Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-09-2018

Hace 25 aos

Julio Anguita
El Economista


En este ao de 2018 se cumplen 25 de la entrada en vigor del Tratado de la Unin Europea aprobado en la ciudad de Maastricht. A la luz de esta efemride convendra reflexionar sobre dos importantes interrogantes. Se han cumplido las venturas y plazos para una Europa Federal, solidaria y con cohesin social acorde con los Derechos Humanos y la carta Social Europea de 1961? Se han visto confirmadas las crticas y rechazos a aquel tratado por considerarlo impulsor de una Unin Europea centrada exclusivamente en la poltica monetarista y neoliberal, en detrimento de una Europa poltica y democrticamente unida, con una Poltica Exterior y de Defensa Comn europea? Tres hechos nos pueden ayudar a la profunda reflexin que debe llevarse a cabo con motivo de la efemride:

El primero es el problema de la inmigracin y la respuesta desigual por parte de los diferentes miembros de la Unin Europea en la que el racismo, la xenofobia y la inhumanidad son la norma generalizada. No saben y no quieren asumir el reto histrico que ya sufri en toda su magnitud el Imperio Romano y que precipit su decadencia.

El segundo es la sorprendente propuesta de crear, por parte de algunos pases miembros de la Unin Europea, una nueva fuerza militar de intervencin inmediata al margen de la propia UE. Para qu misiones sera utilizada? Bajo qu legalidad y legitimidad? Y la tan cacareada Poltica Europea Comn de Seguridad y Defensa (PESC)?

El tercer hecho consiste en la cuidada y preparada reunin de los lderes europeos para el mes de septiembre en torno a tres cuestiones consideradas vitales por ellos mismos: reformar la arquitectura de la moneda comunitaria, establecer una red de seguridad para las crisis bancarias que puedan ocurrir en el futuro y reforzar las competencias del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE). Aqu no hay concesiones ni excepciones a las posiciones particulares de cada Estado. Con el pilar monetario, el que de verdad fundamenta la Unin Europea, no se juega.

Y es que aquel lejano Tratado de Maastricht, tan seductor para europestas ingenuos tanto de derechas como de izquierdas, as como para los dos grandes sindicatos espaoles, no fue otra cosa que la entronizacin de la poltica econmica neoliberal de Friedrich von Hayek (1899-1992) consistente en independizar la economa de las decisiones de la soberana popular y en consecuencia de la poltica democrtica.

 

Artculo publicado originalmente en El Economista

Fuente: http://www.elviejotopo.com/topoexpress/hace-25-anos/

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter