Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-01-2010

Los maostas recuperan la iniciativa en Nepal mientras crece la injerencia de India

Alberto Cruz
CEPRID


Los maostas nepales han recuperado la iniciativa poltica en Nepal despus de haber sido desalojados del Gobierno el pasado mes de mayo por una coalicin de 22 partidos, sumisos a las presiones de India, ante la pretensin de que abandonase la jefatura del Ejrcito un general que sistemticamente se haba venido negando a cumplir uno de los aspectos ms cruciales del proceso de paz: la incorporacin al Ejrcito de los combatientes maostas.

Cuando despus de lograr un contundente triunfo en las elecciones de mayo de 2008 formaron gobierno, los maostas se marcaron un plazo de seis meses para que dicha incorporacin fuese efectiva. La pretensin maosta, avalada por los diferentes acuerdos firmados y que se han convertido en papel mojado una vez que los combatientes del Ejrcito Popular de Liberacin quedaron acantonados en 7 grandes campamentos y en otros 21 ms pequeos y sus armas guardadas en contenedores bajo control de la ONU, era que uno de sus comandantes fuese nombrado General de Divisin del nuevo Ejrcito y varios otros brigadieres. El grueso de combatientes debera incorporarse en pleno para que as se eliminase de raz la posibilidad de un golpe reaccionario, se subordinasen los militares al poder civil y se convirtiese ese nuevo Ejrcito en una herramienta ms del cambio social. Otros ex guerrilleros podran quedar incorporados a las fuerzas de polica y a las de fronteras. Sin embargo, nada de ello ha sido posible por la resistencia del Ejrcito, que cuenta con el aval del resto de partidos polticos, de India y de la tan trada y llevada comunidad internacional, es decir, las potencias capitalistas con Estados Unidos e India a la cabeza.

El Partido Comunista Unificado de Nepal (maosta), ha venido lanzando desde entonces la consigna de supremaca del poder civil puesto que acusa al presidente, el derechista Ram Baran Yadav, histrico dirigente del Congreso nepal, y al resto de miembros del gabinete de plegarse a las presiones del Ejrcito y ahora, al constatar que no hay la ms mnima posibilidad de entendimiento con las dos principales formaciones que sostienen al nuevo gobierno: los derechistas del Congreso Nepal y los socialdemcratas por ser benvolo en el calificativo- del Partido Comunista de Nepal-Unificacin Marxista Leninista, ha decidido dar un paso ms convocando una huelga general de tres das (20-23 de diciembre), masivamente seguida en todo el pas, como colofn a una serie de acciones de masas como la toma de tierras de terratenientes en una decena de distritos y a la proclamacin de 12 estados autnomos basados en criterios tnicos.

Nepal como patio trasero de India

La gota que ha colmado el vaso de la paciencia maosta ha sido el hecho de que India ha decidido con la aprobacin de los EEUU-, de forma abierta, impedir el retorno maosta al Gobierno de Nepal, pese a contar con el 40% de los escaos en la Asamblea Constituyente y haber visto, una y otra vez, cmo los altos mandos del Ejrcito de Nepal incumplen los acuerdos de paz firmados en 2006 negndose a que los combatientes del Ejrcito Popular de Liberacin se incorporen al nuevo Ejrcito.

En poltica no hay casualidades. As, India y EEUU se han intercambiado papeles en su poltica anticomunista y han acentuado su injerencia en Nepal presionando a los partidos burgueses para que no acepten las pretensiones maostas, calificadas de extremistas y revolucionarias, y que ha llevado a que los ms significados dirigentes del PCN-UML, como el primer ministro y el ministro de Defensa, hayan lanzado una campaa de amenazas y bravatas (que vuelvan a la selva, ha dicho el secretario general de los socialdemcratas) con la nada oculta pretensin de provocar un enfrentamiento armado a medio plazo.

Las amenazas se van concretando. Por una parte, India ha aceptado una reunin oficial de Sonia Gandhi, emblemtica figura del Congreso Nacional Indio, Manmohan Singh, primer ministro, y otros altos funcionarios del gobierno indio con el derrocado rey Gyanendra y el con jefe del Ejrcito de Nepal, Chhatra Man Sing Gurung quien, a su vez, ha sido nombrado general honorfico del Ejrcito de India con lo que se da carta de naturaleza y respaldo poltico a la negativa del Ejrcito de Nepal a cumplir con los Acuerdos de Paz, especialmente en lo que se refiere a la incorporacin de los ex guerrilleros a las Fuerzas Armadas. The Asia Times y The Nepal Telegraph se hicieron eco de una informacin segn la cual rey y general se habran reunido en Nueva Delhi con la aquiescencia india (1), cada vez ms preocupada por el retorno al poder de los maostas y una inclinacin pro-china de la poltica exterior de Nepal.

Por otra parte, el encargado de negocios estadounidense en Nepal, Randy Berry, el nuevo embajador an no ha presentado sus cartas credenciales- ha hecho pblico un comunicado (2) en el que se manifiesta la preocupacin extrema por las acciones maostas, mencionando la obstruccin del Parlamento, la declaracin de estados autnomos y la continua toma de tierras como incompatibles con el proceso de paz, el imperio de la ley y las prcticas democrticas. Como es lgico, ni una palabra de la negativa a incorporar a los ex guerrilleros al Ejrcito, el punto clave de los acuerdos de paz.

En Nepal nadie pone en duda que India cuenta con el beneplcito de EEUU en su poltica injerencista. A fin de cuentas, Nepal forma parte del patio trasero de India y un asentamiento del programa maosta significara un ejemplo para los maostas indios (naxalitas) en unos momentos en los que el Gobierno indio est dispuesto a lanzar una ofensiva total contra los bastiones naxalitas (3).

India est llevando la presin hasta el extremo del no retorno: financia a los 22 partidos polticos que han formado la coalicin antimaosta para desbancarles del Gobierno, alienta el sentimiento monrquico de una parte de la poblacin (especialmente en el estado de Terai), ha reanudado la venta de material militar al Ejrcito -al que tradicionalmente ha entrenado y abastecido- en una clara violacin de los acuerdos de paz y ha hecho algo an ms peligroso al anunciar la construccin de un aerdromo en el distrito de Sukhet, bastin de los maostas y cercano a la frontera con China. Este emplazamiento no est elegido al azar: pone de manifiesto la decisin india y de los pro-indios nepales de cortar la penetracin china en Nepal puesto que el pas del Himalaya es un pasaje natural que une China con el Asia meridional.

Es evidente que el Ejrcito de Nepal quiere ajustar cuentas con los maostas tras la derrota sufrida en los 10 aos que dur la guerra popular prolongada desencadenada por el PCUN (m) y que ha aprendido de los errores pasados. La instalacin del aerdromo, que ser de uso preferente para helicpteros, indica que va a hacer de ellos el principal instrumento de la lucha contrainsurgente, garantizando el abastecimiento de bases aisladas y en terreno enemigo (4) si hay un retorno a la lucha armada por parte de los maostas.

Sin embargo, no es probable que ello ocurra, aunque los maostas saben que la situacin ha llegado a tal extremo que hace prcticamente imposible que retornen al poder por las buenas. India est apostando claramente por la inestabilidad controlada en Nepal porque es la nica forma de mantener fuera de este pas a China, que haba iniciado una aproximacin a Nepal tras el triunfo maosta en las elecciones en abril de 2008, algo con lo que nadie contaba. Que el primer ministro maosta visitase China en vez de India como primera salida al exterior, que fuese recibido por el presidente chino Hu Jintiao y que China hiciese visible su inters por involucrarse en el desarrollo de Nepal, de forma especial en los recursos hdricos una fuente de riqueza que viene siendo explotada por India (5)- desat todas las alarmas en India y el inicio de la campaa de alejamiento de los maostas del gobierno.

No obstante, la descarada injerencia india y el enroque de los partidos tradicionales y pro indios alrededor del Ejrcito el actual ministro de Defensa, ha dicho que no hay espacio para el EPL en el Ejrcito (6)- ha dado a los maostas una oportunidad de oro para volver a presentarse como los patriotas que tradicionalmente se oponen a dos factores altamente impopulares en Nepal: la monarqua e India. Al mismo tiempo, ponen en duda la sinceridad de los denominados partidos democrticos a la hora de someterse a la soberana popular.

El retorno a las acciones de masas

Es por ello que los maostas han decidido impulsar una serie de acciones de masas para demostrar su fuerza. Comenzaron con una serie de manifestaciones en el mes de noviembre, convirtindose en las ms masivas desde las que provocaron la cada de la monarqua en el ao 2006, llegando a bloquear por dos das el complejo gubernamental en el centro de Katmand (7). Siguieron con la toma de tierras en el distrito de Kailaali (regin occidental de Nepal) que fue reprimida por el Gobierno cuatro ocupantes y un polica muertos- y ante la reaccin gubernamental ampliaron las zonas de ocupacin de tierras: Tanahun, Kavre, Palpa, Bara, Nawalparasi tomando como objetivos las pertenecientes a terratenientes del Congreso Nepal y de significados monrquicos. En paralelo, iniciaron la proclamacin de 13 estados autnomos como el de Newa, que comprende la capital, Katmand, y los distritos de Bhaktapur y Lalitpur, con la pretensin de hacer cumplir uno de los aspectos de la Constitucin provisional y evitar que la reaccin lo incumpla: la estructura federal de Nepal. La presin de las bases, en este sentido, era muy fuerte porque consideraban que de no actuar ahora la injerencia india y estadounidense reforzara a los partidos burgueses y stos convertiran los aspectos ms progresistas de la Constitucin en papel mojado. Adems, la creacin de los estados autnomos federales era una vieja consigna de los maostas durante los aos de insurgencia.Y todo ello ha culminado con la proclamacin de una huelga general de tres das, masivamente seguida en todo el pas como ha tenido que reconocer el propio gobierno (8).

Por qu los maostas han decidido dar estos pasos despus de haber apostado por el juego democrtico? En primer lugar, han llegado a la conclusin que no es posible llegar a acuerdo alguno, ni siquiera obligar a que se cumpla lo firmado, con formaciones polticas que dependen, como el pez del agua, de India para subsistir. Es lo que en documentos internos se califica como frenar el expansionismo indio. En segundo lugar, porque el malestar interno dentro del PCUN (m) se extiende como una mancha de aceite ante lo que consideran excesivas concesiones ante la burguesa, especialmente en lo que atae a la tardanza en lo referente a la integracin de los combatientes en el Ejrcito. En tercer lugar, porque el peligro de una escisin dentro del partido es algo ms que una amenaza puesto que un destacamento de 120 combatientes en pleno ha abandonado las instalaciones de la ONU para formar un nuevo EPL y un nuevo PCN (m) (9).

Los maostas no estn dispuestos a volver a la lucha armada, pero tampoco a continuar dando largas a una situacin que se les iba de las manos, especialmente cuando an tiene que redactarse la nueva Constitucin y la fecha prevista para ello es el 28 de mayo de 2010. Sin ellos no es posible, puesto que se necesitan los dos tercios de los votos (hay que recordar que los maostas tienen el 40% de los escaos en el Parlamento provisional) para la aprobacin del nuevo texto. Por lo tanto, al apostar por la supremaca civil lo que estn diciendo es que son los nicos capaces de llevar a buen puerto el proceso en un gobierno de unidad nacional bajo su liderazgo.

Los carteles y la iconografa maosta que se puede ver hoy en Nepal representan a un PCUN (m) extendiendo las dos manos: la derecha representa la supremaca civil, la constitucin de la Repblica Popular, el cumplimiento de los acuerdos de paz, la salvaguarda de la nacin frente al expansionismo indio y el gobierno de coalicin nacional; la izquierda representa la defensa de la clase, etnia, gnero, regiones y las cuestiones de los dalit (los pobres entre los pobres, los intocables en el sistema de castas hind).

India y el PCUN (m) son las dos fuerzas decisivas hoy en Nepal. Para los primeros, los maostas intentan cambiar el equilibrio geopoltico del poder en el sur de Asia al permitir la penetracin de China. Para los segundos, India quiere Sikkimizar Nepal en referencia a lo que hizo India en los primeros aos de la dcada de 1970 en Sikkim, un reino independiente en el Himalaya que se neg a formar parte de la India independizada de Gran Bretaa y que por ello tuvo que hacer frente a la inestabilidad fomentada por India durante casi 30 aos hasta que, finalmente, una intervencin de este pas para restablecer el orden termin con la anexin pura y simple de Sikkim- y evitar de esta forma la constitucin de una democracia popular en Nepal, aunque sea a travs de mtodos democrticos y constitucionales.

El panorama est tan caliente que en un nada usual plantn de la ONU, su secretario general, Ban ki-Moon, hizo llegar un informe al Consejo de Seguridad en el que reclama la formacin deseable y necesaria de un gobierno de unidad nacional para garantizar la promulgacin oportuna de la nueva Constitucin del pas y para el xito de la integracin y rehabilitacin del personal del Ejrcito maosta (10).

Esta observacin lgica de Ban ki-Moon fue considerada como una injerencia por parte del primer ministro (recordemos, vinculado al PCN-UML) y sus socios de la coalicin de 22 partidos anti-maostas, lo que pone de manifiesto el talante de los demcratas nepales slo explicable por su dependencia y sumisin hacia India.

Los meses venideros sern cruciales para el futuro de Nepal. El PCUN (m) tiene que realizar una convencin nacional en enero de la que saldr la lnea poltica a adoptar y se ver si la actual direccin es capaz de disear una estrategia plausible que sea capaz de convencer a sus cuadros y militantes de la necesidad de continuar con la actual fase de desarrollo pacfico de la revolucin. De hecho, y coincidiendo con esta cita casi congresual, ha convocado una huelga general indefinida para el 24 de enero si no se dan pasos para rectificar la decisin inconstitucional del presidente y se forma un Gobierno nacional, segn ha dicho el secretario general del Partido, Pushpa Kamal Dahal, Pachandra.

India tambin se mueve y en estos meses tiene previsto iniciar una ofensiva a gran escala contra los bastiones maostas (naxalitas), especialmente en Chhattisgar, y de su xito o fracaso depender su actitud injerencista, de mayor o menor graduacin, en Nepal. Y hay un factor que no hay que descuidar en todo este tablero: China. La rivalidad entre India y China puede encontrar en Nepal un lugar idneo para medir fuerzas y provocar un conflicto ms amplio en la zona.

Notas:

(1) The Asia Times y The Nepal Telegraph, 9 de diciembre de 2009.

(2) The Kathmandu Post, 12 de diciembre de 2009.

(3) Alberto Cruz, La izquierda en India y su autopista hacia el infierno http://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article511

(4) En el mes de agosto de 2005 las fueras del Ejrcito Popular de Liberacin asaltaron la base de Kalikot (sudoeste del pas) provocando la muerte de 159 soldados y capturando a otros 52. Este golpe se convirti en el principal desastre sufrido por el Ejrcito en los 10 aos que dur la guerra popular prolongada y el ansia de revancha y venganza sigue latente entre los mandos.

(5) Alberto Cruz, Los aspectos geopolticos de la crisis en Nepal,

http://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article489

(6) The Himalayan Times, 22 de noviembre de 2009.

(7) AFP, 13 de noviembre de 2009.

(8) Kantipur, 22 de noviembre de 2009.

(9) The Himalayan Times, 26 de octubre de 2009.

(10) Informe del Secretario General de la ONU sobre Nepal. S/2009/553.

Alberto Cruz es periodista y escritor.

Fuente: http://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article689 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter