Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-07-2008

Lbano rompe los moldes en Oriente Medio

Alberto Cruz
Rebelin


 

Lbano, de la mano de Hizbul, est rompiendo los moldes en Oriente Medio. Tras la derrota infligida por Hizbul a Israel en la guerra del verano de 2006 de nuevo ha logrado hacer doblar la cerviz al Estado sionista, obligndole a realizar otro intercambio de presos libaneses y palestinos similar al alcanzado en 2004 (1); ha logrado debilitar la estrategia imperialista y saudita en la zona al demostrar su fuerza con la toma de Beirut en slo cuatro das, obligando a una rpida accin mediadora de varios pases rabes que termin con el Acuerdo de Doha -en virtud del cual las fuerzas patriticas y nacionalistas libanesas forzaron un gobierno de unidad nacional, por el que venan luchando desde el fin de la guerra contra Israel en 2006, y se aseguran una minora de bloqueo en dicho gobierno al tiempo que refuerzan sus posiciones polticas y militares- y est demostrando que las tropas de la ONU en el sur del pas cuentan cada vez con un mayor rechazo por parte de la poblacin al ser vistas como una extensin de los intereses israeles en Lbano y no como esas supuestas fuerzas pacificadoras que dicen que son.

 

El intercambio de prisioneros

 

Dos aos despus del comienzo de la guerra, el intercambio de presos es un nuevo xito de Hizbul. Este movimiento poltico-militar, al contrario que otras organizaciones guerrilleras en otras partes del mundo, nunca ha cedido a las pretensiones de las otras partes, sea Israel o la propia ONU, sobre las pruebas de vida de los soldados que ha mantenido en su poder como consecuencia de acciones de guerra y con independencia de que estuviesen vivos o muertos. Eso le ha proporcionado una apreciable ventaja a la hora de negociar puesto que el adversario nunca ha sabido a ciencia cierta a qu se ha tenido que enfrentar.

 

En todo momento la iniciativa ha estado en la mano de Hizbul, que ha sabido manejar el tiempo en funcin de sus intereses polticos y militares. Tanto desde Israel, como desde la ONU y no digamos desde los llamados medios de comunicacin de masas, se ha venido reclamando a Hizbul una prueba de que los dos soldados capturados se encontraban vivos. Nunca se ha dado esa informacin. Es ms, el encargado de negociar por parte del movimiento poltico-militar libans con el mediador alemn que representaba al secretario general de la ONU jams tuvo informacin al respecto porque, como dice Hasn Nasral, secretario general de Hizbul, una de las lecciones valiosas que aprendimos de los intercambios anteriores [se refiere de forma especial al realizado en 2004] es que los medios complican la operacin y crean circunstancias y condiciones previas () porque el enemigo emprende siempre una guerra de credibilidad y no credibilidad en un intento de provocar fracturas en las posiciones [de Hizbul] y esa es una poltica que practic en muchas partes del mundo (2). La negociacin ha durado prcticamente dos aos y en ese tiempo Hizbul se ha mantenido inflexible a las presiones. Ahora recoge los frutos.

 

El hecho de que el intercambio de prisioneros haya casi coincidido en el tiempo con la formacin de un gobierno de unidad nacional, y que en el recibimiento a los presos libaneses liberados de las crceles israeles haya participado el presidente del pas, Michel Suleiman, as como el primer ministro y representantes de la prctica totalidad de las formaciones libanesas, incluyendo a las pro-occidentales, pone de manifiesto la importancia de esta operacin, as como el hecho de cmo se ha desarrollado la negociacin en s.

 

En ella, Hizbul present una serie de principios irrenunciables, en especial que en el intercambio se incluyese a los presos libaneses acusados por Israel de delitos de sangre, es decir, de haber realizado acciones armadas con resultado de muerte. Este es el caso del internacionalista libans Samir Kuntar, vinculado al Frente de Liberacin de Palestina. Israel siempre se ha negado a excarcelar a militantes a quienes cataloga como terroristas, pero ahora se ha visto obligado a ceder. Un precedente, a todas luces, que ser aprovechado por otras organizaciones, como la palestina Hams, que tambin tiene en su poder a un soldado israel capturado en una operacin militar.

 

Otras cuestiones consideradas irrenunciables por el movimiento poltico-militar libans han sido el retorno de los restos de los rabes muertos en las diferentes guerras, conocer qu ha pasado con los desaparecidos especialmente desde la invasin israel de 1982 y la liberacin de prisioneros palestinos y rabes de las crceles israeles. Aqu Hizbul ha insistido en la liberacin de las mujeres y los nios. Ni qu decir tiene que aunque Israel haya intentado desligar este asunto de los otros y diga que la liberacin que tendr lugar dentro de unos das se debe a un gesto de buena voluntad con el colaboracionista Mahmoud Abbas y con la ONU, la realidad es que gracias a Hizbul que esos presos estarn pronto en libertad.

 

Gobierno de unidad nacional

 

La formacin de un nuevo gobierno, de unidad nacional, ha sido una muestra de la generosidad del ms fuerte con sus aliados: Hizbul ha cedido dos de las carteras ministeriales a sus aliados ms pequeos, el Partido Nacionalista Socialista Sirio y a una pequea formacin drusa enfrentada al pro-imperialista Walid Jumblatt. Al mismo tiempo, ha impulsado que a la formacin cristiana maronita con la que mantiene un acuerdo estratgico, el Movimiento Patritico Libre, le hayan sido otorgados cinco ministerios y el cargo de vice-primer ministro. Hay que hacer notar que el MPL no contaba con representante alguno en el gobierno anterior. Y por si fuese poco, la otra fuerza poltica aliada de Hizbul, el Movimiento Amal, ha conseguido la cartera de Asuntos Exteriores lo que va a definir en el futuro las relaciones de Lbano con sus vecinos y, de forma especial, con Siria mientras provocar un distanciamiento evidente de Arabia Saudita, pas que ha venido interfiriendo en Lbano en los ltimos aos- adems de la de Salud.

 

Con esta actuacin, que un terico marxista podra describir como aplicar los principios gramscianos de la fuerza hegemnica y la poltica de alianzas, el mito del sectarismo y del enfrentamiento interconfesional en Lbano salta por los aires. El nico ministerio que queda en manos de Hizbul es, significativamente, el de Trabajo, por lo que es previsible que en su primera actuacin se eleve el salario mnimo de los trabajadores, tal y como ha venido reclamando la Central General de Trabajadores en los ltimos dos aos y reivindicacin principal de las dos huelgas generales que ha vivido Lbano en enero de 2007 y en mayo de 2008.

 

El nuevo gobierno ha venido precedido de la advertencia del presidente de Lbano, Michel Suleiman, al primer ministro, Fouad Siniora, de intervenir l mismo en el proceso de formacin del gobierno si no se llegaba a un acuerdo antes del da 12 de junio. Eso descoloc a los pro-occidentales, que se resistan a perder poder pese al Acuerdo de Doha y tuvieron que aceptar todos los nombres propuestos por la alianza nacionalista y patritica. Pero hay ms. Suleiman haba dicho el da 10 de junio, en un acto oficial con la principal central sindical del pas, la CGT, en el que critic con crudeza la decisin del Reino Unido de incluir al brazo armado de Hizbul en la lista de organizaciones terroristas, que el desarme de Hizbul va para largo puesto que Hizbul es la punta de lanza de la resistencia frente a los que amenazan la libertad e integridad territorial del pas y aadi un aviso para los navegantes occidentales que con tanta alegra ponen etiquetas de tal o cual cosa a quienes osan mantener posiciones patriticas y nacionalistas: Lbano nunca admitir que un partido que defiende su territorio, libertad y soberana est calificado de terrorista (3).

 

El rechazo a la FINUL

 

Y el presidente libans dijo algo ms, en una crtica directa a la ONU: Lbano nunca olvidar que all donde la ONU fall, impotente en forzar a Israel a retirarse del sur de Lbano, fue la resistencia quien logr liberar la regin (4). Por lo tanto, a nadie debe extraar que los habitantes de toda esa zona libanesa no vean con agrado la presencia de las tropas de la ONU, la Fuerza Interina de Naciones Unidas en Lbano (FINUL), pese a que en algunos lugares los comerciantes hayan puesto a sus locales letreros en castellano o en italiano, por ejemplo. En las diferentes aldeas que rodean a la localidad de Marjayoun, donde se sita el cuartel general de las tropas espaolas, pueden verse letreros como El Corte Ingls pintado de forma rstica a la entrada de un almacn ubicado en un garaje, Cafetera en un pequeo local situado en las cercanas de la Puerta de Ftima, justo al lado de la frontera israel o Peluquera solo para hombres.

 

Las patrullas de la FINUL son constantes en las angostas carreteras del sur. El cruce con vehculos blindados es frecuente y los soldados que van en la parte superior, los encargados de la ametralladora, saludan con la mano siempre que se cruzan con un vehculo. Cumplen as, a rajatabla, la orden recibida de intentar congraciarse con una poblacin que les ve como una expresin ms de Israel. Los testimonios en ese sentido no faltan. Y las acciones, tampoco.

 

Desde que las tropas de la FINUL llegaron al sur libans no han faltado los incidentes, especialmente con los contingentes espaol e italiano. Los ms graves, que fueron reseados por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en sus informes han tenido lugar, hasta ahora en el mes de febrero de 2007 (5) y en los meses de marzo y mayo de 2008.

 

Segn aparece reflejado en los prrafos 21, 23 y 24 del ltimo informe de Ki-moon (6) los soldados de la FINUL se vieron envueltos en incidentes en dos zonas separadas: en la aldea de Jibal al-Butm cuando hombres armados no identificados les impidieron acercarse a un camin al que pretendan registrar, aunque no se lleg al intercambio de disparos, y en la de Adchit al-Qusair, donde la poblacin se enfrent a pedradas con una patrulla de la FINUL (la nacionalidad no es especificada en el informe) que fotografi unos cables de aspecto sospechoso. La actitud de los pobladores no se qued en el lanzamiento de piedras, sino que fotografi a su vez a los componentes de la patrulla, bloquearon la carretera para que la patrulla de la FINUL no pudiese abandonar el lugar y oblig a los soldados de la ONU a borrar de sus cmaras las imgenes que haban tomado de los cables sospechosos, tal y como lo relata Ban Ki-moon.

 

Hay que recordar que fue precisamente el intento del anterior gobierno libans de desmantelar la red de comunicaciones de Hizbul, esencial para el triunfo en la guerra contra Israel en 2006, uno de los aspectos que provoc el hecho de que Hizbul tomase Beirut, por lo que la accin de la FINUL hay que entenderla como es: sirve a los intereses de Israel.

 

Y es que los contactos a alto nivel entre los responsables de la FINUL y el Ejrcito de Israel estn a la orden del da, y no slo por cuestiones de aplicacin de la Resolucin 1701. A Israel le interesa una FINUL ms beligerante y con capacidad de usar las armas. As lo recoge un informe publicado por el diario israel Haaretz , segn el cual durante los ltimos meses Israel ha estado hablando con la ONU sobre la FINUL para aclarar las normas para entrar en combate, ya que considera que la FINUL est demasiado constreida en su mandato. El Ejrcito israel lo puede decir ms alto, pero no ms claro: Nos gustara que los soldados de la ONU realizaran bsquedas dinmicas de armas en el sur de Lbano, incluyendo dentro de las casas, y que pudieran utilizar la fuerza cuando fuese necesario para llevar a cabo su misin y no slo si la vida de los soldados est en peligro [como es el caso actual] (7).

 

En este sentido, el actual ministro de Asuntos Exteriores italiano, Franco Frattini Italia es quien manda en estos momentos el contingente de la FINUL- se ha reunido con los principales dirigentes polticos israeles, as como con el general Amir Eshel. Este tipo de reuniones no son infrecuentes, mientras que no se producen con la otra parte, en el lado libans. Tras la formacin del nuevo gobierno, y en especial una vez se celebren las elecciones el ao que viene, la ONU deber tener muy en cuenta la composicin del nuevo gobierno y las decisiones que se tomen en este campo, en especial si se sigue el ejemplo del gobierno que se va a formar en Nepal tras el triunfo maosta y que ya ha decidido que la presencia de la ONU en ese pas del Himalaya se tiene que reducir en un 70% para el ao 2009. En Lbano la situacin puede ser tambin similar el ao que viene.

 

Por lo tanto, es fcil imaginar la impresin que deben tener estas tropas al ver, en sus patrullas diarias, pancartas con las frases, en rabe e ingls, que dicen cosas como gracias a las armas de la resistencia vamos a liberar a nuestros presos. O que a lo largo y ancho de todo el pas, especialmente del sur, flamean las banderas de los partidos en que militaban los combatientes muertos en las diferentes guerras contra Israel: las rojas del Partido Comunista de Lbano, las verdes de Amal y las amarillas de Hizbul.

 

Es un gesto que va ms que una celebracin por el intercambio de prisioneros y cadveres, es un aviso a navegantes. Y es indignante que el estado que ms escupe sobre el derecho internacional, aquel que incumple reiteradamente, con la aquiescencia de los democrticos gobiernos occidentales, no slo todas y cada una de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y las ms elementales de los derechos humanos, diga que la Resolucin 1701 que sirvi para alcanzar el cese de hostilidades con Hizbul sea un fracaso porque no ha logrado desarmar al movimiento poltico-militar libans y que, por ello, ha solicitado a los pases europeos durante la conferencia Europediterrnea, especialmente a Italia y a Francia, que se atienda la peticin israel sobre una FINUL ms beligerante y con capacidad para utilizar la fuerza contra los libaneses del sur (8).

 

Las granjas de la Shebaa

 

Los ltimos movimientos diplomticos indican que la franja de terreno libans ocupada por Israel, las granjas de la Shebaa y las colinas de Kfar Shuba, pueden pasar a control de la ONU en breve plazo. Este es el ltimo territorio libans ocupado por Israel y el gobierno sionista de turno se ha opuesto sistemticamente a retirarse de dicho territorio. Hasta el pasado mes de mayo.

 

Tras la toma de Beirut por Hizbul y el derrumbe de las fuerzas pro-occidentales en los primeros das de mayo, desde EEUU y otros pases occidentales como Francia se ha venido presionando a Israel para que abandone las granjas y entregue el terreno a la autoridad provisional de la ONU para, as, dejar sin argumentos a Hizbul respecto a la necesidad de mantener su brazo armado mientras quede una franja de terreno ocupada. Israel estara dispuesto a retirarse siempre y cuando consiga, como contrapartida, lo reseado ms arriba: que la FINUL pueda usar la fuerza cuando lo considere oportuno.

 

Si se acepta esta postura, de nuevo habr muertos interpuestos a mayor gloria de Israel puesto que Hizbul ya ha dicho que no es la diplomacia quien libera la tierra, sino la lucha y que el hecho de que la Shebaa quede bajo control de la ONU no significa que se haya liberado todo el territorio libans puesto que se estara ante una liberacin incompleta.

 

Lbano viene marcando el camino al pueblo rabe desde hace dos aos. La firmeza de principios, la resistencia patritica y la unidad poltica por unos objetivos comunes, al margen de la confesin religiosa y/o la concepcin poltica, estn rompiendo los clichs de sectarismo con que desde los llamados medios de comunicacin occidentales y sus aliados rabes se aborda una situacin que les preocupa por lo que de ejemplo tiene para el resto de pueblos de la zona. Los gobernantes saudes, kuwaites, egipcios y jordanos miran con mucho inters lo que est sucediendo en este pequeo pas porque en ello est incluido su propio futuro.

 

De hecho, el ms preocupado por lo que supone de derrota estratgica del imperialismo y del proyecto sectario wahabita, el rey saudita Abdul, muestra siempre que puede su frustracin (9) ante la fuerza de Hizbul y las organizaciones patriticas y nacionalistas libanesas mientras que en el resto de pases rabes las lites se muestran cada vez ms preocupadas por el ejemplo que se est ofreciendo y el apoyo, que se mantiene casi intacto desde la guerra, a Nasral entre la calle rabe y a quien se le compara desde entonces con el presidente egipcio Gamal Abdel Nasser, tal y como viene haciendo desde la guerra de 2006 el diario progresista egipcio Al Destour (10).

 

Y dos preguntas: la primera, por qu en la ciudad libanesa de Trpoli, de mayora sun, se reanudan los enfrentamientos sectarios justo cuando se anuncia el intercambio de prisioneros entre Hizbul e Israel?, la segunda, por qu los sunes reeditan el enfrentamiento en una ciudad que est a pocos kilmetros del campo palestino de Narh al Bared, donde los islamistas sunes de Fatah al Islam prendieron una rebelin que permiti al Ejrcito libans entrar -por primera vez, y an mantiene el control sobre quien entra y quin sale al tiempo que saben quin hace qu- en un campo palestino?

 

Notas: Meanwhile, IDF Chief Rabbi Avichai Ronsky has decided to freeze the process of declaring Ehud Goldwasser and Eldad Regev, the two soldiers kidnapped by Hezbollah, dead.

(1) Alberto Cruz, La leccin de Hizbul http://www.rebelion.org/noticia.php?id=34516

(2) Al Manar (Lbano), 2 de julio de 2008.

(3) The Daily Star (Lbano), 10 de julio de 2008.

(4) Al Manar, 10 de julio de 2008.

(5) Informe del Secretario General sobre la aplicacin de la resolucin 1701 (2006) del Consejo de Seguridad. S/2007/147. 14 de marzo de 2007.

(6) Informe del Secretario General sobre la aplicacin de la resolucin 1701 (2006) del Consejo de Seguridad. S/2008/425. 27 de junio de 2008.

(7) Haaretz (Israel), 9 de julio de 2008.

(8) Haaretz, 14 de julio de 2008 y Al Manar, 14 de julio de 2008.

(9) Al Seyassah (Kuwait), 2 de julio de 2008.

(10) Al Destour (Egipto), 13 de mayo de 2008.

 

Alberto Cruz es periodista, politlogo y escritor. Especializado en Relaciones Internacionales.

[email protected]

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter