Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-06-2018

Esperanzas: Petro en Colombia y Lpez Obrador en Mxico

David Pavn-Cullar
Rebelin


Fue hace apenas algunos aos. El optimismo cunda en Amrica Latina. Varios gobiernos latinoamericanos, como el argentino, el brasileo, el uruguayo, el boliviano y el ecuatoriano, emprendieron ambiciosas polticas redistributivas, reparadoras y emancipadoras con las que se redujo la desigualdad, se disminuy notablemente la miseria, se castigaron crmenes de las recientes dictaduras, se abrieron espacios de representacin para los pueblos originarios y se conquist al menos un poco de soberana e independencia nacional ante la injerencia extranjera.

Mientras que la mayor parte de Amrica Latina empezaba por fin a conseguir algo de aquello por lo que siempre haba luchado, Colombia y Mxico seguan atrapados en un pantano capitalista neoliberal y neocolonial en el que reinaban la violencia, el crimen organizado, el saqueo de los recursos, la explotacin y el empobrecimiento de la poblacin, el racismo, la corrupcin generalizada y la total subordinacin de los gobiernos al dinero siempre sucio, a las transnacionales y al imperialismo estadounidense. Todo aquello que pareca quedar atrs para otros latinoamericanos era como un eterno presente del que no podan escapar colombianos y mexicanos. Colombia y Mxico eran los ltimos reductos de la desesperanza en el continente de la esperanza.

Hoy, de pronto, vemos invertirse la situacin. Colombia y Mxico siguen figurando como excepciones latinoamericanas, pero ahora por ser dos faros esperanzadores en un paisaje desolador. Mientras varios pases de Amrica Latina vuelven a sumirse en lo que imaginaban haber superado, las candidaturas del colombiano Gustavo Petro y del mexicano Andrs Manuel Lpez Obrador estn reanimando y devolviendo la confianza en el futuro a unos pueblos que de pronto vuelven a soar con ser los dueos de su destino.

Es claro que el destino de colombianos y mexicanos les ha sido robado por una caterva de criminales violentos en la que se mezclan polticos y gobernantes corruptos, grandes capos del narcotrfico y otros empresarios insaciables. Todas estas personificaciones del mismo capital se oponen ahora ferozmente a las candidaturas de Petro y de Lpez Obrador, no porque sean anticapitalistas, pues desgraciadamente no lo son, sino porque amenazan con poner ciertos lmites al movimiento desenfrenado y devastador con el que avanza el capital en Mxico y en Colombia. Conocemos bien este movimiento del sistema capitalista que saquea, erosiona, contamina, corrompe y destruye todo a su paso: naciones, instituciones, comunidades, culturas, mentes, cuerpos, vidas, tierras, bosques, aguas.

Por atreverse a cuestionar los derechos ilimitados que el capitalismo tiene sobre la humanidad y sobre el mundo, Petro y Lpez Obrador son tildados una y otra vez de populistas, castrochavistas e incluso comunistas. El terror ante el riesgo de la justicia reaparece entre los beneficiarios de la injusticia, pero tambin entre muchos de sus afectados. El consenso entre las vctimas y sus victimarios es creado lgicamente por los mismos victimarios. Los grandes poderes polticos y mediticos alertan sobre el peligro de que Mxico y Colombia se conviertan en algo como Venezuela, o, an peor, en algo como Cuba.

En un significativo retorno a la paranoia de la guerra fra, grandes sectores de la sociedad vuelven a estremecerse, como hace medio siglo, ante la perspectiva de que los colombianos y los mexicanos terminen sufriendo todo lo que padecen los cubanos: tan buena salud, tan alta esperanza de vida, tan poca violencia, tan poco narcotrfico, tanta educacin, tan alto desempeo cientfico y deportivo, etc. Todo esto es comprensiblemente aterrador, pero es un extremo al que jams podra llegarse cuando hay tan buena disposicin hacia la propiedad privada y hacia los empresarios como la que han mostrado Petro y Lpez Obrador. Estos candidatos, por ms esperanzadores que puedan ser, no son comunistas ni socialistas ni castrochavistas ni mucho menos.

Qu son, entonces, Petro y Lpez Obrador? Ciertamente uno y otro son y han sido siempre de izquierda, pero sobre todo son y han sido siempre demcratas. Es por la democracia por la que han luchado incansablemente desde hace muchos aos. Mientras el joven Petro lo haca en la extravagante guerrilla del Movimiento 19 de abril (M-19), el joven Lpez Obrador trataba de hacerlo en el desacreditado Partido Revolucionario Institucional (PRI). Sin embargo, as como el segundo nunca fue un tpico priista corrupto, el primero no correspondi jams al estereotipo del guerrillero violento. Los integrantes del M-19 eran particularmente pacficos, su lucha se comparaba con la de Robin Hood y se distinguan por combatir a favor de la democracia y en contra de la violencia del narcotrfico. En cuanto a la militancia priista de Lpez Obrador, se caracteriz por su honradez, por las honrosas acusaciones de socialista en su contra, por su mayor proximidad a los indgenas que a las estructuras partidistas y por su empeo en transparentar y democratizar el partido, lo que le hizo finalmente renunciar al PRI.

El mentor de Lpez Obrador y quien lo hizo ingresar al PRI fue un ejemplo de honestidad y de congruencia: el gran poeta Carlos Pellicer, cristiano y vasconcelista, socialista y militante comunista, enemigo del imperialismo estadounidense y solidario con las causas cubana, vietnamita y nicaragense, lo que le vali ser encarcelado en dos ocasiones y estar bajo vigilancia toda su vida. El Pellicer de Petro fue el novelista Gabriel Garca Mrquez, tambin socialista, por quien adopt el alias de Comandante Aureliano en el M-19. Esta inspiracin literaria del colombiano y del mexicano resulta indisociable de la carga mstica y simblica de la tradicin de lucha en la que se inscriben. Mientras que el M-19 de Petro confiscaba la espada de Simn Bolvar, proclamando Bolvar, tu espada vuelve a la lucha, Lpez Obrador aprenda y recitaba el poema de Pellicer en honor a Jos Mara Morelos: Imaginad / una espada / en medio de un jardn. / Eso es Morelos / Imaginad / una pedrada / sobre la alfombra de una triste fiesta. / Eso es Morelos.

La mstica independentista, la inspiracin literaria, la tendencia de izquierda y la obsesin democrtica de Petro y de Lpez Obrador no son los nicos denominadores comunes entre ellos. Tambin est su trayectoria intachable: excepcional en regmenes tan corruptos como el colombiano y el mexicano. La integridad y la entereza de Petro y de Lpez Obrador fueron suficientemente demostradas cuando uno y otro gobernaron las capitales de sus respectivos pases: Bogot y Ciudad de Mxico. Sin embargo, por ms honrados que fueran, o quizs precisamente por causa de su honradez, ambos fueron atacados legalmente, siguiendo la nueva estrategia golpista latinoamericana, lo que se tradujo en la destitucin del colombiano y el desafuero del mexicano.

Hay ms coincidencias entre Petro y Lpez Obrador. Ambos adoptan una perspectiva nacionalista y latinoamericanista que difiere de la agenda imperialista estadounidense para su patio trasero. Los dos insisten en el combate a la corrupcin y ofrecen educacin pblica gratuita universal. Ambos prefieren atacar la violencia con la educacin y no con ms violencia, con libros y no con armas, con paz y no con guerra. Los dos creen en la inversin pblica y privada para disminuir la miseria y las desigualdades. Ninguno de ellos ofrece un gobierno totalmente subordinado al capitalismo neoliberal y neocolonial. Y lo ms importante: ambos le estn devolviendo la esperanza a los desesperanzados pueblos mexicano y colombiano.

Aun si Petro y Lpez Obrador no llegaran al poder, o aun si llegaran al poder y fueran destituidos por un golpe de nuevo tipo, habrn dejado al menos la esperanza de que todo sea diferente de lo que ha sido en Mxico y en Colombia. Esta esperanza quedar en la sociedad incluso en caso de que los esperanzadores candidatos acaben decepcionando a sus votantes. Y si pueden gobernar y no decepcionan, entonces por fin se habr dado un paso hacia adelante: slo un paso, el primero, y slo para seguir adelante.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter