Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-03-2007

Reforzar a Uribe, el gran objetivo de la gira de Bush por Amrica Latina

Alberto Cruz
Rebelin


El periplo que el presidente de Estados Unidos ha realizado por Amrica Latina ha tenido cuatro objetivos: recuperar un terreno para una economa estadounidense que en los ltimos aos ha perdido posiciones a favor de los pases europeos, China, Rusia e incluso Irn; reforzar las posiciones de la izquierda correcta (gobiernos pretendidamente de izquierda que mantienen una polticas econmicas dentro de los parmetros neoliberales y de acuerdos con el Fondo Monetario Internacional) frente a izquierda incorrecta que representa Hugo Chvez; contrarrestar la influencia que la Revolucin Bolivariana est teniendo en todo el continente y, la ms importante a juicio de quien escribe: una visita de slo seis horas para reforzar a su gran aliado en la regin, lvaro Uribe, en unos momentos en los que su poltica y su imagen estn siendo seriamente cuestionados por el escndalo de la para-poltica. Un dato: Bush y Uribe se han reunido en diez ocasiones desde que ste ltimo alcanz la presidencia de Colombia en 2002.

La constatacin de las alianzas que mantenan diputados, senadores y el propio Uribe con los paramilitares se ha convertido en el gran problema para que el Tratado de Libre Comercio sea ratificado por el Congreso de los Estados Unidos e, incluso, para la ampliacin del Plan Colombia puesto que los dirigentes demcratas de los EEUU han manifestado en reiteradas ocasiones serias reservas en ambos aspectos. Estos dos aspectos son cruciales en el futuro puesto que tras el anuncio del presidente de Ecuador, Rafael Correa, de no renovar el contrato de utilizacin de la base de Manta para las tropas de EEUU, este pas necesita un lugar seguro desde el que operar y controlar una zona vital para sus intereses mientras contine la inestabilidad en Oriente Medio.

Aunque no hay que esperar grandes cambios en la poltica exterior estadounidense pese a que los republicanos hayan perdido el control del Congreso y del Senado, Bush no tiene garantizada la aprobacin de sus planes tal y como ahora estn diseados. Un alto porcentaje de demcratas han sido elegidos con el apoyo de los diferentes sindicatos estadounidenses y stos son especialmente receptivos a la denuncia realizada por las centrales sindicales colombianas respecto al hecho de que Colombia es el pas latinoamericano, y casi mundial, donde ms dirigentes obreros y sindicales han sido asesinados en la ltima dcada.

El Centro de Solidaridad de la AFL-CIO, la central ms importante de EEUU, ha elaborado un documento que cifra en unos 4.000 los sindicalistas asesinados en Colombia en el perodo comprendido entre 1986 y 2002 (1). A esta cifra hay que aadir otros 72 en el ao 2003, 99 en 2004, 70 en 2005 y 71 en 2006. La AFL-CIO (Federacin Estadounidense de Trabajadores-Congreso de Organizaciones Industriales, por sus siglas en ingls), elabor un documento el 4 de octubre de 2006 (2) en el que recomendaba que no se firmase el TLC con Colombia por la complicidad del gobierno de lvaro Uribe con los asesinatos de sindicalistas y no cumplir con los estndares bsicos de respeto a los derechos humanos.

Los vnculos de la AFL-CIO y el Partido Demcrata son muy estrechos, tanto que la AFL-CIO reconoci que en las elecciones de noviembre de 2006 su apoyo fue esencial para la derrota de los republicanos, por eso los cuatro principales sindicatos de Colombia (CUT, CTC, CGT y CPC) han enviado un escrito a la central estadounidense solicitando su intercesin para que se paralice la firma del TLC en el Congreso aprovechando sus vnculos con los demcratas. La presin parece que ya est dando algunos frutos puesto que significados miembros de este partido exigen cambios en el TLC especialmente en el apartado de proteccin de los derechos de los trabajadores que ejercen una funcin sindical. As se han expresado pblicamente dos pesos pesados del Partido Demcrata, James McGovern y Patrick Leahy. El primero lo ha dicho el pasado 2 de marzo y en Bogot: la aprobacin del TLC depender de los logros que el gobierno del presidente Alvaro Uribe muestre en materia de derechos humanos. Un sinnmero de sindicalistas han sido intimidados, amenazados y asesinados en Colombia. Yo le sugiero [a Uribe] como accin especfica, investigar, juzgar, condenar y poner en la crcel a los autores de esos crmenes". El segundo lo hizo en Washington el da 4: an es muy prematuro saber si el TLC ser aprobado porque [a los legisladores de EEUU] nos preocupa la situacin de los sindicalistas colombianos (3).

El Partido Demcrata no se opone al Tratado de Libre Comercio con Colombia, consciente de que el volumen comercial entre los dos pases es muy importante aunque est en retroceso. En los ltimos aos se ha reducido en 10 puntos (del 4958% al 3956% segn cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadsticas) y ello se traduce en que mientras las exportaciones de Colombia hacia otros pases ha crecido en el perodo comprendido entre los aos 2000-2006 en un 151% las que tenan por destino al poderoso vecino del norte del continente lo hicieron en un 138% (4). Con su obsesin en Oriente Medio, los EEUU han descuidado su tradicional patio trasero, que se les ha estado yendo no slo en cuestiones polticas (Venezuela, Bolivia, Argentina, Ecuador) sino tambin en el mbito comercial.

Pero si la firma del TLC es importante para los EEUU lo es an ms para Colombia, que viene haciendo desesperados esfuerzos para que su aprobacin se haga cuanto antes. De hecho, tras la visita de Bush, el nuevo ministro de Asuntos Exteriores, Fernando Araujo, va a visitar Washington con la finalidad de convencer a los demcratas de la importancia estratgica del TLC para Colombia, un pas socio y aliado estratgico de los EEUU.

Por lo tanto, Uribe y Bush estn haciendo lo imposible porque dicha aprobacin se realice cuanto antes y este encuentro tiene cono finalidad dar un espaldarazo a Uribe y eliminar resquemores entre los demcratas en unos momentos en los que la debilidad de Uribe es evidente. De ah que en la redaccin del Plan Colombia II se haya aadido una denominada Estrategia para el Fortalecimiento de la Democracia y el Desarrollo Social que pone el nfasis en el gasto social, desarrollo alternativo, derechos humanos y atencin a desplazados, en contraposicin al narcotrfico y terrorismo que caracterizaban el Plan Colombia I. Es evidente que se ha redactado as para consumo de los demcratas y facilitar su aprobacin. Pero, al igual que sucedi con el Plan Colombia I, la mayor parte del montante econmico que se consiga ir a parar a la lucha contra la guerrilla.

Otro aspecto a resear es que tanto el TLC como el Plan Colombia son cruciales dentro de la estrategia de ambos para contener la expansin de la Revolucin Bolivariana que encabeza el presidente de Venezuela, Hugo Chvez. De hecho, la nueva fase del Plan Colombia tiene un preocupante apartado en el que se habla de un acuerdo entre los dos pases para enfrentar las amenazas a la seguridad nacional de Colombia (5). Esta afirmacin slo se puede entender en dos vertientes: o supone un reconocimiento expreso del xito de la guerrilla y de que a largo plazo pueda tomar el poder o, por el contrario, lo que se est diciendo es que la Venezuela Bolivariana supone una amenaza para Colombia.

Intervencin directa del Ejrcito de EEUU en Colombia

Mientras los medios de comunicacin estadounidenses y sus ramificaciones satelitales en diferentes partes del mundo han lanzado una campaa propagandstica sobre la amenaza que para sus vecinos representa la compra de armas a Rusia por parte de Venezuela, se ha ocultado con profusin un hecho ms que notorio: el Ejrcito colombiano es uno de los mejores preparados de la zona y el nmero de sus efectivos se ha incrementado un 44% desde la llegada de Uribe a la presidencia, el ao 2002. Entonces tena 280.000 soldados y ahora est en los 405.000, que van a consumir un total de 5.200 millones de dlares tal y como est presupuestado para este ao.

Sin embargo, ni el incremento de hombres ni la mejora del material ha podido con la guerrilla de las FARC-EP, que han derrotado primero al Plan Colombia I, luego al Plan Patriota y ahora van a derrotar los nuevos planes militares que se estn diseando. Luego slo queda una opcin: una mayor implicacin del Ejrcito de los EEUU en el conflicto colombiano.

Es conocido que las Fuerzas Especiales de EEUU estn instaladas en el departamento de Arauca, en la frontera con el estado de Apure (Venezuela), con una funcin que es, oficialmente, apoyar al Ejrcito y a la Polica colombianas en la proteccin de la infraestructura del petrleo. Aqu est el yacimiento de Cao Limn, reiteradamente saboteado por la guerrilla, especialmente el ELN y donde se vive en estos momentos un dursimo enfrentamiento entre unas FARC crecidas y un debilitado ELN. Si las FARC pasan a ser hegemnicas en este departamento, el enfrentamiento con las tropas estadounidenses est servido, mxime cuando los EEUU han entregado a Colombia diez helicpteros de combate UH-1 Huey y UH-60 Black Hawk especficamente para ser usados en este departamento. Y, por otra parte, Arauca se ha convertido en uno de los lugares desde los que se infiltran paramilitares colombianos en Venezuela, hasta el punto de que la extorsin a venezolanos y asesinatos de sindicalistas y dirigentes campesinos de este pas se han venido produciendo con regularidad en los ltimos dos aos, tal y como viene denunciando con regularidad el Frente Nacional Campesino Ezequiel Zamora de Venezuela. Un hecho que ha obligado a la Fuerza Armada Nacional de Venezuela a iniciar un operativo de seguridad de gran envergadura en Apure, el estado fronterizo con Arauca (6).

Es menos conocida la presencia de militares estadounidenses en La Guajira, en la parte norte del pas, fronteriza con el estado de Zulia (Venezuela), y que en Colombia hay formalmente 800 asesores militares, adems de una cifra desconocida de contratistas privados. Precisamente tres de esos asesores fueron capturados por las FARC cuando su avioneta fue derribada por el fuego guerrillero el ao 2003 y an estn en su poder.

Asesores y contratistas estn comenzando a entrar directamente en combates y en acciones militares contra la guerrilla. Un diario poco sospechoso de crtica con el gobierno Uribe, El Tiempo, titulaba informaba el pasado 9 de marzo que militares de EEUU estuvieron en una operacin de bsqueda de secuestrados en Caquet, un hecho confirmado por la embajada de EEUU.

Que un hecho de estas caractersticas se produzca poco antes de la visita de Bush implica que hay una decisin de los dos pases de apostar por intentar un rescate militar de los militares y policas capturados por las FARC y, de forma prioritaria, el de los tres asesores estadounidenses. Este va a ser, a buen seguro, uno de los principales asuntos que van a tratar Uribe y Bush. El diario El Tiempo vuelve referirse a ello: en una carta fechada el 23 de enero y dirigida a Northrop Grumman, (compaa para la que trabajaban los tres estadounidenses), Stephen J. Hadley, asesor de Seguridad Nacional, dijo que el gobierno haba incrementado los recursos dedicados a este asunto en Bogot, es decir, respaldar a fondo todos los recursos nacionales y de inteligencia disponibles"(7). Un miembro tan alto en el escalafn de la Administracin Bush no dice eso si no se ha tomado ya la decisin de intervenir directamente.

Dificultar la integracin

Con la decisin del presidente ecuatoriano de no renovar el contrato de uso de la base de Manta a las tropas estadounidenses ms all del ao 2009, el Comando Sur de los EEUU tiene que redisear sus planes de control regional. Cada vez est mas claro que el uso de Manta no tena mucho que ver con el supuesto objetivo de control del trfico de drogas en la zona puesto que se ha incrementado notablemente y comienza a afectar a Ecuador, lo que antes no suceda. Nuevos focos de inestabilidad regional estn a la vista en el futuro con el nico objetivo de dificultar la integracin regional poltica y econmica que se ha puesto en marcha y en el que la consolidacin del ALCA va a ser uno de sus ms importantes factores.

Uribe, como buen alumno de Bush, ha procurado dificultar en todo lo posible la labor de sus vecinos ms dscolos con la ortodoxia poltica de la viabilidad poltica (que practican tanto Lula en Brasil como Tabar Vzquez en Uruguay, por citar slo los dos pases de la izquierda correcta que estn incluidos en la gira de Bush) y econmica. Si sonoro fue el secuestro del integrante de la comisin internacional de las FARC, Rodrigo Granda, en Venezuela para crear un grave conflicto diplomtico a Chvez, no menos sonora ha sido la reanudacin de la fumigacin con glifosato nada ms tomar Correa posesin como presidente de Ecuador. Uribe es consciente que tambin est perdiendo la lucha contra el narcotrfico y quiere presentar algn logro a su mentor. Si bien en trminos porcentuales se ha producido un descenso en el nmero de hectreas cultivadas, no es menos cierto que se ha pasado a un mayor mbito territorial: la Oficina Anti Droga de la ONU estima en un informe que en 1999 se cultivaba algn tipo de droga en 12 departamentos de Colombia y en 2004 se haca en 23 departamentos, siendo los ms importantes los de Meta, Nario y Guaviare (8).

La Colombia de Uribe es vital para los EEUU en la zona andina y amaznica. Uribe, al igual que Caldern en Mxico, son las cuas estadounidenses en el proceso de integracin regional latinoamericano. La Administracin Bush sabe que cuenta con ellos, de ah que les visite para reforzarles. Gira anti Chvez s, pero este factor va acompaado de los otros.



---------------------------------

(1) La Jornada, 16 de junio de 2006.

(2) The U.S.-Colombia Free Trade Agreement, 4 de octubre de 2006. http://www.aflcio.org/issues/jobseconomy/globaleconomy/upload/colombia_LAC_report.pdf

(3) AFP, 7 de marzo de 2007.

(4) EFE, 8 de marzo de 2007.

(5) Alberto Cruz, EEUU elabora el Plan Colombia II para su agresin contra Venezuela http://www.rebelion.org/noticia.php?id=29071

(6) Prensa Latina, 9 de marzo de 2007.

(7) El Tiempo, 10 de marzo de 2007.

(8) UNODC, informe 2004.

Alberto Cruz es analista del Centro de Estudios Polticos para las Relaciones Internacionales y el Desarrollo

[email protected]







Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter