Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-05-2017

La relevancia contempornea de Marx

Claudio Katz
Rebelin


La conmemoracin del 150 aniversario de El Capital ha renovado el debate sobre las contribuciones legadas por Marx a la comprensin de la sociedad actual. El texto contina suscitando apasionadas adhesiones y fanticos rechazos, pero ya no ejerce la enorme influencia que tuvo en los aos 60 y 70. Tampoco padece el olvido que acompa al desplome de la Unin Sovitica. Ningn investigador de peso ignora actualmente el significado del libro y las relecturas traspasan la academia e influyen sobre numerosos pensadores.

El inters por Marx se verifica entre los economistas que resaltan su anticipacin de la mundializacin. Otros descubren una precoz interpretacin de la degradacin del medio ambiente y vinculan la ausencia de soluciones al desastre ecolgico, con la crisis civilizatoria que previ el terico germano.

Su obra es retomada con mayor frecuencia para caracterizar la etapa neoliberal. Varios autores indagan las semejanzas de ese esquema con el capitalismo puro y desregulado que prevaleca en la poca de Marx.

En un perodo de privatizaciones, apertura comercial y flexibilizacin laboral se transparentan rasgos del sistema que permanecieron ocultos durante la fase keynesiana. Los diagnsticos del pensador alemn recuperan nitidez en el siglo XXI.

La gran crisis que estall en el 2008 reubic a El Capital en un lugar preponderante de la literatura econmica. Ese desplome financiero no slo desemboc en una impactante recesin. Precipit adems una expansin indita del gasto pblico para socorrer a los bancos.

Marx recobra importancia en este escenario de agudos desequilibrios capitalistas. Por esta razn sus explicaciones del funcionamiento y la crisis del sistema son revisadas con gran atencin.

Algunos analistas igualmente estiman que sus respuestas han perdido actualidad al cabo de 150 aos. Es evidente que el rgimen vigente es muy distinto al imperante en el perodo que conoci el escritor alemn. El registro de estas diferencias contribuye a evitar bsquedas dogmticas de lo ya dicho por Marx sobre acontecimientos que lo sucedieron.

Pero conviene tambin recordar que el estudioso germano investig el mismo modo de produccin que opera en la actualidad. Ese rgimen contina regulado por las mismas leyes y sujeto a los mismos principios. Todas las denominaciones que ocultan esa persistencia (economa a secas, mercado, modernidad, pos-industrialismo) obstruyen la comprensin del capitalismo de nuestra era.

La obra de Marx mantendr su inters mientras subsista una estructura econmico-social gobernada por la competencia, el beneficio y la explotacin. Pero cules son los sealamientos ms pertinentes de su teora para clarificar el modelo neoliberal actual?

REFUTACIONES FALLIDAS

Marx capt la especificidad del capitalismo corrigiendo las inconsistencias de sus antecesores de la economa poltica clsica. Mantuvo la indagacin totalizadora de la economa que encararon Smith y Ricardo superando las ingenuidades de la mano invisible. Al descubrir las obstrucciones que afronta el capitalismo revolucion el estudio de ese modo de produccin.

El autor de El Capital comprendi que esas tensiones son inherentes al sistema. Destac que los desequilibrios no provienen del comportamiento o la irracionalidad de los individuos, ni obedecen a la inadecuacin de las instituciones.

Marx postul que el capitalismo est corrodo por contradicciones singulares y distintas a las prevalecientes en regmenes anteriores. Esa comprensin le permiti transformar las crticas intuitivas en una impugnacin coherente del capitalismo.

La ortodoxia neoclsica intent refutar sus cuestionamientos con burdos panegricos del sistema. Concibi insostenibles fantasas de mercados perfectos, consumidores racionales y efectos benvolos de la inversin. Recurri a un cmulo de mitos inverosmiles que contrastan con las aproximaciones realistas asumidas por Marx.

Los precursores del neoliberalismo no lograron desmentir el carcter intrnseco de los desequilibrios capitalistas. Ensayaron una presentacin forzada de esas tensiones como resultado de injerencias estatales, sin explicar por qu razn el propio sistema recrea tantos desajustes.

Los criterios neoclsicos de maximizacin -complementados con las sofisticadas formalizaciones para seleccionar alternativas- ignoran la lgica general de la economa. Reducen la indagacin de esa disciplina a un simple adiestramiento en ejercicios de optimizacin.

El predicamento actual de ese enfoque no proviene por lo tanto de su solidez terica. Es apuntalado por las clases dominantes para propagar justificaciones de los atropellos a los asalariados. Instrumentan esas agresiones alegando exigencias naturales de la economa. Subrayan, por ejemplo, la imposibilidad de satisfacer los reclamos populares por restricciones derivadas de la escasez. Pero omiten el carcter relativo de esas limitaciones presentndolas como datos atemporales o invariables.

La hostilidad de los neoclsicos hacia Marx contrasta con el reconocimiento exhibido por el grueso de la heterodoxia. Algunos autores de esa vertiente han buscado incluso la integracin de la economa marxista, a un campo comn de opositores a la teora neoclsica. Esa pretensin ilustra reas de afinidad, pero olvida que la concepcin forjada a partir de El Capital conforma un cuerpo contrapuesto a la herencia de Keynes.

La principal diferencia entre ambas visiones radica en la valoracin del capitalismo. La heterodoxia acepta el carcter conflictivo del sistema, pero considera que esas tensiones pueden resolverse mediante una adecuada accin estatal.

Marx postul, en cambio, que esa intervencin slo pospone (y finalmente agrava) los desequilibrios que pretende resolver. Con ese sealamiento coloc los cimientos de una tesis de gran actualidad: la imposibilidad de forjar modelos de capitalismo humano, redistributivo o regulado. Este planteo ordena todo el pensamiento marxista contemporneo.

PLUSVALIA Y SUPEREXPLOTADOS

Marx formul observaciones sustanciales para entender el deterioro actual del salario. El modelo neoliberal ha generalizado esa retraccin al intensificar la competencia internacional. La apertura comercial, la presin por menores costos y el imperio de la competitividad son utilizados para achatar los ingresos populares en todos los pases. Los patrones recurren a un chantaje de relocalizacin de plantas -o a desplazamientos efectivos de la industria a Oriente- para abaratar la fuerza de trabajo.

Ese atropello obedece a las crecientes tasas de explotacin que exige la acumulacin. Marx esclareci la lgica de esta presin al distinguir el trabajo de la fuerza de trabajo, al separar las labores necesarias de las excedentes y al registrar qu porcin de la jornada laboral remunera efectivamente el dueo de la empresa.

Con esa exposicin ilustr cmo opera la apropiacin patronal del trabajo ajeno. Seal que esa confiscacin queda enmascarada por la novedosa coercin econmica que impera bajo el capitalismo. A diferencia del esclavo o el vasallo el asalariado es formalmente libre, pero est sometido a las reglas de supervivencia que imponen sus opresores.

Marx fundament este anlisis en su descubrimiento de la plusvala. Demostr que la explotacin es una necesidad del sistema. Pero tambin remarc que la cada del salario es un proceso peridico y variable. Destac que depende de procesos objetivos (productividades, base demogrfica), coyunturales (ciclo de prosperidad o recesin) y subjetivos (intensidad y desenlace de la lucha de clases).

Esta caracterizacin permite entender que el trasfondo del atropello neoliberal en curso es una generalizada compulsin capitalista a elevar la tasa de plusvala. Indica tambin que la intensidad y el alcance de esta agresin estn determinados por las condiciones econmicas, sociales y polticas vigentes en cada pas.

La teora del salario de Marx se ubica en las antpodas de las falacias neoclsicas de retribucin al esfuerzo del trabajador. Tambin rechaza la ingenuidad heterodoxa de mejoras invariablemente acordes a la redistribucin del ingreso.

Pero es un enfoque alejado de cualquier postulado de miseria creciente. El terico alemn nunca pronostic el inexorable empobrecimiento de todos los asalariados bajo el capitalismo. La significativa mejora del nivel de vida popular durante la posguerra corrobor esas prevenciones.

En la etapa neoliberal el salario vuelve a caer por la necesidad cclica que afronta el capitalismo de acrecentar la tasa de plusvala, mediante recortes a las remuneraciones de los trabajadores.

Marx postul adems un segundo tipo de caracterizaciones referidas a los desocupados de su poca, que tiene especial inters para la actual comprensin de la exclusin. Este flagelo obedece presiones de la acumulacin semejantes a las estudiadas por el pensador germano, en su evaluacin de situaciones de pauperizacin absoluta.

El intelectual europeo qued muy impactado por las terribles consecuencias del desempleo estructural. Ilustr con estremecedoras denuncias las condiciones inhumanas de supervivencia afrontadas por los empobrecidos. Esos retratos vuelven a cobrar actualidad en los escenarios de prdida definitiva del empleo y consiguiente degradacin social. Lo que Marx indag en su descripcin del leprosario de la clase obrera, reaparece hoy en el drama de los sectores agobiados por la tragedia de la subsistencia.

El neoliberalismo ha extendido la pauperizacin a gran parte de los trabajadores informales o flexibilizados. Esos segmentos soportan no slo situaciones de sujecin laboral extrema, taylorizacin o descalificacin, sino tambin remuneraciones del salario por debajo del valor de la fuerza de trabajo.

En las ltimas dcadas ese tomento no impera slo en la periferia. La precarizacin se ha extendido a todos los rincones del planeta y se verifica en los centros. El nivel de los salarios contina difiriendo en forma significativa entre los distintos pases, pero la explotacin redoblada se verifica en numerosas regiones. Es un padecimiento agudo en el centro y dramtico en la periferia. Lo que Marx observaba en los desocupados de su poca golpea tambin en la actualidad a gran parte de los precarizados de todas las latitudes.

DESIGUALDAD Y ACUMULACIN

Las ideas que expuso el autor de El Capital permiten interpretar la explosin de desigualdad que recientemente midi Piketty. Los datos son escalofriantes. Un puado de 62 enriquecidos maneja el mismo monto de recursos que 3600 millones de individuos. Mientras se desploma la seguridad social y se expande la pobreza, los acaudalados desfinancian los sistemas previsin, escondiendo sus fortunas en parasos fiscales.

La desigualdad no es el fenmeno pasajero que describen los tericos ortodoxos. Los exponentes ms realistas (o cnicos) de esa corriente explicitan la conveniencia de la inequidad para reforzar la sumisin de los asalariados.

La fractura social actual es frecuentemente atribuida a la preeminencia de modelos econmicos regresivos. Pero Marx demostr que la desigualdad es inherente al capitalismo. Bajo este sistema las diferencias de ingresos varan en cada etapa, difieren significativamente entre pases y estn condicionadas por las conquistas populares o la correlacin de fuerza entre opresores y oprimidos. Pero en todos los casos el capitalismo tiende a recrear y ensanchar las brechas sociales.

Marx atribuy esa reproduccin de la desigualdad, a la dinmica de un sistema asentado en ganancias derivadas de la plusvala extrada a los trabajadores. El Capital subraya ese rasgo en polmica con otras interpretaciones del beneficio, centradas en la astucia del comerciante. Tambin objeta las caracterizaciones que subrayan retribuciones a la contribucin del empresario, sin especificar en qu consisten esos aportes.

Los neoclsicos nunca lograron refutar estos planteos, con su presentacin de la ganancia como un premio a la abstencin del consumo o al ahorro individual. Ms insatisfactorias fueron sus caracterizaciones de retribuciones a un inanimado factor capital o a pagos de funciones gerenciales divorciadas de la propiedad de la empresa.

Desaciertos parecidos cometieron los keynesianos, al interpretar al lucro como una contraprestacin al riesgo o a la innovacin. Los pensadores ms contemporneos de esa escuela han optado por soslayar cualquier referencia al origen del beneficio.

Otros tericos reconocen la inequidad del sistema, pero reducen el origen de la desigualdad a anomalas en la distribucin del ingreso, derivadas de favoritismos o polticas errneas. Nunca conectan esos procesos con la dinmica objetiva del capitalismo.

Las caracterizaciones convencionales de la ganancia son ms insostenibles en el siglo XXI que en la poca de Marx. Nadie puede explicar con criterios usuales, la monumental fortuna acumulada por el 1% de billonarios globales. Esos lucros estn ms naturalizados que en el pasado sin justificaciones de ninguna ndole.

Las crticas en boga al enriquecimiento cuestionan a lo sumo las escandalosas ganancias de los banqueros. Ponderan en cambio los beneficios surgidos de la produccin, sin evaluar las conexiones entre ambas formas de rentabilidad.

La relectura de El Capital permite recordar que la tajada obtenida por los banqueros, constituye tan slo una porcin de la masa total de beneficios creada con la explotacin de los trabajadores.

Marx analiz tambin las formas violentas que en ciertas circunstancias asume la captura de ganancias. Evalu esa tendencia en estudios de la acumulacin primitiva, que han sido actualizados por los tericos de la acumulacin por desposesin (Harvey).

En El Capital investig las formas coercitivas que present la apropiacin de recursos en la gnesis de capitalismo. Pero el sistema continu recreando esas exacciones en distintas situaciones de la centuria y media posterior. Las guerras de Medio Oriente, los saqueos de frica o las expropiaciones de campesinos en Asia ilustran modalidades recientes de esa succin.

Marx inaugur los estudios de formas excepcionales de confiscacin del trabajo ajeno. Esa investigacin sent las bases para clarificar la dinmica contempornea de la inflacin y la deflacin.

Al igual que sus precursores clsicos Marx postul una determinacin objetiva de los precios en funcin de su valor. Precis que esa magnitud queda establecida por el tiempo de trabajo socialmente necesario para la produccin de los bienes, en convulsivos procesos de extraccin de plusvala y realizacin del valor.

Esa caracterizacin no slo permite refutar la ingenua presentacin neoclsica de los precios como reflejos de la utilidad personal, o como espontneos emergentes de la oferta y la demanda. Tambin desmonta la absurda imagen del capitalista, como vctima de escaladas inflacionarias o deflacionarias ajenas a su conducta.

En las coyunturas crticas, la determinacin turbulenta de los precios redita ganancias extraordinarias a los grandes patrones por medio de abruptas desvalorizaciones del salario. Esos mecanismos operan en la actualidad, con la misma intensidad que las expropiaciones virulentas de la poca de Marx.

El Capital facilit la identificacin posterior de quines son los artfices y beneficiarios del nivel que asumen los precios. Esa caracterizacin no se limita a retratar situaciones de pugna distributiva. Subraya la desigualdad de condiciones en que diputan los trabajadores con sus patrones y resalta la consiguiente dominacin que ejercen los formadores de precios.

DESEMPLEO E INNOVACION

La masificacin actual del desempleo constituye otra razn para releer a Marx. Algunos pensadores neoclsicos asumen esa calamidad como un simple dato. Otros difunden consuelos sobre la futura potencialidad de los servicios, para compensar la cada del empleo industrial. Esas previsiones no se corroboran en ningn pas.

Muchos analistas afirman que la educacin resolver el problema. Pero olvidan mencionar el creciente nmero de desocupados con ttulos universitarios. La destruccin de puestos de trabajo ya afecta severamente a los segmentos ms calificados.

Distintas mediciones han comenzado a registrar que en el modelo actual el desempleo no se reduce en las fases expansivas, en proporcin equivalente a su incremento en los periodos recesivos. Este flagelo se acrecienta con la rotacin acelerada del capital y la reduccin vertiginosa de los gastos administrativos.

L a revolucin digital es invariablemente mencionada como la principal causa de esta creciente prdida de puestos de trabajo. Pero las computadoras son culpabilizadas omitiendo quines definen su utilizacin. Se olvida que esos instrumentos nunca actan por s mismos. Son gestionados por capitalistas que apuntalan sus beneficios sustituyendo mano de obra. La informtica y la automatizacin no destruyen espontneamente el empleo. La rentabilidad empresaria provoca esa demolicin.

El Capital introdujo los principales fundamentos de esta caracterizacin del cambio tecnolgico. Marx afirm que las innovaciones son incorporadas para incrementar la tasa de explotacin que nutre el beneficio patronal.

La revolucin informtica en curso se ajusta plenamente a ese postulado. Es un recurso utilizado por las grandes empresas para potenciar la captura del nuevo valor generado por los asalariados.

Tal como ocurri en el pasado con el vapor, el ferrocarril, la electricidad o los plsticos, la digitalizacin introduce transformaciones radicales en la actividad productiva, comercial y financiera. Abarata el transporte y las comunicaciones y modifica por completo los procedimientos de fabricacin o venta de las mercancas.

Un indicio de esa mutacin es la influencia alcanzada por los seores de las nubes. Siete de las diez empresas con mayor capitalizacin burstil actual pertenecen al sector de nuevas tecnologas de la informacin. Hace una dcada y media las firmas con mayor espalda financiera eran petroleras, industriales o automotrices. Actualmente son Google, Amazon, Facebook o Twitter.

Esta irrupcin suscita presagios venturosos entre los pensadores que ocultan las consecuencias de la gestin capitalista de la informtica. Omiten, por ejemplo, que la masificacin de la comunicacin digital reforz la privatizacin del espacio virtual. Ese mbito es controlado por pocas empresas privadas estrechamente asociadas con el Pentgono. El Capital permite entender los determinantes capitalistas de este perfil de la innovacin.

Marx inici la indagacin de la tecnologa como un fenmeno social, abriendo un camino de estudios que floreci en las ltimas dcadas. Pero a diferencia de los tericos evolucionistas o schumpeterianos demostr que el cambio tecnolgico desestabiliza la acumulacin y potencia la crisis.

La innovacin guiada por principios de lucro impone una descarnada competencia que multiplica la sobreproduccin. Induce adems a jerarquizar el desenvolvimiento de ramas tan destructivas como la industria militar.

Marx explic por qu razn el sistema actual impide una gestin social provechosa de las nuevas tecnologas. Seal que ese manejo requerira introducir criterios cooperativos opuestos a los principios de rentabilidad. Las potencialidades de la informatizacin como instrumento de bienestar y solidaridad, slo emergern en una sociedad emancipada del capitalismo.

MULTIPLICIDAD DE CRISIS

Actualmente Marx suscita especial inters por los criterios que enunci para interpretar las crisis. El neoliberalismo no slo genera crecientes sufrimientos populares. Cada quinquenio o decenio desencadena convulsiones que conmocionan a la economa mundial. Esos estallidos inducen a estudiar El Capital.

Las crisis del ltimo perodo incluyeron la burbuja japonesa (1993), la eclosin del Sudeste Asitico (1997), el desplome de Rusia (1998), el desmoronamiento de las Punto.Com (2000) y el descalabro de Argentina (2001). Pero la magnitud y el alcance geogrfico del temblor global del 2008 superaron ampliamente esos antecedentes. Su impacto oblig a revisar todas las teoras econmicas.

Las crisis recientes son efectos directos de la nueva etapa de privatizaciones, apertura comercial y flexibilidad laboral. No son prolongaciones de tensiones irresueltas de los aos 70. Emergieron al calor de los desequilibrios peculiares del neoliberalismo.

Ese modelo erosion los diques que morigeraban los desajustes del sistema. Por esa razn el capitalismo actual opera con grados de inestabilidad muy superiores al pasado.

Los neoclsicos atribuyeron la crisis del 2008 a desaciertos de los gobiernos o irresponsabilidades de los deudores. Redujeron todos los problemas a comportamientos individuales, culpabilizaron a las vctimas y apaaron a los responsables. Justificaron adems los socorros estatales a los bancos, sin registrar que esos auxilios contraran todas sus prdicas a favor de la competencia y el riesgo.

Los heterodoxos explicaron las mismas convulsiones por el descontrol del riesgo. Olvidaron que esas supervisiones son peridicamente socavadas por las rivalidades entre empresas o bancos. Las normas que protegen los negocios de las clases dominantes son quebrantadas por la propia continuidad de la acumulacin.

La relectura de El Capital permite superar esas inconsistencias de la economa convencional. Induce a investigar el origen sistmico de esos estallidos. Brinda pistas para indagar los diversos mecanismos de la crisis, recordando que el capitalismo despliega una amplia gama de contradicciones.

El cimiento comn de esos desequilibrios es la generacin peridica de excedentes invendibles. Pero esa sobreproduccin se desenvuelve por varios carriles complementarios.

Marx resalt la existencia de tensiones entre la produccin y el consumo, derivadas de la estratificacin clasista de la sociedad. Esta caracterizacin tiene gran aplicacin en el escenario de agudos problemas de realizacin del valor de las mercancas, que ha generado el neoliberalismo.

Ese modelo propicia una ampliacin de los consumos sin permitir su disfrute. Expande la produccin estrechando los ingresos populares y precipita crisis derivadas del deterioro del poder adquisitivo. El enorme engrosamiento del endeudamiento familiar no atena la vulnerabilidad de la demanda.

Marx fue el primero en ilustrar cmo la competencia obliga a los empresarios a desenvolver dos tendencias opuestas. Por un lado amplan las ventas y por otra parte reducen los costos salariales. Esa contradiccin presenta envergaduras y localizaciones muy distintas en cada poca.

El neoliberalismo estimula en la actualidad el consumismo y la riqueza patrimonial financiada con endeudamiento en las economas centrales. Al mismo tiempo impone brutales retracciones del poder de compra en la periferia.

El Capital tambin pone el acento en los problemas de valorizacin. Indaga cmo opera la tendencia decreciente de la tasa de ganancia. Demuestra que el aumento de la inversin produce una declinacin porcentual del beneficio, al comps de la propia expansin de la acumulacin. El trabajo vivo que nutre a la plusvala decae proporcionalmente, con el incremento de la productividad que impone la competencia.

Marx resalt que las crisis emergen del crecimiento capitalista. No son efectos ocasionales del despilfarro o del uso inadecuado de los recursos. Explic, adems, cmo el sistema contrapesa primero y agrava despus la cada peridica de la tasa de beneficio.

Esta tesis permite entender de qu forma el neoliberalismo increment la tasa de plusvala, redujo los salarios y abarat los insumos para contrarrestar el declive del nivel de rentabilidad. Tambin ilustra cmo el mismo problema reaparece al cabo de esa ciruga. La contradiccin descubierta por Marx se verifica actualmente en las economas ms capitalizadas que padecen desajustes de sobre-inversin.

La presentacin marxista combinada de los desequilibrios de realizacin y valorizacin es muy pertinente para comprender la heterogeneidad de la mundializacin neoliberal. Indica que contradicciones de ambos tipos irrumpen en los distintos polos de ese modelo y socavan su estabilidad desde flancos complementarios.

FINANZAS Y PRODUCCION

Marx siempre subray los determinantes productivos de las crisis capitalistas. En el marco de las enormes transformaciones generadas por la globalizacin, ese sealamiento permite evitar lecturas simplistas en clave puramente financiera.

L os grandes capitales se desplazan actualmente de una actividad especulativa a otra, en escenarios altamente desregulados que acrecientan las explosiones de liquidez. L a gestin accionaria de las firmas potencia adems los desajustes crediticios, la inestabilidad cambiaria y la volatilidad burstil.

Ese proceso multiplica las tensiones suscitadas por los nuevos mecanismos de titularizacin, derivados y apalancamientos. Es evidente que el neoliberalismo abri las compuertas para un gran festival de especulacin.

Pero hace 150 aos Marx demostr que esas alocadas apuestas son propias del capitalismo. La especulacin es una actividad constitutiva y no opcional del sistema. Alcanz dimensiones maysculas en las ltimas tres dcadas, pero no constituye un rasgo exclusivo del modelo actual.

Esta precisin permite observar las conexiones entre desequilibrios financieros y productivos que resalta El Capital. Marx describi las tensiones autnomas de la primera esfera, pero remarc que en ltima instancia derivan de transformaciones registradas en el segundo mbito.

Siguiendo esta pista se puede notar que la hegemona actual de las finanzas constituye slo un aspecto de la reestructuracin en curso. No es un dato estructural del capitalismo contemporneo. La clase dominante utiliza el instrumento financiero para recomponer la tasa de ganancia mediante mayores exacciones de plusvala.

La globalizacin financiera est enlazada adems con el avance de la internacionalizacin productiva. La multiplicidad de ttulos en circulacin es funcional a una gestin ms compleja del riesgo. Permite administrar actividades fabriles o comerciales mundializadas y sujetas a inesperados vaivenes de los mercados.

Tambin la expansin del capital ficticio est vinculada a esos condicionantes y evoluciona en concordancia con los movimientos del capital-dinero. Aprovisiona a la produccin e intermedia en la circulacin de las mercancas.

Estas conexiones explican la persistencia de la globalizacin financiera luego de la crisis del 2008. L os capitales continan fluyendo de un pas a otro con la misma velocidad y libertad de circulacin, para aceitar el funcionamiento de estructuras capitalistas ms internacionalizadas.

Es cierto que todos los intentos de reintroducir controles a los bancos fallaron por la resistencia que opusieron financistas. Pero esa capacidad de veto ilustra el entrelazamiento del mundo del dinero con el universo productivo. Son dos facetas de un mismo proceso de internacionalizacin.

El Capital aporta numerosas observaciones de la dinmica financiera que explican esos vnculos, a partir de una interpretacin muy original de la lgica del dinero. Destaca el insustituible papel de la moneda en la intermediacin de todo el proceso de reproduccin del capital. Remarca que las distintas funciones del dinero en la circulacin, el atesoramiento o el despliegue de los medios de pago estn sujetan a la misma lgica objetiva, que regula todo el desenvolvimiento de las mercancas.

Ese rol ha presentado modalidades muy distintas en los diversos regmenes de regulacin monetaria. El patrn oro del siglo XIX diverge significativamente de las paridades actualmente administradas por los bancos centrales. Pero en todos los casos rige un curso determinado por la dinmica de la acumulacin, la competencia y la plusvala.

El Capital contribuye a recordar estos fundamentos no slo en contraposicin a los mitos ortodoxos de transparencia mercantil, asignacin ptima de los recursos o vigencia de monedas exgenas, neutrales y pasivas.

Tambin pone de relieve las ingenuidades heterodoxas. Marx no present a la moneda como una mera representacin simblica, un mecanismo convencional o un instrumento amoldado al marco institucional. Explic su rol necesario y peculiar en la metamorfosis que el capital desenvuelve, para consumar su pasaje por los circuitos comerciales, productivos y financieros.

ECONOMIA MUNDIAL Y NACIONAL

La centralidad que tiene El Capital para comprender la dinmica contempornea de los salarios, la desigualdad, el desempleo o la crisis debera conducir a una revisin general de sus aportes a la teora econmica. Resultara muy oportuno actualizar por ejemplo, el estudio de las controversias suscitadas por ese libro que realiz Mandel, en el centenario de la primera edicin.

La obra del pensador germano no slo esclarece el sentido de las categoras bsicas de la economa. Tambin sugiere lneas de investigacin para comprender la mundializacin en curso. Marx nunca lleg a escribir el tomo que preparaba sobre la economa internacional, pero esboz ideas claves para entender la lgica globalizadora del sistema.

Esos principios son muy relevantes en el siglo XXI. El capitalismo funciona en la actualidad al servicio de gigantescas empresas transnacionales, que corporizan el salto registrado en la internacionalizacin. La produccin de Wal-Mart es mayor que las ventas de un centenar de pases, la dimensin econmica de Mitsubishi desborda el nivel de actividad de Indonesia y General Motors supera la escala de Dinamarca.

Las firmas globalizadas diversificaron sus procesos de fabricacin en cadenas de valor y mercancas hechas en el mundo. Desenvuelven todos sus proyectos productivos, en funcin de las ventajas que ofrece cada localidad en materia de salarios, subsidios o disponibilidad de recursos.

La expansin de los tratados de libre-comercio se amolda a esa mutacin. Las compaas necesitan bajos aranceles y libertad de movimientos, para concretar transacciones entre sus firmas asociadas. Por eso imponen convenios que consagran la supremaca de las empresas en cualquier litigio judicial. Esos pleitos son decisivos en ciertas reas como la gentica, la salud o el medio ambiente.

Una relectura de El Capital permite superar dos errores muy corrientes en la interpretacin de la internacionalizacin en curso. Un equvoco supone que el capitalismo actual se maneja con los mismos patrones de preeminencia nacional, que regan en los siglos XIX o XX. El desacierto opuesto considera que el sistema se globaliz por completo, eliminando las barreras nacionales, disolviendo el papel de los estados y forjando clases dominantes totalmente transnacionalizadas.

Marx escribi su principal obra en una etapa de formacin del capitalismo muy distinta al contexto actual. Pero conceptualiz acertadamente cmo operan las tendencias hacia la mundializacin en el marco de los estados y las economas nacionales. Ha cambiado la proporcin y relevancia comparativa de esa mixtura, pero no la vigencia de esa combinacin.

El Capital mejor las ideas expuestas en el Manifiesto Comunista sobre el carcter internacional de la expansin burguesa. En el primer ensayo Marx haba retratado la gestacin de un mercado mundial, la pujanza del cosmopolitismo econmico y la veloz universalizacin de las reglas mercantiles. En su libro de madurez precis las formas que asuman esas tendencias y remarc su enlace con los mecanismos nacionales del ciclo y la acumulacin.

Marx ajust su mirada de la internacionalizacin objetando las tesis ricardianas de las ventajas comparativas. Resalt el carcter estructural de la desigualdad imperante en el comercio internacional. Por eso rechaz todas las expectativas de convergencia armoniosa entre pases y las visiones de amoldamiento natural a las aptitudes de los concurrentes.

Este enfoque le permiti notar la vigencia de remuneraciones internacionales ms elevadas para los trabajos de mayor productividad. En el debut del capitalismo Marx percibi algunos fundamentos de explicaciones posteriores de la brecha en los trminos de intercambio.

El terico germano tambin observ la secuela de desajustes generados por el desborde capitalista de las fronteras nacionales. Registr cmo ese proceso provoca crecientes fracturas a escala global.

Pero El Capital investig esa dinmica en escenarios nacionales muy especficos. Indag la evolucin de los salarios, los precios o la inversin en economas particulares. Detall puntualmente esa dinmica en el desenvolvimiento industrial de Inglaterra.

La lectura de Marx invita, por lo tanto, a evaluar la mundializacin actual como un curso preeminente, que coexiste con el continuado desenvolvimiento nacional de la acumulacin. Sugiere que ambos procesos operan en forma simultnea.

POLARIDADES CON NUEVO RAZONAMIENTO

El Capital es muy til tambin para analizar la lgica de la relacin centro-periferia subyacente en la brecha global actual. Marx anticip ciertas ideas sobre esa divisin, en sus observaciones sobre desenvolvimiento general del capitalismo.

Al principio supona que los pases retrasados repetiran la industrializacin de Occidente. Estimaba que el capitalismo se expanda demoliendo murallas y creando un sistema mundial interdependiente.

Expuso esa visin en el Manifiesto Comunista. All describi cmo China e India seran modernizadas con el ferrocarril y la importacin de textiles britnicos. Marx realzaba la dinmica objetiva del desarrollo capitalista y consideraba que las estructuras precedentes seran absorbidas por el avance de las fuerzas productivas.

Pero al redactar El Capital comenz a percibir tendencias opuestas. Not que la principal potencia se modernizaba ampliando las distancias con el resto del mundo. Esta aproximacin se afianz con su captacin de lo ocurrido en Irlanda. Qued impresionado por la forma en que la burguesa inglesa sofocaba el surgimiento de manufactureras en la isla, para garantizar el predominio de sus exportaciones. Not, adems, cmo se aprovisionaba de fuerza de trabajo barata para limitar las mejoras de los asalariados britnicos.

En esta indagacin intuy que la acumulacin primitiva no anticipa procesos de pujante industrializacin, en los pases sometidos al yugo colonial. Este registro sent las bases para la crtica posterior a las expectativas de simple arrastre de la periferia por el centro. Con este fundamento se conceptualiz posteriormente la lgica del subdesarrollo.

Marx no expuso una teora del colonialismo, ni una interpretacin de la relacin centro-periferia. Pero dej una semilla de observaciones para comprender la polarizacin global, que retomaron sus sucesores y los tericos de la dependencia.

Esta lnea de trabajo es muy relevante para notar cmo en la actualidad el neoliberalismo exacerba las fracturas globales. En las ltimas tres dcadas se ampliaron todas las brechas que empobrecen a la periferia inferior. Esa degradacin se intensific con la consolidacin del agro-negocio, el endeudamiento externo y el avasallamiento de los recursos naturales de los pases dependientes. Estas confiscaciones asumieron modalidades muy sangrientas en frica y el mundo rabe.

Las observaciones de Marx incluyeron tambin cierto registro de diversidades en el centro. Intuy que el debut industrial britnico no sera copiado por Francia y not la presencia de cursos novedosos de crecimiento mixturados con servidumbre (Rusia) o esclavismo (Estados Unidos).

El autor de El Capital capt esas tendencias madurando un cambio de paradigma conceptual. En sus trabajos ms completos reemplaz el primer enfoque unilineal -asentado en el comportamiento de las fuerzas productivas- por una mirada multilineal, centrada en el papel transformador de los sujetos.

Con este ltimo abordaje la rgida cronologa de periferias amoldadas a la modernizacin qued sustituida por nuevas visiones, que reconocen la variedad del desenvolvimiento histrico.

 Esta metodologa de anlisis es importante para notar la especificidad de las formaciones intermedias, que han irrumpido en forma persistente en distintos periodos de la ltima centuria y media. Con esa ptica se puede evaluar la dinmica de acelerados procesos de crecimiento contemporneo (China), en etapas de gran reorganizacin del sistema (neoliberalismo).

ANTICIPOS DE ANTIIMPERIALISMO

Marx estudi la economa del capitalismo para notar su efecto sobre la lucha de clases que socava al sistema. Por eso indag los procesos polticos revolucionarios a escala internacional.

Sigui con especial inters el curso de las rebeliones populares de China, India y sobre todo Irlanda e intuy la importancia de los nexos entre las luchas nacionales y sociales. Por eso promovi la adhesin de los obreros britnicos a la revuelta de la isla contigua, buscando contrarrestar las divisiones imperantes entre los oprimidos de ambos pases.

A partir de esa experiencia Marx ya no concibi la independencia de Irlanda, como un resultado de victorias proletarias en Inglaterra. Sugiri un empalme entre ambos procesos y transform su internacionalismo cosmopolita inicial, en un planteo de confluencia de la resistencia anticolonial con las luchas en las economas centrales.

En su etapa del Manifiesto el revolucionario alemn propagaba denuncias anticoloniales de alto voltaje. No se limitaba a describir la destruccin de las formas econmicas pre-capitalistas. Cuestionaba a viva voz las atrocidades de las grandes potencias.

Pero en esos trabajos juveniles Marx supona que la generalizacin del capitalismo acelerara la erradicacin ulterior de ese sistema. Defenda un internacionalismo proletario muy bsico y emparentado con viejas utopas universalistas.

En su mirada posterior Marx resalt el efecto positivo de las revoluciones en la periferia. Esos sealamientos fueron retomados por sus discpulos de siglo XX, para indicar la existencia de una contraposicin entre potencias opresoras y naciones oprimidas y postular la convergencia de batallas nacionales y sociales. De esas caracterizaciones surgieron las estrategias de alianza de los asalariados metropolitanos con los desposedos del mundo colonial.

Con este fundamento se forj tambin la sntesis del socialismo con el antiimperialismo, que desenvolvieron los tericos del marxismo latinoamericano. Esa conexin indujo las convergencias de la izquierda regional con el nacionalismo revolucionario, para confrontar con el imperialismo estadounidense. Ese empalme inspir a la revolucin cubana y ha sido retomado por el proceso bolivariano.

En una coyuntura signada por las agresiones de Trump ese acervo de experiencias recobra importancia . Los atropellos del magnate inducen a revitalizar las tradiciones antiimperialistas, especialmente en pases tan vapuleados como Mxico. All resurge la memoria de resistencias a los avasallamientos perpetrados por Estados Unidos.

Marx observaba cmo las grandes humillaciones nacionales desatan procesos revolucionarios. Lo que percibi en el siglo XIX vuelve a gravitar en la actualidad.

ADVERSIDADES E IDEOLOGA

Marx debi lidiar con momentos de aislamiento, reflujo de la lucha popular y consolidacin del dominio burgus. La escritura de varias partes de El Capital coincidi con esas circunstancias. Afront la misma adversidad que prevalece en la actualidad en las coyunturas de estabilizacin del neoliberalismo.

En ese tipo de situaciones el pensador germano indag cmo domina la clase dominante. Conceptualiz el papel de la ideologa en el ejercicio de esa supremaca. En el estudio del fetichismo de la mercanca que encar en El Capital hay varias referencias a esa problemtica.

Es importante retomar esas consideraciones para notar cmo ha funcionado el neoliberalismo en las ltimas dcadas. Los artfices del modelo actual transmiten fantasas de sabidura de los mercados e ilusiones de prosperidad espontnea. Presagian derrames del beneficio y recrean numerosas mitologas del individualismo.

Con esa batera de falsas expectativas propagan una influyente ideologa en todos los sentidos del trmino. Marx destac esa variedad de facetas de las creencias propagadas por los dominadores para naturalizar su opresin.

El credo neoliberal provee todos los argumentos utilizados por el establishment para justificar su primaca. Aunque el grado de penetracin de esas ideas es muy variable, salta a la vista su incidencia en la subjetividad de todos los individuos.

Pero al igual que en la poca de Marx el capitalismo se reproduce tambin a travs del miedo. El sistema transmite creencias sobre un futuro venturoso y al mismo tiempo generaliza el pnico ante ese devenir. El neoliberalismo ha multiplicado especialmente la angustia del desempleo, la humillacin frente a la flexibilidad laboral y la desesperanza ante la fractura social.

Esos temores son transmitidos por los grandes medios de comunicacin con sofisticados disfraces y cambiantes engaos. No slo configuran el sentido comn imperante en la sociedad. Operan como usinas de propagacin de todos los valores conservadores.

Los medios de comunicacin complementan (o sustituyen) a las viejas instituciones escolares, militares o eclesisticas en el sostenimiento del orden burgus. La prensa escrita, los medios audiovisuales y las redes sociales ocupan un espacio inimaginable en siglo XIX. Expanden las ilusiones y los temores que sostienen la hegemona poltica del neoliberalismo.

Pero esos mecanismos han quedado seriamente erosionados por la prdida de legitimidad que genera el descontento popular. Trump, el Brexit o el ascenso de los partidos reaccionarios en Europa, ilustran cmo ese malestar puede ser capturado por la derecha. Frente a este tipo de situaciones Marx forj una perdurable tradicin de concebir alternativas, combinando la resistencia con la comprensin de la coyuntura .

PROYECTO SOCIALISTA

Marx particip activamente en los movimientos revolucionarios que debatan las ideas del socialismo y el comunismo. Mantuvo esa intensa intervencin mientras escriba El Capital. Nunca detall su modelo de sociedad futura pero expuso los basamentos de ese provenir.

El acrrimo crtico de la opresin alentaba la gestacin de regmenes econmicos asentados en la expansin de la propiedad pblica. Tambin promova la creacin de sistemas polticos cimentados en la auto-administracin popular.

Marx apostaba a un pronto debut de esos sistemas en Europa. Percibi en la Comuna de Pars un anticipo de su proyecto. Conceba el inicio de esa transformacin revolucionaria en el Viejo Continente e imaginaba una propagacin ulterior a todo el planeta.

Es sabido que la historia sigui una trayectoria muy diferente. El triunfo bolchevique de 1917 inaugur la secuencia de grandes victorias populares del siglo XX. Esos avances incluyeron intentos de construccin socialista en varias regiones de la periferia.

Las clases dominante quedaron aterrorizadas y otorgaron concesiones inditas para contener la pujanza de los movimientos anticapitalistas. En los aos 70-80 los emblemas del socialismo eran tan populares, que resultaba imposible computar cuntos partidos y movimientos reivindicaban esa denominacin.

Pero tambin es conocido lo ocurrido posteriormente. El desplome de la Unin Sovitica dio lugar al prolongado periodo de reaccin contra el igualitarismo, que persiste hasta la actualidad.

Este escenario ha sido alterado por la resistencia popular y el declive del modelo poltico-ideolgico que nutri a la globalizacin neoliberal. En estas circunstancias la relectura de El Capital converge con redescubrimientos del proyecto socialista. Los jvenes ya no cargan con los traumas de la generacin anterior, ni con las frustraciones que pavimentaron la implosin de la URSS.

La propia experiencia de lucha es aleccionadora. Muchos activistas comprenden que la conquista de la democracia efectiva y la igualdad real exige forjar otro sistema social. Frente al sufrimiento que ofrece el capitalismo intuyen la necesidad de construir un horizonte de emancipacin.

La llegada de Trump incorpora nuevos ingredientes a esta batalla. El acaudalado mandatario intenta recuperar por la fuerza la primaca de Estados Unidos. Pretende reforzar la preponderancia de Wall Street y la preeminencia del lobby petrolero, reactivando el unilateralismo blico.

No slo proclama que Estados Unidos debe alistarse para ganar las guerras. Ya inici su programa militarista con bombardeos en Siria y Afganistn. Exige, adems, una subordinacin del Viejo Continente que socava la continuidad de la Unin Europea. Trump no se limita a construir el muro en la frontera mexicana. Acelera la expulsin de inmigrantes, alienta golpes derechistas en Venezuela y amenaza a Cuba.

En esta convulsionada coyuntura Marx recobra actualidad. Sus textos no slo aportan una gua para comprender la economa contempornea. Tambin ofrecen ideas para la accin poltica en torno a tres ejes primordiales del momento: reforzar la resistencia antiimperialista, multiplicar la batalla ideolgica contra el neoliberalismo y afianzar la centralidad del proyecto socialista.

ACTITUDES Y COMPROMISOS

Las teoras que introdujo Marx revolucionaron todos los parmetros de la reflexin y trastocaron los cimientos del pensamiento social. Pero el terico alemn sobresali tambin como un gran luchador. Desenvolvi un tipo de vida que actualmente identificaramos con la militancia.

Marx se ubic en el bando de los oprimidos. Reconoci los intereses sociales en juego y rechaz la actitud del observador neutral. Particip en forma muy decidida en la accin revolucionaria.

Ese posicionamiento orient su trabajo hacia los problemas de la clase trabajadora. Promovi la conquista de derechos sociales con la mira puesta en forjar una sociedad liberada de la explotacin.

Marx propici una estrecha confluencia de la elaboracin terica con la prctica poltica. Inaugur un modelo de fusin del intelectual, el economista y el socialista que ha sido retomado por numerosos pensadores.

Con esa postura evit dos desaciertos: el refugio acadmico alejado del compromiso poltico y el deslumbramiento pragmtico por la accin. Leg un doble mensaje de intervencin en la lucha y trabajo intelectual para comprender la sociedad contempornea. Continuar ese camino es el mejor homenaje a los 150 aos de El Capital.

  6-5-2017

RESUMEN

Marx recupera inters. Su clarificacin del funcionamiento del capitalismo contrasta con las simplificaciones neoclsicas y las ingenuidades heterodoxas. Indic la lgica de la plusvala que subyace en la agresin neoliberal y el tipo de superexplotacin que prevalece en el trabajo precario. Esclareci el origen de la desigualdad y el sentido actual del beneficio.

El Capital permite refutar la identificacin de la revolucin digital con el desempleo. Cuestiona las explicaciones de la crisis por desaciertos gubernamentales o carencias de regulaciones. Remarca tensiones intrnsecas en la esfera del consumo y la rentabilidad.

Marx subray los determinantes productivos de las convulsiones financieras. Sugiri las conexiones de la mundializacin con los patrones nacionales de acumulacin. Anticip las polarizaciones que generan subdesarrollo en la periferia y los enlaces del antiimperialismo con estrategias socialistas.

Tambin conceptualiz la combinacin de ilusiones y temor que propaga la ideologa burguesa. Su proyecto igualitario resurge junto a nuevas sntesis de la accin poltica con la elaboracin terica.

PALABRAS CLAVES

Capitalismo, neoliberalismo, marxismo.

BIBLIOGRAFIA BSICA

-Amin, Samir 1973. Cmo funciona el capitalismo?, Siglo XXI, Buenos Aires.

-Anderson, Kevin B, 2010. Marx at the margins, University Of Chicago Press,

-Braverman, Harry, 1980, Trabajo y capital monopolista, Nuestro Tiempo, Mxico.

-Brunhoff Suzanne, 1973, La concepcin monetaria de Marx, Ediciones del siglo,

-Callinicos Alex, 1999, Social theory, Polity Press, 1999, Great Britain.

-Carchedi Guglielmo, 1991, Frontiers of political economy, Verso.

-Dumenil Grard, Levy Dominique, 1996, La dynamique du capital, PUF, Paris,

-Foley D, K, 1989, Para entender El Capital, Fondo de cultura econmica, Mxico.

-Grossman Henryk, 1979, La ley de la acumulacin y el derrumbe del sistema capitalista, Siglo XXI, Mxico.

-Harvey, David 1982 Los lmites del capitalismo y la teora marxista (Mxico DF: Fondo de Cultura Econmica).

-Hilferding Rudolf, 1973, El capital financiero, Tecnos, Madrid.

-Husson Michel, 2009, Capitalismo puro, Maia, Madrid

-Kohan, Nstor (1998). Marx en su (Tercer) Mundo: hacia un socialismo no colonizado, Biblos, Buenos Aires.

-Luxemburg, Rosa, 1968. La acumulacin del capital. Editoral sin especificacin, Buenos Aires,

-Mandel Ernest, 1978, El capitalismo tardo, Era, Mxico.

-Mandel Ernest, 1985, Cien aos de controversias en torno a la obra de Karl Marx. Siglo XXI, Madrid.

-Marx Carlos, 1973, El Capital, Mxico, Fondo de Cultura Econmica.

-Marx, Carlos (1967). El Manifiesto Comunista, Claridad, Buenos Aires.

-Panitch, Leo; Gindin, Sam, 2012, The Making of Global Capitalism, Verso.

-Piketty, Thomas, (2013),   Le capital au XXIe sicle, Seuil,

-Rosdolsky, Romn, 1979, Gnesis y estructura de El Capital, Siglo XXI, Mxico.

-Rubin, Isaac, 1985, Ensayo sobre la teora del valor, Cuadernos de Pasado y Presente n 53, Mxico.

-Salama Pierre, Tran Hai Hac, Introduction a lEconomie marxiste, La Decouverte, Paris,

-Shaikh, Anwar, 1991, Valor, acumulacin y crisis, Tercer Mundo Editores, Bogot.

-Sweezy, Paul, 1 973. Teora del desarrollo capitalista, Fondo de Cultura Econmica, Mxico.

Nota:

Este artculo sintetiza ideas expuestas en Katz Claudio. La economa marxista, hoy. Seis debates tericos, Maia, Madrid, 2009. Neoliberalismo, Neodesarrollismo, Socialismo, Batalla de Ideas, 2016, Buenos Aires. Marx y la periferia, Rebelion.org, 28/3/2016. The Manifesto and Globalization, Latin American Perspectives, Issue 117, Vol. 28 No. 5, September 2001. La bibliografa completa puede consultarse en esos textos.  

Claudio Katz. Economista, investigador del CONICET, profesor de la UBA, miembro del EDI. Su pgina web es: www.lahaine.org/katz

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter