Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-12-2018

Imperios combatientes
El parte de la victoria

Rafael Poch
CTXT

Sobre las ltimos xitos del zombi europeo


<p>David Cameron y Angela Merkel en una reunin en la Unin Europea.</p>

David Cameron y Angela Merkel en una reunin en la Unin Europea.

 

En la negociacin del brexit, la Unin Europea tena un solo objetivo principal: que el escenario de una salida del club se hiciera lo menos atractiva posible para otros socios escpticos. De forma declarada o difusa, en esa categora entran muchos; desde Hungra hasta Italia, pasando por Polonia y acabando con Francia. Palabras mayores. Se trataba, pues, de lograr un brexit complicado y penoso, con aspecto de castigo, de humillante escarmiento que conjure cualquier tentacin de abandonar el club.

Una vez ms, los polticos alemanes al fin y al cabo esta UE es la suya han sido quienes mejor han dibujado la situacin. El manso Michel Barnier era el negociador jefe oficial, pero la que corta el bacalao es Sabine Weyand, la enrgica negociadora principal adjunta. Weyand es la alemana adjunta al francs, una figura muy familiar en Bruselas donde casi todos los cargos importantes que no estn en manos teutonas tienen a un adjunto de esa nacionalidad controlando que las cosas se hagan bien. Pues bien, Weyand, directora de muchas de las negociaciones secretas con Theresa May, se ha jactado de que prcticamente todas las lneas rojas marcadas por el Gobierno de May han sido quebradas por la UE.

En una abrumadora proporcin, la Unin Europea se ha impuesto, ha resumido Jens Geier, jefe del grupo socialdemcrata alemn en el Parlamento Europeo. Tras su salida del club y durante varios aos, la posicin del Reino Unido ser parecida a la de Suiza, explica este elocuente diputado: Tendrn que asumir el grueso de las reglas europeas pero sin tener ya la menor voz en Bruselas. Este ha sido el parte de la victoria: Nos hemos impuesto.

Y el presidente de la Comisin Europea, Jean-Claude Juncker, el hombre que dice que no hay democracia fuera de los tratados europeos (tratados que no ha votado nadie y que no se pueden cambiar porque estn blindados), ha remachado ese parte de victoria diciendo que el acuerdo alcanzado es el nico posible y ha amenazado a los britnicos con que si lo rechazan quedarn decepcionados en los primeros segundos.

La situacin est imbuida en un ambiente coercitivo y facineroso del estilo de las propuestas que no podrn rechazar (las amenazas de muerte del Padrino) o de ese dicho de la mafia rusa segn el cual la tarifa de ingreso en la hermandad es de un rublo pero la de baja cuesta dos Qu tipo de club es este que no se puede abandonar porque si te lo propones te amenazan? Todos se preguntan cmo reaccionar el Parlamento britnico.

La Unin Europea no se da cuenta de que sus victorias no convencen (vencen, pero no convencen) y que eso incluye el riesgo de desatar a Nmesis, la diosa de la justicia retributiva, entre las vctimas de sus excesos?

Con Italia est pasando algo semejante: Qu sentido tiene disciplinar a Italia por prever un dficit del 2,4% del PIB en su ley de finanzas? La previsin francesa equivalente es del 2,8% y los italianos tienen a su favor que tras los desembolsos de la deuda su presupuesto es excedentario. El Gobierno italiano no parece dispuesto a ceder. Si le retiran las subvenciones europeas, Italia, que es un contribuyente neto al presupuesto europeo, podra dejar de pagar su contribucin y su Gobierno contara probablemente con un amplio apoyo popular

Estas victorias agravan la enfermedad de fondo, es decir la desintegracin paulatina de la UE como resultado de la aplicacin de sus rgidas polticas neoliberales de pin fijo germano e imposibles de cambiar sin desmontar todo el tinglado. Estas victorias incrementan todo aquello que se est desintegrando en la UE porque el europesmo impuesto bajo coaccin es una potente fuente de euroescepticismo.

Si se atiende a los perjuicios que la Unin Europea germano-neoliberal ha ocasionado en los ltimos veinte aos a la mayora de los europeos incluidos buena parte de los alemanes en trminos de recortes sociales, incremento de la desigualdad y menoscabo de derechos, el euroescepticismo esa palabra fea en el diccionario del establishment no es ms que un estado de lucidez. Otra cosa es que esa lucidez tenga consecuencias electorales y sociales ambiguas y que sea capitalizada por la derecha. La izquierda cedi a la derecha (por absentismo) todo el terreno que haba para defender derechos y conquistas sociales desde los estados nacionales, hasta el punto de haber convertido la crtica a la UE neoliberal en casi una autopista de sentido nico para la ultraderecha. Muchos aos despus, esa crtica sigue bastante carente de argumentos de izquierda, lo que deja a la venganza de Nmesis hurfana y a la deriva. Porque la diosa acudir a su cita, no lo duden.

P.S. Cuando Georgia atac Osetia del Sur con la bendicin de George W. Bush en agosto de 2008, la UE, va Nicolas Sarkozy, an pudo desempear un papel mediador entre Rusia y Georgia. Ahora con el incidente en el Mar de Azov (un mar de aguas poco profundas no apto para los barcos de guerra de la OTAN), la UE se ha puesto inmediatamente detrs de Ucrania. El presidente, Poroshenko, podra haber escenificado esta situacin pensando en las elecciones ucranianas de marzo a las que concurre en muy mala posicin y, obviamente, con la bendicin del Pentgono. Mientras Mosc habla de provocacin y Kiev de agresin, la UE se posiciona del lado de la tesis ucraniana (y de la OTAN y de Washington), con lo que cualquier papel mediador-apaciguador resulta imposible. Ms sanciones contra Rusia?

Fuente: https://ctxt.es/es/20181129/Politica/23125/brexit-union-europea-alemania-neoliberal-rafael-poch.htm

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter