Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-10-2014

A propsito del debate sobre salarios e inflacin

Rodrigo Alonso
Rebelin


En qu te has gastado el salario sinvergenza, que has disparado la inflacin?

Vieta El Roto

 

Ya se empieza a visualizar por gran parte de Amrica Latina el fin de una etapa de recuperacin salarial y el debate inflacin-salarios-emisin monetaria promete ganar espacio meditico. Parece que los precarios capitalismos perifricos estn mostrando sus lmites para otorgar niveles de vida aceptables a su clase obrera.

La derecha suele decir que los salarios generan inflacin; desde parte de la izquierda se sale al cruce diciendo que esto no es as sino que hay otros elementos en juego y de lo que se trata es de un problema de puja distributiva, siendo que en vez de aumentar los precios el capital podra rebajar su tasa de ganancia.

Es cierto sin embargo que el aumento salarial o la emisin monetaria puedan desencadenar inflacin, pero que la desencadenen no quiere decir que sean su causa. Veamos.

Reorientar el debate

Centrar el debate en la inflacin es ya un problema. La inflacin es la mera forma de expresin de contradicciones ms profundas, es decir, es expresin de otros fenmenos menos aparentes. Poder abordar la inflacin desde la comprensin de la totalidad, esto es, cmo se reproduce el capitalismo dependiente o perifrico, es lo necesario. Si no situamos a la inflacin en el todo, la discusin acaba dando vueltas en torno a si emisin monetaria o suba salarial generan inflacin o no lo hacen. Y ah finalmente tendremos las de perder, porque si no avanzamos al cuestionamiento de otras dimensiones, como la tributaria, la productiva, el reparto y uso del excedente, etc., finalmente la prdida del salario por va de la inflacin y el ajuste, sern los mecanismos que operarn para que el capitalismo dependiente supere, o mejor dicho, patee para adelante, sus contradicciones. En la actual forma de reproduccin de nuestro capitalismo, llegado el cuello de botella, la salida ser expropiar al trabajo de sus ingresos, para de ah obtener el fondo de acumulacin necesario para recomponerse y la inflacin, y muchas veces tambin la devaluacin, suelen ser el vehculo por el cual se dinamiza este proceso.

La cuestin central es que los bienes salarios que la economa dependiente produce o importa son los necesarios para el pago de la fuerza de trabajo bajo las actuales condiciones de distribucin del ingreso, o mejor dicho, del producto social. Esta magnitud (de bienes salario) no expresa el valor real de la fuerza de trabajo sino una magnitud inferior, dado que en su mayora, la clase obrera perifrica tiene su fuerza de trabajo remunerada por debajo de su valor, y esto porque nuestra precaria burguesa precisa sobreexplotar la fuerza de trabajo como forma de compensar sus diferenciales de productividad en relacin a las burguesas ms avanzadas. Incluso, a una clase obrera sobreexplotada, hay que sumarle aquella porcin de la clase obrera que ni siquiera tiene el privilegio de que le compren su fuerza de trabajo por debajo de su valor y directamente est en condicin de sobrante para el capital y resuelve su vida por medio del cuentapropismo precarizado, los planes sociales u otras formas de sobrevivencia.

No es enteramente correcta la expresin que solemos usar desde la izquierda de que la comida se pudre en los supermercados y la gente no tiene poder adquisitivo para comprarla. Es cierto que hay sub-remuneracin, pero no es cierto que exista tal exceso de alimentos y servicios destinados a la canasta bsica; no son necesarios dado el esquema de reparto del producto entre las clases y la dinmica de acumulacin capitalista en nuestra regin.

La burguesa latinoamericana precisa producir o importar una cantidad menor a la necesaria para reproducir la vida de la clase obrera a niveles aceptables, cantidad que se determina en el plano de la lucha de clases. El salario total (o la masa salarial) expresa la cantidad monetaria equivalente a esta magnitud de bienes (o valores de uso). Si solo aumentamos el salario, por ejemplo lo duplicamos (salariazo), pero no imponemos una produccin de bienes salario que incremente su magnitud real, entonces estamos otorgando una mayor cantidad de dinero que no tendr los bienes reales capaces de ser comprados por este dinero, por tanto la consecuencias sern o bien inflacin (si no hay control de precios) o una combinacin de inflacin, escasez y mercado negro (si hay control de precios).

Dicho de otro modo, dado que la relacin social capitalista perifrica se materializa en una magnitud de bienes salario inferior a las necesidades populares, la inflacin ocurre, entre otras razones, cuando se fuerza por la va monetaria una relacin social que no se ha modificado a nivel de la estructura social.

La solucin al problema del sub-consumo de las masas obreras en Amrica Latina, en ltima instancia, no pasa nicamente por el incremento salarial, sino, fundamentalmente, por la obtencin real de los valores de uso (bienes y servicios) necesarios para la satisfaccin de las necesidades populares, obtencin ya sea por la va de una readecuacin de la estructura productiva interna o por medio del control y priorizacin de las importaciones (para lo cual es necesario el control de las divisas).

Forma y contenido

Hay que pensar a la inflacin como parte de la forma y no del contenido de los escenarios de conflicto. Es decir, la inflacin como manifestacin, expresin, forma fenomnica de procesos ms profundos. Por ejemplo: la inflacin de Venezuela pas el 60% anual a agosto de 2014. Esto no nos puede llevar a decir que el problema de Venezuela es la inflacin ni que la inflacin est poniendo en jaque a Venezuela. El problema est, en un alto nivel de abstraccin, en la economa rentista y la estructura de clases venezolana; en menores niveles de abstraccin, en el fraude que hace la burguesa con las importaciones y el acaparamiento para especular y desestabilizar, al proceso devaluatorio del bolvar (moneda venezolana), la restriccin de importaciones, y la alta liquidez monetaria, en parte para financiar a PDVSA. Estas son las causas inmediatas de la inflacin, pero no sus fundamentos. La inflacin venezolana por caso, no es ms que la expresin de los lmites del capitalismo rentista para continuar alimentando a un sector parasitario de la sociedad al mismo tiempo que permite la reproduccin de la vida de su clase obrera. Hacer de la inflacin El PROBLEMA es una fetichizacin miope o mal intencionada del estado de situacin. Situar a la inflacin como el eje del debate es parte de la confusin entre apariencia y esencia que comnmente caemos desde la izquierda y a donde permanentemente nos lleva la derecha.

Lo anterior no quiere decir cualquier tipo de inflacin se explique por la estructura de distribucin del producto social y la magnitud de bienes salario que genera una economa, pero sin atender sta ltima dimensin, el debate ser estril y acabar andando en crculos por los tecnocrticos caminos de la macroeconoma.

Mientras no haya soberana popular sobre el excedente social vamos a continuar en el infinito debate sobre la relacin entre inflacin, salarios, emisin monetaria y gasto pblico. Cuando se achique la renta de la tierra que recibimos del mercado internacional vamos a escuchar a los voceros de siempre decir que el pueblo ha vivido por encima de sus posibilidades y que hay ajustarse el cinturn. Del otro lado se escucharn bien intencionados y keynesianos argumentos hablando de la importancia de la demanda (salarios y gasto pblico) para reactivar la produccin. Mientras tanto el propio tiempo nos pondr delante la tarea histrica de ir disciplinando a la burguesa para garantizar los bienes necesarios para reproducir la vida plena, y cuando esto se revele insuficiente, hacernos cargo directamente del control de la produccin social.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter