Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-10-2010

Algo ms que una rama de olivo

Khalid Amayreh
Al Ahram Weekly

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


La Organizacin para la Liberacin de Palestina (OLP) ha expresado su disposicin a ofrecer a Israel importantes concesiones a cambio del establecimiento de un estado palestino viable en la totalidad o en gran parte de Cisjordania, la Franja de Gaza y Jerusaln Oriental. Algunas de las concesiones ofrecidas constituyen un claro abandono de las constantes nacionales y de otras antiguas posiciones palestinas.

A principios de semana, el Secretario de la OLP, Yaser Abed Rabbo, declar en una entrevista que su organizacin estara dispuesta a reconocer a Israel como Estado judo si Israel acepta dar a los palestinos un estado basado en las fronteras de 1967. Estaramos dispuestos a reconocer a Israel como quieran los israeles, hasta como estado chino, dijo Abed Rabbo.

Esos comentarios indignaron a la mayora de los palestinos, incluidos muchos dirigentes de Fatah, que instaron al lder de la AP Mahmud Abbas a cesar a Abed Rabbo. Los dirigentes de la comunidad rabe en Israel fueron quienes ms se molestaron por las declaraciones de Rabbo, y uno de ellos, Mohamed Barakeh, inst tambin a Abbas a que le cesara. No tiene derecho a interferir en el destino de los ciudadanos rabes de Israel. No les representa; no es asunto que le incumba.

Israel no ha aclarado de forma explcita qu significa reconocer al estado de Israel como estado judo. Sin embargo, son muchos los que piensan que Israel alberga funestos designios contra su amplia minora palestina, que constituye casi la cuarta parte de la poblacin total de Israel, como deportar a la mayora o a todos ellos a un eventual y deforme estado palestino establecido en ciertas partes de Cisjordania.

Este es el peor escenario posible para los casi dos millones de palestinos que viven an en su patria ancestral y quienes, mucho mejor que nadie, comprenden las implicaciones de la judeidad de Israel. Lgicamente indignados por los comentarios de Rabbo, varios dirigentes que forman parte de la Knesset en representacin de la comunidad rabe en Israel corrieron a Ramala para reunirse con Abbas y trasladarle la indignacin de su comunidad.

Uno de los dirigentes se dirigi a Abbas dicindole: Sr. Presidente, es que el Sr. Rabbo no comprende que la mayora de los israeles interpretan sus comentarios como el consentimiento palestino a la futura deportacin de nuestro pueblo desde su patria a otros lugares? Si lo comprende, es que es un desastre; si no lo comprende, es un desastre an mayor.

Tras la reunin, Abbas dijo a los periodistas que l no iba a reconocer nunca a Israel como estado judo, porque eso no es asunto nuestro. Adems, por qu Israel no le pide a Egipto y a Jordania que le reconozcan como estado judo?

No est claro si las declaraciones de Abed Rabbo fueron un desliz suyo o se haba coordinado previamente con Abbas, como sospechan muchos palestinos.

Mientras tanto, el lunes 18 de octubre por la tarde estall otro bombazo poltico cuando Abbas dijo durante una entrevista con la televisin israel que la OLP estara dispuesta a renunciar a todos los derechos histricos a cambio del establecimiento de un estado palestino en los territorios ocupados en 1967.

Abbas no aclar qu es lo que l entiende por derechos histricos, pero muchos palestinos probablemente la mayora- pensaron que estaba aludiendo al derecho al retorno de los refugiados palestinos expulsados de sus hogares cuando se cre Israel en 1948.

Ghasan Al-Jatib, director de la Oficina de Informacin de la Autoridad Palestina (AP), neg que Abbas hubiera estado pensando en renunciar al derecho al retorno. El derecho al retorno es uno de los elementos en los que se basa todo el proceso de paz. En mi opinin, Abbas se estaba refiriendo a otros derechos histricos, como la propiedad palestina de la tierra en la que ahora se levanta Israel.

Sin embargo, Hamas no acepta esa explicacin ni otras parecidas y ha acusado al liderazgo palestino en Ramala de dar concesiones gratuitas a Israel y de no recibir nada a cambio.

Verdaderamente, ya no me sorprende nada de lo que haga o diga esa entidad que se denomina Autoridad Palestina. Estn renunciando a nuestros derechos a cambio de ms y ms ilusiones. Hoy abandonan el derecho al retorno, maana se olvidarn de Jerusaln y Dios sabe cundo va a parar esta rueda de concesiones, dijo Nayef Rayub, uno de los lderes islmicos ms populares en Cisjordania.

Puedo decirle que la AP se ha convertido ya en parte integral del sistema de seguridad israel, aadi. Rayub, el dirigente que ms votos consigui en las elecciones de 2006, fue recientemente liberado de las crceles israeles tras haber pasado ms de cuatro aos como prisionero poltico por su afiliacin al ala poltica de Hamas.

Mientras tanto, la AP, que parece incapaz de actuar conjuntamente, est planeando pedirle a la Asamblea General de las Naciones Unidas que declare ilegales y contrarias al derecho internacional las colonias israeles en los territorios ocupados, incluida Jerusaln Oriental.

La iniciativa, que est coordinada con los estados rabes, sustituira a una anterior idea que intentaba que el Consejo de Seguridad reconociera un estado palestino en los territorios ocupados en 1967. Existe la extendida opinin de que el grupo rabe en las Naciones Unidas decidi abandonar tal idea despus de que EEUU dejara claro que vetara cualquier resolucin en tal sentido en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Sin embargo, una resolucin de las Naciones Unidas contra los asentamientos no tendra el suficiente impacto como para conseguir que Israel revertiera su actual poltica, especialmente teniendo en cuenta el irrestricto apoyo estadounidense. Adems, cualquier nueva resolucin contra los asentamientos israeles en los territorios ocupados no supondra ms que una ms de tantas resoluciones que forman la ya larga lista que Israel y Estados Unidos han ignorado siempre, haciendo caso omiso de todas ellas y del derecho internacional.

En su intento de frustrar todos los esfuerzos de la AP en las Naciones Unidas, Israel ha dado ciertas seales de que podra avenirse a una congelacin, breve y parcial, de los asentamientos para dar una oportunidad a la paz. Los medios israeles citaron al nuevo embajador de Israel ante las Naciones Unidas, Meron Reuven, diciendo que: el gobierno [israel] est considerando distintas posibilidades y vas para ver por donde abordar el proceso de paz y cmo seguir adelante.

Reuven declin decir cundo o bajo qu circunstancias Israel podra ampliar la congelacin de asentamientos, diciendo que la decisin tena que tomarla el gobierno israel.

El funcionario de Fatah Ahmed Qurei rechaz todos esos esfuerzos y negociaciones por no constituir ms que una reproduccin de las mismas ilusiones, trucos, maniobras de engao y fracasos que tan acostumbrados estamos ya a ver. Cuando habl en El Cairo a principios de semana, Qurei dijo que una alternativa a las intiles conversaciones era declarar unilateralmente la estatalidad y solicitar despus que se ponga al estado palestino bajo proteccin internacional.

Sin embargo, Qurei seal que haba que superar las diferencias interpalestinas, a pesar de los contraproducentes esfuerzos de ciertas partes regionales, antes de cualquier posible movimiento. Esta es la coyuntura ms grave en la historia del pueblo palestino, y si no actuamos conjuntamente como rabes y palestinos, sobrevendr un desastre cuyas ramificaciones afectaran a toda la regin.

Fuente:

http://weekly.ahram.org.eg/2010/1020/re6.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter