Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-05-2018

Javier Valdez, periodista y escritor

Nino Gallegos
Rebelin


El asesinato de cualquier periodista es un ataque a la democracia, la libertad de expresin y la independencia de los medios. Sinceramente espero que nadie ms sufra este destino y que las familias de las vctimas encuentren el apoyo, consuelo y solidaridad de todos. -Julian Assange-.

Quin ejecut al periodista y quin mat al escritor?

De acuerdo o no, el doble lenguaje en uno: periodismo literario, dentro y fuera del fuego amigo-el lector y el fuego enemigo-el narco.

Objetivo y subjetivo: noms las palabras necesarias.

Periodismo literario: mezclar y separar en la narrativa del yo y los alter egos en las formas y en los contenidos de las narrativas periodstica y literaria.

A la edad de su muerte, Javier Valdez anticip: diles que no me maten y crnica de una muerta anunciada, porque el periodista puso al escritor a media calle en un medioda cuando la sombra de la muerte estaba en el cuerpo de la vida: con un periodista no se puede andar por las ramas, pero con un escritor s se puede andar por los pjaros, donde el todo modo sciasciano, nada caprichoso y nadie y alguien al azar, exigen compromiso y responsabilidad ante el lector periodstico y literario con el autor garcamarquiano y rulfiano.

No se puede andar por la vida gritndole a la muerte, en el pas de las sombras espectrales, cuando el cuerpo de la vida est expuesto, a la literalidad y a la literacidad, en lo que el periodista se adentra y el escritor se afuera en el testimonio existencial que se incompleta y/o se malogra en el periodista y en el escritor: una vida temprana, nunca es una muerte tarda, cuando la muerte tiene permiso para todo(s).

El todo(s) modo(s) sciasciano y el Yo s todo pasoliniano que Roberto Saviano no ha sabido cumplir periodstica y literariamente, cubriendo su cuerpo con los guardaespaldas de su vida.

Los errores, por su literalidad, se corrigen; los aciertos, por su literacidad, se cumplen: nada satisface a nadie ni a alguien, porque, en el pas de las sombras espectrales, te ejecutan porque te matan.

La narcoliteratura sinaloense como la de Lenidas Alfaro, Elmer Mendoza y Javier Valdez, por donde se lea es su marca y transcendencia del autor al lector, xito editorial y una fama al estilo puro Sinaloa; a donde vaya, el sinaloense, se le reconoce por del origen del narco, si no para qu Los Tigres del Norte y El Chapo Guzmn.

Al estilo puro Sinaloa, se ejecuta y se mata, no habiendo palabras de por medio sino una interlocucin de armas:

Hganse a un lado, sino, se los lleva la verga.

La transcendencia y la permanencia de Javier Valdez, en deshonor a la justicia social, solamente, son y sern con la justicia potica, porque en el pas de las sombras espectrales, se lee poco y se muere demasiado, y lo que tocan el Estado y el Narco lo transforman, violenta y criminalmente, en corrupcin y en impunidad, en muertos, desaparecidos y desplazados.

La distincin y la dimensin humanas de Javier Valdez es que redactaba periodismo y escriba literatura, pero alguien de la nada y del nadie se puso a cavarle su tumba, mas no, su memoria en la nuestra, por siempre.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter