Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-07-2018

Un Estado, un voto

Gideon Levy
Haaretz

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


Despus de dcadas de gobierno de un solo rgimen que ha hecho grandes hazaas y condujo a un callejn sin salida, la nica forma de lograr el cambio es derribando primero el andamiaje sobre el que se construy la estructura.

El sionismo de izquierda est en su agona. Tal vez el general de cabello plateado pueda salvarlo, tal vez debera atacar a los haredim con ms vigor, tal vez congraciarse ms con los mizrahim, inclinarse ms hacia la derecha, o tal vez hacia la izquierda. Tal vez debera llamar a una operacin militar en la Franja de Gaza, tal vez hacer algunas apariciones ms en los mercados al aire libre. Tal vez debera elegir a Tzipi Livni, tal vez cambiar la ley para beneficiar a Avi Gabbay, tal vez Tamar Zandberg. Tal vez debera luchar contra Yair Lapid, o unir fuerzas con l. Tonteras todo eso. Por supuesto, no tiene sentido hablar de una oposicin, ni de una victoria electoral. Detrs de las discusiones supuestamente acaloradas se esconde el gran engao de la poltica israel: no existe una oposicin real. Hay totalitarismo ideolgico.

Israel es una sociedad de una sola idea y siempre lo ha sido. Como Irn, Corea del Norte o la Unin Sovitica, sin los regmenes de terror y la sangre. Con la aparicin del debate, pero del tipo cuyos lmites se determinan de antemano y que gira nicamente alrededor de los 50 tonos de la ideologa dominante. Con la apariencia de libertad y democracia, pero con deslegitimacin absoluta -y ltimamente incluso criminalizacin- de pensamientos diferentes. El ruido de una sociedad animada y contenciosa, pero nicamente por encima de la sombra que la gobernar, no del color. El color seguir siendo el mismo, eso est claro. Se llama sionismo y es una ideologa devastadora.

No es que la izquierda sionista haya perdido repentinamente su camino. Es el padre fundador del camino gobernante y no puede ofrecer un camino diferente. Y as solo puede darse una sacudida. En un buen da podra volver al poder, en un mal da perderlo, y en cualquier caso Israel ser gobernado de la misma manera, salvo cambios cosmticos. Ms ayuda humanitaria o ligeramente menos, legislacin ms antidemocrtica o algo menos. No tiene sentido quejarse de que todos estn golpeando las puertas de la ltima gran esperanza, como el exjefe de gabinete Benny Gantz. Todos son exactamente lo mismo.

Se considera subversivo incluso decir que el sionismo es una ideologa que podra ser reemplazada, tan profundo es el totalitarismo. Como adorar a la dinasta Kim, el sionismo es la nica opcin permitida. Es difcil encontrar otra ideologa que se defina como que no tiene una alternativa legtima, aparte de las de los regmenes totalitarios. Tambin es difcil pensar en un rgimen libre con una ideologa que cualquier persona que no se aferre a l es considerada traidora. El comunismo era de esa manera. Nadie siquiera susurr que podra haber una alternativa. En Israel los campos de trabajos forzados y la reeducacin son superfluos. Trate de definirse como no sionista y lo entender.

Pero la verdad es que despus de dcadas de Gobierno de un solo rgimen que hizo grandes hazaas y llev a un callejn sin salida, la nica forma de lograr el cambio es derribando primero el andamiaje sobre el que se construy la estructura. Este andamio est daado, siempre lo estuvo, y ahora debemos permitir que la discusin pase por su desmantelamiento. Un pas establecido como Israel puede volver sobre sus cimientos y admitir sus defectos de nacimiento, el sionismo fue y es un movimiento ultranacionalista, contaminado por el racismo, cruel, discriminatorio, opresivo y depredador. Lo ms importante, es reemplazable.

Un momento antes de que surja el lamento habitual sobre la destruccin del Estado de Israel, algo que debera ser obvio debe decirse: es posible tener un Estado justo y prspero que no sea sionista. Adems no es posible tener un Estado justo que contine aferrndose al sionismo. Todo se deriva de esto y no puede ser embellecido: para el sionista, entonces, est claro que su tierra pertenece solo a los judos, que la inmigracin solo est permitida a los judos, la entrada solo se permite a los sionistas. Los no judos de esta tierra no tienen derechos, los solicitantes de asilo sern expulsados, la ocupacin no es ocupacin y todo est permitido porque es la realizacin de una promesa divina. Uno no puede ser un sionista sin creer en todo esto. Estas son las piedras angulares del sionismo, libres de hipocresa.

Fuente: https://www.haaretz.com/opinion/.premium-one-state-one-vote-1.6246981

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionr al autor, a a traductora y Rebelin como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter