Portada :: Espaa :: Laboral y sindical (luchas locales, frentes globales)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-12-2011

Las Asambleas de Trabajadores de barrios y pueblos de Madrid, un nuevo espacio de organizacin y lucha obrera

Pedro Casas
Boletn de la Coordinadora Sindical de Madrid


Al calor de la huelga general convocada el 29 de septiembre de 2010, surgieron en diversos barrios y pueblos de Madrid, de manera espontnea, asambleas de [email protected] que aglutinaban parte del tejido asociativo local y otras personas en apoyo de aquella huelga. El origen no era casual, pues se apreciaba una debilidad, o menor inters, en algunas de las estructuras sindicales, y trataba de movilizar recursos activistas que de otro modo no hubieran encontrado lugar de participacin en aquella huelga.

Tras aquella huelga, cuyo alcance fue superior al que se esperaba, y una vez que CC.OO. y UGT pactan la rebaja de las pensiones, algunas asambleas deciden continuar con su actividad de organizacin y lucha contra la batera de recortes soiales y laborales.

No existe un modelo organizativo nico; pero todas estas asambleas, que comparten los objetivos de la lucha y el carcter local y plural, tienen en comn el objetivo de organizar a la clase obrera en los lugares de residencia, en los pueblos y barrios de trabajadores, en los que existe un gran nmero de pequeas empresas y que permite tambin relacionar a trabajadores de algunos sectores que, por su precariedad o rotatividad en el empleo (caso de las ETT) no tienen facilidad para organizarse en las estructuras sindicales tradicionales.

El pasado 19 de junio estas asambleas convocaron las marchas al Congreso, congregando a decenas de miles de trabajadores, cuyo xito se debi, adems del propio diseo de la movilizacin (que est siendo utilizado en otras ocasiones), a la confluencia de numerosos sectores populares en lucha, junto con el naciente movimiento del 15M, cuyas asambleas populares de barrios y pueblos apoyaron casi en su totalidad.

Las agresiones no han cesado con duros recortes en salarios, despidos masivos, reduccin y privatizacin de servicios pblicos, subidas de precios e impuestos, precarizacin de contratos y condiciones laborales, etc. Nos dicen que no hay dinero para los servicios pblicos, pero no falta para la banca, para los repartos de beneficios, para jubilaciones millonarias a los directivos, o para las guerras de invasin a otros pases o los escudos antimisiles. Y todas estas decisiones se toman a espaldas del pueblo, como la ltima reforma de la constitucin monrquica que da "prioridad absoluta" al pago de la deuda especulativa frente a todo tipo de gasto o necesidad social.

Nos enfrentamos a uno de los ataques ms duros de esta lucha de clases que algunos consideraban (o siguen considerando) ya superada. Las formas que toma este ataque son tan groseras, que negar la lucha de clases hoy es negar la evidencia, y ms que un ejercicio de ignorancia, es una manipulacin ideolgica.

Ante esta agresin, debemos pasar de la resistencia a la ofensiva, construyendo espacios de confluencia entre el sindicalismo participativo en los centros de trabajo, y las asambleas de trabajadores y populares de los barrios y pueblos, as como entre los diferentes sectores en lucha cuya confluencia dar ms fuerza al conjunto de las movilizaciones, hacia una huelga general y hasta conseguir nuestros objetivos.

Pedro Casas es miembro de la Asamblea de Trabajadores de Carabanchel.

Fuente: Boletn de la Coordinadora Sindical de Madrid, N 22, p. 4, noviembre 2011.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter