Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-08-2018

Corrupcin K

Alejandro Teitelbaum
Rebelin


I. Muy oportunamente para el Gobierno argentino actual presidido por Macri cuando ya comienza a perfilarse la campaa electoral, resurge el tema de la corrupcin durante los Gobiernos de los esposos Kirchner, tema esta vez apoyado en los cuadernos manuscritos del chofer Centeno.

Ahora parece que los originales de los cuadernos fueron quemados por el propio Centeno, segn l mismo afirma contradictoriamernte un da despus de haber declarado que los tena en su poder.

Pero cuadernos o no, la olla est destapada y con las declaraciones de algunos involucrados que buscan acogerse al estatuto de arrepentidos y con otras pruebas concordantes- surge cada vez ms a la luz del da lo que todo el mundo sabe aunque muchos persistan en negarlo: que durante los Gobiernos de los esposos Kirchner se practic sistemticamente la corrupcin por ejemplo en la obra pblica, ya sea para adjudicarla a empresarios determinados a cambio de coimas, para no realizarlas si no haba coimas como contrapartida o para adjudicarlas a amigos o testaferros , no realizarlas, pero liberando igualmente fondos estatales que no se sabe o si- adonde fueron a parar.

Todo ello realizado de manera muy desprolija, propia de novatos en la materia. Que a veces - convencidos de que el Poder les confera inmunidad e impunidad- incluyeron aprietes de estilo mafioso a los empresarios que se resistan a contribuir.

II. Asi es como los Gobiernos de los Kirchner ocuparon un lugar destacado en el ranking mundial en materia de comisin de delitos econmicos (malversacin de caudales pblicos, negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones pblicas, corrupcin, enriquecimiento ilcito, transferencias multimillonarias a parasos fiscales, etc.) en su propio beneficio y de los empresarios amigos o testaferros y en perjuicio del patrimonio nacional y de la poblacin laboriosa.

III. Pero en Argentina el kichnerismo no invent la corrupcin, pues sta tiene una tradicin bastante larga, en Argentina y en el mundo.

Como escribe Manuel Gari comentando la corrupcin de los funcionarios estatales en Espaa:

Las respuestas fciles de un simpln sentido comn sirven de poco para comprender y atajar el fenmeno. Afirmaciones como siempre hubo corrupcin es decir todo y nada. Es verdad que la corrupcin es tan vieja como la humanidad organizada, por poner un ejemplo basta citar el viejo texto ind Artha-shastra en el que se enumeran 40 formas de robar a las arcas pblicas por parte de los funcionarios. Pero el siempre hubo es una banalidad atemporal que desconsidera que toda actividad humana es histrica y por tanto adquiere forma segn la evolucin cultural, tica, ideolgica, poltica e institucional de la sociedad y no tiene las mismas maneras e intensidad en una formacin social que en otra. No es el mismo Estado chino la organizacin poltico-administrativa descrita en el Libro de las OdasoShī Jīng que da cuenta de ancestrales casos de corrupcin, que el Estado que conden en 2013 a Liu Zhijun, Ministro de Ferrocarriles en China ... (Manuel Gari, La corrupcin, pandemia del capitalismo. 30/05/2017).

IV. La corrupcin es un fenmeno mundial, en el que las grandes sociedades transnacionales ocupan un lugar importante como corruptores activos. La corrupcin es un delito que requiere dos autores: el que corrompe (corrupcin activa) y el que se deja corromper (corrupcin pasiva).Tiene graves consecuencias econmicas y sociales y es un justo motivo de preocupacin para quienes se interesan por una gestin honesta de la administracin de los Estados y por que haya un control democrtico de dicha gestin.

Hay formas de corrupcin que no se contemplan en las definiciones habituales ni se tratan en las conferencias internacionales, que tambin distorsionan gravemente el funcionamiento de las instituciones democrticas en la adopcin de decisiones de poltica econmica y social, como son (tanto en los pases pobres como en los pases ricos) el financiamiento abierto o encubierto de los partidos polticos, de ONGs, de medios de comunicacin de masas, etc. Adems, la corrupcin es como la contaminacin ambiental: penetra en todos los estamentos de la sociedad, incluso en las capas ms pobres como resultado de lo que los psiclogos sociales llaman el efecto de mostracin que consiste en stas intentan imitar los comportamientos de las clases ricas que en el caso de la corrupcin se traduce en el lenguaje popular en la frase todos roban, yo tambin.

La promocin de la lucha contra la corrupcin no es siempre inocente y a veces obedece tambin a intereses particulares bien definidos.

En la lucha sin cuartel por los mercados nacionales e internacionales (de servicios, de armamentos, de bienes de consumo industrial y civil, etc.) hay empresas que estn en posicin ventajosa (por su podero econmico, porque su oferta es mejor en precio y/o calidad, porque el espionaje industrial y comercial les permite tener mejor informacin para negociar los contratos [la red anglosajona de espionaje Echelon] o porque simplemente cuentan con el respaldo [econmico, poltico y militar] de algunas grandes potencias).

Las empresas que no cuentan con estas ventajas, para poder competir con ciertas posibilidades de xito, tienen que recurrir con ms frecuencia a la corrupcin de los funcionarios pblicos y de los dirigentes de empresas privadas que representan a la contraparte en sus negociaciones comerciales.

La corrupcin puede neutralizar as esas ventajas comparativas de que gozan grandes empresas transnacionales.

De ah que sobre todo las grandes empresas transnacionales de origen estadounidense, con el apoyo del Gobierno de los Estados Unidos, aparezcan a veces interesadas en imponer internacionalmente medidas anticorrupcin (aunque no es seguro que se propongan respetarlas ellas mismas) para seguir beneficindose de las aludidas ventajas comparativas (vase Bernard Cassen, Arrire-penses dans la lutte anticorruption, en Le Monde Diplomatique, mayo 2001, pg. 8).

Es sintomtico que se interesen particularmente en la lucha contra la corrupcin el Banco Mundial y una ONG dedicada especficamente al tema: Transparency International.

El papel del Banco Mundial en la economa planetaria y qu intereses sirve son temas suficientemente conocidos y no vale la pena extenderse. En cuanto a Transparency International, citamos a continuacin fragmentos de una nota aparecida en la pgina 23 de Le Monde Diplomatique de noviembre del 2000 (nuestra la traduccin):

"Transparency International fue fundada en 1993 por el Sr. Peter Eigen, un ex funcionario del Banco MundialClasifica a los pases en funcin de la corrupcin existente en las administraciones y en los hombres polticos. La organizacin se ha fijado como regla no denunciar por su nombre a las empresas corruptoras. Sus ataques se dirigen exclusivamente contra los Estados. Es la principal debilidad de su accin porque ciertas sociedades transnacionales no tienen races nacionales y T.I. las elimina de entrada de sus estudios.     El presupuesto de la organizacin en 1999 fue de 2 millones y medio de dlares. Un tercio proviene de donaciones de grandes fundaciones internacionales, otro tercio proviene de organismos para el desarrollo y de organizaciones internacionales como el Banco Mundial y el ltimo tercio es cubierto por grandes empresas (como IBM y General Electric) ".

General Electric, uno de los "sponsors" de T.I., fue condenada en 1997 a una multa de 25 millones de dlares por actos de corrupcin en Egipto (de la misma fuente).

V. Pero con independencia de las intenciones de algunos promotores de las campaas contra la corrupcin, sta es una lacra real que es preciso denunciar y combatir y cuyas causas profundas y mecanismos es necesario desentraar.

La corrupcin de los funcionarios pblicos es un delito en muchos pases, por lo menos formalmente.

En los pases ms ricos, aunque existe cierto rigor para sancionar a los propios funcionarios pblicos incursos en corrupcin pasiva, no se castiga a los propios nacionales que corrompen a funcionarios extranjeros, es decir que incurren en corrupcin activa.

Una excepcin a esto ltimo son los Estados Unidos, donde se sancion en 1977 una ley sobre las prcticas de corrupcin en el exterior, bajo el impacto de los casos de sobornos pagados por las empresas Lockheed, Northrop y Gulf Oil. Pero las legislaciones europeas son mucho ms "liberales" y no castigan el soborno a funcionarios extranjeros. Ms an, en Alemania, en Suiza y en Blgica, entre otros pases europeos, el fisco autoriza a deducir de los impuestos tal clase de gastos, es decir que la corrupcin de funcionarios extranjeros est de hecho legalizada.

Hace unos aos, cuando se debati en la Comisin de Derechos Humanos de las Naciones Unidas el tema de la corrupcin, los representantes de los pases ricos intentaron atribuir el fenmeno exclusivamente a los pases del Tercer Mundo, pero stos se opusieron a tal enfoque y la Comisin adopt finalmente una resolucin indicando que la corrupcin constitua un fenmeno mundial.

En los 8 y 9 Congresos de las Naciones Unidas sobre la Prevencin del Delito y Tratamiento del Delincuente se abord el tema de la corrupcin. En el 9 Congreso, el ex juez italiano Antonio di Pietro dijo que en materia de corrupcin no caba hacer la diferencia entre pases en desarrollo y pases desarrollados, que el anlisis deba basarse en la "democracia de la responsabilidad" y no la "democracia de la prosperidad", que el fenmeno rebasaba las fronteras nacionales y que afectaba no solo a los funcionarios sino al sector privado. (Noveno Congreso de las Naciones Unidas sobre la Prevencin del Delito y Tratamiento del Delincuente, 29/4 al 8/5/95, Captulo V‑A, prrafo 248, A/CONF.169/16).

La corrupcin es muchas veces un factor determinante de las privatizaciones y "desregulaciones" y de las condiciones en que stas se realizan. La faz internacional de esas privatizaciones con matices delictivos incluye el asesoramiento tcnico y la financiacin del Banco Mundial. Por ejemplo, ste aprob en diciembre de 1992 un crdito de 30 millones de dlares, al 7,6 por ciento de inters anual, destinado al Per, para financiar la asistencia tcnica al programa de privatizaciones de dicho pas. El Banco Mundial no slo organiza el despojo del patrimonio nacional de diversos pases, sino que se hace pagar por las vctimas del despojo y adems con intereses usurarios.

VI. La desprolijidad con que los esposos Kirchner practicaron la corrupcin es un eslabn dbil en su trayectoria, que el macrismo intenta aprovechar contra Cristina Kirchner.

Macri arriesga sin embargo de que en lugar de destapar la olla kirchnerista, destape una Caja de Pandora y la investigacin de la corrupcin en la era K lo salpique directamente o a travs de alguno de sus parientes o allegados.

Pero no tiene muchas otras opciones,porque no puede criticar globalmente la gestin gubernativa de los Kirchner que no fue otra cosa que la antesala de su propia desastrosa gestin, antinacional y antipopular.

Dicho de otra manera, Macri no la puede criticar globalmente porque el macrismo es la continuacin agravada de la gestin kirchnerista.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter