Portada :: Europa :: El capitalismo devasta Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-10-2011

Adis Europa

Frei Betto
Alai Amlatina


Se acuerdan ustedes de la Europa resplandeciente de los ltimos veinte aos, del lujo de las avenidas de los Campos Eliseos, en Pars, o de la Knightsbridge, en Londres? Se acuerdan del consumismo exagerado, de los desfiles de modas en Miln, de las fiestas de Barcelona y de la sofisticacin de los vehculos alemanes?

Todo ello contina por all, pero ya no es lo mismo. Las ciudades europeas son hoy calderos de etnias. La miseria empuj a millones de africanos hacia el viejo continente en busca de la sobrevivencia; el muro de Berln, al caer, abri el camino para que los jvenes del Este europeo buscaran en el Oeste mejores oportunidades de trabajo; las crisis del Oriente Medio favorecieron las oleadas de nuevos inmigrantes.

La crisis del capitalismo, iniciada en el 2008, atac a fondo a Europa Occidental. Irlanda, Portugal y Grecia, pases desarrollados en plena fase de subdesarrollo, extienden la mano a los bancos extranjeros y se cobijan bajo el implacable pararrayos del FMI.

El tren descarril. La locomotora -los Estados Unidos- casi se paraliz, no consigue volver a su productividad anterior y se atasca en el crecimiento del desempleo. Los vagones europeos, como Italia, se tambalean bajo el peso de deudas astronmicas. Se termin la fiesta.

Se prevea que la economa global crecera, en los prximos dos aos, de un 4.3% a un 4.5%. Y ahora el FMI advierte: preprense, amrrense los cinturones, pues no pasar del 4%. Hay aoranza del ao 2010, cuando creci un 5.1%.
El mundo se puso patas arriba. Europa y los EE.UU. juntos no van a crecer en el 2012 ms del 1.9%. Mientras que los pases emergentes avanzarn del 6.1% al 6.4%. Aunque no ser un crecimiento homogneo. China, para envidia del resto del mundo, deber pasar a un 9.5%. Y el Brasil al 3.8%.

Aunque el FMI evite hablar de recesin, ya no teme hablar de estancamiento. Lo que supone proliferacin del desempleo y de todos los efectos nefastos que l engendra. En los 27 pases de la Unin Europea hoy da hay 22.7 millones de desempleados. Los Estados Unidos van a crecer apenas el 1% y en el 2012 el 0.9%. Muchos brasileos que salieron del pas en busca de una vida mejor estn regresando.

Frente a la crisis de un sistema econmico que aprendi a acumular dinero pero no a producir justicia, el FMI, que sufre una crnica falta de imaginacin, saca del sombrero la receta de siempre: ajuste fiscal, lo que significa recortar los gastos del gobierno, aumentar impuestos, reducir el crdito, etc. Nada de subsidios, de aumentos de salarios, de inversiones que no sean estrictamente necesarias.

Resultado: el capital voltil, la montaa de dinero que circula por el planeta en busca de una multiplicacin especulativa, deber venir de armas y pertrechos para los pases emergentes. Por tanto, que stos se cuiden para evitar el sobrecalentamiento de sus economas. Y, por favor, clama el FMI, no reduzcan mucho los intereses, para no perjudicar el sistema financiero y las ganancias del casino de la especulacin.

El hecho es que la zona del euro entr en pnico. Hasta el punto de que los gobiernos, sin peligro de ser acusados de comunistas, se prepararon para gravar las grandes fortunas. Muchos pases se preguntan si no cometieron una burrada monumental al abandonar sus monedas nacionales para adherirse al euro. Y miran con envidia al Reino Unido y a Suiza, que conservan sus monedas.

Y Grecia, endeudada hasta el cuello, que har? Todo indica que la mejor salida para ella ser decretar una moratoria (afectando directamente a los bancos alemanes y franceses) y salirse del euro.

Pero quien se salga del euro habr de abandonar la Unin Europea. Y por tanto quedar al margen del actual mercado unificado. Ahora bien, cuando aparezcan los primeros sntomas de esa desercin, va a tener que haber un dios que nos socorra: colas para sacar dinero de los bancos, quiebra de empresas, desempleo crnico, turbas de emigrantes en busca de un lugar al sol sabe Dios dnde.

En los aos 80 Europa decret la muerte del Estado de bienestar social. Cada uno para s y Dios para nadie. El consumismo desenfrenado cre la ilusin de una perenne prosperidad. Ahora la bancarrota obliga a gobiernos y bancos a poner las barbas en remojo y a repensar el actual modelo econmico mundial, basado en la ingenua y perversa creencia de la acumulacin infinita. (Traduccin de J.L.Burguet)

- Frei Betto es escritor, autor de la novela Minas del oro, entre otros libros. http://www.freibetto.org/> twitter:@freibetto.

Copyright 2011 Frei Betto - No es permitida la reproduccin de este artculo por cualquier medio, electrnico o impreso, sin autorizacin. Le invitamos a que se suscriba a todos los artculos de Frei Betto; de este modo usted los recibir directamente en su correo electrnico. Contacto MHPAL Agncia Literria ([email protected])



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter