Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-05-2018

Rusia, y otros, en el kolimador de los Estados Unidos
Rediviva, la Guerra Fra

Eduardo Montes de Oca
Rebelin


Difcil encontrar alguien tan denostado en Occidente como Vladimir Putin, reelegido presidente por apabullante mayora. Estar actuando aqu un temor gratuito a la conviccin del antiguo oficial de la KGB cuando manifiesta cosas tales las que espet a quien quiso escucharlo en 2006: Necesitamos construir nuestra casa bien fuerte y protegida frente a lo que est pasando en el mundo. El camarada 'lobo' sabe a quin se tiene que comer y no pregunta a nadie si puede comrselo"?

No, nada de azares. La historia, con su chirriante ir y venir ora como drama, ora como sainete-, est dando la razn al cinturn negro y octavo dan definitivamente no solo en judo, sino tambin en alta poltica. Como nos recuerda en SPUTNIK la colega Vicky Pelez, por uno u otro motivo las promesas de campaa de Donald Trump se evaporaron en 2017, al igual que las consiguientes tenues esperanzas de los lderes de Mosc de conseguir con Washington un pragmtico entendimiento. S, la rbrica estampada por el multimillonario mandatario en diciembre pasado en el documento titulado La Estrategia de la Seguridad Nacional de EE.UU., conforme al que "Rusia representa el ms significativo peligro existencial para el To Sam, puso todos los puntos sobre las es. Es decir, la 'Nueva Guerra Fra' seguir su curso.

Y cun prolijos son los pecados del Kremlin. En el Programa, de 67 pginas, se atribuye a este lo humano y lo divino. Aunque no se argumentan las aseveraciones como Dios dicta, se le echa en cara usar modernas tcticas para interferir en las relaciones domsticas en todos los pases del mundo". Ocurre que "la combinacin de las ambiciones de Rusia y su creciente capacidad militar estn desestabilizando la frontera en Eurasia, donde el riesgo de conflicto se est incrementando debido a los clculos errneos rusos. En este contexto, ms de un analista estima que en realidad lo que presenciamos es el retroceso paulatino en el rea de la ascendencia estadounidense, gracias al progresivo podero de la Federacin y de China, el otro elemento contrario.

Plaen, entonces, los estrategas norteos con que ambos pases, confabulados, "comenzaron a reforzar su influencia regional y global. Ahora estn creando capacidades militares designadas a negar acceso a EE.UU. en tiempos de crisis a las zonas comerciales crticas y as hacer limitar nuestra capacidad de intervencin y de paso realizar cambios en el orden global a su beneficio".

Pero seamos condescendientes con el principal inquilino de la Casa Blanca. El tiempo nos revela que, aunque no por las causas que enarbola, el Estado censurado constituye un hueso duro de roer en lo tocante a artilugios sobre todo defensivos. Como atestigua Bogdn Bezpalko, politlogo y miembro del Consejo Presidencial de Relaciones Intertnicas de Rusia, entrevistado por Radio Sputnik y citado por agencias de prensa, flamantes declaraciones de Vladimir Putin provocaron el descontento en sitios como Washington y Londres: El presidente estadounidense, Donald Trump, y la primera ministra Teresa May las tacharon de irresponsables. Mas el quid radica en que a estos no les gusta que Rusia tenga armas modernas por la sencilla razn de que en este caso no puede ser realizada su doctrina del ataque preventivo. (Ataque que hoy incluira el cariz nuclear, en conjuro de una embestida contra EUA o sus aliados, sus intereses).

Un reciente mensaje de Putin a las dos cmaras de la Asamblea Federal aluda a tcnicas sin anlogos en el orbe, supersnicas algunas y vulneradoras de cualquier escudo posible, como el misil intercontinental de ms de 200 toneladas Sarmat, un vehculo submarino no tripulado y sistemas lser de batalla.

De regreso, la bipolaridad

Para Thierry Meyssan (Red Voltaire), queda claro: el actual arsenal nuclear del oso restaura la bipolaridad universal. Bipolaridad que, lgicamente, cuenta con una biografa y que, cegado por una superioridad que crey eterna, EE.UU no vio acercarse. Porque, si bien Rusia y sus socios se haban comprometido, en el segundo trimestre de 2012, a desplegar en Siria una fuerza de paz al concluir el acuerdo de Ginebra, la circunstancia se trastroc totalmente cuando Francia reactiv la guerra, en julio de 2012. Rusia haba dado los pasos necesarios para que la ONU otorgara su reconocimiento a la Organizacin del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) y as poder desplegar [] soldados musulmanes, principalmente de Kazajstn, pero nada lleg a hacerse en ese sentido. A pesar de los pedidos de ayuda de Damasco, Mosc se mantuvo en silencio por un largo periodo. Habra que esperar an tres aos, antes de que llegara a Siria la aviacin rusa y comenzara a bombardear las instalaciones subterrneas de los yihadistas.

Nuestra fuente puntualiza que durante esos tres aos se registraron diversos incidentes militares entre Rusia y Estados Unidos. El Pentgono se quej, por ejemplo, de la extraa agresividad de los bombarderos rusos que se aproximaban a las costas estadounidenses. En Damasco, todos trataban de explicarse el silencio ruso, preguntndose incluso si Mosc haba olvidado sus compromisos. Pero no era esa la causa de aquel silencio. Rusia estaba conformando en secreto un nuevo arsenal y se hizo presente slo cuando pens que estaba listo.

Segn connotados generales norteamericanos, el ejrcito rival dispone de un empuje convencional ms eficaz. Pero en todo caso, se consuelan los gerifaltes, tambin es cierto que aquellas tropas no pueden cubrir simultneamente varios teatros de operaciones y que Washington conserva su superioridad nuclear. Superioridad puesta en picota pblica por un stock que integran los proverbiales misiles hipersnicos anunciados por Putin.

Desasosiego norteamericano

Los expertos del inefable Uncle Sam dormitaron en los laureles. Llegaron a creer que pasaran eones antes de que los avances de la contraparte llegaran a su fase operativa. Meyssan se pregunta cmo se logr ello sin que los servicios de inteligencia pudieran detectarlo, tal sucedi, por ejemplo, con la nave area Sukhoi-57, que ya pas su bautismo hace unos meses, aunque la CIA no esperaba que estuviera dispuesta antes del ao 2025.

El estudioso se extiende en las caractersticas de una porcin de los factores de disuasin presentados por el reelecto estadista. El misil intercontinental Sarmat, nombre de un antiguo pueblo ruso que consideraba iguales a mujeres y hombres, retoma la tcnica de la cabeza orbital, que ya haba garantizado la superioridad sovitica en los aos 1970 y que la Unin Sovitica haba abandonado debido a la firma y ratificacin [slo por parte de la URSS] de los acuerdos SALT II. Pero el Senado estadounidense nunca ratific los acuerdos SALT II, provocando as su caducidad. El tipo de misil llamado de cabeza orbital tiene alcance ilimitado. Su cabeza se sita primero en rbita y, en el momento de su uso, reingresa en la atmsfera terrestre y se precipita sobre el blanco designado. Los tratados que prohben la nuclearizacin del espacio prohben poner una carga nuclear en rbita de forma permanente [] no prohben hacerla salir al espacio durante una etapa de su trayectoria. Eso es lo que hace el misil Sarmat y, en el estado actual de los conocimientos imposible interceptarlo durante esa etapa de su trayectoria. O sea, el misil Sarmat es disparado, sale al espacio durante parte de su recorrido y reingresa en la atmsfera cuando se abate sobre su objetivo en cualquier lugar del planeta.

As las cosas, el cohete Kinzhal (Daga) alcanza cinco veces la velocidad del sonido, lo que lo hace imposible de derribar. Ya fue puesto a prueba exitosamente. Rusia dispone tambin de un motor nuclear miniaturizado que garantiza el desplazamiento de un crucero dotado de una carga de la misma ndole y capaz de seguir recorridos imprevisibles y poseer una autonoma de vuelo prcticamente infinita, lo cual implica un alcance enorme Remarca el comentarista que el principio mismo del escudo antimisiles no constituye una defensa vlida ante este armamento. En especial porque, apostilla, la historia nos ha enseado que Rusia, en vez de pker, juega ajedrez, as que no suele recurrir a la exageracin o al engao cuando se refiere a su arsenal. Las ms de 200 nuevas armas utilizadas en Siria son ms que convincentes en cuanto al avance tecnolgico de los cientficos rusos.

Un poder menguado

En s, qu sucede? Pues que, apuntbamos, los enormes progresos de Mosc privan a Washington del privilegio de poder asestar el primer porrazo. En lo adelante, ambas capitales se golpearan mutuamente. Estados Unidos afirma Meyssan- dispone de un nmero considerablemente ms elevado de misiles con cargas nucleares y Rusia ser capaz de interceptar muchos de ellos. Dado el hecho de que cada uno de los Dos Grandes dispone de capacidades nucleares suficientes como para destruir el planeta varias veces, los dos se ven de nuevo tericamente en condiciones de igualdad en ese tipo de enfrentamiento.

Empero, para no pocos analistas castrenses, el complejo militar-industrial yanqui est estancado desde hace unos 20 aos. El proyecto ms gigantesco en el currculo de la aviacin destinada a las conflagraciones el avin F-35 supuestamente deba reemplazar los F-16, los F-18 y los F-22. Pero la compaa Lockheed Martin no se ha exhibido apta para concebir los programas informticos y el F-35 existente no satisface por completo los requerimientos iniciales, as que la US Air Force se plantea la necesidad de retomar la produccin de los aparatos que antes planeaba desechar.

Meyssan y otros valoran que solo en dos decenios EE.UU. anular el retraso acumulado y conseguir que el lobby encargado se avenga cabalmente a satisfacer los requisitos del Pentgono, en lugar de continuar vendindole cosas viejas rediseadas. En ese espritu, concluye -e insistimos- que los adelantos tcnicos mencionados no solo modifican el orden mundial, restableciendo contra todo pronstico- un sistema bipolar, sino que igualmente obligan a los estrategas a repensar las maneras de conducir la guerra. Porque el arsenal ruso es invencible, al menos para quien trate de combatirlo con mtodos tradicionales. Interceptar misiles hipersnicos, por ejemplo, resulta impensable. Quizs habra que tratar de controlarlos antes de que alcancen esa velocidad. Las investigaciones militares tendrn entonces que reorientarse hacia el control de los sistemas de mando y de comunicaciones del adversario otro sector donde los rusos tambin tienen la ventaja.

Agresividad gringa

Ante la situacin, la nueva doctrina nuclear de USA estipula el empleo incluso si se recela una acometida convencional. Y recomienda un enfoque agresivo en la cooperacin con Mosc sobre la proliferacin atmica, instando a Washington a abordar una serie de amenazas sin precedentes planteadas por potencias extranjeras, como Rusia, China, Corea del Norte e Irn. Ello, no obstante el que Putin haya pregonado: "Quiero que lo sepan en el extranjero. Todos nuestros planes tericos de uso (de armamento nuclear) son de respuesta. La decisin de usar armas nucleares slo se puede tomar si nuestros sistemas (de radares) detectan no slo el despegue de misiles, sino que predicen con exactitud la trayectoria de sus vuelos y la hora de su impacto en territorio de Rusia".

Lo indiscutible es que en los Estados Unidos el diferendo bilateral se refuerza con la direccin de Trump, y, precisa PL, pasa tanto por aspectos geoestratgicos como Siria y Ucrania, como por sanciones, propiedad diplomtica, imputaciones sin evidencias de asesinato de exespas con expulsin de personal de legaciones de uno y otro lados, y acoso a medios de prensa. Un paquete completo de controversias que contina la tendencia distinguida a finales de la administracin del demcrata Barack Obama y uno de cuyos puntos esenciales lo constituye la rusofobia, que impele a considerar negativa cualquier cooperacin. Ni siquiera en el antiterrorismo o el control de armamentos, la no proliferacin o el desarme parece haber quedado algo de consenso.

Falsear para ganar?

Mosc considera ntidas falsedades las razones oreadas. Citado por Sputnik, el Ministerio de Exteriores apunta al carcter antirruso y de confrontacin de la nueva doctrina nuclear de EE.UU., divulgada el 2 de febrero. Adems, la Cancillera enuncia una decepcin profunda acerca del contenido del documento estratgico del Pentgono. Indica que "parecen hipcritas los prrafos sobre el inters de Washington por unas relaciones estables y la disposicin a un trabajo constructivo para reducir los riesgos".

"Lamentablemente vemos que Estados Unidos justifica su poltica de acumulacin a gran escala de armas nucleares con referencias a la modernizacin de las fuerzas nucleares de Rusia y al supuesto aumento del papel de las armas nucleares en la doctrina rusa. Se nos acusa de reducir el umbral para el uso de armas nucleares y de algunas 'estrategias agresivas'. Todo esto no tiene nada que ver con el estado real de las cosas", reza el comunicado.

Acontece que, en verdad, la posibilidad de asistirse de esos artefactos se constrie a dos hipotticos escenarios "puramente defensivos": Respuesta a la agresin con armas nucleares y otros tipos de armas de destruccin masiva contra Rusia y (o) sus aliados. Respuesta a la agresin con armas convencionales en el caso de que la propia existencia del Estado ruso estuviera amenazada. Adems, los diplomticos rusos recuerdan que en el 2014 la Doctrina Militar Rusa incluy el trmino un sistema de disuasin no nuclear, que supone el enfoque en prevenir conflictos militares recurriendo sobre todo a armas convencionales.

Exteriores formula su preocupacin por el hecho de que el criterio de Washington para la ejecucin del exterminio generalizado deviene difuso. El Pentgono estipula que este podra ponerse en prctica "en circunstancias extraordinarias, unas circunstancias que los estrategas de la doctrina no limitan, de ninguna manera, a los escenarios blicos". Y ese criterio, impreciso, permitira (permite) calificar toda aplicacin de la violencia como pretexto para acudir a la energa atmica desbocada. Sin embargo, el Ministerio expresa la disponibilidad de buscar junto con EE.UU. "las soluciones a los problemas acumulados para mantener la estabilidad estratgica". Al mismo tiempo, adelanta que Mosc se ver obligada a "adoptar las medidas necesarias para garantizar su seguridad" a la luz de que la nueva doctrina de EE.UU. percibe en Rusia un peligro.

Peligro que, reiteramos, aparece harto conceptuado en la nueva lnea de Seguridad Nacional. La cual, a juicio de Vicky Pelez, est voceando la frustracin de la Oficina Oval por el hecho de que "el mundo ya no tiene sus ojos puestos en Amrica. Afganistn, Irak, Libia, Siria, Yemen, que sufrieron asesinatos, saqueo, violacin, explotacin y cuyos Estados fueron destruidos en nombre de la democracia, mostraron la cara opuesta de la democracia a la 'americana'. Sucedi que el mundo dej de creer en el mito de la democracia que se convirti en un simple 'falso positivo'. La poltica exterior norteamericana basada tradicionalmente en la idea de una supuesta democracia prcticamente se desintegr y nadie sabe en realidad qu hacer. Las amenazas del presidente estadounidense que antes producan estremecimientos en el mundo entero y gestaban golpes de Estado, ahora no conmueven a nadie. El lder de Corea del Norte, Kim Jong-un, frente a las amenazas de Trump sobre las nubes de tempestad en la pennsula de Corea, o la declaracin de una inevitable guerra por el general Robert Neller reforzada por el anuncio del secretario de Defensa, James Mattis, de que la guerra est en marcha, respondi serenamente indicando que podemos afrontar cualquier amenaza nuclear de EE.UU. y tenemos una disuasin fuerte para impedir que Washington juegue con fuego. El botn nuclear siempre est en mi mesa; no es chantaje sino la realidad".

Asimismo, algo sintomtico, USA sufri el aislamiento en la votacin de la Asamblea General y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas al reconocer a Jerusaln como la capital de Israel. El inefable Donald prometi recortar la ayuda a los que se decantaron no precisamente por EE.UU. En China, caracterizaron esta actitud como la de un 'Tigre de Papel', evoca Pelez. Y no yerra el sambenito. Washington debe restaurar su decado podero econmico, su infraestructura en ruinas y su tejido social en descomposicin para que otros pases le tengan confianza. Recin despus podra empezar a pensar en lo prcticamente imposible ya, que consiste en cmo restaurar el sistema mundial unipolar impuesto desde la desintegracin de la Unin Sovitica y que actualmente est cediendo su lugar al sistema multipolar. Estados Unidos y sus gobernantes de turno tienen que acostumbrarse y admitir que los tiempos de Alexander Hamilton, cuando el mundo tena puestos sus ojos en Amrica, ya han pasado y los pases estn mirando otros horizontes para asegurar su seguridad, soberana y prosperidad.

De ah que Primero Amrica Despus? Al parecer, correspondera el Diluvio, como belicistas norteamericanos, franceses y del Reino Unido anhelaron para Siria en una arremetida justificada por la superchera, asaz develada por Mosc, de un ataque qumico del rgimen de Al Assad. Solo que, conforme a observadores de crdito, resultaron abatidos 71 de 103 Tomahawks, y el Secretario de Defensa gringo se apresur a manifestar que no tenan planificadas ms acometidas por el momento. Pesara el que vehculos, tropas y los clebres Iskander se desplegaron ipso facto en todo el territorio de las reverberantes dunas, y que la Flota del Mar Negro de la Federacin se declar en estado de alerta ante la posibilidad de un choque mayor? Ojal esto no pase de simple Guerra Fra.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter