Portada :: Europa :: Fortaleza Europa. La UE contra los inmigrantes
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-10-2015

Sobre los centros de seleccin de solicitantes de asilo
Qu significan los hot spots?

Arturo Borra
Rebelin


Por analoga a la tecnologa inalmbrica, los hot spots pueden definirse como puntos calientes donde se intensifica la demanda de trfico para el acceso a un servicio (como ocurre en los aeropuertos con el caso de Internet). Aplicado a determinadas masas humanas, un hot spot es un dispositivo de entrada regulada a un territorio, a partir de normas especficas.

En el contexto actual, referido a la llamada crisis de refugiados (1), los hot spots funcionaran como centros de recepcin y seleccin de personas desplazadas que, en funcin de su perfil, podrn ser admitidas como solicitantes de asilo o excluidas de esa condicin (en tanto migrantes econmicos), siendo obligadas en tal caso a regresar a sus pases de origen. De forma ms especfica, la admisin de los solicitantes estar sujeta a la emisin de expedientes por parte de dichos centros, responsables de identificar la nacionalidad, idioma y nivel de formacin de cada persona, adems de los resultados de un examen sanitario que descarte enfermedades infecciosas (2).

Para comprender mejor la creacin de este dispositivo de control, conviene hacer un repaso somero de las condiciones histricas en que se plantea. Como es sabido, a causa de las guerras en Medio Oriente, en la que intervienen directa e indirectamente diferentes gobiernos occidentales -tales como EEUU, Reino Unido, Francia, Rusia y, en menor medida, Alemania y Espaa, entre otros-, como fuerzas en liza, se est produciendo el mayor xodo de personas desde la segunda guerra mundial. El actual desplazamiento forzado de millones de seres humanos (que bien podra reinterpretarse como crisis de humanidad), lejos de suscitar una ola de solidaridad entre los estados, ha conducido al desarrollo por parte de la Comisin Europea de un sistema de cuotas que, en el mejor de los casos, permitir la acogida de unos 160.000 solicitantes (de los que su amplia mayora son de nacionalidad siria), tras su seleccin en los centros de recepcin o hot spots. De un total de ms de 4.200.000 de sirios en condiciones pauprrimas (3), mediante este procedimiento abreviado, la CE dar lugar a no ms del 3% del total de damnificados, poniendo en evidencia su compromiso insuficiente con respecto a una poltica satisfactoria de derechos humanos, especialmente, cuando se trata de ciudadanos no-europeos. A pesar de las imgenes complacientes sobre su liderazgo mundial en esta materia, la realidad histrica de Europa ha sido exactamente la contraria: el desentendimiento, cuando no la estigmatizacin recurrente, ante ingentes masas poblacionales condenadas al exilio, como es el caso de los republicanos espaoles (4). Por tanto, la contracara de la universalidad declarada de los derechos humanos no es (ni ha sido) sino el particularismo gubernamental al momento de aplicarlos a determinados sujetos.

Para esclarecer esta contradiccin pragmtica, es plausible recurrir al caso alemn. Las declaraciones institucionales de sus mximas autoridades no dejan lugar a dudas: lo que prima es, ante todo, el clculo oportunista de las posibilidades econmicas que abre este escenario penoso de cientos de miles de personas intentando arribar a Europa. Lejos de cualquier pica humanista, la poltica de acogida del gobierno de Merkel, adems de constituir una intervencin cosmtica a su imagen devaluada, est asociada a la provisin de trabajadores sirios cualificados de bajo coste a la economa alemana, introduciendo con ello una presin objetiva para la reduccin de los salarios medios y la disminucin del desequilibrio demogrfico que afecta a este pas (como ocurre con tantos otros pases europeos) [5]. El ingreso de solicitantes de asilo es usado como una oportunidad para reestructurar determinados mercados de trabajo a la baja en trminos de derechos y salarios, presentado como mejora de la competitividad. La iniciativa consiste en favorecer la contratacin de estos colectivos por debajo del salario mnimo, consolidando el antagonismo entre trabajadores locales y extranjeros (afectados en conjunto por el proceso de precarizacin laboral, aunque en grados diversos). Si el objetivo expreso de dicha medida de excepcin es garantizar el acceso al mercado laboral de los solicitantes de asilo, el objetivo implcito consiste en introducir modificaciones legales que permitan el uso intensivo de mano de obra cualificada a cambio de salarios irrisorios.

Para regresar al anlisis de los hot spots. Considerando las preocupaciones recurrentes de la CE y sus peticiones recientes de revitalizar la tarjeta azul de inmigrantes cualificados, ligada a la existencia de ofertas laborales concretas (6), resulta descabellado pensar que semejantes dispositivos podran funcionar como mecanismos selectivos mediante los cuales se clasifican los individuos en funcin no slo de su historia vital y lo que representa para la seguridad nacional- sino tambin de la utilidad econmica que pudiera reportar al pas receptor? Dicho de otra manera: habida cuenta de la necesidad de importar mano de obra cualificada a la economa europea, no hay razones para suponer que dichos centros podran funcionar como empresas encubiertas de reclutamiento? Aunque sera prematuro afirmarlo, semejante posibilidad no queda excluida en lo ms mnimo del horizonte poltico-gubernamental y es consistente con las preocupaciones de los gobiernos europeos. No cabe descartar, por tanto, que un dispositivo as no slo contemple las consideraciones normativas pertinentes (relativas al derecho al asilo), sino tambin la categorizacin de estas personas en funcin de sus perfiles profesionales, introduciendo consideraciones instrumentales sin relacin primaria con el desarrollo de una poltica de acogida basada la proteccin internacional. Lejos de tratarse de meras especulaciones, el rechazo reciente por parte de Italia a la aspiracin de algunos gobiernos (incluyendo el espaol) de participar in situ en la seleccin de personas con derecho a asilo, seala que esa posibilidad opera como demanda explcita de algunos estados (7). La labor de acogida, en trminos reales, se aproxima peligrosamente a una cuestin de mercado.

Puesto que la lgica del beneficio se impone por sobre la lgica del deber, no sera extrao que los hot spots cumplan esta doble funcin de control (jurdico, policial y sanitario) y de seleccin (econmica). La mentada solidaridad europea, contrapuesta a nivel meditico a las nefastas actuaciones de gobiernos como el de Hungra, no menos europeos, podra transformarse as en un nuevo ejercicio de cinismo: tras la mscara de la defensa universal de los derechos humanos se oculta el inters particular por reclutar trabajadores cualificados dispuestos a desempearse en condiciones laborales degradadas.

En cualquier caso, semejante dispositivo plantea un control securitario de los solicitantes coordinados por la CE, la Agencia Europea de Apoyo al Asilo (EASO), la Agencia Europea de Fronteras (Frontex) y la Agencia Europea de Polica (Europol). En un contexto histrico-poltico en el que la CE no ha cesado de priorizar la seguridad de sus fronteras (a travs de la consolidacin presupuestaria de Agencias como FRONTEX) por sobre los derechos de los desplazados, solicitantes y aptridas, los interrogantes no cesan de proliferar: no traza una lnea de continuidad con los Centros de Internamiento de Extranjeros, conocidos por su incumplimiento sistemtico de las garantas constitucionales y los derechos humanos? Cules sern los criterios de seleccin de las personas registradas, adems de las normativas referentes al asilo? Qu controles se instaurarn en la prctica para garantizar el cumplimiento de los DDHH por parte de las autoridades que los gestionan?

No obstante estas incertidumbres, las consecuencias directas de este dispositivo pueden establecerse con claridad: 1) la posible detencin de las personas que son susceptibles de ser deportadas (8); 2) la externalizacin de la asistencia a solicitantes de asilo, a cargo de Italia y Grecia a nivel europeo y, a nivel externo, de pases prximos a los conflictos blicos; 3) la retencin temporal de las personas registradas hasta su reubicacin y, eventualmente, 4) la repatriacin de cientos de miles de personas (categorizadas como indocumentadas) a los pases de origen, convirtindolas en material descartable (9). Todas estas consecuencias sealan una misma direccin: el debilitamiento de una poltica de acogida de las personas solicitantes basada en el derecho internacional y la restriccin de sus libertades en nombre de la seguridad de estado y las conveniencias de mercado.

Dicho lo cual, los hot spots no parecen ser nada distinto a los campos de refugiados (fuera de Europa) y a los centros de internamiento de extranjeros (a escala europea), con variantes ligadas a los tiempos y criterios de seleccin. Tras la nueva nomenclatura, lo que se repite es la misma lgica del campo, el encierro temporal pero indefinido de cientos de miles de seres humanos que escapan del horror y su tratamiento como material reciclable o de desecho, segn unas pautas que escapan en gran medida al escrutinio pblico.

Forma parte de la tarea de la crtica reconstruir esas pautas y someterlas a examen colectivo, exigiendo no tanto la transparencia de la gestin de esos dispositivos sino, en primer lugar, su abolicin en lo que mantienen como rgimen de excepcionalidad. Tras ms de una dcada de discursos de la interculturalidad, la gestin poltica europea no ha cesado de avanzar no sin resistencias minoritarias- en el camino de su clausura. De esas narrativas de apertura no parecen quedar ms que las huellas de su negacin sistemtica por parte de las instituciones europeas.

Notas:

(1) He desarrollado esta cuestin en Sobre la crisis de los refugiados o la vida en peligro, Rebelin, 18/09/2015, versin electrnica en http://www.rebelion.org/noticia.php?id=203445.

(2) La creacin de dichos centros (junto al establecimiento de instalaciones de acogida suficientes) son las dos precondiciones fijadas por la Comisin Europea para la reubicacin de emergencia de los solicitantes de asilo durante los prximos dos aos (a pesar de no haberse definido todava los plazos en que se concretar semejante reubicacin).

(3) Remito a Consideraciones de proteccin internacional con respecto a las personas que huyen de la Repblica rabe Siria. Actualizacin III, elaborado por ACNUR, 1/6/2014, versin electrnica en http://www.acnur.org/t3/recursos/bdl/?cat=188.

(4) Vase Navarro, Vicent, Lo que no se dice de los refugiados, Pblico, 1/10/2015, versin electrnica en http://blogs.publico.es/dominiopublico/14774/lo-que-no-se-dice-sobre-los-refugiados/

(5) Vase La CDU de Merkel plantea que los refugiados puedan ser contratados por debajo del salario mnimo Pblico, 29/09/2015, versin electrnica en http://www.publico.es/internacional/cdu-merkel-plantea-refugiados-puedan.html.

(6) El reparto de solicitantes de asilo abre un nuevo pulso en la UE, El Pas, 13/05/2015, http://internacional.elpais.com/internacional/2015/05/13/actualidad/1431514548_759034.html.

(7) Vase Italia niega a los pases receptores de refugiados que los seleccionen in situ, El Pas, 05/10/15, versin electrnica en http://internacional.elpais.com/internacional/2015/10/04/actualidad/1443994476_751154.html

(8) En la misma lnea se mueven las declaraciones del ministro del Interior alemn, Thomas de Maizire, quien anunci que las personas a las que se les deniegue el asilo percibirn menos prestaciones sociales que aquellos solicitantes pendientes de resolucin (Berln reduce prestaciones a solicitantes asilo que deben regresar a su pas, La Patilla, 7/9/2015, versin electrnica en http://www.lapatilla.com/site/2015/09/07/berlin-reduce-prestaciones-a-solicitantes-asilo-que-deben-regresar-a-su-pais/

(9) Al respecto, puede consultarse La UE desva su responsabilidad de proteger a refugiados, 16/09/2015, versin electrnica en https://www.hrw.org/es/news/2015/09/16/la-ue-desvia-su-responsabilidad-de-proteger-refugiados

Blog del autor: http://arturoborra.blogspot.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter