Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-06-2009

Rememorar la guerra de 1967 (I)

Khalid Amayreh
Rebelin

Traducido del ingls para Rebelin por Beatriz Morales Bastos


 

En junio de 1967, cuando Israel emprendi la guerra de 6 das contra Egipto, Siria y Jordania, Khalid Amayreh tena 10 aos. En este artculo en dos partes recuerda la guerra cuyo resultado y repercusiones sigue causan problemas a Palestina, a Oriente Medio y al resto del mundo.

Incluso antes de 1967 el ejrcito israel haba estado llevando a cabo incursiones rutinarias en Cisjordania, destruyendo las casas de personas pobres y matando a civiles inocentes, algo muy parecido a lo que Israel ha estado haciendo recientemente en Gaza, Cisjordania y Lbano. Todava recuerdo vvidamente cmo el ejrcito israel, acompaado de tanques y aviones, atac la pequea ciudad vecina de Sammou, a 25 kilmetros al sudeste de Dura, en noviembre de 1966, destruy casi por completo la cuidad y mat a muchos civiles. Uno ve la mentalidad condescendiente sionista. Nunca les ha interesado una paz genuina ni la coexistencia con los pueblos de Oriente Medio, sino que su nica intencin es subyugar y atormentar a la gente con la fuerza bruta. ste era el caso tanto hace 40, o incluso 60 aos, como obviamente lo es ahora.

En junio de 1967 yo tena diez aos. Recuerdo que se nos dijo que alzramos la bandera blanca cuando el ejrcito israel cerc nuestro pequeo pueblo, Khorsa, a 15 kilmetros al sudeste de Hebrn. Nos dijeron que nos dispararan y mataran si no alzbamos la bandera blanca. Los soldados jordanos se fueron de forma vergonzosa y se dirigieron hacia el este, unos pocos se vistieron con trajes tradicionales de las mujeres para disfrazarse, mientras el rey Hussein nos urga va Radio Amman a luchar contra los israeles con uas y dientes. Pero, cmo podamos rechazar al poderoso ejrcito israel con nuestros dientes y uas?

Francamente, los ejrcitos rabes no opusieron a los israeles lucha alguna. Estos ejrcitos reflejaban la completa decadencia poltica, moral e ideolgicas, y el fracaso de la mayora de los regmenes rabes. Es ms, mantener la supervivencia del rgimen era principal prioridad y estrategia para las elites y juntas dirigentes de la poca. A pesar de su retrica, luchar contra Israel y liberar a Palestina no era una verdadera prioridad para estos regmenes rabes.

Resulta interesante comprobar que este estado de cosas permanece invariable todava hoy, 40 aos despus de la mayor derrota rabe de los tiempos modernos.

Durante muchos aos Israel y sus aliados afirmaron que Israel era quien haba sido atacado por los rabes en 1967 y que lo nico que hizo Israel fue defenderse por su propia supervivencia que estaba en juego. Por supuesto, esto es una enorme mentira, como llegaron a admitir muchos aos despus los propios dirigentes israeles. El ex-presidente israel Ezer Weizmann (que tambin fue ex-comandante de las fuerzas areas israeles) admiti en una entrevista al diario israel Haaretz en 1972 que no haba amenaza de destruccinpero que el ataque a Egipto, Jordania y Siria estaba justificado para que Israel pudiera existir de acuerdo con la escala, espritu y calidad que ahora encarna [1]. De forma similar el ex -primer minsitro israel Menachem Begin, un tristemente clebre halcn, fue citado en el libro de Noam Chomsky The Fateful Triangle afirmando que en 1967 de nuevo tuvimos una oportunidad. Las concentraciones del ejrcito egipcio en el desierto del Sina no demostraba que Nasser realmente estuviera a punto de atacarnos. Tenemos que ser honestos con nosotros mismos. Decidimos atacarlos a ellos [2]. Yitzhak Rabin, otro ex -primer ministro israel afirm lo siguiente acerca de la amenaza egipcia contra Israel: No creo que Nasser quisiera la guerra. Las dos divisiones que envi al Sinai no hubieran sido suficientes para emprender una guerra ofensiva. l lo saba y nosotros lo sabamos [3].

Con todo, esto no quiere decir que los rabes, particularmente los regmenes egipcio y sirio, no tuvieran mucha bravuconera y amenazaran con destruir Israel. Sin embargo, los dirigentes israeles de la poca y la administracin Johnson as como las inteligencias britnica y sovitica saban muy bien que Nasser slo se estaba permitiendo una retrica belicosa y nada ms que eso.

Pero, a pesar de todo, Israel decidi atacar con el propsito principal de su expansin territorial. No hay ni que decirlo, la expansin territorial siempre ha sido el objetivo central de la estrategia israel, Chomsky, por ejemplo, cit las siguientes palabras del primer ministro israel David Ben-Gurion: El hecho de aceptar la particin no nos obliga a renunciar a Transjordania; uno no pide a nadie que abandone su visin. Aceptaremos un Estado en las fronteras fijadas hoy. Pero las fronteras de las aspiraciones sionistas son asunto del pueblo judo y ningn factor externo podr limitarlas [4].

Descomunal derrota

La histrica derrota de los ejrcito rabes en 1967 (histrica porque Israel ocup el resto de Palestina, incluyendo al-Masjidul Aqsa, uno de los principales santos lugares del Islam) no reflejaba ninguna inferioridad inherente rabe frente a Israel, sino que ms bien reflejaba el fracaso de los regmenes rabes.

En 1973, durante la Guerra de Octubre o de Ramadn, los ejrcitos egipcio y sirio podran haber logrado una victoria decisiva sobre Israel de no haber sido por la importante intervencin del guardin-aliado de Israel, Estados Unidos. Es probable que en circunstancias favorables los ejrcitos rabes hubieran podido derrotar al ejrcito israel, como demostr Hezbul en su guerra contra Israel en verano de 2006.

Al principio de la ocupacin en 1967 los israeles emprendieron lo que se puede llamar una campaa de relaciones pblicas empleando a inmigrantes judos del mundo rabe y oficiales drusos que hablaban rabe. Algunas personas ingenuas de nuestra comunidad, que estaban desencantadas con la torpeza del rgimen jordano, empezaron a hacer prematuramente comentarios positivos de los nuevos ocupantes. La razn de ello es la frecuente suposicin de que la gente tiende a hacer valoraciones positivas de cualquier conquistador. Estas personas hablaran de forma prometedora y optimista de la joven era israel. Haran observaciones superficiales como Oh, son mejores que los jordanos, son civilizados y educados! y los judos son personas educadas, tratan a la gente con dignidad y respeto y bajo el gobierno de Israel todo el mundo es igual. Estas personas, simplemente, no saban de lo que hablaban.

Pero estos sentimientos, que no eran generalizados, no duraron mucho tiempo ya que el ejrcito de ocupacin empez a revelar su horrible rostro adoptando medidas rigurosas contra nosotros. Bien, entonces pareca que ocupacin y decencia eran un eterno oxmoron, como lo es ahora. No existe una ocupacin civilizada, ilustrada o benvola. Una ocupacin extranjera es un acto de violacin, es por naturaleza un acto criminal, si no sera otra cosa. En realidad la ocupacin israel es probablemente la peor de la historia de la humanidad, no slo por su brutalidad sino tambin por su duracin. De hecho, yo argumentara que en muchos aspectos la ocupacin israel es peor que la ocupacin nazi de Europa. Los nazis quera conquistar, pacificar y estabiliza ms que limpiar tnicamente y desarraigar a los europeos no alemanes como est haciendo Israel a los palestinos.

Muy pronto los israeles empezaron a confiscar la tierra y a construir asentamientos, empleando todo tipo de tcticas sucias, incluyendo el soborno, los negocios oscuros, el engao, los trucos, la falsificacin de documentos y la coaccin abierta. Tambin recurrieron a la dura poltica del castigo colectivo como las demoliciones de casas como represalia por los ataques de la guerrilla o contra miembros de la OLP, especialmente de la organizacin Fatah, fundada y dirigida por el difunto dirigente palestino Yasser Arafat. En nuestra cultura palestina, si uno quiere expresar un mal deseo extremo hacia alguien dice Yikhrib Beitak, que tu casa sea destruida.

Los israeles trataron de sacar ventaja de este punto dbil en nuestra psicologa social. As demolieron miles y miles de casas palestinas.. Las demoliciones, un crimen de guerra claramente definido segn el derecho internacional, nunca han cesado. Hoy lo hacen la mayora de las veces por medio de bulldozers y localizando los bombardeos desde el aire. No estoy seguro de la cifra exacta de casas palestinas destruidas por Israel desde 1967, pero puedo decir con toda seguridad que supera las 15.000.

De hecho, la demolicin arbitraria de casas y pueblos palestinos empez inmediatamente despus de la guerra. Es ms, inmediatamente despus de que cesaran las hostilidades, el ejrcito israel destruy completamente ms de 170 casas en los barrios de Maghariba y al-Sharaf cerca de la Mezquita de al-Aqsa.

Durante las semanas tercera y cuarta de 1967 los bulldozers del ejrcito israel arrasaron completamente los pueblos palestinos de Beit Nuba, `Imwas (Emmaus) y Yalu, todo ello a las rdenes de Yitzhak Rabin. Aproximadamente 12.000 personas fueron expulsadas de sus casas, muchas de ellas a travs del ro Jordn, otras enviadas a vagar por el desierto sin agua ni comida.

Finalmente, gracias a un generoso regalo de los contribuyentes canadienses el gobierno israel construy una infamia en las ruinas de Imwas. Lo llam Parque Canad. As es Canad, que afirma ser el guardin de los derechos humanos y del imperio del derecho internacional!

En realidad Israel sigue comportndose de la misma manera. Mientras escribo estas lneas el Estado judo est desenterrando y destruyendo el antiguo cementerio musulmn en Jerusaln este, el cementerio de Mamanullah (o Mamillah), para construir ah el Museo de la Tolerancia!!. S, el Parque Canad y Museo de la Tolerancia!! Ven la depravada y brutal maldad de estos criminales?El 26 de julio de 2007 los rabinos europeos protestaron y celebraron una vigilia de oracin en Bruselas por el cementerio de Vilnius, Lituania, de 600 aos de antigedad, que afirmaban que se estaba utilizando para la construccin (vase Rabbis protest construction of Jewish cemetery: www.jta.org/cgi-bin/iowa). Por supuesto, no est bien profanar cementerios, sean judos o no judos. Sin embrago, demuestra una hipocresa descomunal el desenterrar y destrozar los huesos de difuntos musulmanes en la ciudad de Jerusaln para construir un Museo de la Tolerancia donde estaba un antiguo cementerio musulmn mientras que los dirigentes israeles despotrican y protestan cuando un cementerio judo en Europa del este es profanado por las autoridades locales.

Las demoliciones de casas pueden producir una profunda cicatriz psicolgico en la memoria de los pueblos. Los nios volvern de la escuela slo para ver sus casas destruidas por bulldozers conducidos por soldados que llevan cascos con la estrella de David grabada en ellos. Esta estrella de David, que se nos dice que originariamente era un smbolo religioso, simbolizaba el odio, el mal y la crueldad. Incluso hoy no puedo imaginar un smbolo ms odioso y malvado. Es perfectamente comparable a cmo los supervivientes del Holocausto vean la esvstica nazi.

Los nios cuyas casas han sido demolidas pueden padecer fobias, estrs, neurosis y depresin como efectos post-traumticos.

[1] Haaretz, noviembre de 1972

[2] Noam Chomsky, The Fateful Triangle: The United States, Israel and the Palestinians, South End Press, USA, 1983.

[3] Ibid.

[4] Ibid



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter