Portada :: Espaa :: Crisis poltica en Catalua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-01-2018

Entrevista a Barbara Loyer, directora del Instituto Francs de Geopoltica (IFG)
El desafo separatista cataln es un problema europeo y no slo espaol

Juan Luis Fabo
El Asterisco


Barbara Loyer es una reputada catedrtica francesa nacida en 1961, que ejerce su labor docente e investigadora en el Instituto Francs de Geopoltica de la Universidad Paris 8. Est especializada en geopoltica de Espaa y, particularmente, en todo lo concerniente a los nacionalismos vasco y cataln. Conoce profundamente nuestro pas y utiliza nuestro idioma con una pericia que ya quisiramos tener muchos espaoles. Sus reflexiones tambin abarcan todo lo referente a la Unin Europea, cuestin sobre la que recientemente ha publicado LUnion europenne, un territoire en construction y Rflexions sur la crise des rfugis de 2015 en la revista francesa Hrodote. Ya en el ao 2000 public Gopolitique du Pays Basque, un fino anlisis de los fundamentos histricos y culturales del Pas Vasco, y unos aos ms tarde, en 2006, Gopolitique de LEspagne, obra en la que analiz los complejos fundamentos de la nacin espaola, as como las tensiones provocadas por la presin contante de los nacionalistas vascos y catalanes, al mismo tiempo que repasaba los factores de unidad y solidaridad que unen a los ciudadanos de nuestro pas.

Ms recientemente, junto con la profesora Nacime Baron, ha publicado LEspagne en crise(s), obra en la que, desde una visin global de los problemas europeos, se analiza la situacin actual de Espaa a partir de 2008, momento de inicio de la crisis econmica y en el que se ponen claramente de manifiesto las debilidades de nuestro sistema poltico establecido en la Transicin. Es a partir de este ltimo gran trabajo de anlisis y reflexin sobre el que hemos realizado esta entrevista.

***

En tu libro Espaa en crisis, prologado por Fernando Aramburu, ste comenta que en los aos duros de la postguerra y a la largo de la dictadura franquista, en la clase obrera del pas se gest una fuerza impulsora de progreso basada en la voluntad colectiva de que sus hijos accediesen a una vida mejor, lo cual facilit una transicin modlica a la democracia y, a la postre, convirti a Espaa en un pas que nuestros antepasados no hubieran imaginado ni siquiera en sus sueos ms audaces. Sin embargo, tambin considera que hoy en da aquel espritu se ha perdido y que de nuevo apuntan nubes negras en el horizonte poltico y social de Espaa. Compartes esta opinin y, en su caso, cmo crees que los espaoles podramos recuperar un impulso positivo hacia el futuro?

S, pero la crisis de confianza no es exclusiva de Espaa. Las consecuencias de la mundializacin contempornea desestabilizan nuestras sociedades europeas de la abundancia. El capitalismo financiero exacerba la competicin por el trabajo, las migraciones nos transforman. Hoy, en la mayor parte de los pases de Europa, muchos padres temen que sus hijos no puedan tener una vida mejor que la suya. Estas nubes negras de la incertidumbre y de la frustracin son una amenaza colectiva. Nuestro porvenir comn debe, sin embargo, construirse sobre los cimientos particulares de la historia de cada una de las naciones que componen la Unin Europea.

Espaa es un Estado que muestra signos evidentes de fragilidad. En francs, el ttulo del libro, LEspagne en crises, tiene la palabra crisis en plural. La conjuncin de dificultades econmicas y polticas es ms preocupante porque las rivalidades en Espaa son territoriales. Negociar, situando un territorio en el centro del dilogo, es muy complicado. La izquierda se niega a tomarlo en cuenta, se sita en la utopa. Me sorprende a menudo la violencia verbal expresada entre espaoles de ideas opuestas. La retrica poltica se funda muchas veces en la evocacin de las culpabilidades ajenas en el pasado. Los discursos de Pablo Iglesias son un ejemplo de que esto funciona en el electorado de izquierda. Quieren unir a los suyos dando la sensacin de que combaten enemigos y no adversarios polticos. Y recurren a la Historia para reclamar la razn. El futuro tendra que construirse sobre la consolidacin de la figura del adversario indispensable. Y tambin sobre un debilitamiento filosfico de los nacionalismos de trincheras.

En el libro, escrito junto a tu compaera Nacima Baron, decs que vuestro propsito es explicar la secuencia de acontecimientos que llevaron a la crisis actual de Espaa, y tambin la espiral de desequilibrios y conflictos en las esferas poltica, social y econmica. Todo ello lo hacis con la intencin de arrojar luz sobre el presente y encontrar las claves para comprender los problemas actuales de Espaa. Si tuvieras que priorizar, cules sealaras como las causas, los desequilibrios y los conflictos ms graves?

He sido formada por Yves Lacoste, gegrafo francs que ha contribuido, con la revista Hrodote, fundada por l, a la reintroduccin de la palabra geopoltica en Francia. Lo ha hecho basndose en una reflexin sobre el concepto de nacin. Lacoste defiende que la nacin es la idea fuerte de la geopoltica, porque en torno a este concepto se estructuran cada vez ms conflictos contemporneos. Perdname el desvo que alumbra mi respuesta: pienso que hay pocos debates geopolticos sobre la nacin espaola, y que es una fragilidad.

Napolen provoc en Espaa un momento de unin nacional, pero sta fue rota por Fernando VII cuando volvi del exilio, con la ayuda de las fuerzas europeas del absolutismo (los Cien Mil Hijos de San Luis). La democracia espaola ya era en el siglo XIX un problema de alcance europeo. El general Franco hizo lo mismo que Fernando VII: tomar todo el poder e imponer una concepcin patrimonial de Espaa. Paradjicamente, los dos grandes partidos que monopolizan, democrticamente, el gobierno desde los aos ochenta tampoco han desarrollado un pensamiento sobre la nacin espaola. Es bien sabido que el PP y el PSOE han pactado con los partidos nacionalistas vascos y catalanes para asegurarse el poder a corto plazo, pero sin fomentar reflexiones sobre el alcance a largo plazo de estos pactos. De hecho, existen dos naciones en los territorios del Pas Vasco y Catalua. Los demcratas espaoles lo han aceptado, reconociendo los derechos histricos e introduciendo el trmino nacionalidad en la Constitucin, pero no han explicado a los ciudadanos los problemas que plantea esta superposicin compleja. Han actuado como si la nacin espaola fuese una evidencia que jams sera cuestionada, como si fueran a ser eternamente los ms fuertes, sin hacer nada, en nombre de la Historia. En consecuencia, slo los nacionalistas catalanes y vascos han defendido su territorio.

Los partidarios de la unidad espaola han sido abandonados. El Estado se ha ausentado. Los dirigentes espaoles han credo que el dinero de los aos de bonanza hara desaparecer los problemas polticos. La economa es, sin embargo, cclica y no se puede fundar una cohesin social duradera sobre una realidad tan voltil. La ligereza con que algunos dirigentes se han dejado sobornar revela el carcter superficial de la poltica espaola de los ltimos treinta aos. Veo en ello una suerte de ceguera que ha agravado los desequilibrios en Catalua y en el Pas Vasco. La violencia de ETA tambin ha contribuido a esta ceguera. La defensa de la democracia frente al terrorismo ha ocupado todo el espacio poltico. El herosmo de los cargos electos, profesores, periodistas, funcionarios asesinados o amenazados, la organizacin de la respuesta judicial, poltica, filosfica, el fallo tico del GAL, han silenciado los debates serenos sobre el pasado y el futuro de Espaa. Me parece que es necesario distinguir entre el nacionalismo, que es un movimiento sentimental, y la nacin. La nacin es un cuadro conceptual ineludible. Debemos hablar de la nacin para superar el nacionalismo.

Calificis la crisis espaola de multiforme y sealis que desafa los fundamentos del pacto poltico firmado en el momento de la Transicin, de modo que se cuestiona la unidad del pas, la representacin democrtica y el progreso de los ltimos 30 aos. Crees que hemos tocado fondo y que, tras la intervencin de la Generalitat de Catalua por parte del Gobierno, cambiar el rumbo de los acontecimientos o lo peor est todava por llegar?

Cualquier cosa puede suceder, ya que una mitad de la poblacin catalana no otorga ninguna legitimidad a los representantes del Estado espaol. Lo peor sera que una parte de los independentistas abandonase la estrategia no violenta adoptada desde el principio del famoso procs, o que los constitucionalistas de Catalua perdiesen la paciencia y se enfrentasen violentamente a los separatistas. Cuando la violencia fsica sale del cajn, es difcil volver a encerrarla.

Albert Boadella dice que el empobrecimiento har tocar el fondo y acabar con el separatismo. Por eso le parece positivo el resultado del 21 D. Opino que el sentimiento nacionalista es un pozo sin fondo, la expresin de solidaridades primarias que pueden llegar a ser racismo. Nuestros sistemas polticos deben regular este sentimiento, porque dudo que pueda desaparecer. Lo ms complicado est an por llegar: fomentar reformas en el contexto revolucionario de Catalua es una apora, una dificultad lgica irresoluble.

Tambin afirmis que la virtud principal de la Constitucin de 1978 es haber creado un espacio de negociacin en un pas que haba conocido una espantosa guerra civil y 37 aos de dictadura, pero que los compromisos que la hicieron posible son tales que el texto no puede evolucionar, mientras que el propio desarrollo de las autonomas en Espaa ha provocado una transformacin radical de la estructura del Estado. Crees que ser posible encontrar mediante el debate poltico y parlamentario bases renovadas que afiancen la unidad del pas, o los espaoles estamos abocados a nuevos enfrentamiento?

Los acontecimientos de 2017 demuestran que la democracia espaola es slida. En 1978, apenas haba clase poltica local; slo en Euskadi y Catalua. Hoy las discusiones tendrn que comprometer a la clase poltica y meditica de las diecisiete comunidades autnomas y no nicamente al gobierno del Estado y a la Generalitat. Una reforma de la Constitucin debera abrir controversias -asequibles para un amplio pblico- acerca del poder, de su control, del concepto de lealtad, y no slo sobre las libertades de unos y otros. UPyD plante la cuestin de la reforma de la ley electoral. En Francia, el sistema electoral mayoritario no es mejor, pero sigue siendo ms o menos legtimo, tal vez porque nos ha protegido de la debilidad francesa: la extrema derecha. En Espaa, la ley electoral amplifica los conflictos territoriales. Se sabe que su reforma depender del rumbo de las discusiones internas del PSOE, cuya poltica sobre los nacionalismos regionales me parece errtica. La reforma constitucional es percibida como una amenaza por el PP y el PSOE. Es sin duda arriesgada en el contexto actual, pero no llevarla a cabo puede ser todava ms peligroso. Dejara el monopolio de la palabra a los activistas de las causas simples.

La crisis econmica de 2008 la situis como un elemento desencadenante de la crisis poltica y social actual. Es como si la situacin anterior caracterizada por la abundancia de dinero en casi todas las esferas econmicas hubiese servido para mitigar y aplazar en el tiempo las tensiones polticas. Una hipottica confirmacin de la salida de la crisis econmica sera la solucin para superar en Espaa los conflictos polticos actuales?

La bonanza econmica no ha impedido el afianzamiento del nacionalismo cataln. La crisis ha ensanchado la influencia del discurso independentista hasta llegar a los sectores que se sintieron traicionados por los grandes partidos. El choque de 2008 tambin ampla, con discursos victimistas, la audiencia de los separatistas en la pequea y mediana empresa. Era muy difcil de concebir que, en pos de una quimera, una parte tan amplia de la poblacin aceptase correr un riesgo econmico considerable. La leccin que todos debemos retener es que el nacionalismo puede dar paso a una mstica irracional y llevar a la clase burguesa a actuar en contra de sus intereses. Esto podra ocurrir en cualquier pas de Europa. La economa no se sobrepone a la ideologa nacionalista. No somos Serbia ni Bosnia, pero tampoco tan diferentes como para creernos inmunes a la irracionalidad.

Las tensiones separatistas y el reto cataln, las consecuencias del terrorismo nacionalista vasco, el desempleo masivo y el trabajo precario, la desigualdad econmica territorial y entre los propios individuos, el recorte de las polticas sociales, el envejecimiento de la poblacin y los jvenes que abandonan el pas, la corrupcin poltica y la privatizacin de los servicios pblicos, la fragilidad del sistema industrial y las caractersticas del modelo productivo son algunos de los elementos que analizis en el libro para entender mejor la situacin de Espaa y sus problemas actuales. Todos ellos explicitados uno tras otro propician una percepcin bastante pesimista. Sin embargo, el pas tiene tambin sus puntos fuertes. En este sentido cules son los que destacaras como especialmente favorables y capaces de aportar soluciones hacia el futuro?

Hasta hoy, ni los crmenes de ETA, ni los atentados islamistas, ni la corrupcin, ni la pobreza, ni el desafo separatista cataln han dado paso al fortalecimiento de un partido de extrema derecha al lado del PP. Esto revela una fuerza moral colectiva que muchos europeos pueden envidiar a los espaoles. Considero que la democracia est muy anclada en la mayor parte de Espaa, a pesar de la confusin que generan las identidades colectivas utilizadas polticamente. Pero me llama la atencin que haya ms extrema izquierda anti-todo por sistema que ecologistas enfrentndose a uno de los mayores retos de la humanidad. Espaa es uno de los pases directamente amenazados por el calentamiento global. La representacin del franquismo como argumento falaz es un lastre para la izquierda espaola.

Tambin explicis cmo en Espaa ha habido dos partidos polticos que se han alternado en el poder desde la Transicin y han sido favorecidos por el sistema electoral, sistema que tambin favorece fuertemente la capacidad de influencia de los partidos nacionalistas perifricos para determinar de forma esencial la poltica espaola. Sin embargo, en 2015 se dio una fuerte agitacin electoral, de la que ya haba algn precedente en 2011. Consideras que se confirmar definitivamente el cambio del mapa poltico a pesar de que no se haya modificado el sistema electoral?

Para confirmarse tal cambio, que no me atrevera a pronosticar como definitivo, Ciudadanos debera reforzarse localmente. Se podra tal vez negociar solamente una nueva ley electoral para el Senado, cuya mayora est fundada en una representacin no proporcional de los territorios (cuatro senadores por provincia) y bloquea las reformas, incluso parciales, de la Constitucin. La excepcionalidad de las nacionalidades debilita al conjunto espaol sin mejorar la democracia. Dicha excepcionalidad no ha impedido el desgaste meditico de Espaa en el extranjero. A pesar de ser el Estado europeo ms descentralizado, Espaa sigue descrita como una prisin para sus pueblos.

En vuestras conclusiones afirmis que en 2006 muy pocos observadores de la vida pblica imaginaban todo lo que una conjuncin de dificultades internas y externas sacudira a Espaa y a los espaoles en los aos siguientes hasta dibujar un futuro repleto de incertidumbres. Crees que ahora los observadores de la vida pblica sern capaces de imaginar con ms acierto qu pasar en los siguientes 10 aos?

La incertidumbre es la normalidad. Los observadores no tienen otra opcin que arriesgarse. Hay que darles esta libertad. Lo que acaba de suceder en Espaa revela que los partidos polticos no concibieron que la burguesa catalana, con la que trataban desde hace dcadas, no bajara del tren antes del choque. Los nacionalistas catalanes tampoco concibieron que estaran peor considerados en Europa que los espaoles que despreciaban, o que acabaran con sus huesos en la crcel. Es difcil de contrarrestar la metonimia que transforma un espacio en actor poltico: Catalua sufre, Madrid acta

En 2005 escrib que Catalua era el eslabn dbil de Espaa. Yo vea que la resistencia contra ETA haba forjado en Euskadi una opinin pblica espaola mucho ms estructurada que en Catalua. El catalanismo es, por el contrario, una ideologa mal definida que legitima cualquier poltica en nombre de la cultura. Catalua es, adems, un territorio mucho ms fcil de conquistar que las siete provincias de la Euskal Herria de los nacionalistas vascos. Antes del 2008, imaginaba que la chispa desencadenante de una crisis territorial en Espaa podra llegar desde Blgica, si los nacionalistas flamencos capitalizaban sus logros polticos con una Declaracin Unilateral de Independencia. La chispa ha sido el hundimiento financiero en los Estados Unidos y sus consecuencias en cadena en Espaa. Como causa interna, el episodio de la sentencia del 2010 revela la imprudencia del PSOE. Llen el barril de plvora con unos artculos claramente proclives a la exclusin del Estado de Catalua, sabiendo que el PP encendera la mecha. El procs empieza cuando Jordi Pujol est en apuros judiciales, y permite borrar del mapa a su partido corrupto, CDC. Era imposible prever todo ello, pero los gobernantes espaoles s tenan mucha informacin. Hoy la complejidad del panorama tampoco permite pronsticos muy seguros, pero el despertar de una opinin pblica ms orgullosa del valor de Espaa es un resultado calamitoso desde el punto de vista separatista. No s con qu saa los dirigentes del PP y del PSOE van a intentar frenar el auge de Ciudadanos, y a qu precio, para protegerse entre ellos.

Fernando Savater ha insistido en la importancia que para cualquier pas tiene la educacin en todos los rdenes poltico, econmico, social y cultural. Y la ha sealado como una de las claves que mejor explican la situacin actual de Espaa, al menos en lo referente a las tensiones nacionalistas. En vuestro anlisis qu consecuencias consideras que ha tenido para Espaa su actual poltica educativa con la transferencia de las competencias a las comunidades autnomas, y qu consecuencias se pueden derivar de todo lo referente al trato que se ha dado a la lengua comn, es decir, al uso o a la falta de uso del espaol en las escuelas de varias comunidades autnomas?

La nacin francesa se consolid gracias a una derrota contra Alemania en 1871. Los polticos de la poca consideraron que quienes haban ganado eran los profesores alemanes por haber formado soldados patriotas. El sistema escolar francs, tan centralizado y homogneo, se cre despus de aquel hito, en los aos ochenta del siglo XIX. Se construyeron escuelas en ms de 36.000 municipios (hay algo ms de 8.000 municipios en Espaa), donde los nios aprendan que bamos a recuperar Alsacia y Lorena. Despus de la Primera Guerra Mundial, cada municipio ha edificado su monumento con la lista de los muertos del pueblo, y el 14 de julio se celebra un desfile conmemorativo.

Donde hay nacionalismo, la escuela es nacionalista. Parece aberrante que en Espaa se hayan delegado tantas competencias educativas en un contexto de potentes nacionalismos regionales. Escrib que Espaa estaba llegando a una suerte de postnacionalismo del cual todos los europeos podramos aprender, pero quiz hubiera que teorizarlo. Se ha dejado todo el espacio a los nacionalistas perifricos cuya ideologa es muy estructurante para ellos. ETA sobrevivi a sus escisiones gracias al cemento nacionalista. El bilingismo slo se analiza como una cuestin sociolgica o cultural, y no como un fenmeno geopoltico que provoca rivalidades de poderes dentro de los territorios. La revista Hrodote public en 2002 un nmero titulado Lenguas y territorios. Vi que los sociolingistas describan cada idioma, pero no encontraba a nadie que analizase las rivalidades que surgen en torno a sus usos. La cultura es otra cosa, debe estar libre de consideraciones polticas, por importantes que sean. Cuando escrib mi tesis doctoral de Geopoltica sobre el Pas vasco espaol, me gust mucho estudiar euskera diariamente en el euskaltegi de Hernani. Era una alegra ntima, muy alejada de consideraciones geopolticas.

Conclus que el Estado de las autonomas ha contenido el problema del separatismo durante un tiempo, pero que, a largo plazo, es una solucin costosa que ha generado una burocracia sobredimensionada, agravios comparativos entre regiones, duplicidades institucionales y una jungla normativa y competencial. Cules seran los modelos tericos y las claves principales para una salida satisfactoria hacia una nueva estructuracin territorial del poder poltico?

El modelo terico tendra que ser jurdico. No soy jurista. Es importante comprender que la democracia es un ideal cuando uno vive en una dictadura, pero donde existen libertades es un sistema de poder. Cuanta ms democracia, ms rivalidades de poderes entre ciudadanos. Por eso, la clave es que los ciudadanos no se dejen guiar como en Catalua por un misticismo del ideal democrtico, como si Espaa fuese una dictadura. Todo sistema futuro ser el resultado de compromisos. Cules son los compromisos aceptables por unos y otros? Esta pregunta ha sido la clave en 1977. Hoy, los compromisos son ms complicados: los lderes nacionalistas no los quieren. Tambin hay un sector importante de jvenes electores politizados en 2011 que no otorga ningn valor al pacto constitucional posfranquista. El afn de Podemos en deslegitimar la Transicin me parece muy problemtico. Socavndolo, no se puede mejorar el sistema. Pretender conquistarlo a toda costa no dibuja un porvenir comn. Se aaden nuevos defectos a las grandes limitaciones del PP y del PSOE.

Sealis que la democracia no puede permitirse que Espaa sea un pas fracturado y, en todo caso, consideris que, a pesar de la profundidad de las desigualdades, es una democracia poltica slida. Cmo valoras el papel que ha tenido Espaa en Europa hasta ahora? Y, en el futuro, crees que puede llegar a ser una fuente de inestabilidad para otros pases en la medida de que no fuese capaz de superar los impulsos separatistas de sus nacionalismos internos?

El desafo separatista cataln es un problema europeo y no slo espaol. Los liberales de la Constitucin de Cdiz inscriban sus acciones dentro de un movimiento europeo de liberalizacin que fue cortado de raz. Hoy en da, la nacin es una base simblica muy importante, al mismo tiempo que se transforma por las cesiones de parte de esta soberana nacional a la Unin Europea. Esto provoca zozobra y resistencia, sobre todo por los temas de la inmigracin, fronteras, desigualdad. Espaa participa de esta evolucin y sus fragilidades internas deberan nutrir una didctica europea sobre las futuras relaciones entre democracia y soberana. Las reivindicaciones de los nacionalistas sin Estado se expresan al viejo estilo: un pueblo, un territorio, una soberana. El que tengan tan poco poder sobre las realidades econmicas no les ha hecho dudar.

Emmanuel Macron habla de soberana europea y no reconoce el derecho a la soberana de las naciones regionales. Yanis Varoufakis habla de soberana global contra el capitalismo y apoy al movimiento separatista cataln. Hay que ayudar al ciudadano a opinar basndose en una reflexin sobre los poderes concretos que derivan de estas proposiciones. A mi juicio, la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el estatuto cataln tendra que ser traducida al ingls y al francs para ser estudiada en los dems pases de la UE. Es muy larga (470 pginas), contiene muchos votos particulares que demuestran el difcil equilibrio entre libertades y lealtad. Si el procs deslegitimase el modelo rupturista revolucionario de los separatistas a favor de la reforma, sera un avance interesante. Por eso, aunque no sea una solucin mgica, me parece importante que la reforma constitucional no siga bloqueada por la connivencia del PP y del PSOE. Espaa no parece tener una influencia particular en la UE. Salvo durante la presidencia de Jos Mara Aznar, que quera darle mayor rango (cuando las negociaciones del tratado de Niza, y, luego, participando en la segunda guerra del Golfo), es difcil saber lo que hacen los espaoles en la UE. Escrib, hace aos, un artculo sobre el balance de la presidencia del Consejo por Jos Luis Rodrguez Zapatero y me cost mucho encontrar algo sustancioso. Aun as, la participacin en los comicios europeos se sita siempre un poco por encima de la media. En un contexto de euroescepticismo creciente, no es algo balad.

Desgraciadamente, no slo en Espaa se dan problemas graves, tambin en otros pases europeos las cosas no van precisamente bien. Cmo ves en estos momentos la situacin de Europa y dinos si consideras que la Unin Europea tiene capacidad suficiente para superar los retos que tiene por delante?

Chocan muchos acontecimientos de gran calado: crisis de la deuda griega, Brexit, xitos electorales de la extrema derecha, atentados, guerra en Siria y Libia, DUI en Catalua Apagar el fuego en cada lugar es contribuir a controlar un incendio europeo. El sistema de la Unin Europea es demasiado burocrtico. No s si podr transformarse antes de que ganen partidos proexit en otros pases. La informacin se esconde detrs de una jerga tcnica que me parece un atentado a la democracia. Los partidos de extrema izquierda y de extrema derecha dicen lo mismo. Se les llama populistas porque proponen a los ciudadanos soluciones simples ante problemas complejos. Pienso que hay que tomarse en serio el deseo de los ciudadanos de tener ms poder frente a la potencia de los grandes actores econmicos. Dejando de lado el racismo, muchas ideas contienen una parte de verdad. El problema reside en las amalgamas tcticas de los polticos para ensanchar su audiencia. Por ejemplo, Yanis Varoufakis apoya a los separatistas catalanes. Su programa propone una Unin Europea ms resistente ante el capitalismo, pero hace campaa por una Europa pluralista de las regiones, etnias, confesiones, naciones, lenguas y culturas. Igualmente, el economista Thomas Piketty ha dado su apoyo a Podemos, obviando la gravedad de la cuestin territorial espaola. Podra haber dicho que ciertas propuestas econmicas le parecan relevantes y ser prudente en lo dems. Tal vez tanto el uno como el otro piensan que los Estados son un estorbo. En las prximas elecciones europeas habr debates de mucho alcance. Los relatos contrapuestos sobre los conflictos espaoles y las estrategias polticas de sus actores son, desde ahora mismo, parte de la capacidad europea para superar los retos que tiene por delante.

Fuente: https://www.elasterisco.es/entrevista-barbara-loyer/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter