Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-03-2007

La cara oculta de la luna
Ban Ki-moon mantiene a la ONU como un apndice de la injerencia occidental en Lbano

Alberto Cruz
Rebelin


El nombre del nuevo Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, se presta al juego de palabras. l es coreano pero si usted lector, usted lectora est ante su ordenador y pincha en su ratn para conseguir una traduccin automtica de un texto en ingls en el que aparezca Ban ki-moon, ver la curiosa correspondencia de Ban Ki-luna. El sistema entiende la ltima parte de su apellido, moon, como la palabra inglesa luna.

El pasado 14 de marzo present el informe trimestral, el primero bajo su mandato, sobre la aplicacin de la Resolucin 1701 que pona fin a la guerra de Lbano y que el Consejo de Seguridad de la ONU bautiz como cese de las hostilidades entre Israel y Hizbul. Un buen termmetro para saber si su mandato va a seguir las lneas continuistas de su antecesor, Kofi Annan, o est dispuesto a transitar por un camino autnomo y de recuperacin del prestigio de una ONU en el sumidero tras la guerra contra Iraq y el rosario de resoluciones que ha venido adoptando sobre Palestina, Siria, Afganistn e Irn, por mencionar slo las que afectan al mundo rabe-islmico.

La decepcin no puede ser mayor y la imagen es la misma que la que ha dado en su reciente visita a Bagdad tras la audaz accin de la guerrilla al bombardear la zona verde, muy cerca de la sede gubernamental donde ofreca su rueda de prensa: susto. O miedo. Miedo a unos pueblos que luchan por su independencia, dignidad y soberana. Miedo a unos pueblos que como el palestino, el iraqu, el iran o el afgano estn poniendo de manifiesto que Occidente les ha subestimado. Con su informe sobre la situacin en Lbano -y con su reciente recomendacin al nuevo gobierno de unidad palestino de que cumpla las condiciones del cuarteto (EEUU, ONU, UE y Rusia) para reconocer a Israel y no a ste para que cumpla las resoluciones de la propia ONU que viene rechazando desde siempre- Ban ki-moon ha mostrado su cara oculta. Como en el mtico disco del grupo ingls Pink Floyd, ya se puede hablar de el lado oscuro de Ban Ki-moon, solo que sin msica y tanta poesa.

El secretario general de la ONU ha presentado su informe (1) en una fecha emblemtica, el 14 de marzo de 2007. No es casual. Las partidos neoliberales y prooccidentales que componen el gobierno libans son conocidos como las fuerzas del 14 de marzo en referencia a que ese da del ao 2005 se iniciaron una serie de manifestaciones importantes reclamando la salida del pas de las tropas sirias en lo que la prensa occidental ha venido calificando como la revolucin del cedro, en un remedo de la revolucin naranja que tuvo lugar en Ucrania y que fueron, ambas, incentivadas como modelo para derribar gobiernos dscolos e imponer otros prooccidentales.

Ban Ki-moon inicia su informe afirmando que contina la aguda crisis poltica en el Lbano y aumentan las preocupaciones israeles por la transferencia no autorizada de armas a travs de la frontera entre el Lbano y la Repblica rabe Siria al tiempo que le inquieta que no haya habido mayores progresos respecto de problemas clave, que son vitales para la consecucin de una cesacin del fuego permanente y una solucin a largo plazo, como la cuestin de los soldados israeles capturados y los prisioneros libaneses, las Granjas de Shebaa y la cesacin de los vuelos israeles (apartado 2).

Estas son, tambin, las principales conclusiones de un informe de 15 pginas y 68 apartados que se incluyen en tres puntos y en una observacin final. Dentro de los puntos hay subgrupos sobre el respeto a la Lnea Azul (zona fronteriza entre Lbano e Israel), medidas de seguridad, desarme de los grupos armados, embargo de armas, minas terrestres y bombas de racimo, soldados capturados y prisioneros y demarcacin de fronteras.

Problemas con la FPNUL

La evaluacin que el Secretario General de la ONU hace de la presencia de las fuerzas de la FPNUL es, como no poda ser de otra forma, muy positiva. Habla de su labor en el sur del pas, de cmo intenta mediar entre libaneses e israeles ante las violaciones de la Resolucin 1701 por parte de ambos aunque quien aparece ms veces mencionado es Israel como principal violador de la misma por mantener una parte de sus tropas en la zona de Al-Gayar, aldea libanesa, realizar vuelos diarios sobre territorio libans y haber detenido a un joven en territorio libans y haberlo trasladado a Israel aunque luego fuese devuelto a su pas.

Pero aqu se termina la reprimenda a Israel. En esa esquizofrnica tarea occidental de intentar culpar por igual a las dos partes, le toca el turno al Ejrcito libans. Ban Ki-moon se queja de que la situacin interna libanesa haya provocado que las Fuerzas Armadas de ese pas no tengan mucho inters en hacer cumplir la R1701 y dice que an reconociendo los problemas de capacidad de las FAL ha observado cmo en algunas ocasiones sus unidades han mostrado cierta renuencia a responder a peticiones de la FPNUL, incluso al realizar operaciones de bsqueda coordinadas aunque en la mayora de los casos finalmente se haya podido llegar a acuerdos.

Especialmente destacable es el hecho de que seale que ha habido varios incidentes en que patrullas de la FPNUL [en concreto las compuestas por espaoles en la zona de Marjayoun, segn recogi el diario The Daily Star en su edicin del 19 de febrero] se han enfrentado a ataques con piedras lanzadas principalmente por jvenes del pas. Las Fuerzas Armadas del Lbano han tomado medidas para prevenir esos incidentes aislados y, en algunos casos, han detenido a los culpables. Indica que las autoridades municipales de un nmero reducido de ciudades y aldeas plantearon su preocupacin por algunas actividades de la FPNUL en sus zonas, en particular las patrullas con vehculos pesados (apartado 21) y luego dice que en general, las autoridades locales y los residentes han mostrado buena disposicin hacia la misin.

Si es as, no se entiende por qu las tropas de la FPNUL han solicitado a la ONU que se las dote de material antidisturbios para actuar en situaciones de enfrentamiento con civiles y evitar el uso de armamento militar. La peticin fue cursada oficialmente el 20 de febrero, un da despus del incidente con las fuerzas espaolas y se justific por el incidente de Marjayoun y por la huelga general que paraliz el pas a finales del mes de enero. Curiosamente Ban Ki-moon no recoge esta peticin en su informe, que indica una preocupante disposicin de la FPNUL a intervenir en el conflicto interno libans a favor del gobierno de Siniora. Lgese esta peticin al hecho de que el Secretario General presentase su informe el 14 de marzo y se tendr una composicin ms certera de la situacin en Lbano y del papel de la ONU en la misma. De hecho, y aunque los dirigentes de Hizbul han dicho que no tienen problemas con la FPNUL, su televisin Al Manar ha denunciado en reiteradas ocasiones que las tropas de la ONU pasan informes a los israeles sobre los movimientos de sus combatientes (2).

Hizbul y los presos

La parte ms jugosa del informe es la que hace referencia a Hizbul y los presos. En repetidas ocasiones de acusa a Hizbul de violar la R1701 por haber manifestado su derecho a mantener las armas y a moverlas por el territorio libans y, aunque menciona que va a ser muy difcil que Hizbul despliegue una nueva capacidad militar al sur del ro Litani, dice que se ha observado personal no armado, presuntamente afiliado a Hizbollah, vigilando las actividades de la FPNUL en varios puntos de su zona de operaciones y, a veces, tomando fotografas y filmando (apartado 23) al tiempo que menciona que la FPNUL ha recibido informes sobre actividades realizadas por elementos armados al norte del ro Litani sin que ni el gobierno libans ni Hizbul lo hayan negado. Segn se recoge en el apartado 24, se han observado elementos armados, presuntamente miembros de Hizbollah, construyendo nuevas instalaciones en la regin de Burgoz, justo al norte del ro Litani y echa una reprimenda al gobierno libans puesto que le dice que en lo relativo a las actividades que tienen lugar fuera de la zona de operaciones de la FPNUL, cabe sealar que la responsabilidad primaria de impedir que se inicien acciones hostiles o armadas desde el territorio del Lbano recae en las autoridades y las fuerzas armadas libanesas.

A este elemento de preocupacin hay que aadir el que Hizbul se mantenga firme en la cuestin de los presos libaneses y rabes encarcelados en Israel para ser canjeados por los dos soldados que estn en su poder desde mediados de julio de 2006. Es notable resear que Ban Ki-moon no utiliza el calificativo de secuestrados como haca Kofi Annan, sino que les califica como capturados (apartado 40) y reconoce que Hizbul insiste en la liberacin de gran nmero de detenidos en Israel, lo que a su juicio va ms all de la R1701 y que Israel no acepta puesto que slo est dispuesto a intercambiar un nmero muy reducido de libaneses a condicin de que Hizbul cumpla sus obligaciones (apartado 42).

Ban Ki-moon tiene claro que la responsabilidad del estancamiento en este punto es de Hizbul y afirma que el facilitador que est mediando entre este movimiento poltico-militar e Israel ha hecho hincapi en la firme expectativa del Secretario General de la ONU de que se encuentre pronto una solucin para la liberacin de los soldados israeles basada en la limitacin estricta de las exigencias. Por ello, y atendiendo al prestigio internacional del Lbano insta a Hizbul a que evite plantear exigencias desproporcionadas y realizar negociaciones prolongadas que no se puedan considerar adecuadas en vista de la urgencia de los casos desde el punto de vista humanitario y el claro mensaje de la resolucin 1701 (apartado 44).

Es sarcstico que un Secretario General de la ONU hable en estos trminos cuando Israel mantiene detenidos a decenas miles de palestinos. El Comit Internacional de la Cruz Roja ha hecho pblico un informe en el que se documenta que 140.000 palestinos han sido detenidos en los ltimos 20 aos (una media de 7.000 al ao, casi 600 al mes) y que miles de ellos han permanecido, y permanecen detenidos varios meses, incluso aos, sin ser procesados ni condenados formalmente (3). Incluso una institucin de la ONU como el Consejo de Derechos Humanos ha calificado la situacin en los Territorios Ocupados de Palestina como de colonialismo y apartheid (4). El punto de vista humanitario de Ban Ki-moon aqu, como en otros casos, brilla por su ausencia. Ya se sabe que el sufrimiento palestino no cuenta, est dentro del guin.

Favorecer al gobierno Siniora

Respecto a la otra franja de territorio libans ocupado por Israel, las granjas de Shebaa, el Secretario General de la ONU ha tenido que reconocer que al decir Siria que son territorio libans se crea una nueva realidad hasta ahora la ONU, como Israel, deca que era territorio sirio- y apunta como hipottica va de solucin el que dicha franja de terreno quede bajo jurisdiccin de la ONU hasta que se trace una frontera permanente con Siria, algo que ya haba propuesto el gobierno libans con el consentimiento de Hizbul (5), para lo que est trabajando un cartgrafo de la ONU, y adelanta que el tema es crucial para la aplicacin de la R1701 y que la delimitacin exacta de ese territorio tiene que estar lista para el mes de junio (apartado 66).

El misterio es saber por qu Ban Ki-moon establece el mes de junio para que este asunto est solucionado. Las hiptesis pueden ser: a) para no dar lugar a que se cumpla un ao de la guerra sin que se haya logrado acuerdo alguno; b) a partir de esa fecha se va a entrar en una dinmica muy conflictiva puesto que se tienen que celebrar elecciones presidenciales en Lbano y, en consecuencia, no est dispuesto a dar esa baza a las fuerzas de la oposicin patritica que lidera Hizbul. E, incluso, c) que se puede calentar mucho ms la situacin puesto que el Consejo de Seguridad de la ONU ha vuelto a aprobar una resolucin de condena a Irn en la que se establece otra vez un plazo de dos meses para que paralice su programa nuclear. Dos meses que terminan en junio y hay quien habla de un ataque de EEUU a Irn para el mes de septiembre.

El gobierno neoliberal y prooccidental de Siniora se ha enrocado en su negativa a aceptar las demandas de la oposicin, bsicamente centrada en la reforma de las cuotas de gobierno bajo la frmula 19+11, es decir, 19 ministros pertenecientes a las fuerzas que apoyan al gobierno y el resto a la oposicin. Una minora de bloqueo que obligara a que cualquier iniciativa sea adoptada por consenso. Eso reflejara ms cabalmente la realidad de la situacin en estos momentos. La oposicin (Hizbul, Amal, Movimiento Patritico Libre, Partido Comunista, nasseristas y otras formaciones) ha realizado impresionantes movilizaciones reclamando este hecho, convoc una huelga general con el apoyo de los sindicatos- que paraliz el pas a finales de enero y mantiene una sentada en pleno centro de Beirut que est arruinando las expectativas creadas por el gobierno con la Cumbre de Pars III, en la que consigui el apoyo poltico y econmico de Occidente y de otros pases rabes en su poltica de privatizaciones (6). Si no se aceptan estas demandas, la nueva fase de protestas incluir una campaa de desobediencia civil que incluira el impago de impuestos, entre otras cuestiones, con lo que en enfrentamiento civil estara servido.

Desde la independencia de Lbano, ningn gobierno hasta ahora ha venido realizando sus funciones sin que estuviesen representadas todas las corrientes confesionales o tnicas. El gobierno de Siniora no cuenta con la presencia de los ministros shies, que dimitieron en noviembre de 2006, ni con dos cristianos que tambin apoyan estas demandas. Sin embargo, desde entonces toda la intervencin occidental y rabe ha estado centrada en apoyar al gobierno Siniora e impedir el gobierno de unidad nacional que reclama la oposicin, que sera un gobierno de transicin encargado de organizar nuevas elecciones con una reforma de la ley electoral actual, que recoge aspectos de los Acuerdos de Taif (que pusieron fin a la guerra civil en 1989) y que hoy estn obsoletos ante la nueva correlacin de fuerzas.

Tras la derrota israel en la guerra del 2006 la injerencia occidental ha sido constante en Lbano y es, en s, una actividad inquietante puesto que slo pretende salvar la cara a un gobierno que carece de legitimidad constitucional. La nica explicacin de lo que sucede en este pequeo pas es que tras el fiasco de Iraq, se quiere hacer de Lbano el nuevo modelo democrtico de Oriente Medio.

En esta estrategia tiene un papel importante el nuevo Secretario General de la ONU. No hay ms que seguir los peridicos israeles para encontrar que Ban Ki-moon ha mantenido reuniones con los familiares de los soldados israeles capturados durante una gira que stos realizaron por EEUU (7), no con los familiares de los libaneses, y que enviados de la ONU han mantenido estrechos contactos con militares israeles antes de la publicacin del informe (8). No se encuentra ninguna referencia en la prensa libanesa de un encuentro similar de los enviados de la ONU con las Fuerzas Armadas de Lbano.

La ONU, desde la invasin de Iraq, ya no es foco de legitimidad alguna y est claramente al servicio de los intereses occidentales y de Israel. La aprobacin de la R1701 otorg a Israel lo que no haba conseguido en el campo de batalla y segn va pasando el tiempo se van conociendo los verdaderos efectos de esa guerra. Por ejemplo, que los cohetes de Hizbul hicieron blanco en el puerto de Haifa y en su complejo petroqumico, tal y como reconoce el diario Yediot Aharonot (9) y que se haba mantenido en secreto hasta ahora.

Ban Ki-moon ha mostrado su lado oscuro y ya se puede adelantar cul va a ser su nuevo movimiento: desplegar fuerzas de la ONU en la frontera con Siria dando por buenas las tesis israeles de que continan llegando armas a Hizbul. No seran fuerzas armadas, con lo que no se necesitara la aprobacin de los sirios, sino que se seguira el modelo seguido en Bosnia de observadores desarmados. Y luego, volver a insistir en el desarme de las organizaciones palestinas en los campos de refugiados de Lbano y de Hizbul. As se cerrar el crculo.

----------------------------------

(1) Informe del Secretario General sobre la aplicacin de la resolucin 1701 (2006) del Consejo de Seguridad. S/2007/147.

(2) Al Manar, 15 de febrero de 2007.

(3) Europa Press, 16 de marzo de 2007

(4) Comit de Derechos Humanos de la ONU, 22 de marzo de 2007.

(5) Alberto Cruz, La resolucin de la ONU sobre Lbano, ltima oportunidad para los regmenes rabes prooccidentales http://www.rebelion.org/noticia.php?id=36102

(6) Alberto Cruz, La revuelta popular libanesa contra el neoliberalismo http://www.rebelion.org/noticia.php?id=45681

(7) Haaretz, 1 de marzo de 2007.

(8) Haaretz, 24 de marzo de 2007.

(9) Yediot Aharonot, 23 de marzo de 2007.

Alberto Cruz es analista del Centro de Estudios Polticos para las Relaciones Internacionales y el Desarrollo

[email protected]





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter