Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-05-2012

Flotilla de la Libertad
Dos aos del ataque que conmocion al mundo

Manuel Tapial
Rebelin


Son ya dos aos los que han pasado desde el ataque a la Flotilla de la Libertad por parte de comandos israeles en las aguas del Mediterrneo. Dos aos en los que no ha sido fcil olvidar, ni para las familias de los 9 asesinados ni para muchos internacionales que viajbamos en aquellos barcos y que ese suceso nos cambi las vidas. En estos das, unos y otros nos llamamos, nos hablamos por internet, recordamos los momentos ms duros y los ms divertidos, que tambin los hubo, nos contamos como estamos y como estamos rehaciendo nuestras vidas y por supuesto, nos damos aliento esperando que algn da se haga justicia.

Han paso dos aos pero hay recuerdos que se mantienen tan presentes que es como si hubiera sido ayer aqul crimen. Por ejemplo, es difcil de olvidar como al compaero Osama Qashoo le torturaban, con una bolsa de plstico puesta en la cabeza varios soldados, le agredan con patadas y puetazos sin ninguna posibilidad de defenderse, o el momento en el que la compaera britnica Sara Colborne se plantaba frente a los soldados con una bandera de su pas pidiendo el fin de los disparos. Tambin en estos dos aos hemos tomado conciencia de los grandes compaeros que nos hemos encontrado en el camino, compaeros y amigos de esos que perdurarn para siempre.

En todo este tiempo, ni gobiernos ni organismos internacionales han hecho absolutamente nada para reparar aquel crimen del que tambin fueron responsables, ms bien se limitaron a crear comisiones de investigacin como la Comisin Palmer para exculpar de sus crmenes a Israel. nicamente la persistencia de los familiares de las vctimas y de los activistas que viajbamos en esos barcos es la que ha conseguido que en Turqua la Corte Suprema haya aceptado la peticin de la fiscala de abrir un caso inculpando a los mximos responsables del asalto por asesinato, incitar a asesinar de maneras crueles y torturas, pidiendo para los responsables nueve cadenas perpetuas a cada uno por esos crmenes. En Espaa, el caso que llevamos a la Audiencia Nacional y que recay en el juzgado nmero 5 que lleva el Seor Rud, sigue parado. Y digo que sigue parado porque no hemos tenido noticia alguna de que haya comenzado a investigar o que se haya realizado alguna pesquisa sobre lo sucedido. Dos aos despus seguimos sin respuestas y esperando. Y esperando tambin que Israel nos devuelva nuestros ordenadores, nuestras cmaras, nuestras grabaciones (que hoy sabemos que en total se apropiaron de 950 horas de grabaciones de todos los periodistas), etc. cosa para la que el Gobierno espaol de aquella poca, el de Zapatero, se comprometi a mediar con los resultados descritos.

Han sido dos aos de aprendizaje tambin. Dos aos en los que desde muchos territorios del mundo se lanzaron campaas de solidaridad con Palestina que nunca antes haban existido, han sido dos aos en los que a las vctimas se nos ha arropado increblemente por parte de la sociedad civil mientras vivamos el desprecio de nuestros polticos, han sido dos aos tambin en los que algunos hemos aprendido que ser revolucionario pero irrespetuoso con las vidas ajenas como as se nos mostraron muchas personas que se nos acercaban, no tiene ningn valor. Tambin hemos aprendido que dentro de los nuestros muchas veces hay muchas personas que no son de los nuestros, personas que a la larga dinamitan procesos y cargan contra aquellos que en su da admiraban porque no ven cumplidas sus expectativas, sin argumentos y con descalificaciones personales.

Tambin hemos aprendido la capacidad del Estado para intimidar e intervenir en aquello que le molesta, aunque lo que se haga est dentro de todos los marcos legales posibles. Amenazas, intimidaciones, seguimientos, ficheros ocultos sobre personas comprometidas con las campaas que hemos trabajado y que por supuesto terminan sintindose como un riesgo real para nuestras personas. Un Estado esttico y al servicio de intereses ajenos y no al de sus ciudadanos. Un Estado que no duda en infiltrar a sus policas para criminalizar campaas de alto valor humano y que la sociedad organizada se desintegre.

Estos das nos preguntamos si ya hemos superado todo aquello, lo vivido durante el asalto que nos hizo populares siendo vctimas y nos permiti la posibilidad de poner a Palestina en el mapa internacional, y lo que deriv del asalto, la campaa posterior, Rumbo a Gaza. Nos tuvimos que enfrentar a realidades muy alejadas de nuestra rutina habitual que tuvimos que confrontar diariamente sin experiencia; viajes, conferencias, encuentros con polticos (unos excelentes, otros mediocres y vividores), apariciones en medios de comunicacin, visitas a Parlamentos, etc. Una rutina que tambin nos gener una realidad que nada tena que ver con nosotros hasta la fecha. Y no, no lo hemos superado porque el ciclo solo puede ser cerrado cuando se haga justicia, cuando los responsables de aqul crimen sean llevados a los tribunales y paguen por lo que cometieron.

Ya estamos alejados de los focos, del inters de los medios. Dos aos son mucho tiempo en trminos de informacin tal y como se concibe por las grandes empresas de comunicacin cmo para que se haga un recuerdo a lo sucedido, ni tan siquiera un seguimiento de las consecuencias de ese crimen. Ningn medio de masas se ha hecho eco de la importante noticia de que haya un General y varios comandantes israeles en busca y captura en Turqua, miembro de la Interpol, por aqul asalto, solamente por poner un ejemplo. Estamos intentando reconstruir nuestras vidas, las personales, en otros proyectos que imponen otra intensidad, intentando sobrevivir en la gran jungla del capitalismo como personas comunes que ramos y que somos, pero nosotros ni olvidamos ni perdonamos lo que la clase poltica dirigente, el ejrcito de la gran colonia militar que es Israel, y nuestro gobierno (el de aquella poca y el de la actualidad) nos hicieron.

Parece que Palestina e Israel ya no son noticia en los medios de comunicacin de masas. Las crisis en el resto de pases del mundo rabe ha desplazado el inters informativo y ha brindado a Israel un baln de oxigeno para seguir asesinando de manera impune y robando territorio lejos de los focos mediticos. Pero persistimos con nuestra solidaridad. En breve, comenzar la nueva misin de la Flotilla de la Libertad y de alguna manera estaremos presentes en ella, tal vez no subidos en esos barcos o tal vez s, pero lo que est claro es que sin justicia, Israel no podr dormir nunca tranquilo porque siempre estaremos ah para recordarles a ellos, y al resto del mundo, que no dejaremos que vivan en la impunidad. Por el pueblo palestino que lleva ms de 60 aos sufriendo, por los muertos que van en ese conflicto, y por nuestros mrtires en el Mavi Marmara, nuestros compaeros Furkan Dogan, Cengiz Akyz, Ibrahim Bilgen, Ali Haydar Bengi, Cevdet Kililar, Cengiz Songr, etin Topuoğlu, Fahri Yaldiz y Necdet Yildirim.

Aqu dejo un recordatorio de lo que vivimos, de algunos informes muy clarificadores y algunas notas ms para su consulta. Que no se olvide la injusticia.

- El ataque en los medios

- Informe de IHH sobre el ataque, en ingls.

- Testimonio de Laura Arau sobre el ataque que hizo llegar al Juez Rud.

- Mi testimonio entregado al Juez Rud.

- Fiscala turca pide cadena perpetua para mandos militares por el asalto.

- Denuncia ante la fiscala de las amenazas recibidas

- Campaa Rumbo a Gaza


Publicado originalmente en www.activistak.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter