Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-09-2017

Por la libertad de expresin, por la democracia y el derecho a decidir

Pedro Casas
Rebelin


Un grupo de personas de diversos mbitos de la sociedad madrilea, se est agrupando en las ltimas semanas bajo el rtulo de Madrile@s por el Derecho a Decidir, con objeto de promover en Madrid el debate y apoyo a este derecho que consideran esencialmente democrtico.

En un texto que han difundido con el ttulo Por qu apoyar en madrid un referndum de autodeterminacin, con ocasin del convocado en Catalunya para el 1 de octubre, afirman que no hay un ejercicio ms democrtico que llamar al pueblo para que libre y pacficamente se exprese sobre su futuro, y por ello, desde una conviccin profundamente democrtica, es lo que corresponde apoyar en cualquier lugar. Defendemos por ello este referndum, porque tambin exigimos que la poblacin sea consultada sobre los necesarios cambios polticos y sociales que hay que introducir en el sistema del 78 surgido de una transicin tutelada.

En dicho texto, que est siendo apoyado por escritores, filsofos, catedrticos, activistas sociales y sindicales de Madrid, consideran que las multitudinarias manifestaciones de los ltimos aos o la participacin de ms de 2 millones de personas en la consulta del 9 de noviembre de 2014, muestran claramente el apoyo popular de este proceso, como confirman tambin todas las encuestas que cifran en torno a un 80% la poblacin que se muestra favorable a la realizacin de dicha consulta para decidir libremente su futuro y su relacin con el estado espaol, dndose este apoyo tanto entre las posiciones favorables o contrarias a la posible independencia.

Con estas motivaciones, este colectivo convoc un acto titulado En Madrid por el Derecho a Decidir en la sala Terneras del complejo Matadero. Nada ms darse a conocer, la Falange y el PP salieron al tiempo y en el mismo lugar amenazando contra la celebracin del acto (los primeros con pintadas de muerte al independentismo y los segundos con presiones y recursos).

El juez D. Jos Yusti Bastarreche de la sala contencioso-administrativo de Madrid, de trayectoria franquista, no necesit ni tres horas para dictar un auto que anulaba la cesin que el Ayuntamiento de Madrid haba hecho del espacio a los organizadores. Dicho juez ni se molest en pedir opinin a la parte demandada antes de emitir su auto-ritaria decisin, y adems contra este auto no cabe recurso, tan slo unas alegaciones.

En relacin con el recurso y auto judicial merece la pena destacar dos aspectos que afectan al estado de derecho y libertades que pensbamos que disfrutbamos.

Dice el recurso: .. si lo que los convocantes del acto pretenden es reivindicar el derecho a decidir, es indiferente que lo hagan antes o despus, precisamente, del uno de octubre, ya que ningn perjuicio se les deriva de una fecha u otra, y sin embargo es esencial para ellos que sea antes del uno de octubre, porque lo que se pretende es reivindicar la celebracin de la consulta, e incitar a la participacin. Lo que pretende el PP (y ha conseguido) es que la justicia module polticamente los derechos fundamentales de libertad de reunin y expresin, segn la conveniencia del momento.

El juez de Madrid se permite enmendar la plana al mismsimo Tribunal Constitucional (TC) cuando en su auto declara ilegal una ley (de referndum cataln) que dicho tribunal solamente ha suspendido cautelarmente. Y declara que no es posible que un acto que abiertamente se dirige contra lo dispuesto en la Constitucin y las resoluciones del TC pueda contar con el apoyo de un municipio lo que significa que no se pueden expresar opiniones contrarias a lo que la ley regula: Estado de excepcin sin declarar.

Ante este atropello judicial los convocantes del acto han mostrado su decisin de mantenerlo el mismo da en un lugar alternativo, ya no slo por el derecho a decidir, sino tambin por la libertad de expresin y por la democracia.

La reaccin de la sociedad madrilea no se ha hecho esperar frente a este atropello, y son multitud las personas que se estn haciendo eco de un acto cuya expectacin se ha multiplicado por causa de este atropello poltico y judicial, ya que lo que est en juego no slo es la posibilidad de que los catalanes puedan ejercer su derecho a decidir, sino que todos los ciudadanos del estado espaol podamos ejercer nuestros ms elementales derechos democrticos.

Antes de que ETA parase en su actividad armada, el Estado afirmaba que sin violencia se poda hablar de todo; poco tardaron en encarcelar a los que promovieron el cese de la actividad armada. En Catalua el proceso se est llevando en trminos pacficos y democrticos, y el Estado se niega a hablar y negociar. Y en Madrid (y en otras ciudades) ya ni siquiera podemos juntarnos y hablar de estas cosas entre [email protected] Nos estn poniendo muchos barrotes, de los que a veces no somos conscientes hasta que decidimos movernos y nos chocamos con ellos.

Termina el texto dado a conocer por los organizadores del acto, No caeremos en la trampa del enfrentamiento entre los pueblos, porque se trata de ejercer los derechos democrticos de unos y otros. Apoyaremos por tanto cuantas acciones sean necesarias para defender este ejercicio democrtico y pacfico, y rechazamos cuantas medidas de veto e imposicin se pretendan implementar.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter