Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-07-2010

Hams: no entregues a Shalit

Khalid Amayreh
Palestine Think Tank

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


El cruel rgimen israel est organizando una nueva campaa para exigir la liberacin de uno de los soldados de su ocupacin, al que se mantiene en paradero secreto en Gaza.

Esta ltima campaa, ampliamente aireada por los medios bajo control judo en Europa y Norteamrica, est asumiendo diversas expresiones, incluyendo las protestas dirigidas por la familia del soldado, un barco propagandstico organizado por los seguidores judos estadounidenses de Meir Kahana, rabino de mentalidad nazi, y un llamamiento del superficial presidente francs Nicolas Sarcozy para la liberacin incondicional del soldado israel.

Ese es el mismo Sarkozy que guard silencio durante el criminal ataque israel contra el indefenso pueblo de Gaza hace dieciocho meses. Ahora se pone a invocar el humanitarismo y la caridad como si los miles de nios, hombres y mujeres de Gaza aniquilados o mutilados por el ejrcito israel no alcanzaran la condicin de humanos.

Es verdad que Gilad Shalit no est recibiendo un trato de cinco estrellas. Pero eso no se debe a que Hamas tenga ningn sdico anhelo en atormentar al joven soldado, que probablemente tiene las manos manchadas con la sangre de muchos nios palestinos.

Es difcil encontrar en Israel un adulto israel que no tenga las manos manchadas de sangre palestina. Despus de todo, Israel es una sociedad de asesinos, sin que importe que las vctimas sean nios. Es una sociedad a cuyos miembros el racismo ha transformado en racistas, canbales y asesinos de mentalidad nazi.

As es, si no hubiera sido por el hecho de que Israel ha estado haciendo constantes y meticulosos esfuerzos para descubrir su paradero y liberarle por la fuerza, no hay duda de que Hamas habra permitido que el Comit Internacional de la Cruz Roja, o incluso su familia, le visitaran.

Pero no se puede confiar en Israel, un pas que mata activistas por la paz en alta mar y despus denomina ese asesinato a sangre fra como confrontacin armada con terroristas.

Los palestinos han tenido y tienen una larga y amarga experiencia de las traiciones israeles. Por eso Hamas no puede permitirse correr ni el ms mnimo riesgo a ese respecto. S, uno podra simpatizar con Shalit a determinado nivel humano. Sin embargo, Shalit es una nica persona retenida, mientras que un rgimen diablico mantiene como rehn a todo el pueblo palestino, un hecho que slo puede compararse con las peores experiencias histricas.

Desde luego que hay otros aspectos en relacin a esta delicada cuestin. Israel retiene a miles de prisioneros polticos y de la resistencia palestina en sus mazmorras. Y como revel el recin liberado dirigente islmico palestino, el Sheij Nayef Rayub, a muchos de esos prisioneros se les somete a torturas de rgimen medieval por aquellos que afirman ser una luz para las naciones.

Para quienes lo hayan olvidado, a Shalit se le hizo prisionero en el campo de batalla. Adems, si Israel hubiera llevado a cabo una operacin con xito para rescatarle, es muy probable que lo hubieran conseguido a costa de su vida.

Ese es posiblemente el resultado final que Israel desea para su soldado. Un Shalit muerto sera un filn para la maquinaria propagandstica sionista. Por una parte, permitira a Israel torturar y matar a ms prisioneros polticos palestinos (varios prisioneros palestinos han muerto recientemente debido a las torturas, negligencias mdicas y otras causas). Tambin absolvera a Israel de liberar a cientos de prisioneros polticos, como le exige Hamas y la gran mayora de las masas palestinas, con independencia de su orientacin poltica.

Sin duda, Hamas habra negociado de buena fe con Israel, confiando en alcanzar un acuerdo digno que hubiera contemplado la repatriacin de Shalit a su familia a cambio de la devolucin de cientos de detenidos palestinos a sus familias. Esa habra sido una frmula beneficiosa para todos.

Sin embargo, el gobierno israel, de forma arrogante e inamovible, rechaz esta lgica propuesta, planteando argumentos tan racistas que ni siquiera los lderes e idelogos del Tercer Reich se habran atrevido a presentar.

Por ejemplo, los dirigentes israeles invocan de forma rutinaria el mendaz bulo de que el estado judeo-nazi no puede liberar prisioneros que tienen sangre juda en sus manos. Bien, qu hay entonces de los miles o decenas de miles de israeles que tienen sangre palestina, libanesa y ahora turca en sus manos? Es que acaso la sangre no juda es menos roja que la sangre juda?

Israel no se atreve a presentar ni un solo razonamiento verdadero a este respecto. La razn es simple. Israel considera la sangre y las vidas de los no judos como insignificantes, al menos en comparacin con la sangre y las vidas judas. Slo tienen que intentar mantener una breve conversacin con un rabino y se quedarn ms que conmocionados al escuchar lo que a ese respecto les dir.

En cualquier caso, Hamas no debe mostrar ni el menor signo de fatiga vis--vis con Israel porque estn en juego las vidas y la libertad de cientos de miles de palestinos. Hamas ha conseguido manejar con xito durante tres aos el asunto Shalit. Israel ha venido cometiendo masacres indecibles y ha impuesto un asedio manifiestamente criminal sobre 1,7 millones de personas con la esperanza de abrir una grieta en el muro de la firmeza de Hamas. Pero ni las presiones israeles, ni la conspiracin de Occidente, ni la colusin rabe, ni la traicin de la Autoridad Palestina, han conseguido que Hamas entregue al soldado ni que ceda en su firmeza.

En un anlisis final, Hamas tiene una inmensa responsabilidad moral hacia los miles de familias palestinas cuyos hijos se pudren en los campos de concentracin y en los calabozos israeles.

Ni que decir tiene que esas personas han pasado una gran parte de sus vidas en las prisiones israeles para que su pueblo pueda vivir con dignidad y para mantener la esperanza en la libertad y liberacin con respecto al siniestro sionismo.

Por tanto, no debemos vacilar a la hora de proclamar y reafirmar la posicin palestina a este respecto, es decir, que Shalit debe quedarse tras las rejas mientras Israel insista en mantener a nuestros hombres, mujeres y nios tras las suyas.

Puede que esta postura no resulte muy popular en Nueva York o Pars. Pero, por qu deberamos sentir preocupacin por lo que puedan pensar en Nueva York o Pars? Han sido siempre y continan siendo nuestros ms directos o indirectos torturadores. Lo primero y principal es nuestra responsabilidad hacia los masacrados prisioneros palestinos y sus dolientes familias que han hecho que nuestra causa nacional se mantenga viva.

En pocas palabras: Nuestros prisioneros no son los hijos de un Dios menor.

Fuente:

http://palestinethinktank.com/2010/06/30/hamas-don%E2%80%99t-give-in-on-shalit/

rJV



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter