Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-01-2019

Por qu una candidatura municipalista de verdad en la ciudad de Madrid?

Pedro Casas
Rebelin


Hacer un balance de casi cuatro aos de gobierno de Ahora Madrid en la capital (con el apoyo del PSOE) resulta una tarea muy compleja, pero que yo resumira en algunos rasgos que considero importantes:

Qu podemos esperar de la candidatura Ms Madrid, compuesta por el equipo de gobierno que ha practicado estas polticas incumpliendo un programa que para la alcaldesa era mera referencia? Pues nada, al menos para quienes aspiramos a una verdadera transformacin de la ciudad, para ponerla al servicio de sus vecinos, que aborde de manera decidida y valiente todos los aspectos del programa que no se han cumplido, no por falta de tiempo sino de voluntad, ya que no se ha querido trabajar en esa direccin, evitando enfrentamientos con los poderosos y sus medios.

Ahora nos quieren meter ese miedo de que viene la derecha ultra, como si buena parte de las medidas que anuncian no se hubieran puesto ya en marcha con los gobiernos de Gallardn, Esperanza Aguirre o Rajoy sin ir ms lejos (rebaja de impuestos a los ms ricos, leyes especulativas, privatizaciones a saco, defensa de los valores franquista de toros, machismo y religin, liberalismo sanitario, subvencin a las escuelas segregadoras, etc.). La consigna de hacer frente a la ultraderecha no vale si supone abandonar los programas de transformacin para apaciguar a los que ladran dejando las cosas como estn; es el gran invento, dejar que la ciudad siga en manos de las grandes corporaciones, aunque gestionada por polticos con rostro progre. No queremos parar a la derecha haciendo lo mismo que ellos, sino todo lo contrario.

No podemos conformamos con pequeos avances simblicos, mientras hay cada vez ms personas, con o sin trabajo, sumidas en la pobreza, expulsadas de sus viviendas, sin acceso a las ms elementales necesidades vitales.

La lucha por conseguir una sociedad, una ciudad, al servicio de quien la habita, poniendo la actividad econmica y social al servicio no de los intereses econmicos de unos pocos, sino del conjunto de las y los trabajadores, hay que desarrollarla en muchos frentes, y tambin en el institucional, porque las instituciones son las que toman decisiones sobre lo que podemos hacer y lo que no, y cmo se distribuyen los dineros que todas las personas aportamos.

Es muy til que la lucha social en la calle, fuente bsica de todo poder y transformacin popular, cuente con personas que se hagan eco de las luchas y aspiraciones sociales en las instituciones, que legislen y decidan en beneficio de las clases populares, contribuyendo de esta manera a que puedan alcanzarse los objetivos de la lucha. Y digo personas que se hagan eco y no representantes de los movimientos, ya que estos deben ser independientes de las instituciones con las cuales la relacin nunca estar exenta de conflictos, al defender lgicas dialcticamente diferentes.

La irrupcin de candidaturas del cambio en 2015, que cort la racha de dcadas de hegemona de la derecha ms daina, fue una experiencia singular que superaba la lgica imperante hasta ahora de los partidos polticos, al conformar confluencias con una importante presencia informal de base. En el caso de Madrid la atractiva experiencia de Ahora Madrid se frustr enseguida, tanto por las maneras centralistas de la alcaldesa como por el bloqueo impuesto por alguno de los partidos participantes. El escenario que se presenta para mayo de 2019, y ms all, no puede ser ms sombro, al configurarse una candidatura cuyo rasgo definitorio es la fidelidad a la cabeza, disfrazada de los mejores gestores. Este seguidismo ha destrozado las ms elementales lgicas colectivas de decisin, reduciendo los procesos de seleccin al dedo de la figura que supuestamente tiene el tirn electoral. No demostr por ejemplo Carlos Snchez Mato gran capacidad de gestin en el manejo y saneamiento de las cuentas? Por qu no es uno de los elegidos? Por discrepar de algunas de las decisiones adoptadas.

Qu podemos esperar hacia 2023, cuando la cabeza de cartel ya no est y la sustituya otra persona con escaso o nulo tirn electoral? Qu van a hacer las personas que son capaces de renegar de sus partidos de origen, una, dos veces y las que haga falta, con tal de buscarse un puesto seguro en la institucin? Las prcticas de las organizaciones polticas no estn exentas de defectos, pero, a diferencia de lo que ocurre con las prcticas caudillistas o dedcratas, disponen de mecanismos y estructuras definidas que, al tener definido el marco ideolgico y organizativo, permiten que cada militante pueda expresar sus ideas y participar e influir en las decisiones colectivas, no de manera plebiscitaria. Sustituir las organizaciones polticas por una prctica cesarista o monrquica es lo contrario del espritu 15M, y esto no es un avance, sino un retroceso. Hay que superar las estructuras verticales de las organizaciones con prcticas ms asamblearias, de base, donde la inteligencia colectiva pueda contribuir a encontrar las mejores decisiones en defensa de los intereses de las clases populares.

Por ello es muy importante intentar que se mantenga hacia futuro algo del espritu que impuls las candidaturas del cambio en 2015, ese espritu municipalista que en otros lugares lleva dcadas de recorrido exitoso, y que, independientemente del resultado que se pueda obtener en mayo de 2019, afirme su voluntad de jugar un papel en el presente y futuro del trabajo municipalista en esta ciudad y sus barrios, con algo de coherencia organizativa y participativa.

Considero que no hay nada que perder, y todo por ganar. Adems es fcil que una candidatura de estas caractersticas pueda movilizar el voto desencantado con la prctica de Ahora Madrid y la que se prev de Ms Madrid, y que incluso podra ser decisiva para cerrar el paso a la derecha tricfala, convirtindose por ello en un voto realmente til que de no presentarse ira seguramente a la abstencin.

Las personas que han destruido el espacio de la convergencia y unidad llamado Ahora Madrid, o sea Manuela Carmena y sus secuaces, para crear una candidatura de amiguetes, no estn desde luego legitimadas para apelar a la unidad, aunque a estas alturas ya hay poco de lo que sorprenderse.

Casi todo el capital de ilusin transformadora generado hace 4 aos, ha sido destruido a lo largo de esta legislatura en Madrid, en lo poltico y lo organizativo. Hay que reconocer que el panorama no es muy ilusionante, ms bien todo lo contrario. Pero las victorias del maana se gestan en muchas ocasiones en la capacidad de resistir en los momentos difciles, y este es uno de ellos. Hay una responsabilidad histrica, de seguir luchando por una transformacin de verdad, y por implantar unas formas democrticas de gestin. Y no debemos defraudar las posibilidades que se ofrecen, por reducidas que puedan parecer, porque quizs no sean tan escasas, y menos con el espectculo que ltimamente estamos viendo en Madrid. Podemos llevarnos una sorpresa, y merece la pena intentarlo.

Pedro Casas. Activista vecinal

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter