Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-12-2018

Cambiamos o nos hundimos
Socialismo, coyuntura y estrategia

Jorge Gmez Barata
Por Esto!


Estados Unidos ingres en la era moderna en el mismo momento y condicin que Iberoamrica. Ningn pas desarrollado de Europa posee tantos recursos naturales como Brasil, Venezuela, Argentina, o Colombia. La opulenta Singapur es tan capitalista como Filipinas y Costa Rica, y tanto como Honduras.

Con 170 millones de habitantes menos, Mxico tiene tantos pobres como Estados Unidos, pero un palacio de gobierno 14 veces ms grande y ms lujoso que la Casa Blanca. En doscientos aos en Estados Unidos y Canad no hubo ningn dictador ni golpe de estado, mientras en Amrica Latina pasan de cien. Obviamente no se trata solo del capitalismo. La buena o mala administracin hace la diferencia.

Es cierto que la situacin econmica y social de Amrica Latina en gran medida se deriva de deformaciones estructurales introducidas por el colonialismo europeo, pero tambin lo es que tal dominacin ces hace doscientos aos, tiempo ms que suficientes para subsanar malformaciones o atenuar sus efectos. En cuanto al imperialismo, su dominacin no es una fatalidad dictada por algn destino manifiesto, sino muestras de la incapacidad para el autogobierno propio de las repblicas soberanas.

La situacin del subcontinente no proviene de los excesos del capitalismo, sino del hecho de que esa formacin social no se desarroll plenamente. No se trata pues de liquidarlo, sino de permitir que se desenvuelva, no al arbitrio de oligarquas antediluvianas, de la mano invisible del mercado, ni a conveniencias del imperio, sino bajo la conduccin de eficaces estados nacionales, que solo pueden fomentarse mediante sistemas polticos basados en el imperio de la democracia y el derecho.

En los pases avanzados, en particular en la era moderna, el desarrollo econmico y social se ha realizado bajo la direccin y el control de estructuras estatales que, mediante leyes y polticas adecuadas, regulan los aspectos sustantivos de la vida social, especialmente los de ndole econmica, comercial, y financiera, aplicando legislaciones fiscales, laborales, salariales y ambientales apropiadas a los diferentes momentos por los que transcurre el desarrollo.

La comprensin de que las sociedades capitalistas desarrolladas, en las cuales predomina el liberalismo econmico, son entes caticos, en los cuales los intereses empresariales prevalecen sobre los sociales y nacionales, no existe planificacin de la gestin econmica, es errnea. La verdad es que las libertades econmicas y empresariales propias del liberalismo econmico discurren bajo regulaciones dictadas por los estados, que a la vez promueven y regulan las libertades econmicas.

Afiliada al pensamiento econmico y poltico, as como a la institucionalidad de matriz sovitica, la cultura poltica cubana, en lugar de promover el pragmatismo que, como en China y Vietnam, asimila variadas frmulas y abre caminos al ejercicio de la creatividad y las libertades econmicas, lo restringe.

Una mirada realista al colapso del socialismo real, y en una obligada asociacin con la coyuntura, la Cuba de hoy sugiere, que desde una nueva mentalidad, asistida por una combinacin de sabidura tctica y perspectiva estratgica, con audacia, talento, y determinacin, se liberen las fuerzas productivas. Renovar, como regla implica riesgos, pero la inercia augura reveses. Lo comprendi Fidel Castro cuando asegur que el sistema no funciona, y lo subray Ral al predecir que: Cambiamos o nos hundimos. Escoger no debera ser difcil.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter