Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-03-2007

Anlisis y carta de cinco miembros del Consejo Poltico Federal de de Izquierda Unida
Crisis en el gobierno de Prodi

G. Buster
Rebelin


El 17 de febrero ms de 100.000 personas se manifestaron en Vicenza, en la regin italiana del Veneto, contra la ampliacin de la base militar de EE UU. Una parte esencial de la izquierda italiana, que participa en la coalicin de centro-izquierdas del Gobierno Prodi, sali para exigir una ruptura clara con la herencia y los compromisos de la poltica exterior del Gobierno Berlusconi, que ha mantenido hasta la fecha el ministro de exteriores DAlema, principal dirigente de la DS, con el apoyo del propio Prodi.

Este renacer del movimiento pacifista italiano contra las bases militares de EE UU - que sirven de plataforma logstica para la guerra contra el terrorismo internacional en Irak y Afganistn, incluidos los vuelos de la CIA para las rendiciones ilegales de prisioneros de guerra- coincide con un agravamiento de la situacin militar en Afganistn.

Las tropas italianas y espaolas estn desplegadas en las regiones occidentales afganas de Herat, Far y Gor en el contingente ISAF de la OTAN. Desde sus bases realizan operaciones de control territorial para evitar las infiltraciones de grupos Talibanes, que preparan una ofensiva militar en la primavera. Como en Espaa, el movimiento pacifista italiano ha pedido la inmediata retirada de las tropas de ocupacin extranjeras en Afganistn.

El papel de la izquierda en el Parlamento

En este contexto de nuevas movilizaciones, el Gobierno Prodi se ve obligado por ley a llevar al Parlamento la aprobacin semestral del presupuesto para el despliegue militar italiano en Afganistn. Ya en la anterior ocasin, un grupo de cuatro senadores de la izquierda alternativa haba anunciado su oposicin a votar a favor del despliegue de las tropas, pero finalmente no haban materializado su oposicin para evitar una crisis del Gobierno de centro-izquierda pocos das despus de su formacin.

Pero ahora, la votacin en el Senado tiene como fondo la manifestacin de Vicenza y la cuestin es si los senadores de la izquierda alternativa priorizan la expresin institucional del movimiento por la paz, de acuerdo con el programa electoral de Rifondazione Comunista o el PdCI, o por el contrario aceptan la poltica exterior continuista de DAlema y Prodi en nombre de la estabilidad del Gobierno y el peligro de una vuelta de la derecha de Berlusconi.

En realidad se trata de un falso dilema. El equilibrio poltico inestable entre la derecha y la izquierda en Italia depende no de unos votos en el senado, sino de una correlacin de fuerzas que girar a la izquierda con el reforzamiento de los movimientos sociales o se erosionar hacia la derecha por los chantajes del aparato del estado.

La prueba de ello es que cuando Turigliato (PRC) y Rossi (PdCI) deciden no votar a favor del mantenimiento de las tropas, quin hace caer al Gobierno Prodi es el voto de los senadores de la derecha pro-atlantista, a travs de tres nombres tan caractersticos como Andreotti, Cossiga y Pininfarina.

Los chantajes institucionales de la derecha

La consecuencia de la crisis es la formacin de un nuevo Gobierno Prodi. Pero con una coalicin que ha disciplinado a las fuerzas de la izquierda, incluyendo al PRC y al PdCI, en contradiccin con su propio programa electoral y abriendo una brecha entre el gobierno de centro-izquierda y los movimientos sociales por la paz. Y con el apoyo imprescindible de al menos cuatro de los siete senadores vitalicios, sin disciplina partidaria de voto, que representan los poderes fcticos en la repblica italiana.

La crisis ha demostrado tambin la opcin de sectores significativos de la gran burguesa italiana y el Vaticano por mantener un gobierno de centro-izquierda controlado, como vehculo de sus polticas neoliberales y sus compromisos atlantistas, frente una vuelta a la opcin Berlusconi, desprestigiada en la UE y en los propios EE UU, sin capacidad de mediacin en la creciente polarizacin poltica y social italiana.

Frente a este chantaje institucional de la derecha, el problema de la izquierda es como acumula fuerzas para unas elecciones que inevitablemente se anticiparn y en las que debe presentar una opcin no solo frente a la derecha de Berlusconi sino tambin frente al continuismo socio-liberal de Prodi, sin por ello abrir el camino a la derecha. Cualquiera que sea la formula de coalicin final que ello adopte, la hegemona de la izquierda solo puede construirse desde y con los movimientos sociales y no frente a ellos. Por el momento, se expresa en la posicin de Turigliatto y Rossi de volver a votar a favor de un nuevo Gobierno Prodi y advertir que volvern a posicionarse en contra del mantenimiento de las tropas italianas en Afganistn dentro de seis meses.

Al Compaero Franco Turigliatto

A los compaeros de Sinistra Critica del PRC

Estimados Compaeros,

Queremos expresaros nuestra solidaridad con la decisin adoptada por el senador del PRC Franco Turigliatto de no votar a favor de la permanencia de las tropas italianas en Afganistn, que resume la poltica exterior de Prodi-DAlema de mantener los compromisos del Gobierno Berlusconi en poltica exterior.

Lo hacemos desde las posiciones de nuestra organizacin federal, Izquierda Unida, que ha impulsado el movimiento por la retirada de las tropas espaolas de Irak y apoyado la decisin de retirarlas del Gobierno Zapatero, rompiendo as con una parte sustancial de los compromisos exteriores del Gobierno Aznar. Izquierda Unida ha defendido asimismo la ruptura completa con esos compromisos, votando en el Congreso de los Diputados de Espaa por la retirada de las tropas espaolas en Afganistn. Izquierda Unida ha exigido tambin la denuncia del actual Acuerdo de Cooperacin en materia de defensa con EE UU, que convierten las bases militares de Rota y Morn en una plataforma logstica de la guerra en Irak y Afganistn.

El no voto de Turigliatto y Rossi es la expresin de su compromiso con el movimiento por la paz, que se ha vuelto a manifestar en Italia con tanta fuerza el 17 de febrero contra la base militar de Vicenza. En ese sentido, no comprendemos la posicin de la direccin del PRC de querer expulsar de sus filas a Turigliatto por defender en definitiva su programa electoral. Ms cuando la crisis del Gobierno Prodi, ha sido desencadenada por el voto de Andreotti, Cossiga y Pininfarina -es decir, de la derecha-, en una maniobra poltica para condicionar y frenar cualquier cambio a la izquierda en la correlacin de fuerzas.

Un afectuoso saludo, en nuestra lucha comn por la paz,

Francesc Matas Sala
Alfons Bech
Angels Tomas
Gustavo Bster
Carlos Girbau

(Miembros del Consejo Poltico Federal de Izquierda Unida, Estado Espaol)



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter