Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-04-2018

Entrevista a Joaqun Miras Albarrn sobre Praxis poltica y Estado republicano. Crtica del republicanismo liberal
La Escuela de Salamanca sintetiza la tradicin que establece la prioridad ontolgica de la comunidad sobre el individuo

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Entre otras muchas cosas, algunas de ellas recordadas y comentadas en anteriores conversaciones aqu publicadas, Joaqun Miras Albarrn es miembro-fundador de Espai Marx y autor de Repensar la poltica y Praxis poltica y estado republicano.

***

Hemos ido hasta ahora pasito a pasito. An quedan varios apartados que el lector podr leer y disfrutar. Hablo de los relativos al ethos y la contemporaneidad, a Marx y el hegelomarxismo (del que ya hemos hablado), a Gramsci y a la reforma actual, temtica de la que tambin hemos hablado. Pero me sito ya en el captulo de conclusiones. Ya he abusado demasiado durante casi dos aos. Cito las conclusiones y, si no te importa, las comentas brevemente, por si quieres aadir algn matiz. Estbamos en la segunda conclusin. Es esta: "La nocin se ha sostenido a lo largo de la historia y ha sido transmitida por una tradicin praxeolgica de pensamiento en cuyo fundamento est el legado grecolatino y muy particularmente la obra aristotlica".

Creo que en buena parte, he glosado ya este punto al tratar el anterior. La tradicin praxeolgica, a partir del propio trmino praxis, procede del mundo clsico griego. El gran autor que reflexiona sobre el Ethos es precisamente Aristteles, con sus dos ticas, quizs tres, si consideramos suya la Magna tica.

Lo es el legado clsico, en su integridad, la filosofa o saber reflexivo, laico, ciudadano, que adopta como objeto de reflexin, precisamente los problemas inherentes a la comunidad poltica, el que coparticipa en la creacin de esa tradicin intelectual. La filosofa clsica griega, tanto la del periodo helnico, como la helenstica, sin antihistricas distinciones entre presocrticos y socrticos, entre Sofistas y Filsofos, es, para nuestra cultura, el origen intelectual del pensamiento que trata de favorecer la auto eleccin de la comunidad sobre s misma, y la igualdad. Pero Aristteles, su gran obra filosfica, es la cima sin igual de la reflexin sobre la comunidad poltica. Y, tambin, y junto al aristotelismo, la filosofa estoica, que elabora por vez primera, dentro de nuestra tradicin, la nocin de Humanidad y de igualdad de todos los seres humanos, sin exclusin. A esta tradicin pertenece Hegel, y Marx, ambos dos admiradores incondicionales de la obra del estagirita, al que citan, explcita e implcitamente en su poca poda ser considerado un insulto al lector citar explcitamente el uso de la obra de Aristteles- con reiteracin, el mayor filsofo de todos los tiempos segn Hegel. Y pertenece a esa tradicin Vico tambin, no lo olvidemos.

Prosigo con otra conclusin: Ese legado, en la vertiente iusnaturalista, producto de la experiencia de la modernidad y reelaborado desde el contexto de recepcin que origina nuestra contemporaneidad, es el que genera el corpus intelectual que inspira la revolucin francesa.

Como puedes percatarte, en este prrafo acoto, me refiero tan solo una parte, histrica, concreta, de esa tradicin. La que se elabora en los albores de la Modernidad y termina con la Revolucin Francesa. Esa particular versin, que se inspira en el legado clsico, y tambin en las elaboraciones medioevales generadas a partir del mismo, y los utiliza para enfrentar los problemas que emergen con la gnesis del Estado Moderno y la subsiguiente expansin conquista de Amrica, guerras entre Espaa y Francia por el dominio de Italia-. Esa elaboracin nueva que es la que recibe la denominacin de Escuela iusnaturalista, o Escuela de Salamanca, se debe a Francisco de Vitoria, dominico castellano que se forma y da clases en la Sorbona de Pars durante casi dieciocho aos. Regresa a Espaa reclamado por su orden, y, desde la universidad de Salamanca, es el fundador de dicha escuela. El pensamiento del iusnaturalismo salmanticense sintetiza la tradicin filosfica aristotlica y tomista, que establece la prioridad ontolgica de la comunidad sobre el individuo, y en consecuencia, el derecho de todo individuo a tener una comunidad y a protagonizar su soberana en comunidad, y la une a la tradicin estoica que se desarrolla a partir del derecho romano y propugna la existencia de derechos individuales, universales o inherentes a todo individuo. Derecho a la vida, y a los recursos que la preservan, derecho a la libertad, derecho al tiranicidio. Esta sntesis de pensamiento aristotlico, res publicano, y de pensamiento estoico. Un pensamiento estoico que llega tambin a travs de la influencia que, a lo largo de los siglos, haba ido dejando en el derecho romano, y que los canonistas medievales reelaboran para sus mundos y tiempos.

Esta nueva elaboracin histrica de la tradicin, es la que es, la que inspira la Revolucin Francesa, y, tras la derrota de la misma, es combatida por el nuevo pensamiento cuya hegemona se extiende apoyada en la nueva clase dominante, la burguesa, que es consciente de que el iusnaturalismo haba sido la ideologa de las masas revolucionarias. La nueva ideologa es el liberalismo. Sobre esto, ha escrito Florence Gauthier en su libro, Triomphe et mort du droit naturel en Rvolution, libro del que se ha publicado una segunda edicin ampliada. La autora es una historiadora especialista en Revolucin Francesa.

Nos ha hablado de ella en varias ocasiones. Ms conclusiones: Este iusnaturalismo solo prescribe principios generales que estn en la luz de la razn, sentido experiencial de las gentes, no en el cdigo gentico. No predetermina ethos concretos fundamentndolos en razones innatistas.

El iusnaturalismo no justifica los derechos naturales del individuo como un impulso innato, como un cdigo impuesto por una inclinacin biolgica; al contrario, prescribe su cumplimiento porque parte de que no se cumplen. Los justifica como un sentido comn. Una voz interior o luz de la razn. Precisamente, entre los defensores del iusnaturalismo se utilizaba a menudo una cita de la Repblica de Cicern, obra por entonces perdida solo a comienzos del siglo XlX, en 1820, se encuentra el texto cuasi ntegro en un palimpsesto, procedente del monasterio italiano de Bobbio, y que estaba archivado en la Biblioteca Vaticana-. Pero a pesar de la desaparicin de la obra, se haban conservado multitud de fragmentos de la misma, al ser citados en los textos de Agustn de Hipona y de Lactancio tambin se haba preservado, gracias a Macrobio, la transmisin ntegra de una extensa parte del mismo, el Sueo de Escipin-. De todo esto, lo que nos interesa aqu es una cita extensa transmitida por Lactancio, en la que se declara la existencia de una ley imperativa que nos llega a todos por ser recta razn comn a todas las gentes, tanto en Roma como en Atenas. Esta cita encabeza an en 1758 el libro de Gabriel Bonot de Mably Des droits et des devoirs du citoyen.

Esto tiene su importancia, porque implica que la ley natural no determina, no prescribe en concreto el vivir, el ethos de cada comunidad. S que exige que cada ethos respete esos principios. La importancia radica en que impide imponer a cada comunidad cmo debe ser en concreto su ethos. Esto tiene su valor, porque las religiones saban, siempre han sido conscientes de ello (mientras fueron verdaderamente religiones, no como ahora, que han renunciado a serlo), e incluso sus telogos afirman la fe como algo desvinculado de la religin, que sera, por su parte, algo alienante respecto de la fe: un novum, han sido siempre conscientes de que ellas eran formas de vida de la comunidad. De hecho, las religiones surgen como la forma simblica en que cada comunidad tomaba consciencia de ser singular. Y era el medio intelectual en que se discuta en comunidad sobre la construccin del Buen Sentido del Sentido comn, recto- de cada comunidad, de su ethos. Es cierto que hubo religiones que crearon cuerpos intelectuales segregados, elites, que fijaron mediante Libro sagrado un vivir, y se convirtieron en instituciones coactivas, represivas, que imponan violentamente ese vivir. La iglesia, las iglesias con Libro, y con casta intelectual, son ejemplos de esto. La interpretacin del mismo y la prescripcin obligada de cmo vivir queda en manos de esa casta intelectual. En la cristiandad, el debate, la pugna, se establece entre el poder eclesistico y el poltico.

Otras, sin embargo, como por ejemplo, la religin griega pagana, careca de tal institucin, y eran los autores literarios los que estaban en constante reelaboracin de los mitos, en un esfuerzo por ayudar a expresar los debates sobre el ethos, las polmicas sobre el vivir, en transformacin, y que se producan en la sociedad; reelaboracin que era sometida al pblico religado, en las constantes recreaciones de mitos y leyendas, sometidos al criterio del pblico; o en los actos pblicos en los que el arte era ofrecido a la ciudadana; las tragedias, literatura especfica de la democracia ateniense nos lo recuerda Cornelius Castoridis, gran estudioso de la democracia helnica-, por ejemplo. Respecto a sus contenidos, hay que tener en cuenta que toda declaracin de metrn, de medida para la vida, toda crtica de la hybris, de la desmesura, era una crtica contra la riqueza sin tasa, la jrmata, contra el poder de los ricos, de los euporoi, que destruira la comunidad. la lucha por la cultura de la contencin y el freno, el katejon, la vida mesurada.

Pero, en lo que nos interesa a nosotros, ahora, para este punto: asumir los principios elaborados por el iusnaturalismo obligaba a respetar los ethos de las otras comunidades las de los indios americanos y se abra a problemas intelectuales nuevos. Desde luego, el poder eclesistico trata de seguir exigiendo el control sobre el ethos frente al poder poltico al Prncipe, al Principatus, institucin que puede ser tanto hereditaria como una magistratura, se le reconoce la Potestas Directa, el poder poltico; la Iglesia se reserva la Potestas Indirecta, o dictamen sobre el vivir, sobre el ethos-. Pero si se reconoce como derecho natural el derecho a la propia res publica, y se reconoce que toda comunidad se define por un ethos, toda comunidad tica es por igual, de derecho natural. Y todo individuo, indio, musulmn, etctera, tiene derecho a la suya propia y a su vivir. Todo esto es lo que se cuece en este nuevo pensamiento que se reelabora a partir del legado clsico, para reflexionar sobre los nuevos problemas que plantea la Modernidad, a cuyo comienzo inicios del siglo XVl, con Francisco de Vitoria, se crea esta escuela- emergencia del Estado y las consecuencias que esa maquinaria genera: conquistas sistemticas, guerras permanentes, etc.

La siguiente conclusin: Tras la revolucin, con la derrota de las fuerzas democrticas populares, con el triunfo del capitalismo, se constituye -a partir de los planteamientos tericos de la fisiocracia- una nueva ideologa que suele denominarse liberalismo.

El Iusnaturalismo, surgido en el comienzo de la modernidad en Salamanca, es el pensamiento que se expande e inspira la Revolucin Francesa. Un pensamiento difundido desde los plpitos al campesinado. Porque La Enciclopedia -y el pensamiento ilustrado, en general, publicado como letra impresa- era una obra cara para clases ricas y medias, con dinero para comprar libros. El campesinado francs, organizado en comunidades, que desarrolla luchas de resistencia desde fines del siglo XVll, -que desarrolla su propia economa moral de la multitud, como escriben historiadores especializados en el libro La Guerre du bl au XVlllem sicle Les ditions de la Passion, 1988- que se defiende contra las agresiones del naciente capitalismo, que lucha en comunidad contra la desregulacin de los mercados locales, por el control de precios, por el control del uso de las tierras, aguas y bosques, etctera, y que reflexiona y elabora su experiencia de vida y lucha, a partir de ese instrumento intelectual, filosfico y jurdico, masivamente conocido que es el Derecho Natural. Gramsci precisamente, escribe en uno de sus ltimos Cuadernos que la Revolucin Francesa fue una hereja catlica la Revolucin puso de manifiesto el peligro de esta filosofa, que hace la apologa de la comunidad y defiende el derecho a la vida a la libertad y al tiranicidio.

Una vez sofocada la revolucin popular, no sin logros para los subalternos, a pesar de todo la tierra-, las clases dominantes comenzaron una elaboracin ideolgica alternativa, a partir del legado mayoritario del pensamiento ilustrado, que era aristocratizante, elitista. El programa fisiocrtico, que haba sido elaborado y era un proyecto capitalista agrario, y el utilitarismo en general, fueron sus fundamentos. Se propugna una metafsica alternativa, la del individualismo antropolgico, segn la cual todo individuo est inicialmente preconstituido por nacimiento, y es, innatamente, individualista, competitivo, deseoso de posesin privada y riqueza; se rechaza la prioridad de la comunidad sobre el individuo. Se condena la tradicin que propugna la Libertad, entendida como la libertad de deliberar y dirigir en comn el destino de la sociedad, de la res publica libertad de los antiguos- a la que se considera totalitarismo, se impulsa la nocin de libertad como el derecho individualista a no ser interferido por la ley ni por los dems, se naturaliza la vida social y se considera que la organizacin surgida del orden burgus es el orden natural primigenio y universal, y por tanto, el orden inmutable.

Es el liberalismo, el pensamiento apologtico del nuevo orden capitalista. Que es el que se ha hecho hegemnico hasta hoy da.

De acuerdo. Descansemos un poco y discutamos despus las prximas conclusiones.

Cuando quieras.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter