Portada :: Espaa :: Inmigracin
(defendiendo el libre mercado)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-02-2014

Polticas del vallado en Espaa
El estigma de los cuerpos

Arturo Borra
Rebelin


Las noticias funestas con respecto a la gestin de fronteras en Europa y, en particular, en Espaa, en la que participa la Agencia de Control Fronterizo Europeo (Frontex), no hacen ms que multiplicarse. Trfico y trata de personas, deportaciones ilegales (con las que lucran, entre otras, compaas como AirEuropa, Halcn Viajes o Travelplan [1]), naufragios con decenas o cientos de muertos (2), redadas policiales racistas (3), represin en las vallas (4), CIEs (5), entre otros abusos, constituyen vejaciones manifiestas regulares a los derechos humanos de aquellos que los estados europeos juzgan como material desechable. La muerte reciente de 15 inmigrantes, objeto de una actuacin policial que slo cabe calificar de criminal. La muerte regular de personas en situacin irregular no es nueva ni mucho menos: forma parte del control represivo de aquellos flujos migratorios que los gobiernos juzgan como indeseables. Demasiado a menudo se pasa por alto que ese control es efecto de una poltica migratoria no menos nefasta que ha dado un nuevo giro reaccionario y discriminatorio, restringiendo de forma tendencial las oportunidades de los sujetos migrantes regulares y criminalizando a los que se encuentran en situacin irregular.

La enumeracin de los crmenes perpetrados tanto por mafias organizadas como por autoridades pblicas y empresas privadas colaboradoras no slo nos instala en la ignominia moral ms absoluta: institucionaliza la excepcionalidad como pauta de actuacin con respecto a los colectivos ms vulnerables, expuestos a una sociodisea tan dramtica como evitable. Lo que los massmedia presentan como trgico -una suerte de mal inexorable, generado por fuerzas incontrolables-, no es otra cosa que el efecto de una poltica migratoria que se empecina en resolver por va policial y militar lo que es un problema poltico-econmico de primer orden, atinente tanto a los desequilibrios entre norte y sur como a las relaciones neocoloniales que Europa mantiene con respecto a las periferias del capitalismo. Es completamente previsible que esa poltica arroje de forma regular un saldo de muertos annimos, parte habitual de ese paisaje vallado en que han convertido las fronteras.

Repasemos algunas aristas de este drama colectivo que afecta, principalmente, a los migrantes pobres, en contraposicin a aquellos otros flujos provenientes del norte y el centro de Europa, de los desplazamientos de grupos de ejecutivos y profesionales de residencia temporal (habitualmente, de EEUU y la propia comunidad europea), inversores orientales o rusos con amplia capacidad adquisitiva. Por contraste, entre estos otros tipos de migracin (repudiados por los gobiernos y sobreexplotados de forma habitual en el sector agrcola como mano de obra barata intensiva), las restricciones no cesan de proliferar. No se trata solamente de una poltica de denegacin de derechos de ciudadana a miles de personas. Lo que estados como el espaol estn obstruyendo de forma activa y deliberada es, lisa y llanamente, el cumplimiento de los derechos humanos; no ya el sujeto como ciudadano, sino en tanto que ser humano.

La ambigedad de la Carta de Declaracin de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789, modificada tras la segunda guerra mundial, ha sido sealada en diferentes ocasiones; para el caso, lo relevante es que esos inmigrantes no cuentan ni como ciudadanos ni como humanos. No est en juego solamente el derecho al trabajo, a la seguridad social o a la proteccin contra el paro forzoso y la enfermedad, entre otros, sino el deber de los estados de conceder a todos por igual y sin distincin una proteccin legal por medio de tribunales independientes, partiendo de la presuncin de inocencia hasta que no se demuestre la culpabilidad. Todo ello, incluso, podra resumirse en el derecho ms primario a una vida humana digna, diferenciada de la mera supervivencia.

Por lo dems, la hostilidad estatal hacia la inmigracin irregular (aunque no solamente) no ha cesado de incrementarse en los ltimos aos, justificado por sus ejecutores por razones de seguridad y soberana territorial. Incluso si aceptamos la necesidad de una poltica de fronteras determinada, el actual maltrato y abandono de estos grupos de seres humanos tiene como razn fundamental infundir pnico entre los que suean con acceder a territorio europeo, a menudo engaados por las mafias locales a cambio de unos miles de euros. Puesto que esos grupos son inmediatamente confinados en Centros de Internamiento y mayoritariamente deportados a sus pases de origen, la brutalidad de la actual gestin de los controles fronterizos, en ltima instancia, slo puede tener como objetivo el amedrentamiento de esa masa indigente de personas que vagan a la espera de una oportunidad siempre postergada, as como obtener el apoyo de una parte de la poblacin, no siempre identificada de forma explcita con la derecha. Desde luego, no se trata meramente de un exceso policial, sino de una prctica institucionalizada que cuenta tanto con el respaldo del gobierno espaol como con la aquiescencia de las autoridades europeas, a pesar de algunas protestas tibias en sentido contrario por parte de la comisaria europea del interior.

Tras esa constatacin diaria, otra vez una constatacin ms amplia: el estigma de los cuerpos negros va enlazado al estigma de los cuerpos pobres o, para decirlo en otros trminos, raza y clase quedan soldados como parte de la experiencia colectiva del rechazo: racismo y clasismo se articulan en una poltica de estado que estigmatiza categoras enteras de seres humanos, un mercado capitalista mundializado que se desentiende de aquellos que quedan excluidos o marginados del consumo y, una aprobacin tcita y vergonzante de algunos sectores y grupos nacionales que no cabe subestimar, incluso cuando no disponemos de estadsticas al respecto (7).

En este contexto, qu queda de la retrica multiculturalista de la tolerancia? qu expectativas razonables podemos formarnos con respecto a la necesaria reversin de esa situacin histrica a la que estn sometidos aquellos que Fannon llam alguna vez condenados de la tierra? Qu hipocresa eurocntrica podra mantener todava el papel de Europa como gua moral y poltica de la humanidad, invocando una superioridad desmentida de forma persistente por este tipo de prcticas? En nombre de qu poltica de seguridad puede sostenerse este abuso sistemtico del que son objeto estas masas indigentes? Qu anquilosamiento moral se cie sobre las poblaciones locales ante semejantes crmenes de estado? Y, lo que no es menos grave, a qu peligroso umbral histrico nos estamos aproximando, all donde la vida de los otros resulta cada vez ms indiferente?

Notas:

  1. Remito a Las deportaciones en vuelos especiales, Eduardo Romero, en http://www.rebelion.org/noticia.php?id=178761.

  1. Al respecto, puede consultarse Las polticas migratorias siguen arrojando cadveres al mar, Pablo 'Pampa' Sainz Rodrguez, en https://www.diagonalperiodico.net/global/20098-politicas-migratorias-siguen-arrojando-cadaveres-al-mar.html

  1. Ver No es redada racista, es prevencin de la delincuencia, Ana lvarez, en https://www.diagonalperiodico.net/global/no-es-redada-racista-es-prevencion-la-delincuencia.html

  1. La entrevista "En la frontera la violencia estatal espaola y marroqu alcanza niveles intolerables" a Jos Palazn (presidente de la organizacin de derechos humanos Prodein) es elocuente al respecto. Puede consultarse en https://www.diagonalperiodico.net/global/la-frontera-la-violencia-estatal-espanola-y-marroqui-alcanza-niveles-intolerables.html

  1. He abordado la problemtica de los CIE en Pequeos holocaustos cotidianos. Las consecuencias previsibles de los CIE, disponible en http://www.rebelion.org/noticia.php?id=142052 y en Acerca de los Centros de Internamiento de Extranjeros. La poltica del encierro, disponible en http://www.rebelion.org/noticia.php?id=131848.

  1. Sobre este punto he reflexionado en Operacin borrado. Quin da cuenta del racismo y la xenofobia en Espaa?, en http://www.rebelion.org/noticia.php?id=133119

Blog del autor: http://arturoborra.blogspot.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter