Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-06-2006

Cmplice de Posada dirige escuadrones iraques de la muerte

Jean Guy Allard
Cubadebate


El coronel del ejrcito norteamericano James Steele, a quien Luis Posada Carriles report primero el derribamiento de un DC-3 en Nicaragua y la captura de Eugene Hassenfus, incidente que iba a provocar el escndalo Irn-Contras, asesora ahora en Iraq las operaciones de escuadrones de la muerte conformados por el gobierno ttere de ese pas.


En la base area de Ilopango, en El Salvador, Flix Rodrguez y el coronel James Steele (en los extremos), junto al congresista norteamericano de la Florida, Claude Piper y un oficial salvadoreo.

La presencia de Steele, uno ms de los famosos delincuentes de la Administracin Reagan, reciclados ahora por George W. Bush en operaciones encubiertas en Iraq, acaba de ser denunciada por el congresista norteamericano Dennis J. Kucinich, en una carta dirigida al Departamento de Estado.

Adems de su participacin en las operaciones de abastecimiento de la contrarrevolucin nicaragense desde la base area salvadorea de Ilopango, Steele es identificado como el creador de escuadrones de la muerte que sembraron el terror en este mismo pas centroamericano en el periodo 1984-1986, con decenas de miles de vctimas.

EN 1986, POSADA ALERT PRIMERO A STEELE DEL DERRIBAMIENTO DE HASSENFUS

Una investigacin publicada por el periodista norteamericano Robert Parry un ex reportero de la agencia Associated Press, la revista Newsweek y la cadena televisiva PBS revelaba por primera vez en 1996, gracias a documentos desclasificados, cmo Posada ofreci a dos investigadores del FBI varios elementos nuevos sobre su participacin en la enorme operacin de trfico de drogas y de armas que haba realizado bajo las rdenes del coronel Steele, entonces oficial de confianza en El Salvador del coronel Oliver North y de sus jefes de la Casa Blanca.

Los documentos obtenidos por Robert Parry indicaron cmo Posada confes que en octubre de 1986, cuando el avin de Eugene Hassenfus es derribado, alert primero al coronel Steele y luego a la Casa Blanca a travs de Flix Rodrguez Mendiguta, quien se encontraba en su casa de Miami.

El alto oficial corri a reunirse con Posada en Ilopango para estar informado de cada detalle sobre el plan de vuelo del piloto capturado y orientar las medidas que se deban tomar con toda urgencia para hacer desaparecer cualquier prueba de la bochornosa operacin. Lo que realiz de inmediato el terrorista de origen cubano.

La reunin revelada por Parry tuvo lugar el 7 de febrero de 1992. El interrogatorio de Posada fue realizado por los agentes del FBI George Kiszynski y un colega, Michael Foster, en la Embajada estadounidense de Tegucigalpa, Honduras, y es reflejada en un documento presentado en su integridad el 9 de junio del 2005 por los Archivos de Seguridad Nacional de la Universidad George Washington.

En un mensaje desclasificado que ilustra el nivel de colaboracin entre Posada y Steele, fechado el 28 de marzo de 1986, un ex funcionario del Departamento de Estado, Robert Owen, indica cmo Posada, Flix Rodrguez y otro mercenario cubanoamericano nombrado Rafael "Chi Chi" Quintero haban decidido incorporar el trfico de armas a un controvertido programa de ayuda humanitaria para alcanzar "mas eficiencia" en el apoyo a los contrarrevolucionarios nicaragenses.

En su libro Los Caminos del Guerrero, Posada se jacta de estar estrechamente vinculado a Steele. Escribe textualmente: "En El Salvador, adems de Flix (Rodrguez Mendiguta) y yo, estaba el coronel Luis Orlando Rodrguez, quien junto con su comandante, el coronel Steele, cooperaron ms all de sus lmites".

Precisa acerca de Luis Orlando Rodrguez que era "tambin cubano", y que ocupaba una alta posicin en Guatemala y, desde all, fue hombre clave en las primeras etapas de la Contra. Nombra luego a otros cubanoamericanos: Mario Delamico, el coronel Reynaldo Garca (a) El Chiqui, jefe del grupo militar de Estados Unidos en Honduras, y Papito Hernndez.

Segn numerosas fuentes norteamericanas, entre las que se encuentran testimonios del ex agente de la DEA Celerino Castillo III y el Informe Kerry ante el Comit de Relaciones Exteriores del Senado, se conoce que Flix Rodrguez Mendiguta se reuni con el coronel Sam Watson, representante de Donald Gregg en El Salvador, y el coronel Steele para discutir la estrategia de la lucha de los contras, en presencia de George Bush padre, entonces vicepresidente de Reagan.

EN IRAQ, CON LOS ESCUADRONES "ESPECIALES"

En una carta que acaba de dirigir al Departamento de Estado, el congresista norteamericano Dennis J. Kucinich reclama obtener copia de todos los documentos de los planes del Pentgono sobre el uso de miembros de las Fuerzas Especiales norteamericanas para constituir en Iraq equipo de asesinato y secuestro.

Recuerda cmo el 8 de enero del 2005, la revista Newsweek ya se refera a tales planes, designados como la Opcin Salvadorea, para aplastar la insurgencia de los sunitas. Con una tal operacin, decenas de miles de salvadoreos fueron asesinados o "desaparecidos", incluyendo al arzobispo catlico Oscar Romero y cuatro monjas norteamericanas.

Kucinich recuerda luego cmo el coronel James Steele, hoy asesor del embajador norteamericano en Iraq para las Fuerzas de Seguridad iraques, desarroll en El Salvador un tal plan cuya caracterstica era la de atacar a lderes de las fuerzas revolucionarias, sus partidarios, fuentes de abastecimiento y campos de base.

"En este momento, el coronel Steele ha sido asignado a trabajar con la nueva unidad de contra-insurgencia conocida como Comandos de Polica Especial, operando bajo la autoridad del Ministerio del Interior de Iraq", seala Kucinich.

"Sabemos que una ola de secuestros y ejecuciones, en el estilo de los escuadrones de la muerte, teniendo lazos con un patrocinador oficial del gobierno iraqu y con los EE.UU., se desencaden en Iraq", aade, al indicar que informes de prensa sealan que las fuerzas estadounidenses han entrenado y apoyado brigadas de comandos iraques altamente organizados "y que algunas de esas brigadas han actuado como escuadrones de la muerte, secuestrando y asesinando a miles de iraques".

Peter Maass, reportero para el New York Times Magazine, haba descrito el 1 de mayo del 2005 en esa publicacin semanal de este diario, cmo haba visto a James Steele, reunido con el mximo jefe iraqu de los comandos especiales, el general Adnan Thabit.

Es elocuente que la presencia en Iraq, en tan delicada responsabilidad, del coronel Steele, otro vestigio de la guerra sucia realizada por Washington en Amrica Central, reciclado por George W. Bush con los John Negroponte, Elliot Abrams, Otto Reich, John Poindexter, John Bolton, Oliver North, Robert Kagan, y Michael Ledeen, no le puede ser muy ajeno a los servicios de Inteligencia norteamericanos.

Es lo mismo que sucede ahora en El Paso, all donde resguardan a Posada Carriles uno de los miembros ms viejos, experimentados y de mayor actividad de la CIA, y sta le ha sido leal durante toda su vida.

Con tan viejos amigos ligados al poder, no hay que sorprenderse entonces de la multitud de privilegios que est recibiendo Posada, terrorista e inmigrante ilegal, cuando a cientos de otros ciudadanos en situacin irregular en este pas se les saca a patadas.

Tampoco que Cinco Patriotas cubanos sigan encarcelados, por haber arriesgado sus vidas infiltrando los crculos terroristas cubanoamericanos, que han sido los ms fieles cmplices de las guerras sucias desarrolladas por Washington, durante dcadas, en Amrica Latina.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter