Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-01-2016

Los movimientos de China y Rusia tras la reforma del FMI: acelerar la desdolarizacin

Alberto Cruz
CEPRID


El Fondo Monetario Internacional anunci el 1 de diciembre de 2015 lo que se esperaba despus de la humillacin a que China haba sometido a Estados Unidos (1) con la creacin del Banco Asitico de Inversin en Infraestructuras (BAII): la incorporacin del renmimbi o yuan a la canasta de reservas junto al dlar, el euro, el yen y la libra esterlina-, es decir, a las monedas que el FMI utiliza como activo internacional en lo que supone el reconocimiento del poder de China en la economa mundial. Esto significa que la cesta del FMI estar compuesta a partir de ahora por un 47,7% de dlares, un 30,9% de euros, un 10,9% de renmimbis, un 8,3% de yenes y 8,09% de libras esterlinas.

El FMI, bajo la presin de EEUU, llevaba cinco aos negndose a aplicar el acuerdo al que se haba llegado (tambin en el Banco Mundial) para otorgar ms poder a las llamadas economas emergentes y, en virtud del cual, China se tena que convertir en el tercer mayor contribuyente del FMI por detrs de EEUU y Japn. Eso era en 2010, cuando China no era an la primera potencia econmica del mundo, No obstante, China siempre ha aceptado ese acuerdo aun cuando segn las propias reglas del FMI, tendra que tener un papel superior a Japn.

Durante este tiempo, China ha aguardado pacientemente que se cumpliese el acuerdo aunque la paciencia tiene un lmite y este lleg con la creacin del BAII ante la inaccin del FMI. Eso fue en abril de 2015. Entonces s, entonces el FMI decidi aplicar el acuerdo aunque intent una ltima maniobra: retrasar hasta noviembre de 2016 la incorporacin de la moneda china. Pero los chinos se mantuvieron inflexibles y ah est el resultado.

As que el FMI ha tenido que reajustar las cuotas de los pases miembros, dice que teniendo en cuenta los cambios de posiciones en la economa mundial algo que, como ya se ha dicho, no es ni siquiera real porque China tendra que tener una representacin superior a la que se le ha asignado.

Pero lo ha hecho a su manera, es decir, manteniendo la mayora de bloqueo de EEUU. As, EEUU ve reducido su poder del 167% al 165% -con una reduccin igualmente mnima de su capital social- por lo que conserva su poder de veto y su influencia en cualquier decisin del FMI. Japn se queda como estaba, con el 607% del voto, China pasa del 38% al 6% y se incluye el renmimbi en la canasta de monedas, y el perdedor evidente es la Unin Europea, que vuelve a poner de manifiesto su nulo papel en el mundo y su vasallaje respecto a EEUU.

Para que China suba alguien ha tenido que bajar, y han sido principalmente Blgica (059%), Holanda (034%), Gran Bretaa (028%), Francia (028%) y Suiza (024%) quienes han tenido que ceder mayores cuotas de poder dentro del FMI. Es decir, que slo estos cinco pases han perdido el 147% de sus votos en el FMI en favor de China. Lo mismo hay que decir del resto de pases europeos.

Pero China no ha sido el nico pas en subir su cuota, tambin Rusia, India y Brasil tienen un poquito ms de poder por lo que los BRICS que tambin han aprobado poner en marcha su propio banco y que empezar a otorgar crditos en marzo de este ao 2016- son algo ms que unas economas emergentes y tienen un papel claro que jugar en las finanzas y en la geopoltica mundial. Hay que decir que Rusia no ha hecho el menor gesto para aumentar su cuota en el FMI de hecho, porcentualmente baja aunque por la disminucin de cuota de la UE proporcionalmente sube- porque da por muerta a esta institucin tras la creacin el Banco de los BRICS y del BAII.

Junto a la Unin Europea, otros damnificados por las nuevas cuotas han sido Canad, Australia y Arabia Saudita, o sea, los tambin tradicionales vasallos de EEUU. Es de suponer que la ecuacin de todos ellos ha sido bien simple: ya que no pintamos nada y que China tiene que estar y los otros pases del eje BRICS- porque en caso contrario se fortalecern las nuevas instituciones que controla el pas asitico (como el BAII o el Nuevo Banco de Desarrollo de los BRICS) al menos que nuestro patrn, o sea EEUU, siga controlando las riendas del FMI.

Esto se ha ejemplificado con toda crudeza poco despus de la adopcin de estos cambios: el FMI vulner su propio cdigo y sus propias normas al cambiar las reglas (8 de diciembre) por las que se conceden los prstamos a los pases. Ha sido el caso de Ucrania, pas al que se le ha permitido el no pago de la deuda que tiene con Rusia (3.000 millones) porque es en dlares. Haba transcurrido slo una semana. Lo que no fue aceptable para Grecia, por ejemplo, s lo ha sido para Ucrania. EEUU manda, los dems obedecen.

La norma propia que ha violado el FMI era que no se dan facilidades ni nuevos prstamos a gobiernos que estn en suspensin de pagos tcnica en el caso de deudas contradas con otros gobiernos.

La justificacin no puede ser ms chapucera, al mismo tiempo que clara: China est concediendo prstamos a pases de todo el mundo como una alternativa a los del FMI y su poltica de austeridad y aunque eso no supone que frustre [China] los prstamos del FMI para el desarrollo de las economas de todo el mundo s haba que disear una poltica para bloquear acuerdos comerciales y financieros fuera del control estadounidense al tiempo que hacer ver que se protege a los aliados (2). El precedente es claro: el FMI otorga facilidades de pago a los acreedores occidentales mientras que en otros casos (ahora Rusia, maana China) no ser as.

Adis al dlar

China y Rusia saben que pese a las modificaciones obligadas que ha tenido que aceptar, el FMI todava est en manos de EEUU por lo que a ambos slo les queda un camino: acelerar la desdolarizacin de sus economas. Y con la nueva constatacin de que con el FMI no hay nada que hacer, tras la violacin de sus propias normas en el caso de Ucrania, se han puesto manos a la obra con un mayor frenes si cabe.

Rusia es quien est dando los pasos ms rpidos para ello. En primer lugar, ha ofrecido a China la venta de su petrleo y gas en renmimbis o yuanes y los chinos han aceptado (18 de diciembre). Ni qu decir tiene que China vender en la misma proporcin sus productos en rublos. Al mismo tiempo, los dos pases han acordado que los yuanes o renmimbis pueden convertirse en rublos. O sea, adis al dlar. Eso va a suponer que cuando para 2017-2018 estn operativos el gasoducto y el oleoducto entre los dos pases que tienen frontera comn, por lo que no hay peligro de bloqueos como ocurre con el gas que Rusia vende a la UE y que pasa por Ucrania-, por los que Rusia va a suministrar el 30% del petrleo y del gas que China necesita -durante 30 aos!- comenzarn a desaparecer del mercado 900.000 millones de petrodlares en un plazo de tres aos, segn estima Goldman Sachs (3). El nombre de los perjudicados es muy fcil de adivinar: EEUU y Arabia Saudita. Y, de rebote, toda la economa occidental.

Hay que tener en cuenta que sin estar en funcionamiento an el oleoducto y el gasoducto, el intercambio en yuanes y rublos ha sido en 2015 equivalente a 3.000 millones de dlares, as que slo hay que imaginarse cmo ser de espectacular, y de rpido, el aumento en el comercio en las dos monedas cuando todo est operativo.

China no se queda atrs en los movimientos de desdolarizacin, aunque va por otro camino. Quiere demostrar al mundo que no es como EEUU y ha decidido predicar con el ejemplo: al establecer formalmente en Beijing el BAII (25 de diciembre) ha rebajado su cuota de participacin en al 3004%, siendo seguido por India con el 84% y Rusia con el 65%. Adems, ha renunciado al derecho de veto. India y Rusia tienen una participacin cuatro veces y tres veces mayor, respectivamente, que la que tienen en el FMI. No es difcil, por lo tanto, adivinar a dnde van a dirigirse a la hora de solicitar prstamos, que estarn operativos en el verano de 2016. Y dado que la moneda ser el renmimbi, se da al dlar otro empujn hacia el abismo.

Devolver los golpes

China y Rusia estn devolviendo los golpes a EEUU. Uno por uno. Y estn haciendo lo mismo que EEUU ha hecho siempre: usar los vnculos comerciales (y ahora, crediticios) para cimentar su diplomacia geopoltica. La nacin indispensable (EEUU) cada vez lo es menos y en vez de una han surgido dos e, incluso, un continente indispensable: Eurasia.

Para que quede claro lo que est pasando, China y Rusia han acordado aumentar su cooperacin en inversiones, recursos mineros, petrleo, gas, rea nuclear, rea aeroespacial, agricultura, finanzas y tecnologa militar y dar un mayor impulso a la Organizacin de Cooperacin de Shanghai.

Una de las primeras muestras de este impulso ha sido el viaje sorpresa que el presidente de la India ha realizado a Pakistn el 26 de diciembre. Aunque breve y casi protocolario, es la primera vez que se produce en aos y en el mismo ha tenido una participacin la OCS, que en el mes de junio acept a los dos pases como miembros de pleno derecho. Entonces lo hizo con el argumento de que eran imprescindibles en Eurasia y con el objetivo declarado de reducir la tensin entre ambos. El primer movimiento ha sido un completo xito; el segundo tambin lo ser y de una envergadura mucho mayor: la aceptacin de Irn como miembro de pleno derecho. La OCS ya anunciado que lo har en su prxima reunin del verano de 2016.

Tenemos entonces otro pas importante en liza: Irn. Cortejado tanto por China como por Rusia, es sta quien lleva de la mano a los persas. No slo les acaba de suministrar los misiles S-300 que Irn haba comprado en el ao 2010 y que no haban sido suministrados en virtud de las sanciones de la ONU que an no se han levantado-, sino que acaba de firmar un acuerdo para detener los pagos en dlares en el comercio bilateral.

En virtud de este acuerdo (27 de diciembre) el Banco Central de Irn utilizar en sus intercambios comerciales tanto el yuan como el rublo y van a establecer cuentas conjuntas en los respectivos bancos centrales para facilitar el comercio entre los dos pases tanto en rublos como en riales, la moneda iran.

La conclusin de todos estos movimientos por parte de China y de Rusia es clara: a medida que se demandan menos dlares hay una disminucin del valor de cambio de esa moneda, lo que traducido significa que veremos un dlar cada vez ms dbil. Y, por el contrario, cuando los pases comiencen a exigir una determinada moneda en los mercados de divisas (como est sucediendo con el renmimbi o yuan) el valor de esa moneda aumenta. Un elemento vital para mantener el dlar fuerte es el comercio del petrleo en la moneda estadounidense, los famosos petrodlares. Con la reduccin que vaticina Goldman Sachs, la guerra de divisas ya ha comenzado.

China y Rusia (e Irn) no han empezado esta guerra. Fue EEUU quien la comenz impulsando las sanciones contra Irn (como antes con la guerra de invasin y ocupacin neocolonial de Irak en 2003 porque desde tres aos antes Saddam Hussein decidi dejar de utilizar el dlar como moneda en el comercio del petrleo y lo sustituy por el euro, pese a no poder comerciar abiertamente dado que estaba sujeto el pas a un embargo por la ONU) al igual que lo est haciendo ahora con las sanciones contra Rusia con la excusa del apoyo a los antifascistas del Donbs ucraniano y la anexin de Crimea. A corto plazo EEUU va a recibir su propia medicina. A largo plazo, ni digamos.

Ha sido China quien salv a Rusia del desastre cuando Occidente impuso sus sanciones a finales de 2014. El rublo se desplom, la economa rusa se tambaleaba cuando comenz a bajar el precio del barril de petrleo pero ah estaba China. Por lo tanto, todo lo que est sucediendo es consecuencia de las ansias de EEUU por continuar hegemonizando un mundo que se le escapa como el agua de entre las manos.

La reconfiguracin del nuevo orden financiero internacional es evidente, aunque con la incorporacin del yuan o renmimbi a la canasta de monedas de reserva del FMI esta institucin, aparentemente, cobre nueva vida. En cualquier caso, ser efmera. Slo el tiempo que China y Rusia necesitan para poner a todo rendimiento las nuevas estructuras que comenzarn a rodar en 2016: el Nuevo Banco de Desarrollo de los BRICS y el BAII.

Si a ello le sumamos que los dos pases estn trabajando en su propio sistema SWIFT (Sociedad de Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales), aunque el ms avanzado es el ruso y sus bancos ya lo estn utilizando como rodaje junto a varios bancos chinos, el crculo se cierra dado que una vez todo est en funcionamiento el paso lgico es que los bancos de los pases BRICS se sumen a este SWIFT alternativo al occidental y su estela ser seguida por los bancos africanos.

La hegemona occidental agoniza, por mucho que se intenten remedios para alargar esa agona. Este 2016 va a ser el ao clave para el nuevo orden financiero internacional que deja al margen a Occidente.

Notas:

(1) Alberto Cruz, China humilla a Estados Unidos y marca el ritmo en la nueva geopoltica, http://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article1992

(2) The Wall Street Journal, 9 de diciembre de 2015.

(3) Goldman Sachs, 18 de diciembre de 2015.

Alberto Cruz es periodista, politlogo y escritor. Su nuevo libro es Las brujas de la noche. El 46 Regimiento Taman de aviadoras soviticas en la II Guerra Mundial, editado por La Cada con la colaboracin del CEPRID.

Los pedidos se pueden hacer a [email protected] o bien a [email protected] Tambin se le puede encontrar en libreras.

Fuente: http://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article2091



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter