Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-11-2007

Resea editorial
Afganistn como espacio vaco

G. Buster
Rebelin


La presencia de tropas espaolas en Afganistn es uno de los puntos ms importantes de divergencia de la izquierda alternativa con la poltica exterior del Gobierno Zapatero. El libro del Profesor Marc W. Herold ( Afganistn como espacio vaco: el perfecto estado neocolonial del Siglo XXI, Editorial Foca, Madrid 2007) es una ayuda inestimable para defender con todo tipo de argumentos la retirada inmediata de esas tropas y de todas las de la OTAN- de un escenario blico que se ha convertido en un frente ms de la guerra de ocupacin de EE UU en Oriente Prximo.

La tesis del Profesor Herold de que Afganistn es gestionado como un espacio vaco, al menor coste posible, por las tropas de ocupacin de la OTAN puede tener varas lecturas. Pero en todas ellas esta la terrible asimetra de los efectos de la globalizacin armada que representa el complejo cvico-militar de ocupacin incluido el presunto gobierno central de Karzai- por una parte, y las vidas corrientes y annimas de la mayora de la poblacin rural de Afganistn, sumidos en una economa de supervivencia en la que el cultivo de las amapolas de opio es cada vez ms importante. Esa asimetra se desarrolla en dos planos tan distintos de la realidad, que pueden llegar a tocarse normalmente en la forma de bombardeos areos indiscriminados- pero casi nunca a conectar. La prueba mas evidente es que las tropas de la OTAN no han encontrado a Bin Laden o los principales miembros de Al Qaeda, para cuya captura ocuparon y destruyeron todo el pas. Tampoco parecen ver las llanuras llenas de amapolas rojas que han convertido a Afganistn en el mayor exportador de opio del mundo.

En los debates en Espaa, el PSOE ha reconocido que falta una estrategia de construccin civil y solo hay sobre el terreno una lgica militar. El libro del Profesor Herold demuestra sin lugar a dudas que no es as. EE UU y la OTAN estn aplicando una estrategia militar y civil de ocupacin que tiene sus antecedentes en la estrategia contrainsurgente de la guerra de Vietnam. Pero es un fracaso en Afganistn.

Esa estrategia intenta aplicar desde arriba no solo el control punitivo de los bombardeos, sino tambin la construccin de un estado central, a partir del control del Gobierno Karzai de la ayuda internacional, que paulatinamente ample su rea de influencia desde Kabul con sus propias fuerzas de seguridad. Esta es la posicin declarada del comandante de la OTAN, el general Dan McNeill, que considera que los actuales 35.000 efectivos bajo su mando no son suficientes frente a los entre 6.000 y 20.000 insurgentes, y ha pedido en la conferencia de Noordwijk, en Holanda, ms tropas europeas.

El fracaso esta garantizado los datos de NN UU sobre el terreno no ofrecen dudas- porque la sociedad rural afgana no es capaz de generar el tipo de relaciones econmicas y sociales que sustenten ese estado centralizado. La prueba ms flagrante es que las ONGs que participan en la estrategia civico-militar a travs de los PRT ven rpidamente imposibilitada su accin humanitaria y acaban cayendo en la guerra por los corazones de las fuerzas de ocupacin.

Otra estrategia es posible, a condicin de una retirada de las tropas de ocupacin. La de una reconstruccin desde las regiones, sin intentar ni la centralizacin gubernamental que exige una fuerte presin fiscal o el control del comercio exterior (cuando no del narcotrfico) y con la colaboracin de los pases fronterizos, que en la practica ejercen su influencia sobre los seores de la guerra de cada una de las regiones del pas. Es a travs del compromiso de los pases de la regin, y no el desde arriba de la OTAN, que se puede y se debe hacer un esfuerzo por la paz y el desarrollo de la poblacin afgana.

Conviene recordarlo cuando la nieve da por terminada la ofensiva de primavera de este ao. O, si se prefiere la contraofensiva. Porque aunque lo que la OTAN predeca era la accin militar de los talibanes, en realidad de lo que han servido estas predicciones es de excusa para una operacin preventiva militar de la OTAN que ha costado, desde el mes de enero del 2007, 6.000 victimas, un incremento del 50% en relacin con el 2006. De ellos 200 soldados de la OTAN, unos 3.000 talibanes segn estas fuentes y no hace falta investigar demasiado el carcter de los restantes 1.800 afganos muertos. A pesar de ello, las operaciones militares de los diferentes grupos insurgentes afganos ha crecido un 20% y han hecho su aparicin por primera vez los terroristas suicidas.

Pocos libros en castellano tan tiles y completos para esa tarea que debe empezar por comprender la situacin real de Afganistn y no tan solo la imagen virtual que transmiten las fuerzas de ocupacin-, que el del Profesor Herold.

Informacin relacionada:
Novedad editorial
"Afganistn como un espacio vaco", de Marc W. Herold


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter