Portada :: Espaa :: Crisis poltica en Catalua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-01-2018

Entrevista a Oscar Murciano, Secretario de Accin Social de la CGT de Catalua
"Los trabajadores recordamos perfectamente los recortes del gobierno de Artur Mas en Catalua"

Mario Hernandez
Rebelin


M.H.: Estamos en contacto con Oscar Murciano, de la CGT catalana. Cul es la situacin poltica que se vive en Catalua?

O.M.: Despus de un pulso bastante intenso, violento, represivo y con bastante ataque a los derechos civiles y libertades del Estado espaol, el gobierno institucional a pesar de contar con un buen apoyo popular, como no poda ser de otra manera, ha sido vencido por la parte ms fuerte, la del Estado espaol que ha impuesto la intervencin de la Generalitat, el encarcelamiento de personalidades, como lo que indica el artculo 155 de la Constitucin espaola y que despus se ha visto definido en la realizacin de unas elecciones que se han llevado adelante hace algunos das.

Por la parte independentista es una foto fija en la que hay un estado de movilizacin bastante fuerte e importante desde hace tiempo y que se mantiene inalterable a todo lo que pueda suceder en contra. No habr una bajada, pero tampoco se produce una subida suficiente como para poder salir de este empate perpetuo.

Por la otra parte, ha habido un hundimiento de lo que sera el Partido Popular, que es el que manda a nivel del Estado espaol y un reagrupamiento en torno a un partido de derecha liberal que se llama Ciudadanos, que ha captado el voto til de todos aqullos que estaban un poco hartos de esta situacin y de personas que pueden tener algn tipo de sentimiento de clase pero que en determinado momento si les das a escoger en unas elecciones, independentismo o no, y dicen que no son independentistas.

Entonces, Ciudadanos ha canalizado ese voto til. La situacin ahora es de empate a nivel institucional, pero habr muchos movimientos. Vendr Puigdemont o no vendr? Veremos la respuesta de parte del Estado espaol que no permitir una reedicin de lo sucedido hasta ahora, aunque muchos movimientos indican que desde la parte institucional poltica se va a entrar en una fase de relajamiento.

M.H.: Particularmente me interesa mucho este contacto con ustedes, con la CGT catalana, porque en medio de todo lo que ests describiendo, para m es importante saber cul es la posicin de los trabajadores que habitan Catalua en relacin a esta situacin poltica.

O.M.: Nosotros como sindicato, en diferentes reuniones que se produjeron cuando todo esto cambi de marcha, dijimos bastante claro a partidos de izquierda independentistas que ahora se acordaron de los trabajadores. Es decir, que cuando se vea venir un efecto de represin se peda la intervencin de los trabajadores. Esto es ms o menos el resumen de lo que ha hecho el proceso independentista hasta hoy. Una agenda de buenas intenciones, de ideas, de esperanza, pero todo construido en el aire, sin concretarse en reivindicaciones que pudieran ser interesantes en una agenda social concreta de cara a los trabajadores. Porque el propio proceso independentista inclua a partes de la burguesa catalana, elementos de derechas de orden y ley y eso haca bastante complicado producir esto.

La verdad es que los sindicatos hemos visto con lejana todo este proceso, porque en cuanto a qu tipo de mundo, qu tipo de proyecto poltico estn poniendo delante no hay nada que a nosotros nos resulte interesante.

Entonces, a nivel sindical hasta el momento en que el Estado amenaz con la represin y se empezaron a ver actos de violacin de derechos civiles, de una accin bastante ofensiva a travs de todos sus canales y con la revisin de que el 1 de octubre se iba a producir lo que finalmente se produjo, nosotros dijimos que una cosa es que este programa no nos diga nada a nosotros y otra es que permitamos y nos quedemos mirando desde el balcn como se est produciendo un ataque a todo esto.

Entonces, convocamos a una huelga general. Han salido estadsticas de esa huelga hace poco y resulta que ha sido la de mayor seguimiento de los ltimos 25 aos. Lo cual implica que eso que llamamos clase obrera, la clase trabajadora hizo huelga, porque sino es imposible detener a centenares de miles de personas durante esa jornada de da de huelga.

Nosotros interpretamos que ms que una huelga de apoyo al proceso, se trat de un rechazo masivo a la represin de la Polica nacional y la Guardia Civil que haba sucedido 48 horas antes y que produjo ms de un millar de heridos en las colas de votacin. Fue una accin de total rechazo a todo eso.

El espaolismo est produciendo una divisin en la clase trabajadora que es lo ms preocupante

Pero vimos que incluso en ese contexto de dureza que hizo que saliera tanta indignacin, realmente en centros y sectores con mayor proletarizacin como el sector del metal, no hubo una respuesta muy fuerte. Eso nos indicaba que ni con eso haba una capacidad de movilizacin, porque entraban ms en cuestin el poco mensaje de clase y de un proyecto que no le habla a los trabajadores, porque los trabajadores recordamos perfectamente los recortes que hizo el gobierno de Artur Mas, una parte del pack que est ahora por el proceso independentista entonces se vio bastante de lejos.

Lo que ha pasado posteriormente es que el espaolismo, como lo entendemos aqu, est bastante ligado a la herencia franquista, que busca la homogeneizacin, un rechazo a las diferencias culturales; no tuvo histricamente un arraigo, por diferentes factores, a pesar de que buena parte de la poblacin catalana procede de otras partes del Estado. Pero nunca existi ese punto identitario que poda oponer una comunidad contra la otra independientemente de lo que poda significar una divisin de clase.

Eso ha cambiado ahora, o algunos pretenden que se acente mucho ms porque la opcin de Ciudadanos es netamente espaolista y bajo estos prismas de negacin de otro tipo de cultura. Esto est produciendo una divisin en la clase trabajadora que es lo ms preocupante y es la herencia que est dejando este proceso.

Se inici este camino en base a unas ideas vagas de libertades y autodeterminacin y se obvi la agenda social que pudiera ser interesante para los trabajadores y esto ha acentuado toda la parte identitaria y ha generado una respuesta tambin identitaria dentro de lo que sera la misma clase trabajadora.

Esta es la situacin en la que estamos, parece bastante claro que hay entornos que apuestan por la repeticin de un modelo similar al Ulster con la parte catalana, que sera el enfrentamiento entre dos comunidades y nosotros vamos a hacer lo posible por que esto no sea as, porque sera un desastre para nosotros.

Cuando toda la discusin se est haciendo en base a criterios de identidad, es una derrota para nosotros porque entendemos que cualquier proyecto tiene que ir bajo otros parmetros. Pero el escenario que tenemos ahora es de divisin y esperemos que no sea el escenario de enfrentamiento que a algunos les gustara para quedarse mirando desde su silln con los pies levantados sobre la mesa y esperando que nos peguemos entre nosotros.

M.H.: Cul es la posicin de la CGT catalana frente a todo este cuadro que nos ests describiendo?

O.M.: Nosotros tenemos como CGT de Catalua acuerdos de congresos a favor de la autodeterminacin y concretamente del derecho de autodeterminacin del pueblo cataln, es un derecho que est bastante reconocido no solo desde un punto de vista libertario, sino desde el pensamiento de izquierdas, que cada pueblo tiene derecho a escoger su futuro libremente segn lo considere.

Nosotros tenemos esto plasmado en acuerdos escritos en Congresos desde 1985. Ahora bien, nosotros entendemos el derecho de autodeterminacin no como el derecho de cambio de un Estado a otro, sino un cambio que realmente va mas all de cambiar la bandera de los amos que nos van a seguir gobernando.

Por lo tanto, nosotros vamos ms all de la autodeterminacin, el proceso independentista que se est realizando en Catalua nos resulta, a pesar de que no sea lo que nosotros pidamos, especialmente interesante aunque no se incorpora un proyecto por los derechos de los trabajadores; pero tampoco estamos en contra, somos gente plural y algunos de los afiliados apoyan el proceso, otros estn con una postura escptica y otros en contra.

Nosotros como organizacin tenemos que dar los pasos segn lo que se va decidiendo, tomamos una postura no general de apoyo, no en contra, pero respetamos el derecho de autodeterminacin. Por lo tanto, no vamos a estar jams en contra de una situacin en la que el pueblo cataln escoja su futuro, por eso hemos hecho una huelga general 48 horas despus de producirse un acto represivo.

El proceso independentista no tiene ninguna agenda social

M.H.: Has mencionado reiteradamente y me gustara que detallaras, los trminos de esa agenda social que reivindica la CGT catalana.

O.M.: Lo que estaba comentando es que el proceso independentista no tiene ninguna agenda social, carece de ella. No tiene ningn mensaje dirigido a la clase trabajadora. El mensaje que han manejado hasta ahora ha sido la poltica de recortes siguiendo las directivas de la seora Merkel al pie de la letra.

Todos tenemos muy presentes los recortes que hubo en Grecia, pero realmente los que hizo el gobierno de Mas en trminos porcentuales fueron mayores a los de Grecia y no hubo ninguna otra regin de Europa en la que se hubieran realizado recortes de esa magnitud.

Esto supuso una operacin de cerrar el Parlamento para que se aprobaran y el anterior presidente de la Generalitat tuvo que entrar en helicptero porque no poda acceder por la oposicin de la poblacin.

Entonces, buena parte de la poblacin catalana tiene muy presente esta situacin. La agenda social de la CGT de Catalua est en los trminos de una situacin de corto, mediano y largo plazo. El largo plazo es el que todos conocemos, no lo vemos accesible ahora, pero tenemos siempre en mente la colectivizacin de los medios de produccin, la toma por parte de los trabajadores del control de la economa y de la cooperacin entre ellos para sacar a la sociedad adelante en base a criterios de solidaridad. Esto no lo tenemos como si fuera una frase en una vitrina sino que tenemos muy presente que aqu se consigui y que tenemos la fuerza suficiente, entonces haremos todo lo posible por ello.

La parte a medio plazo sera una mejora generalizada de las condiciones de los trabajadores, ello solo puede conseguirse poniendo al capital a la defensiva, lo cual implica una convergencia entre el rico movimiento social que tenemos en Catalua y una relacin de fuerzas sindicales que actualmente no se produce, de cara a cambiar la situacin actual en la que estamos teniendo a nivel general unas dinmicas de resistencia, pasarlas a unas dinmicas de ofensiva. Mientras no se produzca esta acumulacin de fuerzas suficientes para iniciar una fase de huelgas generalizadas y un plan de lucha concreto, no lo tenemos en nuestras expectativas.

Por lo tanto, actualmente nuestras expectativas se basan en una estrategia de all en donde tenemos fuerza y superamos al sindicalismo de la concertacin, que aqu est representado por Comisiones Obreras y UGT, sindicalismo que cuenta al poder, es el sindicalismo de la negociacin, de la paz social, all donde tenemos suficiente fuerza ir por todo y conseguir un encadenamiento de victorias que genere un cambio de dinmica que cree las condiciones para favorecer un cambio de dinmica en otros sectores y empresas que vean que donde se est luchando es el nico sitio donde se pueden conseguir mejoras.

En ese sentido en este ao hemos realizado varios procesos de lucha, quizs el ms concreto sea el de la plantilla del Metro con 27 das de huelga que se mantuvieron hasta que se consiguieron los objetivos demandados.

Esta sera nuestra agenda social, nosotros no confiamos en el Estado, no confiamos en una convergencia poltica de los intereses de la clase trabajadora con lo que vendra a representar Podemos, por ejemplo, no creemos en Podemos ni tampoco en la CUP, que es el partido de la izquierda radical catalana. No creemos que por la va institucional la clase trabajadora pueda conseguir mejoras cualitativas, sino que esto vendr determinado por la capacidad de fuerzas que podamos poner en la calle y eso viene determinado de si somos capaces o no de hacerlo.

Estamos en tres fases de nuestra agenda y todas pasan por un mismo eje que es la lucha. Creemos en el conflicto, que es positivo y como en cualquier batalla, se valoran las fuerzas para ver en qu combate ests en condiciones de presentar una fuerte resistencia y en cules hars todo lo posible, pero sabiendo que no podrs modificarlas.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter