Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-10-2017

Entrevista a Renn Vega Cantor de la Universidad Pedaggica Nacional (Bogot-Colombia)
"El Papa santific el terrorismo de Estado en Colombia"

Mario Hernandez
Rebelin


M.H.: Quisiera que compartas tu anlisis de la visita del Papa Francisco a tu pas.

R.V.C.: En vista de la dictadura meditica se ha impuesto una visin que me imagino es la que se ha difundido en Argentina tambin. Se presenta a la visita del Papa como un signo de paz, como el cierre a un proceso de paz. Me parece que es algo muy superficial que, por el contrario, la visita del Papa a Colombia se ha convertido en una santificacin del terrorismo de Estado.

Para explicar esta afirmacin quiero sealar tres cosas, primero una de tipo histrico, en segundo lugar algo relacionado a la situacin actual y en tercer lugar mirar el plan geopoltico de la visita del Papa.

Con respecto al primer punto, de tipo histrico, entre las actividades que desarroll el Papa en Colombia fue concederle la beatificacin a dos sacerdotes colombianos, uno llamado Pedro Mara Ramrez y otro Jess Jaramillo. Lo significativo es que estos dos personajes en su vida fueron todo menos santos, sobre todo el primero, que fue un sacerdote muy comprometido en la persecucin de liberales y militantes liberales en la dcada del 40 y muri luego de los sucesos del 9 de abril de 1948 (El Bogotazo).

Era prroco de un municipio ya desaparecido fsicamente, el pueblo de Armero, Tolima, y el 10 de abril fue muerto por la multitud porque se sealaba que desde la sacrista haba habido ataques armados a la poblacin en los que particip este sacerdote. Y durante toda su trayectoria se caracteriz por tener un discurso antiliberal y anti comunista en el que prcticamente sealaba que matar liberales no era pecado. Si es este tipo de personajes los que santifica Francisco en su venida a Colombia est dando una muy mala seal, porque est santificando la conducta intolerante de sectores de la Iglesia, ahora avalados por el Vaticano y la curia colombiana.

Adems, Pedro Mara Ramrez no fue muerto por ser un cura defensor de la moral cristiana sino porque fue militante armado del Partido Conservador que atac a liberales, siendo un sacerdote en ejercicio. Prctica que no es excepcional en Colombia sino que ms bien ha sido la pauta por parte de clrigos catlicos a lo largo de la historia.

El segundo hecho que creo que hay que destacar de esta visita es la situacin actual, y me refiero a lo que pasa en el pas en estos ltimos meses relacionado con el proceso de paz. Realmente el Papa vino a darle un apoyo poltico a Manuel Santos cuya gestin est totalmente desprestigiada dentro del pas entre todos los sectores polticos y la opinin pblica.

Pero adems vino a una cosa mucho ms importante que a nivel internacional no se ha recalcado: vino a santificar el terrorismo de Estado y a santificar a uno de los agentes fundamentales del terrorismo de Estado, como son las fuerzas militares. Si se hace un seguimiento, desde el momento en que aterriza el Papa y toca suelo colombiano, lo hace en un aeropuerto militar, no en uno civil. De ah en adelante todo lo que se desarroll estuvo relacionado con limpiar la imagen del Ejrcito colombiano y de las Fuerzas Armadas de este pas. Desde el momento en que es recibido por altos oficiales, generales, las vctimas que se presentan ante l son soldados mutilados que participaron en el conflicto. Se neg a recibir a delegados de las FARC y siempre que se refiri a las vctimas, hizo mencin a los victimarios, a las Fuerzas Armadas del Estado, o sea, que terminaron siendo vctimas y absueltos por el Papa por todos sus actos en todos los lugares donde estuvo. Siempre sealando que este era como un Ejrcito de Dios y son palabras que se repitieron de manera textual.

Al mismo tiempo particip en actos bochornosos y verdaderamente desagradables como cuando el jefe de las Fuerzas Armadas le entreg una virgen ataviada con prendas del Ejrcito colombiano. Esto muestra que hasta en el mbito simblico, discursivo, limpi la imagen criminal de las Fuerzas Armadas colombianas, que han sido un actor fundamental en la violencia que se ha desarrollado en este pas en los ltimos 70 aos.

Y un tercer elemento que creo importante sealar es que el Papa como Jefe de Estado que es, Jefe de gobierno y no solo de una Iglesia, vino con una postura geopoltica opuesta al gobierno legtimo de Venezuela y desde antes de su llegada a Colombia haba manifestado su oposicin al gobierno de Maduro por su convocatoria a la Constituyente y luego prcticamente aval la postura injerencista de Manuel Santos en los asuntos de Venezuela que es una postura abiertamente intervencionista en la que incluso se trabaja con la idea de que Colombia puede convertirse en un territorio de agresin hacia Venezuela dado que en este territorio hay muchas bases militares.

Desde este punto de vista podemos sealar que estos tres aspectos indican que la visita del Papa no fue una visita tan pacfica como generalmente se dice.

M.H.: Sin embargo habra que destacar que el jefe de las FARC le pide perdn a Francisco.

R.V.C.: Me parece que ese acto de solicitud de perdn del jefe de las FARC se presta a la discusin y al debate. Porque hablando de perdn, esta visita del Papa habra sido la ocasin para que las jerarquas catlicas colombianas le hubieran pedido perdn al pueblo colombiano por su participacin activa como actor de la guerra a favor del Estado y del terrorismo de Estado.

Esta hubiera sido la oportunidad para ese tipo de perdn. Pero la Iglesia colombiana, el Ejrcito colombiano y los medios de comunicacin que estn ntimamente relacionados con el desarrollo del conflicto armado en Colombia, nunca han pedido perdn y no lo van a pedir.

Hace unas semanas sali un artculo en la prensa que deca que sectores de la Iglesia colombiana reunidos en la ciudad de Medelln sealaron que no iban a pedir perdn y que no podan hacerlo pensando en el costo econmico que eso significara.

La iglesia no piensa en trminos espirituales sino en trminos terrenales. Cunto significara en trminos econmicos pedirle perdn al pueblo colombiano por su participacin directa como actor de guerra? Y este es el otro elemento que hay que sealar, en los EE UU se public hace unos aos una investigacin sobre el papel protagnico de la Iglesia en la violencia en Colombia, es una investigacin que se llama Casos de implicacin de la Iglesia en la violencia en Colombia, donde se seala la responsabilidad directa de la Iglesia colombiana desde los ms altos niveles, desde las ms altas jerarquas hasta sacerdotes de parroquia. Todo relacionado con el cumplimiento de rdenes, que incluso emanaban desde el Vaticano, anti liberales y anti comunistas.

Desde luego esto no quiere decir que en el seno de la Iglesia no hayan existido sacerdotes u obispos comprometidos con la liberacin del pueblo colombiano, que hayan inclusive sido asesinados por ser de la Teologa de la liberacin. Eso es cierto y muestra el carcter contradictorio de la Iglesia en su funcionamiento real. Pero en trminos de las jerarquas eclesisticas su responsabilidad en la guerra es evidente y debe pasar a juicio histrico, incluso en trminos de justicia penal, porque hay casos comprobados, como esta investigacin que sealo, de responsabilidad de sacerdotes en apoyo a grupos paramilitares, relacionados con los altos poderes del Estado, porque el grupo de los 12 apstoles, que funcion en un pueblo de Antioquia que se llama Yarumal, fue organizado por el hermano del que fuera Presidente, lvaro Uribe Vlez. Est confirmado que un sacerdote aprovechaba el secreto de la confesin para darle informacin a los militares para que torturaran y desaparecieran a campesinos y habitantes de la regin, acusados de ser guerrilleros o auxiliares de la guerrilla.

De tal manera que esta fue una ocasin propicia para que la Iglesia pidiera perdn, pero ese perdn no se vio por ningn lado y no hay perspectivas de que la Iglesia vaya a dar ese tipo de paso.

Santos admiti que el objetivo no era la paz sino el desarme de la insurgencia

M.H.: Otro tema sobre el que quera consultarte es la carta enviada a la ciudadana por Henry Costa Patio, facilitador de los dilogos de paz entre el gobierno nacional y las FARC que manifest su descontento y preocupacin por los incumplimientos que ha habido en torno a la implementacin de los acuerdos de paz suscritos en La Habana.

R.V.C.: Yo creo que la realidad es muy contundente y muy dura y tambin muy difcil de admitir. A pesar de que no se ha cumplido un ao de la firma de los acuerdos en su segunda versin. Prcticamente de parte del gobierno no se ha cumplido nada, el incumplimiento es absoluto. Y lo que va quedando claro, incluso el propio Manuel Santos lo expres en una entrevista, es que el objetivo no era eso de la paz sino el desarme de la insurgencia. Como se ha conseguido, entonces ahora est claro que no se va a cumplir nada de lo que se haba acordado. No se va a cumplir nada en trminos agrarios, el cual es un tema neurlgico en el conflicto colombiano, que no haya ninguna modificacin a favor de los campesinos, colonos y personas que no tienen tierra.

En trminos de amnista y de liberacin de los presos polticos de las FARC, ha sido un proceso a cuentagotas y no ha avanzado sustancialmente. En trminos de la reforma poltica y de la garanta de participacin tambin est enredado por parte del Congreso. Hay una campaa meditica sistemtica para desconocer todo lo que se firm con las FARC. Ese es el panorama y en ese sentido todo lo que se diga respecto a ese incumplimiento es poco frente a la realidad.

Para completar, se estn asesinando con una gran frecuencia a antiguos guerrilleros, est circulando la noticia, que no divulgan los grandes medios, sobre secuestros y asesinatos de desmovilizados de las FARC en Antioquia y otros lugares del pas.

Esto indica que estamos asistiendo a un proceso similar al que se vivi con Unin Patritica, sin que el Estado colombiano tome medidas para proteger a los guerrilleros, que era uno de los compromisos fundamentales al firmar el acuerdo para poder hacer poltica. Este es el contexto y el panorama que es verdaderamente preocupante.

M.H.: Tuve oportunidad de compartir el VI Encuentro Internacional de la economa de los trabajadores con el compaero Enciso que algunos nombran como el economista de las FARC. En ese encuentro hizo una exposicin sobre los acuerdos de paz y me qued una pregunta que no le pude hacer, te la voy a trasladar a vos: acuerdos de paz o rendicin?

R.V.C.: Las cosas se van desenvolviendo muy rpidamente en Colombia, creo que hay que sealar que cuando se llega a los dilogos no hay un proceso de derrota militar de la insurgencia, esa derrota militar nunca se dio, hasta el punto de que estamos hablando de la desmovilizacin de 10/12.000 guerrilleros. No hubo derrota militar pero desde luego estamos viendo que esto se est convirtiendo en una derrota poltica, que no creo que se pueda sealar que estuviera prefigurada desde antes, sino que tiene que ver con una serie de condiciones que se han venido dando en el pas donde a mi modo de ver tienen una amplia responsabilidad la mayor parte de las izquierdas, porque no han comprendido la importancia del momento.

Desde ese punto de vista se ha llegado al caso de que lo que se ha privilegiado es el desarme y no la importancia de plantear reformas por parte de las izquierdas que vayan ms all de la participacin electoral en esta coyuntura.

En ese sentido, las FARC han ido quedando cada vez ms solas y eso en el futuro va a tener consecuencias, y as aparece como si hubiera sido una entrega, pero se firm un acuerdo que no se est cumpliendo y que termina siendo profundamente negativo no solamente para las FARC sino tambin para la sociedad colombiana.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter