Portada :: Brasil :: Brasil en lucha con Lula
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-04-2018

La historia dio un lder de masas, la lucha nos dar la victoria

Olivia Carolino
Brasil de Fato


Resistir, defender la libertad de Lula y luchar por elecciones libres y democrticas es una urgencia que dialoga con la aspiracin profunda del pueblo brasileo departicipar en la poltica.

La relacin lder masas dice un poco de la entrada incompleta del pueblo en la poltica propia de la formacin deformada del Estado Nacin como es el caso de Brasil, una sociedad de democracia asfixiada, en la que las tensiones de clase desbordan la estabilidad de las vas institucionales y se traducen en convulsin en la bsqueda de su propio nivel y tiempos histricos. Es importante notar que no son todos los pases que forjaron una referencia de masas con capacidad de polarizar la sociedad, como Lula en la historia reciente de Brasil.

Sin embargo, un lder de masas poco puede ser si no existe una fuerza poltica dispuesta a frenar una batalla que no es una eleccin sino una exigencia. En el ao 2018 es imprescindible la unidad de las fuerzas populares con claridad y coraje de librar batallas centrales que acumulen para la estrategia de la Revolucin Brasilea, incluso en caso de algunas derrotas dentro del proceso.

Dnde se est librando la batalla? En el terreno institucional. Lo que est prohibido en ese momento de eminente prisin no es slo la candidatura de Lula sino la va institucional a la izquierda. No tenemos piezas para movernosen el terreno en la justicia y los medios de comunicacin. Esta situacin impone una condicin de cerco y posibilidad de aniquilamiento de las fuerzas populares que lleva a la necesidad de combinar las luchas dentro y fuera del orden para romper el cerco.

Esto quiere decir, permanecer en la institucionalidad para no ser empujado a la clandestinidad y, al mismo tiempo, librar batallas en las fronteras ms all de lo que es aceptable por la burguesa que rompe en este momento las condiciones para cualquier supuesto orden democrtico. Este movimiento se da en el sentido de desplazar poco a poco la batalla del terreno jurdico hacia el territorio de las luchas populares, la calle, el trabajo de base y la movilizacin popular.

Es decir, calificar la intervencin de las fuerzas populares en la lucha de clases y encontrar una meta-sntesis que corresponda a las necesidades de ese momento histrico, sea cual sea: combinar la lucha institucional con la lucha de masas, principalmente aquella que crea condiciones para un nuevo ciclo de vida ascenso de la lucha de masas en Brasil, la nica va posible de conquistar la democracia, como participacin popular efectiva.

En ese sentido, las eleccionesde 2018 libran una batalla en lalucha de clases. En el caso de la resistencia popular, por un lado, denunciarlos aparatos de dominacin del Estado (medios, judiciales, etc.) y, por otro, no permitir que el golpe se legitime en las urnas. Los golpistas no tienen el dominio absoluto del escenario, han actuado juntos enlas instituciones sobre las que tienen ms control como el Parlamento y el Poder Judicialpara obtener la victoria en el espacio sobre el que tienen menor control, que es la disputa electoral y la disputa en las elecciones calles. La burguesa sigue no teniendo un candidato confiable y ese es un elemento central en la prisin ilegal e inconstitucional de Lula en ese momento.

Las fuerzas populares no estn sufriendo una derrota, la derrota es lo que los golpistas sufren en las urnas en las elecciones presidencialeslos ltimos diecisis aos y la nica manera de revertirla es a travs de ungolpe. Estamos sufriendo un golpe que hace fraude anticipado delas eleccionesde 2018 y estamos al mismo tiempo ante la posibilidad de desplazar la batalla central hacia el terreno donde tenemos mayores condiciones de politizar el proceso: la lucha de masas.

Lo que estamos viviendo es la materializacin del golpe. El golpe es la retirada de derechos histricamente conquistados por la clase obrera, es el desempleo; es la entrega de las riquezas del pas y la renuncia de la soberana; el golpe es el disparoen la caravana de Lula, es tiroteo en las comunidades cariocas, es la ejecucin de Marielle, es tiro en cualquier iniciativa de trabajo de masas, es blindar territorios para que los militantes no dialoguen con el pueblo sobre una salida popular a la crisis. La prisin de Lula es la necesidad de callar voz (es) que el pueblo escucha, un fantstico interlocutor, un lder de masas, cosa que los golpistas anhelan y no tienen en lamedida que no logran producir un candidato que dialogue con los problemas del pueblo .

Ser las piernas, las voces, el corazn de un lder encarnado en millones de brasileos y brasileas que resisten es organizar la militancia y experimentarjuntoal pueblo, retomar el vnculo y el protagonismo popular, imprimir en la sociedad brasilea una dinmica de luchas, organizacin, elevacin del nivel de conciencia en una creciente, en los grandes actos de hoy, en los de maana que sern mayores y despus de maana mayores an. Es el pueblo entrando en la historia de la construccin nacional democrtica y soberana.

Olivia Carolino es de la direccin nacional del movimientoConsulta Popular

Traduccin: Resumen Latinoamericano

Fuente: https://www.brasildefato.com.br/2018/04/06/articulo-or-brasil-la-historia-dio-un-lider-de-masas-la-lucha-nos-dara-la-victoria/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter