Portada :: Europa :: Ucrania
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-07-2014

Ucrania
El Donbss y la destruccin del modelo liberal-oligrquico

Alberto Cruz
CEPRID


La importancia de lo que ocurre en Ucrania es vital no slo para los pueblos de Europa sino para los del resto del mundo. Ante la vuelta del fascismo, alentado por EEUU y la UE, ha aparecido un frente claramente antifascista y anti neoliberal-oligrquico que, si triunfa, ser la esperanza de los pueblos.

Con la llegada de los filonazis al poder en Ucrania se ha abierto un periodo poltico muy peligroso en el mundo. Por primera vez desde la II Guerra Mundial un gobierno tiene representantes de partidos fascistas como ministros y viceministros en reas tan importantes como Fuerzas Armadas, Seguridad Nacional (Polica), Educacin y Agricultura.

El nuevo presidente, Piotr Poroshenko, mantiene en su totalidad a los integrantes del gobierno de la junta filonazi de Kiev y uno y otros cuentan con la proteccin y reconocimiento de EEUU y la UE- y uno y otros, da tras da, repiten hasta la saciedad que van a luchar contra la ocupacin rusa. Su carcter nazi se manifiesta tanto en los smbolos y banderas que exhiben como en sus declaraciones, como las del primer ministro Arsenly Yatsenyuk (no se olvide, el preferido de EEUU), calificando a los pobladores del Donbss rebelde como subhumanos (1). Este trmino es abiertamente nazi, el mismo que en 1941 utiliz Hitler (Untermensch) para sustentar toda la teora nazi sobre la gente inferior y que, por lo tanto, podra ser eliminada. Lgicamente, Yatsenyuk est diciendo que todo tipo de violencia contra los resistentes del Donbss es permisible.

Sorprendidos? Pues hay ms: la Agencia de Bienes Inmobiliarios de Ucrania anuncia que la tierra del Donbss ser asignada gratuitamente a los miembros de los servicios especiales del Ministerio del Interior y del Ejrcito que estn luchando contra los federalistas de Donetsk y Lugansk (2). Exactamente lo mismo que hizo Hitler al impulsar el Lebensraum, el espacio vital hitleriano que se sustentaba en la entrega de tierras gratuitas de los territorios conquistados.

Por qu el nfasis en las tierras? Porque se copian, paso a paso, las polticas desarrolladas por el nazi por excelencia de Ucrania, Stepan Bandera, durante la II Guerra Mundial y que se sustentan en aprovechar las tradiciones del segmento reaccionario de la poblacin de Ucrania para obtener el control de una tierra que ha sido considerada como el granero de Europa.

La diferencia entre el ahora, 2014, y el antes, 1941-1945, es que el avance nazi no va acompaado de la presencia de tropas extranjeras entonces de Alemania y sus aliados- aunque la naturaleza coercitiva de la junta de Kiev est fuera de toda duda. Al igual que entonces los nazis despojaron a la poblacin de la Ucrania ocupada (que formaba parte de la Unin Sovitica) de todos los derechos civiles, ahora se hace lo mismo con los adversarios de la integracin en la Unin Europea y se les acusa de separatistas y terroristas. De hecho, ya han abandonado el Donbss 110.000 personas, segn ha tenido que reconocer la parcial ONU. Y, como entonces, vemos una relacin simbitica entre los fascistas y el gran capital. Los oligarcas ucranianos financian de forma abierta a los nazis. Como caso ms paradigmtico est el de Igor Kolomoisky, propietario entre otras cosas del Privat Bank (algunas de sus oficinas fueron quemadas en Donetsk (3) en el mes de mayo tras la celebracin del referndum de autodeterminacin), que est financiando la formacin de escuadrones de la muerte como el llamado Batalln Azov formalmente integrado en el Ministerio del Interior y que luce entre sus emblemas smbolos que utilizaron las tropas nazis que ocuparon Ucrania durante la II Guerra Mundial- que se ha distinguido por su crueldad contra la poblacin civil de Mariupol, Krasnu Luch, Slavianks, Shastye y Stanitsa Luganskaya, entre otras ciudades. Este oligarca, impuesto por la junta filonazi de Kiev como gobernador de Dnepropetrovsk, tambin est relacionado con la matanza de Odesa y ha dicho pblicamente que acabar con los separatistas de todos los modos. Uno de esos modos es, aparte de las matanzas, el ahogo financiero puesto que desde su banco se limita y/o congela los ahorros de los clientes del Sur y del Este de Ucrania y otro es amenazar con el despido tambin es propietario de minas y empresas siderrgicas- a los trabajadores que secunden las protestas contra Kiev (4).

Quines son estos separatistas de Donetsk y Lugansk, la cuenca del Donbss? Surgidos de un movimiento anti-Maidn han visto cmo una tras otra de sus peticiones han sido desodas por la junta filonazi de Kiev: primero, el respeto a su lengua (el ruso); el segundo, la federalizacin. Ambas fueron desodas y rechazadas, como ahora tambin hace Poroshenko. Ante ello eligieron su propio camino con la celebracin de sendos referendos de autodeterminacin y proclamaron las Repblicas Populares de Donetsk y Lugansk.

La anttesis del Maidn

Al contrario que quienes poblaron el Maidn, los anti-Maidn son tolerantes con los izquierdistas porque entre ellos estn casi todos los izquierdistas del Este y del Sur de Ucrania, son tolerantes con los smbolos soviticos, defienden las estatuas de Lenin y en lo nico que son intolerantes es con los smbolos nazis. Los separatistas son la anttesis de ese Maidn tan alabado por algunos progres occidentales que ahora se esconden intentando que la responsabilidad del auge nazi, que la tienen, no les alcance a ellos.

Los separatistas son un conglomerado de gentes y organizaciones donde coinciden fotos y banderas de Lenin con las banderas rojas, la bandera tricolor de la burguesa rusa la ensea oficial tras la desaparicin de la URSS- y las banderas con el doble guila zarista de los nacionalistas rusos. Smbolos mixtos que reflejan de forma clara las fuerzas polticas y de clase que forman parte del movimiento anti-Maidn y con un mismo comn denominador: el rechazo al fascismo, que simbolizan unos y otros en la Cinta de San Jorge, el smbolo que el Ejrcito Rojo convirti en emblema de la lucha contra el fascismo. Pero en esa relacin de fuerzas los trabajadores industriales son quienes dan un contenido claramente antioligrquico al movimiento.

Esta es la faceta que los aduladores occidentales del Maidn se niegan a reconocer por su aversin a la lucha de clases. Y es que a revuelta del Donbss es algo ms que una reaccin a las medidas de la junta filonazi de Kiev y sus patrocinadores occidentales. Es la destruccin del modelo liberal-oligrquico que se ha venido desarrollando no solo en Ucrania y en los pases del Este de Europa en los ltimos aos. Un modelo mundial que es la restauracin del capitalismo en estado puro y que no duda en fomentar y alentar el nazismo cuando la resistencia se torna tan dura que pone en peligro sus planes de reduccin drstica del bienestar social, la atencin sanitaria, la educacin, las pensiones para los mayores

Las Repblicas Populares de Donetsk y Lugansk tienen una disyuntiva que se va clarificando a medida que pasan los das y segn evoluciona la correlacin de fuerzas en su interior. Si no hace mucho se oponan a nacionalizar los bienes de los oligarcas, ahora prometen hacerlo y lo mismo con las propiedades estatales ucranianas aunque todava, en un ejercicio de funambulismo, dicen que luego una parte de ellas sern privatizadas (es de suponer que en un guio a los capitalistas rusos). Es una medida que las autoridades de estas repblicas se han visto obligadas a tomar porque las milicias ya han tomado el control de la Oficina Regional del Tesoro y del Banco Nacional de Ucrania (16 de junio) por lo que, de hecho, el sistema financiero de Kiev ya est paralizado en el Donbss. Tunto a estas tomas tambin se hizo lo mismo con las oficinas de la Compaa de Calefaccin y Energa de Donetsk, propiedad del oligarca Rinat Ajmetov, el magnate ms rico de Ucrania.

La cuenca del Donbss tiene la riqueza suficiente para sostener una entidad estatal propia, siempre y cuando opte por una moneda diferente de la ucraniana. Es lo que hizo la rebelde Transnistria cuando decidi separarse de Moldavia en 2006 tras celebrar un referndum de autodeterminacin que logr el 97% de votos afirmativos. Ya desde 1992 exista una separacin de facto de Moldavia despus de un enfrentamiento blico de tres meses que termin en tregua ese mismo ao. Aunque no es un estado reconocido, tiene su propio gobierno, parlamento, ejrcito, polica, sistema postal y moneda, el rublo de Transnistria, desde 1994. Esta moneda propia ha hecho de Transnistria un estado floreciente, donde se mantiene un sistema de economa mixta y que alcanza cerca de 500 millones de dlares de Producto Nacional Bruto. El Donbss es mucho ms rico. En 2013 Donetsk export mercancas por valor de 12.400 millones de dlares y Lugansk por valor de 3.500 millones (5). Es decir, la cuenca del Donbss export ms de la cuarta parte de toda Ucrania, lo que supone una base slida para constituirse como entidad independiente y ms si se nacionalizan los bienes ucranianos y oligrquicos.

Este es un movimiento que an est por concretar, puesto que en funcin de cmo se desarrolle la guerra en curso y las conversaciones que se estn manteniendo con Kiev: el Donbss se podra contentar con una federalizacin en Ucrania si se dota a la cuenca de amplios poderes en todos los mbitos, econmicos, sociales y polticos. Esto tambin tiene que ver con los ltimos movimientos de Rusia, que ve en el movimiento anti-Maidn una amenaza para los capitalistas rusos, lo que explicara dejando a parte el factor geopoltico- el por qu Mosc est haciendo todo lo posible para enfriar el movimiento: primero, pidiendo la suspensin de los referendos de autodeterminacin (lo que no se hizo); segundo, reconociendo las elecciones que hicieron presidente a Poroshenko; tercero, cerrando las fronteras cuando ciertos puestos fronterizos fueron tomados por las milicias del Donbss (6), y, cuarto, anulando el permiso que la Duma otorg al presidente Putin para enviar tropas al Este de Ucrania en defensa de la poblacin local.

El Donbss es la vanguardia del movimiento antioligrquico en estos momentos, por eso hay que derrotarlo. Y por eso los fascistas ucranianos lo combaten con odio. Son un ejemplo peligroso y no tiene nada que ver con el supuesto imperialismo ruso. Se estn enfrentando a los oligarcas, la nueva clase capitalista que rob fbricas, minas, granjas, tierras y ha dejado al pueblo ucraniano, del Donbss en concreto, en la miseria. Estn reclamando la propiedad de los medios de produccin, por lo que su ejemplo es algo que trasciende a Ucrania y debe ser objeto de apoyo por parte de los trabajadores de todo el mundo.

Mientras la progresa europea se instala en la inaccin o se esconde para eludir sus responsabilidades antes que volcarse en apoyo al movimiento anti-Maidn, lo que supondra reconocer sus errores anteriores y no slo con Ucrania, los fascistas ucranianos lo tienen claro y no slo estn combatiendo a la vanguardia del movimiento antioligrquico que ahora est en el Donbss, sino que estn pasando a la accin contra todo tipo de protesta en el Oeste del pas donde ya se comienzan a gestar movimientos de rechazo no slo a la guerra sino a las medidas que la junta filonazi est imponiendo por iniciativa de la UE y EEUU: subidas del precio del gas del 55%, de entre el 10% y el 40% de la electricidad dependiendo del volumen de consumo, del 78% del agua.

Es slo la primera etapa de un aumento progresivo de precios, que van emparejados con la privatizacin de los servicios, que seguir creciendo progresivamente al menos hasta el ao 2017 segn el acuerdo con el FMI y el Banco Central Europeo de la UE. Ya ha habido palizas a trabajadores en huelga que pretendan expresar su rechazo a la medida de la junta filonazi de congelar el salario mnimo, las pensiones y las prestaciones sociales, as como asaltos a reuniones sindicales (5) porque, como ha dicho el propio Yatsenyuk, la economa no est funcionando. Este filonazi, que ejerce de primer ministro y califica de subhumanos a los habitantes del Donbss, ha dicho en la Rada ucraniana que la magnitud de los beneficios sociales y salarios del sector pblico tienen que reducirse como se hizo en Grecia e Italia. Sin comentarios.

Tal vez por eso las polticas sociales que ya estn funcionando en las repblicas populares del Donbss estn siendo vistas con simpata por una parte cada vez mayor de la poblacin del Este de Ucrania, de forma especial lo que se considera desoligarquizacin aunque sea an dbil y se cia slo a los oligarcas pro-Kiev.

La solidaridad con el movimiento anti-Maidn del Donbss es un deber porque, adems de lo dicho, se est enfrentando con las armas al fascismo. Se ha convertido en nuestra primera lnea y si es derrotado, y como deca Martin Niemller en su poema, el fascismo llegar a nuestras puertas pero ya no quedar nadie para protestar.

Notas:

(1) El trmino aparece en https://web.archive.org/web/20140615062948/http://usa.mfa.gov.ua/en/press-center/news/24185-mi-uvichnimo-pamjaty-gerojiv-ochistivshi-nashu-zemlyu-vid-nechistiarsenij-jacenyuk-u-spivchutti-ridnim-i-blizykim-zagiblih-vojiniv-u-lugansyku aunque ha sido sustituido en la versin corregida de la pgina de la embajada de Ucrania en Washington por la de inhumanos.

(2) http://www.kyivpost.com/content/ukraine/ukraines-land-agency-give-land-to-soldiers-in-the-east-for-free-352100.html

(3) Alberto Cruz, Lucha de clases en Ucrania http://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article1844

(4) http://www.opednews.com/articles/A-Changing-Narrative-in-Uk-by-George-Eliason-America_Bush_Hero_Heroes-140409-848.html

(5) http://www.youtube.com/watch?v=_pdO-OoIL34

(6) Nezavisimaya Gazeta, 26 de junio de 2014.

Fuente: http://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article1866



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter