Portada :: Espaa :: Monarqua frente a Repblica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-08-2006

De la desmemoria al engao historico
Por una ley antifranquista de la Memoria Histrica

G. Buster
Rebelin



Las pginas de los peridicos se han llenado este verano de esquelas recordando a las victimas de la sublevacin militar contra el gobierno legalmente constituido de la II Repblica. Desde el pequeo gesto de hacer imprimir un recordatorio, cientos de familias han querido expresar su malestar por el borrador de ley adoptado por el Gobierno socialista sobre el Reconocimiento y ampliacin de derechos y establecimiento de medidas a favor de quienes padecieron persecucin o violencia durante la guerra civil y la dictadura. Un borrador de ley que no solamente no satisface la reivindicacin central del movimiento por la recuperacin de la memoria histrica, la anulacin de las sentencias de los juicios de excepcin franquistas, sino que al situar en un mismo plano a todas las victimas injustas de la guerra civil intenta convertir en un problema de satisfaccin individual lo que fue ante todo una confrontacin poltica colectiva. Lo injusto no fue una u otra decisin de los tribunales de excepcin franquista. Lo injusto fue su propia formacin y funcionamiento inconstitucional, que determino el carcter de todas y cada una de sus decisiones.

La aprobacin del borrador de ley llega en el ltimo momento que puede hacer posible su aprobacin por el parlamento antes de que finalice el proclamado Ao de la Memoria Histrica. Tras ms de ao y medio de trabajos preparatorios, el Gobierno ha aceptado una tesis de sectores conservadores del Tribunal Supremo sobre la no retroactividad de los derechos fundamentales. Los juicios de excepcin del Franquismo se haban celebrado de acuerdo con la ley vigente. Y se obvia la discusin sobre la constitucionalidad misma de esa ley, solo sostenida por la fuerza de las armas.

Como ha sealado otro miembro del Tribunal Supremo, Martin Palln, esta interpretacin es incompatible con la legislacin internacional actual sobre derechos humanos y la imprescriptibilidad de los crmenes contra la Humanidad. Como bien ha subrayado otro prestigioso jurista, Jimnez Villarejo, corresponde al fiscal perseguir de oficio los ms de 60.000 casos de desaparicin de victimas antifranquistas que siguen sin resolverse. El proyecto de ley aprobado hace dejacin de esta obligacin de un estado democrtico. Es ms, a pesar de la condena aunque sin nombrarlo- del rgimen franquista hecha por el Parlamento el 20 de diciembre del 2002, de la condena abierta del Parlamento Europeo este ao, la posicin del Gobierno vuelve a refrendar la ambigedad de la propia Constitucin de 1978 sobre los orgenes mismos del actual rgimen monrquico liberal, cuyo origen no es otro que la legalidad reformada, pero no rota de la Dictadura franquista.

El borrador de ley recoge otros aspectos igualmente defraudates: sobre la sustitucin de las placas conmemorativas en los edificios pblicos que no recuerden a todas las victimas de la guerra civil o tengan smbolos franquistas, o la no obligacin de su desaparicin en los edificios de la Iglesia Catlica; el mantenimiento de las tumbas de Franco y Primo de Rivera en la Baslica del Valle de los Caidos, limitado ahora al culto privado; el carcter restrictivo de las ayudas econmicas para la apertura de las fosas comunes

No es de extraar que las distintas federaciones de asociaciones de la memoria histrica, como la catalana o la valenciana, o el Foro de la Memoria Historica o AMESDE, hayan expresado ya pblicamente no solamente su frustracin poltica sino una cierta sensacin de traicin a una memoria histrica que el Gobierno se haba comprometido a convertir en la piedra angular de la definitiva ruptura con la legalidad franquista, viva y actuante para cientos de miles de personas y sus descendientes en las sentencias de los tribunales franquistas.

IU y EUiA han denunciado el actual borrador. Para este texto, no hacen falta los votos de la izquierda, que debe seguir defendiendo la principal reivindicacin de las Asociaciones de Memoria Histrica: la anulacin de las sentencias de los tribunales de excepcin del Franquismo. La titularidad imprescriptible de derechos como tener un juicio justo, a no ser torturado o ejecutado extrajudicialmente son pilares bsicos sin los que no existe un estado de derecho, como no existi bajo el Franquismo.

Con la ayuda de las Asociaciones de Memoria Histrica, IU-ICV preparan una batera de enmiendas para cambiar la naturaleza misma del borrador de ley del Gobierno. Sin esos cambios esenciales, el borrador de ley no cumple otra funcin que mantener la ficcin de la legalidad del terror franquista y pretender convertir sus consecuencias en un problema de injusticia individual.

Desde las Asociaciones de Memoria Histrica hay que mantener la batalla, continuar con la apertura de las fosas comunes, con la recuperacin de cada una de las victimas del franquismo, con la bsqueda de los desaparecidos. Ellos no pueden ser olvidados, mientras se siguen celebrando misas diarias en el Valle de los Cados por Franco.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter