos políticos catalanes

Una vez han desfilado multitud de miembros de policías y guardias civiles como testigos de la acusación, con un mismo relato, incluso con las mismas expresiones basadas en nuestras miradas de odio, y sin que la defensa pueda contrastar de forma inmediata dicho relato con los vídeos, creo que es sumamente importante destacar que alguno de esos testigos han manifestado, obligatoriamente, que en su historial figuran acusaciones de tortura, en algún caso con resultado de muerte, si bien fueron amnistiados o absueltos (uno de ellos por dos miembros del mismo tribunal de esta causa).

Toda persona, y más un servidor público que ostenta legalmente el uso de la fuerza, si llega a extremos tan radicales como el de torturar, presenta una peculiar escala de valores y, psicológicamente, ciertas irregularidades. Y aún siendo amnistiados / absueltos, ese tipo de antecedentes debería incapacitarles para seguir realizando  funciones en esa área de servicio y, consecuentemente, inhabilitarles como testigos de cargo, si se quiere seguir dentro de los parámetros morales y éticos.


Amadeo Palliser Cifuentes
30/04/2019

Uno de los orígenes del Quijote

La principal obra de la lengua castellana, no hubiera existido sin los árabes. Primero, porque los libros de caballería, esas historias de hombres que suben a un caballo para encontrar las aventuras, tienen un lejano origen en Persia, y Las mil y una noches lo toman de ahí, pues el árabe toma y rehace cuentos de variadas culturas.

Segundo, porque el Quijote toma ese recurso oriental del infinito, del cuento dentro del cuento, característica definitoria del Quijote. En el libro árabe, por la noche seiscientos, un protagonista encuentra un manuscrito que lee y que no es otro que Las mil y una noches. Cervantes encuentra, creo que en una plaza o una feria o una casa de anticuarios, un manuscrito en árabe, y como no sabe leerlo, contrata a un árabe, que lleva a su casa para que lo traduzca, y lo lleva en el tiempo de la persecución a los árabes. Ese manuscrito es El Quijote de la Mancha y Cervantes, a lo largo del libro, hace algunas anotaciones al autor, Cide Hamete Benengeli, y al igual que en Las mil y una noches, los protagonistas se encuentran con otros personajes que continúan el cuento, abriendo una y mil veces el espacio y el tiempo, ramificando infinitas veces el cuento primitivo.

Tercero, porque hay una parte principal del Quijote, que se encuentra en el tomo segundo y es aquella en que Sancho gobierna la ínsula de Barataria, donde, para burlarse de él, es sometido a pruebas imposibles, que resuelve con infinita sabiduría, esto es, con infinita inteligencia, misericordia y amor por la justicia. Ese tonto convertido en sabio, ese genio imbécil, primero que nada es el genio en sí, pues el genio, por sus características, ante los más, tiene rasgos de imbécil y segundo es el propio Cervantes, un tartamudo y tercero, es Nasrudín o Soha, un sabio, al parecer, o un mito, de origen sufí que, obviamente, aparece en Las mil y una noches como aparecerá disfrazado de Panurgo en Gargantúa y Pantagruel.

Luego de estas pruebas digamos directas e irrefutables, tenemos pruebas mucho más amplias que van a que el castellano, sin los árabes, no tendría la riqueza que tiene y no me refiero sólo a las hermosas palabras tomadas del árabe, sino a los juegos del lenguaje heredados de los árabes y heredados en un momento que Europa no podía hacer flotar siquiera una tabla en el Mediterráneo, en un momento en que los europeos que no conocían la palabra baño, estaban viviendo un proceso la mar de interesante, pero bastante alejado de lo que vulgarmente se conoce como “cultura”. Los europeos no se bañaban y hedían, mientras que los árabes desarrollaban unos saunas con masajes al tiempo que la culinaria, la astronomía y la poesía.

Estas casas nuestras, con azotea y con aljibe, como las mismas palabras indican, vienen de los árabes y en suma, gran parte del conocimiento que reflotó el Renacimiento, le llegó por transmisión desde los árabes, pues las culturas se interpenetran y en esta relación cultural, hay un hecho crucial definitorio de la Historia europea, que fueron las cruzadas, definitorias de todo.

Así que amén del fado y el flamenco, de las casas con azoteas y aljibes y naranjeros, de la almohada y la alfombra y la jarra, amén del idioma enriquecido con las florituras propias de la lengua que llamamos castellana, le debemos un mundo a los árabes, así como los árabes le deben un mundo a todos los demás.

Cuando esta mixtura es más intensa, surgen creaciones curiosas como el vasto romanticismo y Lautréamont, Hudson, Kipling, Borges, Las mil y una noches y nuestro Quijote, y algo más se debería decir del Quijote y del libro que le da nacimiento. Las mil y una noches crea la literatura fantástica o lleva la literatura fantástica a Occidente, para dar autores como Nerval, Poe, Stevenson, Jan Potocki y Calvino, pero además de eso, es un libro que cura, primero porque cura a un rey sádico y luego, porque nos cura a todos, desde que aquellos cuentos fueron pensados por su función terapéutica, cosa que Freud oportunamente descubrió y reconoció, al decir que el psicoanálisis no era otra cosa que abrevar en el conocimiento heredado de los poetas.

Amén de desplegar el infinito ante nosotros mediante la fantasía, y amén de curarnos, Las mil y una noches, como el Quijote, se convierte en un libro piadoso, es un libro de loor a Alá, que es el nombre que ellos le dan a lo que nosotros conocemos como Dios y otros como Jehová.

Esa cuestión de la fe de los árabes, molesta, y sobre todo molesta a quienes pretenden atomizarnos como forma más eficiente de robarnos y esclavizarnos. Toda fe, todo intento de unión con el todo, se ha convertido en un obstáculo para los malvados que luego escriben que el Quijote es enemigo de los árabes. Una literatura rala y ayuna de inteligencia, que persigue un sentido político eminentemente criminal.

Las cartas están echadas, si alguien duda de lo escrito, vaya y lea el Quijote y Las mil y una noches, y lea también la conferencia de Borges en Siete noches. Cervantes se llevó a la tumba, o nos dejó escondido quién sabe dónde, el origen y significado de “Quijote”, y esa jota tal vez sea una pista para encontrar la verdad. Acaso fuera mejor que no lo sepamos o que no lo haya dicho, así inventamos un sentido, un origen.

En cuanto a “de La Mancha” y a ese lugar que prefiere olvidar, uno piensa que es una declaración en el título de la posición que ocupa el intelectual en aquella época de persecución y tal vez, sea una declaración de su propio origen, esa “mancha” en el pasado del hijo del hombre de Córdoba. La obra de combate es una obra de amor y misericordia, uno de los nombres del amor, pues el Quijote y su hermano Sancho y el autor, están locos, aunque su locura más no sea que una locura de amor por los hombres.



Marcelo Marchese
24-04-2019
Xenofobia en España contra los catalanes
La sentencia de 2010 del Tribunal Constitucional español que modificó el Estatuto de Autonomía de Cataluña votado en referéndum en 2006 abrió la puerta a la gran crisis que vive hoy España. El apoyo de una mayoría de catalanes a la independencia de Cataluña es la respuesta a aquella arbitraritat. Los partidos españoles -de derecha y de izquierda- no han aportado ninguna solución. Al contrario, han optado por reprimir el referéndum unilateral convocado por el gobierno regional catalán en 2017 y por destituir al gobierno y perseguir sus líderes, incluyendo su presidente, Carles Puigdemont (hoy exiliado en Bélgica). La represión ha dado alas al extremistas, nostálgicos de la vieja dictadura de Franco. Como ocurre en otros lugares del mundo, las actitudes xenófobas contra los catalanes son moneda corriente. El último ejemplo es la decisión de los habitantes de un pueblo andaluz, Coripe, en la provincia de Sevilla, que con el apoyo del alcade socialista de la localidad, han decidido utilizar un manifestación religiosa antisemita de Semana Santa, que incompresiblement es declarada de interés turístico nacional, para reproducir el linchamiento simbólico de Judas con la quema y tiroteo de un muñeco que representaba el presidente catalán en el exilio Carles Puigdemont. La extrema derecha se está apoderando de Europa y del mundo. En España, también. Aprovecha el proceso secesionista catalán para recortar derechos fundamentales, perseguir personas y encarcelarlas, además de anatemizar los catalanes. La España negra renace en medio de la indiferencia de los viejos partidos de la monarquía. Los catalanes, en cambio, reclaman resolver el conflicto con un referéndum acordado de autodeterminación.

Agustí Colomines i Companys
15/04/2019


La inexcusable ausencia del gobierno de Aragón en Gurs

Por primera vez, el pasado domingo, 7 de abril, se llevó a cabo un emotivo homenaje en el campo de concentración de Gurs (próximo a Oloron-St. Marie, Francia), dedicado exclusivamente a los más de 20.000 republicanas y republicanos que estuvieron allí prisioneros entre 1939 y 1945, víctimas de unas condiciones infrahumanas y de un sufrimiento indecible que motivó su muerte en no pocos casos. Con tal propósito, los organizadores —la asociación Terres de Mémoires et des Luttes— invitaron, además de a numerosas autoridades departamentales y regionales francesas, a varios gobiernos autonómicos —el vasco, el navarro, el aragonés— y también al gobierno de España. Todos confirmaron con antelación su presencia y participación en el homenaje. Sin embargo, llegado el momento, los aragoneses que nos congregamos en Gurs para participar en ese acto tuvimos noticia de que ningún representante del Gobierno de Aragón —no ya su presidente, ni sus consejeros, sino ni siquiera un director general, un subdirector o, como en el caso del gobierno central, un discreto secretario general técnico del Ministerio de Justicia— iba a acudir. Y así fue. Leyendo la prensa del fin de semana, acaso la presencia en Zaragoza de Pedro Sánchez debió proporcionar a nuestros representantes una excusa para no trasladarse hasta Gurs y cumplir con su obligación y compromiso.

Si el actual Gobierno de la Comunidad Autónoma aragonesa considera que con haber llevado a las Cortes de Aragón un proyecto de ley de Memoria Democrática, posteriormente aprobado por una mayoría parlamentaria, es suficiente, está tremendamente equivocado. La memoria democrática exige mucho más que una ley publicada en el Boletín Oficial; precisa de actuaciones comprometidas de manera indubitada con los valores y principios que dimanan de la misma, así como un esfuerzo por llevar a cabo lo reclamado por tantas y tantas personas que aún sufren las consecuencias de una guerra y una dictadura inmisericordes: Verdad, Justicia y Reparación.

La ausencia del Gobierno de Aragón en el acto de homenaje en Gurs hace un flaco favor a la causa de la memoria democrática y evidencia el nulo compromiso, más allá de declaraciones retóricas, del PSOE con la misma. Porque, tal y como se pudo oir en Gurs cuando se anunció por megafonía dicha ausencia, “no hay excusa” que justifique la misma.



Luis Arduña, Juan Mainer y Jesús Ángel Sánchez
14-04-2019
España, laboratorio de autoritarismo

El Tribunal Supremo español está celebrando un juicio político a los líderes políticos y sociales que impulsaron, de manera pacífica y democrática, la celebración de un referéndum de autodeterminación de Cataluña el pasado octubre de 2017. Desde entonces, como venganza por su atrevimiento, estas personas están en prisión preventiva. Hay que tener en cuenta que la opción de solucionar el conflicto con un referéndum pactado y legal está respaldada por un 80% de la población catalana. Por el contrario, el Gobierno Español siempre se ha negado a dialogar y, finalmente, trató de impedir el referéndum enviando la policía española a reprimir votantes y causando 1.066 heridos. En el juicio, retransmitido por televisión, estamos comprobando muchas irregularidades: Los presos sufren indefensión al no disponer casi de tiempo para tratar la información con sus abogados. Los jueces han negado cientos de pruebas y testigos de la defensa, y no permiten visualizar vídeos que demostrarían la falsedad de los testigos de la policía que, en connivencia con la fiscalía, construyen un relato de rebelión aduciendo la "supuesta violencia" de los manifestantes en sus miradas de odio (¿qué mirada esperaban al pegar a la gente?) o en la resistencia pacífica (manifestantes sentados en el suelo con las manos en alto). España, sin ninguna separación de poderes en la cuestión de la unidad territorial, está utilizando la justicia para evitar el diálogo político con el independentismo catalán. Están reprimiendo este movimiento político, con un uso prevaricador de la ley, para condenar una aspiración política e intentar destruirla. Los medios de comunicación españoles, muy irresponsablemente, han convencido la población española para que vea con buenos ojos la mano dura contra los catalanes, pero el juicio sobre todo intentará vender, a la comunidad internacional, que España es un Estado de derecho que no ha actuado contra los derechos humanos, civiles y políticos. Y más allá de nuestro sufrimiento, si España consigue convencer a la comunidad internacional de su relato absolutamente falso y se acepta lo que está haciendo en Cataluña, que se ha convertido en un laboratorio político represivo, es cuestión de tiempo que, este modelo autoritario con apariencia democrática, contribuya a la actual deriva mundial autoritaria de extrema derecha.


Andreu Parera Prats
13-04-2019
JULIAN: ASUMIREMOS NUESTRA RESPONSABILIDAD. RESISTIREMOS
A muchas nos ha estremecido la imagen de Julian Assange forzado por la policía británica a salir de la embajada de Ecuador en Londres, gritando “¡Resistan!”. Cataluña, desde donde escribo, tiene un trozo de historia compartida con Assange. Aquí, líderes políticos y activistas enfrentan un juicio con penas que podría llegar a los 25 años por haber permitido a la población votar en el referéndum de autodeterminación de Cataluña del 1 de octubre de 2017. O sea, se criminaliza el ejercicio de un derecho democrático, sentando bases que serán aprovechadas por la extrema derecha pujante en Europa. Todos los días podemos ver en la televisión la retransmisión en castellano de este juicio. Impresiona la falta de garantías que se ofrece para la defensa de las y los presos políticos. Assange legitimó el esfuerzo por votar de las y los habitantes de Cataluña, reconociéndolo como la expresión de la población de expresar sus deseos políticos. Y después de la violencia desplegada por el gobierno español para detener el referéndum, sobre una población totalmente pacífica, que tuvo un saldo de más de mil heridos, Assange interpeló a Europa por su silencio. En agosto de 2018, debido a presiones españolas, el presidente ecuatoriano lanzó un aviso al periodista de que debía abstenerse de “intervenir en la política y la autodeterminación de los países”. Acabaron cortándole las comunicaciones con el exterior. El único crimen de Assange ha sido cumplir con la tarea de cualquier periodista e informar. Y más valioso aún ha sido su aporte al visibilizar los crímenes cometidos a escondidas por la administración estadounidense en otros países, entre otros. Lo que le pueda ocurrir tendrá repercusiones mucho más allá de su caso individual y reafirmará la deriva autoritaria emprendida a nivel global. Días antes de la votación del referéndum, recuerdo la pantalla gigante situada sobre los muros de la Universidad de Barcelona desde la cual Assange daba una videoconferencia a miles de estudiantes, alertando sobre la represión que ocurriría. Afirmaba que ante una situación así, las personas que disponían de herramientas tenían la responsabilidad de compartirlas. Y finalmente hablaba de la necesidad de protegernos de forma colectiva. Creo que tenemos la misma responsabilidad frente a él. Esto implica movilizarnos para exigir su libertad y demostrarle que no está solo, que su lucha por el acceso a la información y por la libre expresión, es también la nuestra.

Mónica Vargas
04-04-2019
Debatiendo el #MeToo

Soy feminista, hablar de feminismo nos obliga a ser responsables en su estudio y mirar que existen muchos feminismos. El feminismo es una posición política, es teoría y praxis. Se puede estar o no de acuerdo con el feminismo dominante (dominance feminist) una tendencia  mundial que nace en Estados Unidos, específicamente en las universidades, que dio la conceptualización como delito al acoso sexual. Una demanda justa y necesaria que sin embargo ha opacado la lucha feminista por la trasformación social y que deja de lado a las trabajadoras y campesinas. Importar un modelo de feminismo de un país como Estados Unidos es análogo al consumo de moda impuesto por la cultura de masas y las trasnacionales.  

La denuncia de una mujer apoyada por alguna organización o grupo, debe ser valiente en tener un efecto de llegar a la verdad y hacer justicia o bien resarcir el daño moral. Las organizadoras del #MeToo deben tener responsabilidad de estas denuncias. Dar certeza de que estas mujeres denunciantes existen, que su denuncia es verídica y definir su responsabilidad con las denunciantes. Entender que el acoso verbal, el hostigamiento, la discriminación por sexo, la violación, el abuso sexual, el feminicidio, la prostitución, un piropo, la coquetería y acercamientos, son cosas totalmente diferentes y no se pueden poner en el mismo costal.

No creo en la debilidad de las mujeres que dicta el discurso puritano y victimista del -dominance feminist-, entiendo que hay un sistema machista y opresor en contra de nosotras. La mujer en los años 60´s 70´s creía en su liberación sexual, ahora pareciera que se quiere colocar al sexo y a los hombres en general como un peligro. Estudiemos teoría feminista, pensemos desde nuestra realidad y no perdamos la brújula de ser una mayoría que cambie el mundo.

Estudiemos el feminismo zapatista, el feminismo latinoamericano, al feminismo obrero, a las sufragistas, muchos feminismos con grandes perspectivas por cambiar el mundo, el de todas y todos. Un feminismo con proyecto y programa, un feminismo libertario.


Cinthya Cecilia Pérez López
02-04-2019
Los media españoles distorsionan el proceso de independencia de Cataluña

El 1 de octubre de 2017 el Gobierno de Cataluña celebró un referéndum de autodeterminación que no contaba con la aprobación del Gobierno español. De hecho era una medida de presión para exigir negociar un verdadero referéndum aceptado por el Gobierno español como los de Escocia o Quebec. Y, por este motivo, el Gobierno catalán hizo innumerables ofertas de diálogo que el Gobierno español rechazó. De modo que finalmente 2,3 millones de personas acabaron votando a pesar del ensañamiento policial y el Parlamento catalán aprobó una declaración de independencia que, significativamente, no se intentó llevar a la práctica. Desde hace un mes y medio, se está juzgando a 12 líderes políticos y sociales de este movimiento, acusados de rebelión con hasta 25 años de prisión. El juicio se televisa en directo, supuestamente para ofrecer total transparencia, pero más bien parece responder a la voluntad de escarmiento público. Sin embargo, el movimiento independentista ha celebrado que sea televisado porque no confía que el juicio sea justo y quiere que se evidencie. Y efectivamente Cataluña está volcada en el juicio: Las televisiones catalanas contabilizan el doble de audiencia durante los horarios del juicio, incluso en horario laboral! Un 86% de los habitantes de Cataluña siguen el juicio y un 34% lo siguen activamente! Y como, en el juicio, está quedando claro que no hubo ningún tipo de violencia por parte de los independentistas, no así por parte de la policía española, un 61,3% de los catalanes opinan que la acusación de rebelión se está desmoronando (La Vanguardia, 03/17/2019). En España, en cambio, el seguimiento es la mitad y no tanto del juicio en directo (sólo un 15% lo siguen activamente) sino mayoritariamente a través de los resúmenes que hacen las televisiones estatales. Y como los resúmenes sólo explican los aspectos que refuerzan la acusación, un 62,4% de los españoles creen que se está demostrando la rebelión. Y esto mismo está pasando en este conflicto desde el principio: la prensa española ha cerrado filas con el nacionalismo español, no ofrece información veraz respecto de la demanda independentista y criminaliza la mera propuesta, por lo que se está potenciando la intolerancia de la población española respecto a la legítima demanda de un referéndum de autodeterminación y, en este ambiente intoxicado de nacionalismo español excluyente, los partidos de derecha se están radicalizando hacia la extrema derecha, e incluso se está abriendo el camino a los campeones del nacionalismo: un nuevo partido neofranquista de extrema derecha llamado Vox.

Jordi Oriola Folch
más cartas...
Mensaje para cartas a Rebelión