Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-12-2012

Nubes en el horizonte neoliberal

Frei Betto
Alainet


Pas un agradable fin de semana de noviembre en compaa de Buenaventura de Sousa Santos y de otros amigos. En su fecunda reflexin el cientista social portugus seal las cargadas nubes que pesan sobre la coyuntura mundial.

Hay una flagrante desconstruccin de la democracia. Desde el siglo 16 Europa tiene su historia manchada de sangre, debido a la incidencia de guerras. En los ltimos 50 aos, sin embargo, crey haber conquistado la paz estable debido a la democracia fundada sobre los derechos econmicos y sociales.

De hecho tales conquistas funcionaron como antdoto a la amenaza representada por el socialismo que se extenda por la mitad del este del continente europeo. Con la cada del muro de Berln el capitalismo rompi la fantasa y mostr su cara diablica (etimolgicamente, disgregadora).

Los derechos sociales pasaron a ser eliminados, y los pases antes administrados por polticos democrticamente elegidos pasaron a ser gobernados ahora por la troika FMI-BCE (Banco Central Europeo)-agencias de riesgo estadounidenses.

Ningn dirigente de esas instituciones fue elegido democrticamente. Y qu credibilidad pueden tener las agencias de riesgo si en la vspera de la quiebra del banco Lehman Brothers, el 15 de setiembre del 2008, las agencias atribuyeron a sus papeles la nota ms alta: triple A?

Hoy el nico espacio todava no controlado es la calle. E incluso se est dando una creciente criminalizacin de las manifestaciones populares. La tv exhibe todos los das multitudes inconformes reprimidas violentamente por la polica.

El pueblo de ambos lados del Mediterrneo protesta. Pero las movilizaciones tienen un efecto limitado. La indignacin no acaba en propuestas. El grito no se transforma en proyecto. Wall Street (la calle del muro) es ocupada pero no derribada, como pas con el muro de Berln. No se ven en el horizonte otros mundos posibles.

El bienestar que se trata de asegurar hoy es el del mercado financiero. El Estado dej de ser financiado solamente por los impuestos pagados por empresas y ciudadanos. Antes los ms ricos pagaban ms impuestos (en los pases nrdicos todava hoy llegan al 75 % de las ganancias), de modo que se distribua la riqueza a travs de los servicios ofrecidos por el Estado a la poblacin.

A partir del momento en que la lite comenz a exigir un Estado mnimo y pagar cada vez menos impuestos (como lo hemos visto propuesto en la campaa presidencial de los EE.UU.), los Estados empezaron a ver aumentadas sus deudas y se apoyaron en los bancos, que, hartos de liquidez, prestaban a intereses reducidos. De tal modo muchos pases se convirtieron en rehenes de los bancos.

Un caso tpico es la relacin de Alemania con sus pares de la Unin Europea. Los bancos alemanes prestaron dinero a Espaa, para que sta adquiriese productos alemanes. Ahora Alemania es acreedora de la mitad de Europa.

Eso propaga una nueva oleada de antigermanismo en el continente europeo. En el siglo 20 dos veces intent Alemania dominar Europa, lo que termin en dos grandes guerras, en las cuales fue derrotada. Ahora, sin embargo, ella amenaza conseguirlo por medio de la guerra econmica. Y una vez ms la piedra en el zapato es la Francia de Hollande que, contrariando todas las expectativas, escap este ao de la marea recesiva que asola a Europa. Los pases de Amrica Latina y de frica resisten la crisis a travs de la explotacin y exportacin de la naturaleza minera, productos agrcolas, combustibles fsiles, etc. Sin embargo quien fija el precio de los bienes son los EE.UU., China y Europa. Cada vez pagan menos dinero por un mayor volumen de mercancas. El mercado futuro ya fij los precios de las cosechas para el ao 2016! Tal especulacin hizo subir, en los ltimos aos, el nmero de hambrientos crnicos, de 800 a 1.200 millones!

Aumenta amenazadoramente el precio de mercado de los dos principales bienes de la naturaleza: la tierra y el agua. Las empresas transnacionales invierten sumas enormes en la compra de tierra y en los veneros de agua potable en Amrica Latina, Asia y frica. Nuestros pases se desnacionalizan por la desapropiacin de nuestros territorios. Es un acaparamiento desenfrenado. Lo curioso es que las tierras son adquiridas con los habitantes que se encuentran en ellas como que fueran parte del paisaje.

Hay una progresiva desmaterializacin del trabajo. La actividad humana cede el lugar a la robotizacin. En los sectores en que no hay robotizacin campean la tercerizacin y el trabajo esclavo, como la mano de obra boliviana y asitica usada en las maquilas brasileas.

Ya no se da distincin entre trabajo pagado y no pagado. Quin paga el trabajo que usted hace va equipamientos electrnicos al dejar el lugar fsico en que est empleado? Antes se luchaba por la remuneracin de horas extras y del tiempo empleado entre el local de trabajo y la vivienda. Hoy, mediante el ordenador, el trabajo invade el hogar y ahoga el espacio familiar. La relacin de las personas con la mquina tiende a eliminar el contacto con los compaeros. Lo real cede el lugar a lo virtual. Se suprime la frontera entre domicilio y trabajo.

El conocimiento est mercantilizado. En las universidades tiene importancia la investigacin capaz de producir patentes con valor comercial. El conocimiento es valorado por su valor de mercado, como sucede en las reas de biologa e ingeniera gentica. El profesor encerrado en su laboratorio no est preocupado por el avance de la ciencia sino por su cuenta bancaria, que debe ser aumentada por la empresa que le encarga la investigacin.

Esa mercantilizacin del conocimiento reduce, en las universidades, los departamentos considerados no productivos, como los de las ciencias humanas. De ese modo se decreta el fin del pensamiento crtico. Y de paso el fin del conocimiento cientfico inventivo, el que nace de la curiosidad por desvelar los misterios de la naturaleza, y no de su manipulacin lucrativa, como es el caso de los transgnicos.

La esperanza est en las calles, en la movilizacin organizada de todos los que, con la mirada en las nubes, son capaces de evitar la borrasca a fin de transformar la esperanza en proyectos viables.

Frei Betto es escritor, autor de Conversacin sobre la fe y la ciencia, junto con Marcelo Gleiser.
www.freibetto.org twitter:@freibetto.

Traduccin de J.L.Burguet

Fuente: http://alainet.org/active/60094


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter