Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Nicaragua duele
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-07-2018

En Nicaragua y en el mundo

Javier Arjona
Rebelin


SOS por Nicaragua, Dolor por Nicaragua, Las venas abiertas de Nicaragua, o el Nicaragua-Nicaragita que apela desde las entraas a la cancin de los Meja Godoy, nos interpelan en numerosos y diversos artculos y opiniones, nos preguntan, nos insisten en no quedarnos en Silencio cmplice ni en aplausos para nuevas masacres contra nicas.

Y desde Asturias, que tantsima implicacin tuvo en los aos 80s con Nicaragua, pese a la disparidad de interpretaciones y sorpresas que lo que est ocurriendo en Nicaragua nos produzca, pese a la prudencia mxima para no apresurarse en simplificaciones y corss acomodaticios que nos alejan de la realidad de las personas nicas, No, No nos corresponde ningn silencio para con Nicaragua.

En cambio las preguntas y las incertidumbres son muchas.

Y la Memoria y el relato histrico de la Nicaragua tan violentamente dulce de Julio Cortzar, habra que reproducirlo para que nuestra juventud la haga suya, y para que las batallitas de la fraternidad asturiana nica que tiene races profundas en personajes como Gaspar Garca Laviana sea tambin parte de los anlisis.

Con una fecha parteaguas divisoria: hasta 1990, cuando los sandinistas pierden elecciones y la RPS, la revolucin popular sandinista agredida militarmente por EEUU, concluye para siempre. Hasta 1990 una potente, profunda historia de rebelda, de insurreccin popular, de triunfo un 19 de julio, de guerra de agresin contra, de miles de personas viajando de ac para all, en brigadas, en acompaamiento, en apoyos diversos, en campaas muy efectivas y exitosas de divulgacin, poniendo el cuerpo a la solidaridad asturiana.

Despus del 90 17 aos de gobiernos neoliberales, y despus el triunfo electoral de otra cosa distinta del sandinismo, y 11 aos de control total de la pareja Ortega-Murillo, caricatura grotesca, que de ninguna de las maneras puede considerarse de izquierda.

A las inquietudes y preguntas que nos hacemos, que no han surgido nicamente en abril con las movilizaciones estudiantiles ante los incendios de la reserva Indio Maz o las aplicaciones gubernamentales de las recomendaciones del FMI, sino que han llegado incluso a contrnoslas a Asturias gentes como la comandante Baltodano, o el ex ministro de cultura Ernesto Cardenal, o el comandante y ex ministro de planificacin Henry Ruz, a esas preguntas e inquietudes sobre las deformaciones de gobierno han ido respondiendo no solamente las protagonistas directas de la RPS sino muchas de sus amigas de entonces desde el campo internacionalista: Lanse combatientes de apoyo desde Chile, desde Per, desde Uruguay. Y tambin desde nuestra pennsula como Boaventura Souza, Lidia Falcn, Iosu Perales, y otros cientos.

Y se han conformado dos bloques claros de opinin, ambos desde el dolor, y sustentados desde confirmaciones distintas:

El gobierno de Ortega-Murillo es de izquierdas y por lo mismo hay que defenderlo a como de lugar? O por el contrario la constatacin de que poco o nada de izquierdas tiene este gobierno que ha sustentado sus apoyos en condenables pactos con el empresariado y con las partes ms retrgradas de las iglesias catlica y evanglicas, e incluso con EEUU.

Una Nicaragua cristiana, socialista y solidaria, que veamos en la cartelera oficial con las tres caras de Daniel-Obando-Rosario, que de un modo casi pattico encubra el autoritarismo poltico acompaado por la creciente patrimonializacin del Estado por parte de la familia Ortega que acumul riqueza y se perpetu en el poder.

Se restringe el socialismo a programas asistenciales, paternalistas, mientras decenas de miles de nicas salen por la frontera con Costa Rica?

Entre otras muchas concesiones a la Iglesia, una de las primeras leyes del nuevo gobierno sandinista en 2006 fue aprobar la ley de prohibicin total del aborto, incluso en casos de violacin o de peligro para la vida de la mujer, en un pas tan machista y con tan alta incidencia de violencia contra mujeres y nios.

Y el pacto con las lites econmicas se produjo por la sumisin del programa sandinista al neoliberalismo, con la desregulacin de la economa, la suscripcin de tratados de libre comercio y la creacin de sociedades pblico-privadas que garantizaban jugosos negocios al sector privado capitalista a costa del erario pblico, el acuerdo con el ex presidente Arnoldo Alemn, considerado uno de los jefes de Estado ms corruptos del mundo.

Por ello no extraa que Ortega fuera el primero en reconocer a JOH como presidente de Honduras, pese a estar acusado de fraude.

Sin embargo la crisis social solo fue atenuada debido a la generosa ayuda de Venezuela que permiti algunas polticas sociales compensatorias: Un parasitismo de Ortega-Murillo seguramente soportada por el bolivarismo por razones geoestratgicas, a sabiendas tal vez del uso abusivo y familiar de esa contribucin del Alba.

Puede un gobierno continuar denominndose de izquierda (y hasta revolucionario) a pesar de seguir todo el ideario del capitalismo neoliberal con las condiciones que este impone y las consecuencias que genera? Hasta qu punto las alianzas tcticas con el enemigo se transforman en la segunda naturaleza de quien las protagoniza? Por qu las alianzas con las diferentes fuerzas de izquierda parecen siempre ms difciles que las alianzas entre la izquierda hegemnica y las fuerzas de derecha?, nos interpela y se pregunta el profe portugus Boaventura Souza.

Se construy una alianza con el gran capital. Es el Modelo de Alianza Pblico Privado que aplaude la derecha mundial, el FMI, el Banco Mundial y las grandes Corporaciones e Inversionistas. La derecha econmica y poltica, el capital en una sola palabra, es quien gobernaba junto a Ortega, hasta abril de este ao en que se produjo la ruptura.

El caso ms brutal es el de la Ley para la concesin CANALera con la que el orteguismo entreg la soberana del pas a los intereses corporativos extranjeros. Pero tambin son onerosas otras concesiones, mineras, forestales, pesqueras..

Y entonces, en abril, por qu esos poderosos aliados de Ortega-Murillo quiebran el pacto?

En abril hay una insubordinacin cvica elementalmente democrtica? o todo es CIA e imperialismo?

Segn la exministra y comandante de la Revolucin Mnica Baltodano. Lejos de procesos de formacin poltica, los jvenes fueron entrenados con la lgica de cumplir las rdenes de la pareja, y en la idea de que el mandato de Ortega y Murillo deviene de la voluntad divina, como se deca de los antiguos Csares.

Y se produce una sublevacin popular y juvenil contra las medidas neoliberales de un gobierno capitalista.

Pero la explosin popular frente a la represin encontr al pueblo de Nicaragua desarticulado y desorganizado, y con todos los mecanismos de dominacin bien concentrados en pocas manos de decisin.

Y llegamos a estas semanas en que en medio de un supuesto Dilogo la represin se desata y aumenta.

Cmo hay muertos de parte y parte se da cabida a la defensa a ultranza de la pareja gobernante, no sea que caigamos en manos del imperialismo? no constituye ese posicionamiento un apoyo a la represin, a la anunciada autodefensa de Ortega el 19 de julio en la plaza de la Fe-Juan Pablo II (por qu los Ortega-Murillo con su inmenso poder no le han querido cambiar el nombre a esta Plaza, que rememora el ataque feroz de Wojtyła ​ a la RPS?).

Si se dice que Roosvelt reconoca que Somoza era un hijo de puta pero era nuestro hijo de puta para defenderlo, tenemos desde las izquierdas que tener la misma posicin de reconocer en Ortega a nuestro hijo de puta y defenderlo numantina y perversamente?

Cunto de desacierto o de acertado tiene la comparacin con Venezuela?: poco o nada de semejante hay con el intento golpista contra Venezuela por ms que Ortega intente arroparse en esa manta.

Si no hay condiciones para una real y profunda sublevacin popular como la de 1979, entonces debemos apoyar el nepotismo actual para no dejar al pas en manos del imperio?. Tan simples no pueden ser las izquierdas. Entre otras cosas porque perderamos a Nicaragua para Siempre al arropar la caricatura extrema de gobierno actual, sepulturero y sepulturera de la que fue heroica y querida RPS revolucin popular sandinista de 1979 a 1990.

El futuro revolucionario y socialista de Nicaragua no saldr de la actual direccin del FSLN, envilecida por estos crmenes y que negocia a trastiendas con el COSEP, sino de los jvenes universitarios y barriales, quienes debern construir un partido revolucionario que recupere el programa de transformaciones por el que cayeron los mrtires de la Revolucin de 1979, opina Baltodano.

O le cabe a todo el sentimiento sandinista-antiimperialista y anticapitalista (mucho ms que el funcionariado del FSLN actual) un espacio de recomposicin y de sublevacin para imponer una agenda que impida la asuncin directa del poder de la derecha, sin intermediarios funcionales como los Ortega-Murillo?

Estamos en una disyuntiva poltica pero tambin moral.

Primero y urgente es detener la violencia, nunca alentarla con comunicados anti-histricos.

Propugnar el Dilogo verdadero, puesto que verbalmente todos los sectores lo dicen, aunque lo ataquen despus.

Rechazar toda injerencia extranjera, para posibilitar que el pueblo nicaragense decida sobre su futuro.

Y no, No podemos dejar de lado los llamamientos y SOS del movimiento feminista nica, que no es de este mes, sino que lleva aos clamando por acompaamiento internacional: No es de recibo el silencio feminista porque podra perjudicar a Ortega. Hay una encrucijada del internacionalismo y el feminismo para poner la defensa de derechos en el lugar prioritario y de clase que por rigor histrico le corresponde.. o bien, mejor dicho mal someterse al patriarcado y nepotismo gobernante.

Javier Arjona. Participante de brigadas de solidaridad con Nicaragua en 1983 y 1984. Internacionalista en la creacin del Agropecuario de Jalapa-Nicaragua del 84 al 87. "Padrino" de la primera promocin de tcnicos/as de ese Instituto Agropecuario, junto a frontera con Honduras.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter